Liderazgo con Proposito: Lecciones de liderazgo basadas en Nehemias

Liderazgo con Proposito: Lecciones de liderazgo basadas en Nehemias

by Rick Warren
     
 

View All Available Formats & Editions

En estos doce capitulos acerca del liderazgo, el pastor Rick Warren examina la vida y el ministerio extraordinario de Nehemias.See more details below

Overview

En estos doce capitulos acerca del liderazgo, el pastor Rick Warren examina la vida y el ministerio extraordinario de Nehemias.

Product Details

ISBN-13:
9780829758887
Publisher:
Vida
Publication date:
11/22/2010
Pages:
272
Sales rank:
591,208
Product dimensions:
5.00(w) x 7.00(h) x 0.90(d)
Age Range:
18 Years

Meet the Author

Rick Warren es pastor, estratega global, teólogo y filántropo. Los medios le llaman “El líder espiritual más influyente de América” y “El pastor de América”. Él y su esposa, Kay, fundaron la Iglesia Saddleback en California, una propiedad de 120 acres con más de 300 ministerios comunitarios de ayuda a prisioneros, adictos y padres solteros, entre otros. Como estratega global, el Dr. Warren asesora a líderes en sectores públicos, privados y religiosos en temas de pobreza, salud, educación, la fe en la cultura y desarrollo de liderazgo. Es invitado a dictar conferencias en congresos y agencias estatales como las Naciones Unidas y es catedrático en diferentes universidades. El Dr. Warren es autor de varios libros, incluyendo el éxito de ventas Vida con Propósito.

Read an Excerpt

Liderazgo CON PROPÓSITO


By Rick Warren

Zondervan

Copyright © 2005 Rick Warren
All right reserved.

ISBN: 978-0-8297-5888-7


Chapter One

La Hechura De Un Líder

"Cuando el gobernante es entendido, se mantiene el orden"

"La tierra ... por el hombre entendido y sabio permanece estable"

Un liderazgo bueno y fuerte; eso es lo que más necesita el mundo de hoy. Dondequiera que miramos —desde nuestros gobiernos hasta nuestros negocios, vecindarios y hogares—, nos encontramos rodeados por los devastadores resultados de la inestabilidad, la indecisión y la corrupción.

Con el gran aumento de libros y seminarios sobre liderazgo, tal vez te sorprenda la noticia de que los secretos de un liderazgo de excelencia no son nuevos. De hecho, los encontramos a lo largo de toda la Biblia. Nehemías, un hombre que vivió alrededor del año 450 a.C., es la inspiración de este libro. Escribió sobre todos los elementos del liderazgo que necesitamos hoy y dio ejemplo de ellos. Incluso lo hizo años antes de que se inventaran los seminarios sobre el liderazgo. Sin embargo, Nehemías no es el único ejemplo de los principios de liderazgo que enseña la Biblia.

La Biblia nos habla de los beneficios que produce un liderazgo bueno y sólido:

"Cuando el gobernante es entendido, se mantiene el orden"

Observa en particular que la Palabra habla de un gobernante entendido y de un orden que se mantiene. Las naciones, las familias, los negocios y las iglesias solo son fuertes y permanecen cuando hay un buen liderazgo. La Biblia al día dice: "Con dirigentes honrados y sensatos hay estabilidad". En medio de tanta conmoción y cambios repentinos que hoy vivimos, la estabilidad ha de ser el puntal que nos permita sobrevivir como sociedad. Solo hallaremos estabilidad por medio de un liderazgo bueno y firme. Eso significa que necesitaremos más personas dispuestas a reconocerse como líderes, y listas para aprender principios bíblicos de liderazgo, aceptando a su vez el desafío. Esa es la razón por la que escribí este libro.

En la pirámide del liderazgo se produce estabilidad cuando aumenta el número de líderes de igual forma que las tareas correspondientes. Si las tareas exceden al número de líderes, la pirámide se derrumba. Con los principios que examinaremos en este libro vas a aprender la forma de impedir que te aplasten.

Nehemías será nuestro guía en este emocionante recorrido dentro de los principios del liderazgo. En este primer capítulo veremos su trasfondo personal. Pero antes, quiero explicarte lo que me ha motivado a escribir este libro. Esto es lo que llamo Los principios de liderazgo de Warren:

1. Nada sucede hasta que alguien proporcione liderazgo

Es una ley de vida. La historia lo demuestra.

Mientras no apareció un hombre llamado Martin Luther King y dijo: "Tengo un sueño", el movimiento de Derechos Civiles de Estados Unidos no era nada.

El programa espacial de la NASA casi no existía hasta que el presidente John F. Kennedy dijo: "Vamos a poner un hombre en la luna antes que termine esta década".

Cuando un hombre llamado Ray Crock dijo: "Quiero comida rápida a buen precio y en un ambiente limpio ", fue cuando nació toda una industria llamada "de comida rápida".

La iglesia Saddleback comenzó porque Dios me dijo: "Rick, quiero que seas líder y pongas a andar esto".

Cuando en tu familia hay problemas, no sucede nada hasta que alguien asume el liderazgo y dice: "Vamos a hacer algo al respecto".

Todo se edifica o se derrumba según sea el liderazgo

A lo largo de toda la historia, e incluso en el mundo actual, la mayoría de los problemas se remontan a la falta de líderes competentes.

El mundo necesita líderes preparados. En el libro de los Jueces encontramos siete ciclos. Un día las cosas marchaban bien y la vida tenía un aspecto bastante bueno; pero al día siguiente andaban por el suelo. Vemos que este esquema se repetía una y otra vez. En el último versículo del libro de Jueces la Palabra lo resume así: "En aquella época no había rey en Israel; cada uno hacía lo que le parecía mejor".

Donde no hay líderes, la gente hace lo que mejor le parece.

Y la consecuencia de esto es la inestabilidad.

2. Liderazgo es influencia

Dicho en una sola palabra, el liderazgo es influencia, para bien o para mal. Si alguna vez has visitado el patio de recreo de una escuela, o te has sentado con un grupo de adolescentes, a los cinco minutos ya sabrás quiénes son los líderes; basta ver cómo se relacionan entre sí. Si has estado alguna vez en una reunión de comité, es probable que hayas descubierto que muchas veces el líder no es el presidente del comité. El líder es la persona a la cual todos se mantienen mirando con el fin de averiguar lo que piensa. Cada vez que influimos sobre otra persona estamos asumiendo liderazgo.

El apóstol Pablo comprendía esto. Sabía que se había convertido en un modelo para los demás creyentes. Pablo entendía que Timoteo lo admiraba y quería que él viera que mientras recibía su influencia estaba influyendo sobre otros. Por eso escribió en 1 Timoteo 4:12: "Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir". El liderazgo no es una cuestión de edad. La edad no tiene nada que ver con el liderazgo. A cualquier edad podemos tener influencia y, lo cierto es que eres un modelo, quieras o no. Todos somos líderes en algún aspecto. Cada vez que influyes sobre otra persona, estás asumiendo el liderazgo.

Por tanto, la cuestión no es si eres líder o no. La pregunta es: ¿Eres un buen líder?

La Biblia define al líder como alguien que tiene capacidades dadas por Dios y la responsabilidad de influir sobre un grupo de creyentes con el fin de que se realicen los propósitos de Dios para ese grupo.

Nehemías es uno de los ejemplos más destacados de liderazgo que hay en la Biblia: ¿Por qué?

• Porque era un verdadero líder.

• Porque comprendía lo que el líder necesitaba ser y hacer.

• Porque se las arregló para realizar unas proezas increíbles en tiempo récord.

3. La prueba del liderazgo es esta: "¿Alguien te está siguiendo?"

Si quieres saber si eres líder o no, solo tienes que mirar hacia atrás por encima del hombro. ¿Te sigue alguien?

Jesús dijo: "Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen". Pablo, nos dice: "Imítenme a mí, como yo imito a Cristo". No hay duda que los cristianos debemos seguir a Cristo. Pero también es cierto que todos necesitamos modelos humanos a seguir. Necesitamos ver en otros qué aspecto tiene el liderazgo.

John Maxwell nos ofrece esta parábola acerca del liderazgo: "El que cree estar guiando, pero nadie lo sigue, solo está dando un paseo". El liderazgo no es cuestión de títulos o de puestos. Es cuestión de influencia.

La mayoría de nosotros tendemos a asociar los títulos con el liderazgo. Es un error. Hay una gran diferencia entre ser jefe y ser líder. Ser líder es más que tener un puesto o un título. Son muchas las personas con autoridad que no tienen liderazgo. El verdadero líder no siempre es el funcionario elegido o el que es ascendido al puesto de presidente. Los verdaderos líderes son los que marcan el paso, los que influyen, los creativos que solucionan los problemas.

Una pista: Si le tienes que decir a la gente que eres el líder, si se lo tienes que recordar, es que no lo eres. El liderazgo es influencia. Si no estás influyendo sobre nadie, no importa que pienses que eres líder o no. No lo eres. El liderazgo es cuestión de influencia.

Esto es así incluso en los hogares. Cuando un esposo le dice a su esposa: "Lo vamos a hacer así, porque yo soy el líder espiritual", no es quien dice ser. Si eres un verdadero líder, no se lo tienes que recordar a nadie.

Decirle a tu hijo que obedezca "porque yo te lo digo" es una posición muy débil para motivarlo. Cualquier padre te dirá que a la larga, no funciona. La prueba de liderazgo es esta: ¿Te sigue alguien? No puedes forzar a nadie a seguirte, hagas lo que hagas. ¡Tienes que inspirar a la gente para que te siga!

4. El fundamento del liderazgo es el carácter, no el carisma.

Es probable que hayas visto un buen número de líderes con mucho carisma, cuyos ministerios no han durado gran cosa ... porque han carecido de carácter. De hecho, algunos de ellos han tenido grandes defectos de carácter. Su encanto personal los ha sostenido durante un tiempo, pero al final se ha manifestado su falta de carácter.

El fundamento del liderazgo no es el carisma personal, sino el carácter. El carisma no tiene nada que ver con lo que hace que un líder sea eficaz. El liderazgo no tiene que ver con la posesión de una personalidad encantadora y llamativa, una gran sonrisa o una voz de terciopelo. Lo que necesitas es carácter y credibilidad. El liderazgo es influencia, y sin credibilidad, su influencia no irá muy lejos. Tal vez la gente te siga por un tiempo, pero no pasará mucho antes que se den cuenta de que vas por un camino que no lleva a ninguna parte.

Reputación es lo que la gente dice que eres. Carácter es lo que realmente eres.

D. L. Moody decía: "El carácter es lo que somos en medio de la oscuridad, cuando nadie nos está mirando". En su carta a Timoteo, Pablo presenta las características necesarias para el líder en la iglesia. Ni una sola vez menciona que se necesiten estudios de seminario. El liderazgo no se basa en lo académico. Es cuestión de carácter; es cuestión de quién eres.

No hay un tipo de personalidad concreto para los líderes. Tal vez hayas oído decir en el pasado que los líderes son personas de temperamento colérico, o que son personas que se hacen cargo de las situaciones. Pero hay líderes de todas las formas, de todos los tamaños y de todos los temperamentos. Dios quiere usar tu personalidad, tal como él mismo la creó. Observa los cuatro temperamentos distintos de los líderes que vemos en la Biblia:

• Pablo era colérico.

• Pedro era sanguíneo.

• Moisés era melancólico.

• Abraham era flemático.

Cada uno de ellos era único, y totalmente distinto a los demás. Y Dios los usó a todos. El liderazgo no es cuestión de personalidad. No es necesario que seas extrovertido, sanguíneo o colérico para ser líder.

Lo que se necesita para el liderazgo es carácter. Es la única cosa que tienen en común todos los grandes líderes. Cuando una persona carente de carácter llega a un puesto de liderazgo, esos defectos de carácter causan su caída. Todos lo hemos visto pasar.

Nehemías era un hombre común y corriente que hizo cosas extraordinarias para Dios porque tenía carácter. Ese es el hombre que descubriremos al estudiar su vida.

A base de examinar las acciones y los ejemplos de otros líderes, podemos aprender de ellos. Sin embargo, no podemos imitar la personalidad de otro. Dios nos creó con una forma única. Cuando tratamos de imitar a alguien, nos consumimos. Así como las personas son distintas, también lo son los líderes. Su rasgo común está formado por la credibilidad y el carácter.

El siguiente pasaje nos señala tres características de los buenos líderes:

Tienen un mensaje digno de recordar

"Recordad a vuestros guías, los que os comunicaron la palabra de Dios. Considerad atentamente cuáles hayan sido los resultados de su conducta hasta su muerte, e imitad su fe". Cuando ellos hablan, la gente los escucha. ¿Hablas de tal manera que dejas huellas en el corazón de las personas?

Tienen un estilo de vida digno de considerar

"Considerad atentamente cuáles hayan sido los resultados de su conducta". ¿Está de acuerdo la vida de ellos con su mensaje? ¿Y la tuya? ¿Vives de una manera que quieres que los demás estimen?

Tienen una fe digna de imitar

"Imitad su fe". ¿Cuál es el mensaje de tu vida? ¿Qué le quiere decir Dios al mundo por medio de ti? Si quieres ser un buen líder, necesitas desarrollar un mensaje digno de ser recordado, llevar un estilo de vida digno de ser considerado y tener una fe digna de ser imitada. Todas estas cosas pertenecen al carácter.

5. Se puede aprender a ser líder

Todos tenemos el potencial de llegar a ser grandes líderes. La Biblia dice: "Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí". Pablo está diciendo: "Los líderes no nacen, se hacen". Aprendemos a ser líderes. No existen los líderes natos. Las personas se convierten en líderes por la forma en que responden ante las circunstancias. Los líderes se levantan o se derrumban según las decisiones que tomen.

El ministerio de Jesús refleja la alta prioridad que él le daba al adiestramiento de líderes. La Palabra nos muestra: "Designó a doce —a quienes nombró apóstoles—, para que lo acompañaran y para enviarlos a predicar". Jesús tenía un ministerio público que comprendía la predicación, la enseñanza y la sanidad. También tenía un ministerio privado, dedicado al adiestramiento de los discípulos.

¿Has conocido alguna vez líderes que tienen un círculo íntimo, unos pocos escogidos que son los que más tiempo pasan en la presencia de ellos? Hasta Jesús tuvo un círculo íntimo de discípulos que recibían una atención especial. Pedro, Jacobo y Juan fueron escogidos por él para que lo acompañaran al huerto de Getsemaní y al monte de la Transfiguración. Jesús sabía por adelantado las decisiones que ellos tomarían, y sabía lo que les podía pedir.

En Gálatas, Pablo dice que Pedro, Jacobo y Juan son las columnas de la Iglesia. Jesús invirtió un máximo de tiempo en aquellos que cargarían con un máximo de responsabilidad. Alimentó a las multitudes, pero se pasó la mayor parte de su tiempo dedicado a adiestrar líderes, porque el liderazgo se puede aprender. ¿Estás invirtiendo tiempo en aprender a ser líder? Puesto que estás leyendo este libro, puedes responder que sí. Ahora bien, ¿qué va a pasar cuando termines de leer el libro? ¿Qué más estás agregando a tu agenda para asegurarte de que estás aplicando estos principios a tu realidad diaria?

En el momento en que dejemos de aprender, dejaremos de ser líderes.

Cuando un líder deja de aprender, también deja de ser líder. Para ser eficaces, necesitamos desarrollarnos, creciendo y convirtiéndonos continuamente en lo que Dios quiere que seamos. El aprendizaje para ser líder lleva toda una vida. No digo esto para desanimarte, sino para inspirarte a estar buscando siempre maneras de mejorar. Cuando estudiemos la vida de Nehemías en los próximos capítulos, veremos cómo Dios lo preparó y lo utilizó, y cómo usó la vida de las personas a las que él enseñó.

"Si el hacha pierde su filo, y no se vuelve a afilar, hay que golpear con más fuerza. El éxito radica en la acción sabia y bien ejecutada".

Hace falta más energía para cortar leña con un hacha sin filo, que con una afilada. Necesitamos aprender a trabajar con mayor inteligencia, no con mayor esfuerzo. La gente dice que el trabajo duro es el que da el éxito. Yo conozco muchas personas que trabajan duro, y sin embargo, no tienen éxito, porque no han aprendido a trabajar con mayor inteligencia. Todo lo que hacen es trabajar esforzadamente.

El hecho de que estés leyendo este libro y examinando estas lecciones sacadas de Nehemías dice más acerca de ti que acerca del autor. Dice que estás interesado en aprender a ser líder. La persona que piensa que ya sabe todo lo que necesitaba saber, se va a quedar atrás. El que dice: "Necesito aprender; necesito crecer", es el que va a tener éxito.

Hay una razón especial por la cual Dios ha puesto este libro en tus manos. El que lo estés leyendo ahora es evidencia de que él tiene un propósito para tu vida. Te diseñó para el liderazgo. Quiere que influyas en la vida de los demás. Veamos ...

El trasfondo de la historia de Nehemías

La ciudad de Jerusalén fue destruida en el año 586 a.C. Los judíos que vivían allí fueron deportados a Babilonia (hoy en día le damos el nombre de Irak a ese lugar). Debían estar en el cautiverio durante setenta años, pero en el 537 se le permitió a un primer grupo que regresara. En el 516 se reconstruyó el templo de Jerusalén. Esdras fue el líder del segundo grupo de judíos que regresó a Jerusalén en el 458. Luego, en el 445, Nehemías pidió autorización para volver a Jerusalén con un tercer grupo, a fin de reconstruir los muros de la ciudad.

En aquellos días, las ciudades estaban protegidas por los muros que las rodeaban. Si un enemigo atacaba la ciudad, le podía tomar hasta seis meses abrirse paso para entrar, gracias a esos muros. Cuando Nehemías entró en escena, los muros de Jerusalén habían estado destruidos durante décadas.

(Continues...)



Excerpted from Liderazgo CON PROPÓSITO by Rick Warren Copyright © 2005 by Rick Warren. Excerpted by permission of Zondervan. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >