Lado a Lado (Blind Spot)

Overview

Tim Carhardt está a la deriva en la vida con una sola meta—sobrevivir. Jamie Maxwell cree que ella puede convertirse . . . no . . . se convertirá en la primera ganadora de la copa. Pero la vida no siempre es tan fácil como parece. ¿Qué pasa cuando los sueños y la fe se estrellan contra la pared? En el estilo característico usado por Chris Fabry en la serie Left Behind: The Kids, estos libros de ritmo acelerado mantendrán a los lectores, hasta a los más reacios, al borde de sus asientos. Vaya detrás de bastidores ...

See more details below
Available through our Marketplace sellers.
Other sellers (Paperback)
  • All (3) from $114.50   
  • New (2) from $114.50   
  • Used (1) from $141.99   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing All
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$114.50
Seller since 2014

Feedback rating:

(267)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

New
Brand New Item.

Ships from: Chatham, NJ

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
$125.00
Seller since 2014

Feedback rating:

(149)

Condition: New
Brand new.

Ships from: acton, MA

Usually ships in 1-2 business days

  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing All
Close
Sort by
Note: Kids' Club Eligible. See More Details.
Sending request ...

Overview

Tim Carhardt está a la deriva en la vida con una sola meta—sobrevivir. Jamie Maxwell cree que ella puede convertirse . . . no . . . se convertirá en la primera ganadora de la copa. Pero la vida no siempre es tan fácil como parece. ¿Qué pasa cuando los sueños y la fe se estrellan contra la pared? En el estilo característico usado por Chris Fabry en la serie Left Behind: The Kids, estos libros de ritmo acelerado mantendrán a los lectores, hasta a los más reacios, al borde de sus asientos. Vaya detrás de bastidores del deporte más visto de Norteamérica para ver cómo es estar en el interior de un carro de carreras a 200-mph mientras que se aceleran los motores y las vidas colisionan.

Tim Carhardt is drifting through life with one goal—survival. Jamie Maxwell believes she can become...no...will become the first female winner of the cup. But life isn't always as easy as it seems. What happens when dreams and faith hit the wall? In the trademark page-turner style used by Chris Fabry in the Left Behind: The Kids series, these fast-paced books will keep even reluctant readers on the edge of their seats. Go behind the scenes of America's most-watched sport to see what it's like inside a 200-mph race car as engines rev and lives collide.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781414322148
  • Publisher: Tyndale House Publishers
  • Publication date: 7/1/2008
  • Language: Spanish
  • Series: RPM Series , #1
  • Edition description: Spanish Language
  • Pages: 256
  • Age range: 10 - 14 Years
  • Product dimensions: 5.20 (w) x 7.20 (h) x 0.80 (d)

Read an Excerpt

Lado a Lado
By CHRIS FABRY
Tyndale House Publishers, Inc.
Copyright © 2008 Chris Fabry
All right reserved.

ISBN: 978-1-4143-2214-8



Chapter One EL SNOW BOLL SE LLEVA A CABO cada año a mediados de enero cerca de Enterprise, Alabama. Toma su nombre de una estatua que está ubicada en el medio del pueblo, la que representa a una señora vestida de blanco que sostiene sobre su cabeza un insecto negro y tiene una fuente a su alrededor de la que salen chorros de agua. El insecto es un picudo del algodón -boll weevil- yel pueblo rinde homenaje a la plaga que destruyó las cosechas de algodón a principios del siglo veinte. El picudo del algodón forzó a los granjeros a recurrir a otros cultivos como el maní. Al pie de la estatua hay una placa que dice: "En profundo agradecimiento al Picudo del Algodón por lo que ha hecho como Heraldo de Prosperidad."

Cada año, se esculpe en hielo la estatua de un picudo del algodón y una máquina que fabrica nieve la rocía sobre las tribunas del autódromo "Coffee County," una pista de carreras de unos 1200 metros. Jóvenes y viejos llegan a la carrera a pie y en tractores, e incluso hay una competencia de autobuses escolares. Pero el acontecimiento principal es la carrera de la categoría Legends del sábado por la noche llamada Snow Boll. Automóviles de 25 estados clasifican por la tarde y el entusiasmo aumenta paulatinamente a medida que el sol se pone.

El piloto favorito de todos es un vendedor de muebles de la zona que tiene 63 años y que aparece en avisos publicitarios por televisión vestido con su traje ignífugo y su casco, sentado en uno de sus "cómodos sillones reclinables." Sin embargo, la mayoría de los participantes es más joven.

Este año, la primera y la segunda posición fueron para los hijos de pilotos de NASCAR Butch Devalon y Danilo Méndez, y era claro que la rivalidad de los padres se había contagiado a sus descendientes.

Después del himno nacional, cantado por el coro de la Primera Iglesia Boyd, los motores se aceleraron y la carrera comenzó. Algunos de los pilotos, como el vendedor de muebles, se contentaban con permanecer en las últimas posiciones, pero era obvio que desde el momento en que se bajó la bandera verde hubo dos que habían tomado en serio el ganar la carrera.

El #13, de Chad Devalon, pasaba velozmente por la pista y le llevaba por lo menos cuatro autos de distancia al #76 de Gabi Méndez. Los dos habían liderado cada vuelta de la carrera.

Un hombre vestido con pantalones vaqueros negros y una chaqueta negra con #13 en los dos hombros gritaba: "Ya lo tienes, Chad! Acelera, muchacho!"

Una aficionada se le acercó con una camiseta doblada y un bolígrafo.

"Ahora no, querida; estoy mirando a mi hijo," dijo el hombre. Luego gritó: "Vamos, Chad!"

Cada vez que gritaba, la gente a su alrededor se alejaba un poco más. En esta sección acordonada, la tensión parecía flotar como el humo de un escape defectuoso en un garaje. Agitó su puño al aire e hizo vibrar la cerca de alambre con la otra mano.

A varias filas de distancia, una mujer pelirroja se concentraba en el #76, estudiando la carrera como un halcón que vigila si hay movimiento en el campo. Todo el que supiera de carreras podía decir que estaba estudiando la trayectoria del auto cuando pasaba por el surco negro de la pista, el mejor camino para lograr la mayor velocidad. Cuando los autos tomaban la curva más lejana, el cuerpo de la mujer se inclinaba como si una parte de ella estuviera en el auto. "Vamos, Gabi," murmuraba con los dientes apretados.

Al lado de la mujer había un niñito que tenía la piel más oscura que ella, ojos marrones grandes como platillos y una gorra de NASCAR bajada hasta los ojos. Frunció el ceño cuando Butch Devalon gritó de nuevo. El niño miró al hombre que estaba a su lado, que estaba revisando sus mensajes de texto en un teléfono celular. -Papá, ¿qué es peor? ¿Correr contra él o sentarse cerca de él durante la carrera?

El hombre sonrió. Tenía las letras AM escritas de manera sencilla en su gorra y su cara era bronceada y curtida. -No estoy seguro. Las dos cosas son muy frustrantes.

"Golpéalo, Chad!" gritó Butch Devalon. "Pásalo!"

El auto más cercano a los dos líderes era el #88, conducido por un chico lugareño que apenas cabía en el auto. Su casco parecía apretado, empujando sus mejillas hacia afuera como una ardilla listada que tiene guardadas todas las nueces del invierno.

La voz del locutor retumbó en los altavoces. "Faltan diez vueltas y Chad Devalon mantiene una pequeña diferencia sobre Gabi Méndez."

La gente aplaudía en las tribunas cuando se mencionaban los nombres. Estos dos todavía estaban en la escuela secundaria y ya tenían admiradores.

El locutor continuó mencionando al resto y el vendedor de muebles fue quien cosechó el aplauso más fuerte.

"Allí viene Gabi," le dijo Iván a su papá.

El papá de Gabi dejó su teléfono y miró hacia la primera curva donde el #76 se había cruzado hacia el interior de la pista y había superado al #13. Él sonrió y chifló mientas la tribuna respondía con entusiasmo.

"Vamos, Chad!" gritó Butch Devalon. "Muéstr anos lo que puedes hacer!"

Los olores del aceite, la gasolina y los tubos de escape flotaban en el aire mezclados con los de los perritos calientes y el pollo frito. La luna se levantaba en el horizonte como un rostro blanco mirando la carrera desde arriba, desde el mejor asiento del cielo.

El piloto del #76 llevaba puesto un traje ignífugo amarillo dos tallas más grandes de lo debido y un casco color naranja gastado por el uso, como si los hubiera heredado de alguien. El piloto del #13 llevaba puesto un casco negro que reflejaba las luces de la pista como un espejo reluciente.

Cuando faltaban seis vueltas, el #13 le dio un empujón al líder en la curva dos pero el #76 recobró el control y encaró la recta confiado.

Butch Devalon maldijo y no pareció notar las miradas furiosas a su alrededor.

"Gabi lo va a lograr, papá!" dijo Iván.

La mamá de Gabi saltó de su asiento, agitó sus puños y golpeó la cerca que estaba frente a ella. "Vamos, Gabi!"

Apenas unos centímetros separaban a los dos autos que pasaban las curvas rugiendo y la multitud bramaba. La bandera blanca apareció cuando se aproximaban a la línea de salida/llegada.

La gente se puso de pie y se acercó más a la valla, asiéndose con fuerza, esforzándose por ver, gritando con entusiasmo y agitando sus puños al aire.

"Parece que se está acercando," le murmuró el padre de Gabi a Iván.

"Lo tienes, pásalo ahora, Chad!" gritó Butch Devalon mientras agitaba la cerca.

Los autos parecían la imagen de un espejo en las dos primeras curvas. En la recta opuesta, el #13 fue por adentro y trató de ponerse a la par, pero el #76 hizo el mismo movimiento y le impidió el paso. En la curva tres, el #76 siguió el surco perfectamente, acelerando en la curva cuatro y disparándose como una bala.

Parecía que el #76 tenía la victoria hasta que el #13, que también se había disparado hacia adelante y hacia adentro, se acercó lo suficiente como para tocar la parte posterior del #76 para luego doblar hacia la derecha y golpearlo, haciendo que comenzara a girar lentamente. Un humo blanco se desprendió de los neumáticos y el #13 dobló bruscamente hacia la izquierda y cruzó la meta cuando bajaba la bandera a cuadros.

El #76 dio una vuelta completa y dobló hacia el infield, dejando huellas marrones en el pasto. Cuanto se detuvo, el piloto le dio un golpe al volante con los dos puños e hizo girar las ruedas.

La multitud gemía asombrada por la maniobra, pero Butch Devalon agitaba su puño al aire y vitoreaba. Miró hacia donde estaba la familia de Gabi y mostró su patentada sonrisa burlona mientras el #13 daba la vuelta de la victoria y giraba por la parte interna del circuito cerca de donde estaba parado el #76.

-Eso es correr sucio -dijo alguien detrás de la mamá de Gabi.

-Es igual que su papito -dijo otro.

-Parece que habrá una pelea! -dijo un hombre mientras señalaba.

El piloto del #76 casi se había bajado del auto y estaba señalando al piloto del #13. Chad Devalon tan sólo saludó a la multitud -la mitad estaba abucheándolo- yse quitó el casco negro. Cuando vio que venía el otro piloto, puso su casco bajo el brazo y sonrió burlonamente, de manera aterradoramente similar a la que su papá lo había hecho con la familia de Gabi.

-¿Qué sucede? -dijo Chad, con el brazo extendido, tan inocente como un bebé. Era un poco más alto que el piloto que se aproximaba pero no mucho.

Se quitó el casco color naranja y cayó una cola de caballo. -Hiciste eso a propósito y lo sabes! -gritó Gabi Méndez.

-Es sólo una de esas cosas que pasan en las carreras -dijo Chad, volviendo a su auto-. Si no puedes soportar la presión, no entres a la pista.

-Puedo soportar la presión. No puedo soportar a un tramposo.

Chad movió la cabeza en desaprobación. -Admítelo, Méndez. Eres igual que tu padre. No tienes lo que hace falta para estar aquí.

Para entonces, la sección de los aficionados se había abierto y la gente había invadido la pista con Butch Devalon a la cabeza. -Mejor que la alejes de mi hijo, Méndez. Odiaría ver que esa hermosa niña tuya terminara con un ojo morado.

-Debería enseñarle a su hijo a no hacer trampa! -le contestó el niño gritando.

-Iván, ya basta -dijo la madre de Gabi. Le pidió a su hija que se acercara.

Gabi estaba a punto de llorar, pero endureció su rostro y se contuvo. -No puedo creer que haya hecho eso.

El padre de Gabi le dio unas palmadas en el hombro y caminó con ella inspeccionando los daños del auto. -Tienes que aprender a olvidarlo y alejarte. No puedes desperdiciar tu reputación con un tipo como ese.

"Oye, Méndez," gritó Butch Devalon mientras firmaba camisetas apoyado en el auto de su hijo. "Tienes que hacer que deje de conducir y que comience a cuidar niños. Necesitas el dinero."

-¿Ves a qué me refiero? -dijo Gabi-. Es difícil no responder a eso.

El padre de Gabi se limpió la frente y se arrodilló al lado de la dañada parte posterior del auto. Señaló con la cabeza a los admiradores que se acercaban. -¿Ves toda esa gente? Nunca sabes cuando uno de ellos resultará ser un cazatalentos. Un error, una vez que permitas que tus emociones te venzan, y puedes apostar a que alguien lo grabará en video y entonces aparecerá en todos lados.

-Su reputación no parece molestarle -dijo Gabi, señalando con la cabeza hacia donde estaba Butch Devalon.

-Las va a pagar uno de estos días -dijo el papá de Gabi. Varias muchachas se acercaron corriendo al auto de Gabi. -Ahora olvídalo y ve a saludar a tus fanáticos.

Gabi respiró profundamente y exhaló.

Las muchachas llevaban pedazos de papel. Uno de ellos decía: -Sé que algún día te veremos corriendo en NASCAR.

-Espero que sí -dijo Gabi.

Butch Devalon pasó por allí y las muchachas se derretieron; trataban de conseguir su autógrafo. Las ignoró y miró directamente a Gabi. "No está mal para ser una niña," dijo. "Ahora tienes que aprender a terminar una carrera." Miró al papá de Gabi. "Pero tendrás que conseguir un nuevo maestro si quieres hacer eso."

Gabi quiso darse vuelta e increparlo, pero no se le ocurrió nada que decir. Lo haría mañana. Tendría una respuesta rápida e inteligente que pondría al tipo en su lugar. Pero ahora no se le ocurría nada. Estaba muy enojada por lo que había perdido.

(Continues...)



Excerpted from Lado a Lado by CHRIS FABRY Copyright © 2008by Chris Fabry.Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)