La Vida es breve, conviertela en una gran vida

Overview

La vida es un regalo demasiado fugaz como para dejarla escapar sin vivirla intensamente. Vivir es un arte que todos deberíamos aprender y practicar. En este libro apasionante y eminentemente práctico, aprenderás de los principios establecidos por Dale Carnegie, ampliados por sus sucesores y aplicados por millones de hombres y mujeres, para convertir tu vida en una gran vida. Aprenderás cómo diagnosticar tus fortalezas y debilidades y cómo incrementar esas fortalezas y superar esas debilidades, cómo equilibrar los...
See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$14.84
BN.com price
(Save 29%)$20.95 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (9) from $12.11   
  • New (7) from $13.00   
  • Used (2) from $12.11   
Sending request ...

Overview

La vida es un regalo demasiado fugaz como para dejarla escapar sin vivirla intensamente. Vivir es un arte que todos deberíamos aprender y practicar. En este libro apasionante y eminentemente práctico, aprenderás de los principios establecidos por Dale Carnegie, ampliados por sus sucesores y aplicados por millones de hombres y mujeres, para convertir tu vida en una gran vida. Aprenderás cómo diagnosticar tus fortalezas y debilidades y cómo incrementar esas fortalezas y superar esas debilidades, cómo equilibrar los aspectos clave de tu vida: lo personal, la familia, el trabajo y la profesión, las actividades sociales, el estrés y la preocupación, etc.
Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9788497778961
  • Publisher: Obelisco, Ediciones S.A.
  • Publication date: 11/15/2012
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 209
  • Sales rank: 724,520
  • Product dimensions: 6.10 (w) x 9.00 (h) x 0.70 (d)

Read an Excerpt

La vida es breve, conviértela en una gran vida


By Dale Carnegie

EDICIONES OBELISCO

Copyright © 2012 Ediciones Obelisco, S. L.
All rights reserved.
ISBN: 978-84-9777-896-1



CHAPTER 1

Una gran vida comienza con una visión personal


«El diccionario –que, a diferencia del ordenador, es una herramienta esencial de liderazgo– contiene múltiples definiciones de la palabra misión. La más adecuada en este caso es "propósito, razón de ser". Visión, en cambio, es "una imagen del futuro que tratamos de crear", y ... cómo tenemos la intención de vivir mientras buscamos nuestra misión».

Peter M. Senge


Una y otra vez oímos hablar del poder de una visión personal irresistible. Lo oímos necesariamente de boca de los principales oradores motivacionales, y es difícil encontrar un libro de autodesarrollo o de desarrollo organizacional que no atestigüe la importancia de crear una. Sin embargo, una y otra vez, menos del 10 por 100 del público que concurre a los eventos organizados por Dale Carnegie responde «sí» cuando se les pregunta si tienen una concisa declaración escrita de su visión para el futuro.

¿Por qué? Aceptémoslo, ésta es quizás la pregunta más difícil de todas. ¿Qué quiero que signifique mi vida? ¿Cuál es mi propósito? Éstas son preguntas con las que hombres y mujeres han estado luchando durante siglos. No obstante, sigue valiendo la pena dedicar tiempo, energía y esfuerzo a encontrar y definir esta importantísima visión.

Y ¿qué conseguiremos a partir de este esfuerzo? ¿Para qué molestarnos? ¿Qué nos ayudará a obtener esta visión? La respuesta es que los logros duraderos y la verdadera excelencia son grandes aspiraciones que vienen acompañadas de elevados valores. Como tales, no son fáciles de adquirir. Para obtener estos bienes poco comunes, tenemos que estar dispuestos a enfrentar una gran cantidad de frustración, dificultad y decepción. Para enfrentar estas adversidades, necesitamos un futuro apasionante y magnético, lleno de resultados deseables.


Visión vital, vida vital

Una visión apasionante y bien articulada puede brindar vitalidad y entusiasmo a nuestras actividades cotidianas. La visión nos ayuda a darles significado a nuestras acciones. A menudo, sentimos que lo que estamos haciendo en un momento determinado tiene poco que ver con lo que somos y con aquello en lo que nos estamos convirtiendo. La visión, usada de manera sistemática, nos ayuda a eliminar de nuestra vida las actividades que nos impiden avanzar.

En última instancia, una visión de este tipo captura nuestras fortalezas, valores, creencias profundas y esa cualidad única que nos hace quienes somos. Es muy personal. Nos toca en el nivel más profundo. ¡Es movilizadora!

Este proceso convierte nuestros sueños y nuestra misión en realidad. Consta de cuatro peldaños principales:

• Definición de propósito/misión/visión.

• Metas especóficas, medibles a lo largo del camino.

• Hábitos que refuerzan las metas y permiten lograrlas.

• Actividades que establecen y refuerzan los hábitos.


Con un poco de esfuerzo diario, es posible dirigirnos, lentamente pero con paso seguro, a nuestro fin último y eliminar las actividades innecesarias. Esto nos llevará a encontrar una mayor realización y satisfacción. Comencemos con el primer paso.


¿Qué quiero de la vida?

En los últimos tiempos, muchos libros y muchas páginas se han dedicado a distinguir entre propósito, misión y visión. En términos prácticos, los tres se mezclan para integrar la fuerza que da impulso a nuestra vida. Pueden y deben combinarse en una declaración concisa. Para nuestros fines, nos referiremos a ella como la Declaración de Misión Personal.

¿Qué hace que una Declaración de Misión Personal sea efectiva, y por qué molestarnos en ponerla por escrito en un papel? El proceso de determinar nuestra dirección nos ayudará a desarrollar metas eficaces. Metas singulares, claras y específicas nos ayudarán a tomar mejores decisiones. En última instancia, nuestras decisiones allanan los caminos que recorremos en la vida. En la medida en que entendemos qué es lo que más deseamos y nos comprometemos con ello, se vuelven más claras qué decisiones nos llevan en esa dirección y cuáles no. El proceso de escribir esto en un papel nos permite aclararlo y nos obliga a responder con sinceridad a la importantísima pregunta: ¿qué quiero de la vida?

Éste es un paso fundamental que debemos dar si consideramos que es importante luchar por alcanzar un grado más elevado de excelencia en nuestra vida. Una misión dinámica nos ayuda a hacer los cambios necesarios para lograrlo. Debería extraer de nosotros un polo magnético que nos permitiera eliminar esas actividades que nos apartan del camino. La motivación fluye cuando hay un propósito apasionante en la vida. Nos da fuerza, fortaleza, resistencia y el deseo de soportar el sacrificio y la adversidad en el corto plazo en busca de metas o logros más significativos y, en última instancia, de la excelencia.


¿Cómo construimos nuestra visión?

No hay una fórmula absoluta para encontrar nuestro propósito, pero, a partir de la investigación y de entrevistas a personas exitosas, se han establecido los siguientes pasos:

1. Comienza por una lista de lo que más disfrutas hacer.

2. Sigue con una lista de todos tus logros y habilidades significativos.

3. Imagina el futuro dentro de veinte años. ¿Qué te gustaría estar haciendo? ¿Por qué?

4. ¿Qué estás haciendo en este futuro a largo plazo? Pregúntate cómo sería un día típico en este futuro ideal. Prográmalo.

5. ¿De qué forma serás diferente de lo que eres ahora?

6. Haz una lista de al menos veinticinco de tus creencias.

7. Haz una lista de tus valores más importantes.

8. Escribe claramente cuáles quieres que sean tus tres principales logros en la vida.

9. Redacta tu epitafio. ¿Cómo querrías que te recordaran?


La reflexión y estas listas nos ayudan a ver nuestro futuro deseado en más detalle. Observamos cómo comienzan a surgir patrones.

Una Declaración de Misión Personal suele ser simplemente eso ..., personal. ¡Lo que otros piensan no es tan importante como lo que nosotros pensamos! Debemos comprender que la misión en la vida de cada persona es tan única como la nuestra.


Una Declaración de Misión Personal debe:

• Ser magnética y apasionante.

• Apelar al corazón y a la cabeza.

• Capturar lo que es único en nosotros.

• Crear la visión de un futuro mejor que la realidad de hoy.

• Exhibir nuestras creencias y valores profundos.


Éstos son cinco criterios absolutos. Lee tu declaración con cuidado. ¿Es apasionante? ¿Te ayuda a ver hacia dónde estás yendo? ¿Te dará fuerzas para atravesar el conflicto, el sacrificio y las difíciles elecciones inevitables? No te sorprendas si necesitas tiempo para hacerlo bien. Nos damos cuenta de que es la correcta sólo cuando llegamos a ella. Sentiremos que es la correcta cuando pidamos ayuda a nuestro ser intuitivo.


Metas/objetivos y prioridades

Las metas surgen de nuestra misión personal, como señales indicadoras en el camino a la excelencia. Son los destinos que alcanzamos y atravesamos cuando nos dirigimos a nuestra misión, la escalera de peldaños significativos que van construyendo el futuro que se apoya en la misión. Deben ser pensadas cuidadosamente. Mientras aclaramos nuestra misión personal, es fundamental dividirla en distintas áreas en las que podamos centrarnos. Normalmente, las metas entran en alguna de estas categorías:

• Familia

• Sociedad

• Finanzas

• Carrera

• Salud

• Espiritualidad

• Estado mental

• Comunidad


Al fijar metas, es fundamental establecer primero el tipo de persona en que queremos convertirnos para andar el camino hacia nuestra misión personal. ¿Qué tenemos que aprender? ¿Qué tiene que cambiar en nosotros? A menudo, al fijar metas, nos concentramos demasiado en lo que queremos, y nos olvidamos de en quiénes nos estamos convirtiendo. Quiénes somos determina qué obtenemos en la vida. Presta particular atención a fijar metas específicas de mejoramiento personal que te permitan lograr tus objetivos más rápidamente y con menos esfuerzo.

Las metas tienen que ser a largo y a corto plazo. Comienza con las de a largo plazo. Observa tu Declaración de Misión Personal. Imagínate que ya estás allí. ¿Cuáles son los logros significativos que has hecho para llegar? Considera todas las áreas. ¿Qué tienes que lograr para alcanzar este futuro apasionante? Responde estas preguntas con cuidado, y tendrás un sólido conjunto de metas a largo plazo.


La magia de los hábitos

«Forjamos las cadenas que usamos en la vida», escribió Charles Dickens. La pregunta es: ¿las cadenas que forjamos nos confinan o constituyen un cable tendido a nuestro dinámico futuro? Aristóteles decía: «Primero, forjamos nuestros hábitos, luego nuestros hábitos nos forjan ». Es absolutamente fundamental que todo el que busque en serio la excelencia preste mucha atención a erradicar sus malos hábitos y construir otros positivos.

Los hábitos son nuestros peores enemigos y a la vez nuestros mejores amigos. Son impersonales; se requiere disciplina para establecerlos, y conducen a resultados predecibles. Esto es verdad se trate de un hábito deseable o indeseable. Créase o no, los malos hábitos requieren tanto esfuerzo para establecerse como los buenos. Hay que pagar un precio tanto por los malos hábitos como por los buenos. Lo que te sugerimos es que hagas que los hábitos que posees sean una elección consciente en lugar de una realidad aceptada.

Los hábitos, ante todo, deben ayudarnos a lograr nuestras metas. Si, por ejemplo, fijamos como objetivo importante mejorar nuestra salud y nuestro estado físico, entonces tendremos que construir hábitos que refuercen esta meta. Tal vez haya que adquirir un hábito alimenticio para incluir al menos dos porciones de frutas frescas al día o un hábito de ejercicio para caminar veinte minutos al día. Podría ser necesario abandonar un hábito indeseable como comer chocolate. Una vez que se hayan establecido hábitos sólidos, congruentes con nuestras metas, iremos efectivamente camino del éxito. En realidad, preferimos practicar los nuevos hábitos, porque se vuelven cómodos y nos compensan con la satisfacción de que nos estamos dirigiendo hacia nuestro apasionante futuro, en lugar de alejarnos de él. La excelencia se produce cuando comenzamos a enorgullecernos de estos hábitos, a realizarlos con destreza ¡y a disfrutar del proceso!


Sólo dos hábitos a la vez

Observa tus metas a largo plazo. ¿Qué hábitos posee la persona en quien estás tratando de convertirte? Redacta una lista lo más larga posible. Luego, haz una lista de todos los malos hábitos que posees ahora y que tendrás que abandonar mientras te conviertes en la persona capaz de llevar a cabo tus metas a largo plazo. Asegúrate de que ambas listas sean detalladas.

El siguiente paso es establecer prioridades. ¿Qué hábitos deben adquirirse primero y cuáles de los indeseables deben ser eliminados? Éste es un paso crítico. La experiencia demuestra que es mejor elegir sólo uno o dos hábitos a la vez. Tratar de abordar todos al mismo tiempo, atropelladamente, conduce de manera inevitable a un cambio tan radical y a una conmoción tal que no somos capaces de sostener el esfuerzo.

Determina una forma de registrar tu progreso diario en la eliminación y creación de hábitos. Tal vez una lista en tu diario te sea de ayuda, o una anotación en tu agenda podrá servirte de recordatorio.


Fraccionar para que sea real

El último paso en este proceso es fraccionar todo día por día. ¿Cuáles son las actividades en las que tenemos que involucrarnos hoy que nos llevarán hacia estos hábitos, hacia nuestras metas y, en última instancia, hacia nuestro propósito? Tenemos que registrarlo en nuestra lista diaria de cosas para hacer.

Primero, considera los objetivos mensuales. Aunque al principio puede parecer tedioso, es fundamental observar todos los días los objetivos mensuales antes de establecer las actividades diarias que requieren atención. Los seres humanos tienen una tendencia a hacer lo que es visible, pero, lamentablemente, lo que está a simple vista no siempre es lo más importante. Aquello a lo que la gente tiende a prestar atención suele no ser lo que la ayuda a alcanzar su futuro a largo plazo. Tenemos que hacer que los factores importantes de la vida sean visibles para que podamos centrarnos en ellos.

Una vez más, evita la tendencia a crear la lista diaria de cosas para hacer a partir de los papeles que hay en el escritorio o de los pedidos que recibes de otros. Créala a partir de los objetivos mensuales primero. Llena el resto del tiempo con otras tareas que sean fundamentales. Establece el hábito de revisar los objetivos mensuales a diario, y estarás andando por el camino de la excelencia.

CHAPTER 2

Una gran vida significa vivir de acuerdo con nuestros valores más elevados

«Si no estás en el proceso de convertirte en la persona que quieres ser, automáticamente te estás convirtiendo en la persona que no quieres ser».

Dale Carnegie


Por lo general, el carácter está determinado por lo que hacemos inconscientemente. Se dice que construir el carácter es siempre agregar cualidades, no eliminarlas. Agregar buenas cualidades se ocupa automáticamente de los aspectos negativos.

Greg S. Baker, un pastor y escritor, cuenta la historia de un joven que siempre llegaba tarde a sus clases en la universidad porque apagaba el despertador para seguir durmiendo un rato más. Para curarse, antes de dormir una siesta, ponía el despertador para que sonara a los cinco minutos, y se aseguraba de levantarse de un salto no bien empezara a sonar. Lo hizo una docena de veces. A la mañana siguiente no apagó el despertador para seguir durmiendo.

El reverendo Baker cuenta una historia similar acerca de él mismo. Siempre fue solitario e introvertido, lo que no es bueno para un pastor. Por eso, decidió entrenarse para saludar a todos antes de que los demás lo saludaran a él. Esto no siempre era fácil ..., piensa en tener que adelantarte al saludo de los más extrovertidos. A veces tenía que gritar a través de un salón para ser el primero en decir «hola», pero finalmente logró ser amistoso con la gente y más sociable sin tener que volver a pensar en el tema.

«Los viejos hábitos no pueden lanzarse por la ventana del piso de arriba, hay que lograr que bajen la escalera de uno en uno».

Mark Twain


Un código para vivir

Nuestros valores determinan lo que es bueno y lo que es malo. Nuestra ética determina cómo actuamos en relación con lo que es bueno y lo que es malo. La ética implica un conjunto de normas que nos dicen cómo debemos comportarnos. Ninguna persona con un carácter fuerte vive sin un código de ética.

La ética es más que hacer lo que tenemos la obligación de hacer. Es hacer lo que deberíamos hacer. Como actuar de un modo honorable a veces significa no hacer lo que queremos hacer, la ética requiere autocontrol. Es un compromiso para hacer lo que es correcto, bueno y honorable. Debemos preguntarnos si estamos dispuestos a pagar el precio de hacer una elección que no sea ética. ¿Estamos dispuestos a sacrificar nuestro orgullo, nuestra integridad, nuestra reputación y nuestro honor tomando una decisión de ese tipo?

Como hacer lo correcto puede costarnos más en amistad, dinero, prestigio o placer de lo que deseamos pagar, poner en práctica la ética también exige coraje. Lo correcto no suele ser lo más fácil, pero aprender a decir «no» cuando sentimos que queremos decir «sí» forja el carácter. Aprendemos lo que es bueno y ético de los modelos que tenemos en la vida. Las relaciones de confianza son los cimientos de todas las decisiones éticas.

La mejor defensa contra la falta de ética es comprometerse de antemano con un conjunto de principios éticos: nuestro propio código personal que define nuestros estándares de lo que está bien y lo que está mal nos ayuda a resistir la tentación y se convierte en la base para tomar decisiones éticamente sólidas.

No hay límite a un código ético; puede ser tan simple como una oración o contener muchos párrafos con ideas e intenciones personales.


(Continues...)

Excerpted from La vida es breve, conviértela en una gran vida by Dale Carnegie. Copyright © 2012 Ediciones Obelisco, S. L.. Excerpted by permission of EDICIONES OBELISCO.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents


Prólogo, 5,
1. Una gran vida comienza con una visión personal, 11,
2. Una gran vida significa vivir de acuerdo con nuestros valores más elevados, 19,
3. Poder personal: encuéntralo y consérvalo, 29,
4. La belleza de una vida equilibrada, 37,
5. Una gran vida minimiza el estrés y la preocupación no tiene lugar en una gran vida, 45,
6. El síndrome de agotamiento profesional (burnout) no tiene lugar en una gran vida, 57,
7. Una gran vida comienza con un cuerpo sano, 65,
8. Cómo desarrollar excelentes habilidades interpersonales, 79,
9. Carisma: el principal ingrediente del éxito, 91,
10. Da una gran primera impresión, 99,
11. Conocer personas nuevas es esencial para una gran vida, 109,
12. Una gran vida se comunica a través de las generaciones, 117,
13. Encuentra gran satisfacción en contratar o ser contratado, 125,
14. Para una gran vida, ¡delega!, 135,
15. Saber interactuar con gente difícil puede generar grandes resultados, 141,
16. Todo conflicto puede tener una gran resolución, 149,
17. Mantener la calma en medio del conflicto es una gran hazaña, 155,
18. Las emociones controladas nos son de gran utilidad, 165,
19. Manejar múltiples tareas al mismo tiempo puede ser maravilloso ... cuando funciona, 173,
20. Céntrate en la grandeza que quieres, 181,
21. Organízate para una gran vida, 187,
22. Es maravilloso ganar amigos e influir sobre las personas, 197,

Apéndice A. Sobre Dale Carnegie, 203,

Apéndice B. Los principios de Dale Carnegie, 207,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)