Las cartas privadas de Jesús: Últimas investigaciones y documentos reveladores sobre la muerte de Cristo (The Jesus Papers)

Overview

Las respuestas a las siguientes preguntas pueden cambiar todo lo que crees

• ¿Qué pasaría si todo lo que nos han dicho sobre el cristianismo es una mentira?

• ¿Qué pasaría si un grupo pequeño de personas siempre supieron la verdad pero la mantuvieron escondida… hasta ahora?

• ¿Qué pasaría si hubiesen pruebas irrefutables de que Jesús sobrevivió la crucifixión?

Hace veinte años, Michael Baigent y sus colegas asombraron al mundo con la teoría polémica de que Jesús y María ...

See more details below
This Paperback is Not Available through BN.com
Note: This is a bargain book and quantities are limited. Bargain books are new but may have slight markings from the publisher and/or stickers showing their discounted price. More about bargain books
Sending request ...

Overview

Las respuestas a las siguientes preguntas pueden cambiar todo lo que crees

• ¿Qué pasaría si todo lo que nos han dicho sobre el cristianismo es una mentira?

• ¿Qué pasaría si un grupo pequeño de personas siempre supieron la verdad pero la mantuvieron escondida… hasta ahora?

• ¿Qué pasaría si hubiesen pruebas irrefutables de que Jesús sobrevivió la crucifixión?

Hace veinte años, Michael Baigent y sus colegas asombraron al mundo con la teoría polémica de que Jesús y María Magdalena se habían casado y habían así iniciado una línea de descendencia sagrada. Su libro bestseller Holy Blood, Holy Grail (escrito junto con los coautores Henry Lincoln y Richard Leigh) se convirtió en un fenómeno internacional en la industria editorial y fue uno de los recursos usados por Dan Brown en su novela El código Da Vinci.

Ahora, con dos décadas adicionales de investigación, Baigent nos trae Las cartas privadas de Jesús donde nos presenta nuevas pruebas explosivas que desafían todo lo que sabemos sobre la vida y muerte de Jesús.

• ¿Quién podría haber sido cómplice de Jesús y por qué?

• ¿Dónde podría haber ido Jesús después de la crucifixión?

• ¿Quién está luchando para mantener la verdad oculta y por qué?

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781615535927
  • Publisher: HarperCollins Publishers
  • Publication date: 3/13/2007
  • Language: Spanish
  • Pages: 384
  • Product dimensions: 5.30 (w) x 7.90 (h) x 1.00 (d)

Meet the Author

Michael Baigent is the author of From the Omens of Babylon, Ancient Traces, and the New York Times bestseller The Jesus Papers. He is also the coauthor of the international bestsellers Holy Blood, Holy Grail and The Messianic Legacy (with Henry Lincoln and Richard Leigh). He lives in England.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Capítulo Uno



Los documentos ocultos

Sonó el teléfono. Eran sobre las diez de la mañana. Recuerdo cómo el sol llenaba de reflejos la pared que tenía a mi espalda. Su luz era brillante. Era el día perfecto para estar en un pueblecito inglés.

—¿Puedes tomar el siguiente tren para Londres? No me preguntes por qué.

Me quejé en silencio: coches y más coches de una acera a otra. Pocos taxis. Ruido, contaminación y el metro abarrotado. Un día en sus andenes o en sus vagones, el sol, un recuerdo lejano.

—Claro—contesté, ya que sabía que mi amigo no me pediría algo así si no fuera importante.

—¿Puedes traerte una cámara de fotos?

—Claro—contesté de nuevo un tanto confuso.

—Y ¿puedes llevarla escondida?

De repente, captó mi atención. ¿Qué ocurría? Mi amigo era miembro de un grupo pequeño y discreto de tratantes, intermediarios y compradores de antigüedades de gran valor, y no todas tenían los papeles necesarios para que se comerciara con ellas en el mercado abierto.

Situé la cámara y algunas lentes en un maletín de aspecto común, metí un buen número de carretes y me lancé a mi coche para ir a la estación.

Me encontré con mi amigo en un restaurante de una famosa calle londinense. Es norteamericano, pero con él estaban un jordano, dos palestinos, un saudí y un inglés, experto de una gran casa de subastas.

Todos me esperaban y, tras las breves presentaciones, elexperto de la gran casa de subastas se marchó, al parecer porque no quería verse envuelto en lo que estaba a punto de suceder. Los demás nos fuimos a un banco cercano en el que rápidamente fuimos conducidos a través del vestíbulo por un pasillo hasta una pequeña habitación privada con ventanas de cristal esmerilado.

Mientras estábamos todos de pie charlando en torno a una mesa situada en el centro de la habitación, los representantes del banco trajeron dos baúles de madera y los situaron frente a nosotros. Cada uno de ellos estaba cerrado con candado. Cuando dejaron el segundo, uno de los funcionarios dijo, como para «que constara»:

—No sabemos lo que contienen estos baúles. Y no queremos saberlo.

Trajeron un teléfono a la habitación y se marcharon cerrando la puerta.

El jordano hizo una llamada a Ammán. De la conversación que tuvo a continuación (que era en árabe) pude entender que pedía permiso y lo obtuvo. Entonces, sacó un juego de llaves y abrió los baúles.

Estaban repletos de láminas de cartón del mismo tamaño. Y en cada lámina, me horroricé al darme cuenta, había cientos de trozos de papiros torpemente pegados a los cartones con pedacitos de papel adhesivo. Los textos estaban escritos en arameo o hebreo. Además, junto a éstos se encontraban los envoltorios de momias egipcias con inscripciones en demótico, la forma escrita de los jeroglíficos egipcios.

Sabía que era común que esos envoltorios llevaran textos sagrados, de modo que los dueños de este tesoro oculto debían haber desenvuelto al menos a una momia o dos. Los textos arameos o hebreos se parecían, a primera vista, a los de los rollos del mar Muerto que había visto con anterioridad, aunque éstos estaban en su mayor parte escritos en pergaminos. Esta colección era un tesoro de documentos antiguos. Estaba intrigado y cada vez más desesperado porque algunos expertos conocieran su existencia, por poder asegurarles su acceso a los mismos.

Mientras sacaban las láminas de los baúles me informaron de que los dueños estaban intentando vender los documentos a un gobierno europeo sin especificar. El precio que pedían era de tres millones de libras esterlinas (aproximadamente unos cinco millones seiscientos mil dólares). Los allí presentes querían que hiciera una selección representativa de fotografías que mostrarían al probable comprador para avanzar un paso más hacia una venta provechosa. En ese momento me percaté de cuál sería el gobierno que más probabilidades tenía de estar interesado. Pero me guardé mis pensamientos.

Durante más o menos la siguiente hora, mientras se vaciaban los baúles, me fueron señalando determinadas páginas y, sobre una silla, con la suave luz que se filtraba a través de los cristales esmerilados, tomé fotografías en blanco y negro. En total, utilicé seis rollos de treinta y cinco milímetros; unas doscientas instantáneas.

Pero mi preocupación de que estos documentos simplemente se desvanecieran en el limbo del que habían emergido iba en aumento. Puede que fueran comprados por alguien que los guardaría durante años como había ocurrido con los rollos de Nag Hammadi o los del mar Muerto. O peor, temí que, sin comprador, tal vez desaparecían en las negras profundidades del banco, junto con otros muchos documentos de valor que, se sabía, estaban encerrados bajo llave en las cajas y baúles de los depósitos de seguridad de todo el mundo.

Parecía probable que, ya que había estado haciendo muchas fotos y nadie las habría contado, podría esconder al menos un carrete y dispondría de una prueba de que esta colección existía. Con suerte, pude deslizar uno en mi bolsillo.

Cuando finalizó la sesión y los cartones se volvieron a meter en los baúles, le di los carretes que había a la vista a uno de los dueños. Él los miró.

—¿Dónde está el otro?—dijo de inmediato. Había estado contando.

—¿Otro carrete?—pregunté sin convicción, intentado dar una imagen de inocencia ensimismada mientras palpaba ostentosamente mis bolsillos.

—Vaya. Tienes razón. Aquí está.—Mostré el carrete que esperaba poder quedarme. Estaba irritado y algo deprimido. Realmente, deseaba tener alguna prueba de lo que había visto.

En ese momento mi amigo se dio cuenta de lo que sucedía y, en un acto de inspiración, vino al rescate.

—¿Dónde vais a revelar los carretes?—preguntó de manera inocente.

—En una tienda de fotografía—contestó el hombre que los sostenía.

—Eso no es muy seguro—dijo mi amigo—. Mira, Michael era fotógrafo profesional y podría revelarte tantos juegos como necesitaras. De esa manera no se corre ningún riesgo.

—Buena idea—dijo el hombre, y me devolvió los carretes.

Las Cartas Privadas de Jesus
Ultimas investigaciones y documentos reveladores sobre la muerte de Cristo
. Copyright © by Michael Baigent. Reprinted by permission of HarperCollins Publishers, Inc. All rights reserved. Available now wherever books are sold.
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)