Llegando a Ser Yo Misma: Abrazando el Sueno de Dios para ti

Paperback (Spanish Edition)
$13.50
BN.com price
(Save 9%)$14.99 List Price
Other sellers (Paperback)
  • All (10) from $2.31   
  • New (7) from $2.93   
  • Used (3) from $2.31   
Llegando a Ser Yo Misma: Abrazando el Sueño de Dios para ti

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK
  • NOOK HD/HD+ Tablet
  • NOOK
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$10.49
BN.com price
(Save 30%)$14.99 List Price

Product Details

  • ISBN-13: 9781434706225
  • Publisher: Cook, David C.
  • Publication date: 8/1/2013
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish Edition
  • Pages: 240
  • Product dimensions: 5.90 (w) x 8.90 (h) x 0.90 (d)

Meet the Author


Stasi Eldredge leads the women’s ministry of Ransomed Heart and is the co-author (with her husband, John) of Captivating and Love & War. Her books have sold nearly 3 million copies. Stasi and John have three sons and live in Colorado Springs, Colorado.
Read More Show Less

Read an Excerpt

llegando a ser yo misma

abrazando el sueno de dios para ti


By Stasi Eldrege

David C. Cook

Copyright © 2013 Stasi Eldrege
All rights reserved.
ISBN: 978-1-4347-0622-5



CHAPTER 1

¿realmente cambia alguien alguna vez?


Los padres de mi esposo venían de visita—razón más que suficiente, como toda mujer bien sabe, para pintar el sótano sin dejar a un lado la limpieza de la nevera. Cuando esperamos visita, nos esforzamos por hacer lo mejor, especialmente si esa visita son los suegros. Nos teñimos el cabello, compramos una blusa nueva, tapamos con pasta dental los agujeros de los clavos en la pared; hacemos un esfuerzo adicional para enseñar al perro a sentarse y a nuestros hijos a leer, a sentarse derechitos y a masticar con la boca cerrada—todo esto dentro de un período de más o menos cuarenta y ocho horas.

Unos días antes de su llegada, la madre de John me había mencionado que durante su visita quería llevarme a dar un masaje.

Huy.

Nunca me habían dado un masaje, y el mero hecho de pensar en que algún extraño tocara mi cuerpo, no me llamaba la atención. Mi suegra me aseguró que me encantaría. Albergué la esperanza de que así fuera, aunque dentro de mí no estaba convencida. Sabrás que la verdadera razón era que no me gustaba mi cuerpo, me avergonzaba de él. No me entusiasmaba la idea de exponerlo en manos de algún masajista extraño. ¿Cómo se puede perder diez libras en cuatro días? Busqué en Google y encontré que podía lograrlo con jugo de limón y pimienta de cayena. No pude hacerlo, pero tenía que ir. Era su regalo para mí, y le emocionaba la idea de dármelo. Yo tenía que estar agradecida de recibirlo, o al menos aparentarlo.

Luego de registrarnos en el spa, nos dieron unas suaves y lujosas batas de baño, y un par de pantuflas plásticas. Nos mostraron el área para cambiarnos, el cual tenía casilleros para nuestra ropa, nuestros bolsos y nuestras joyas. Miré a mamá y con temor le pregunté: "¿Toda nuestra ropa?"

"Sí, toda tu ropa." Al ver la expresión en mi rostro, amablemente agregó: "Puedes quedarte con tu ropa interior, si eso te hace sentir más cómoda."

Ummmm ... .

Llegó el momento para intentar desvestirme discretamente y ponerme la bata de baño sin exponer ni una pulgada de piel a ninguna mujer que se le ocurriera echar un vistazo en mi dirección. Era difícil, pero estaba decidida a hacerlo. Además de sentirme incómoda, sentí vergüenza. La bata de baño, la cual era talla única, no me quedó bien. Estaba muy gorda.

Me aseguré que mi rostro no reflejara emoción ninguna, me vestí nuevamente, y me dirigí al frente para decir las palabras más temidas: "Esto no me queda. ¿Tiene algo más grande?"

Tenían una bata de baño más grande, una bata para hombre. Era extra grande y de un color muy diferente a las batas de baño para las mujeres.

Aquí estábamos en este spa, sentadas en la sala de espera, rodeadas de muchas otras mujeres que llevaban puestas batas de baño que combinaban, y yo llevaba una que bien podría haber estado parpadeando un letrero, con luz color naranja y brillante en la oscuridad, el mensaje: "obesa."

Me fui al baño y me eché a llorar. Prometí no volver a estar en esa situación de nuevo.

Pero, once años más tarde, después de haber perdido cien libras y recuperado noventa, estaba de nuevo allí: con un regalo diferente, en un spa diferente, con una bata de baño diferente, con la excepción de que no había tallas grandes disponibles.

¿Por qué no tengo victoria aquí? ¿Por qué no he sido capaz de mantener un cambio duradero? ¿Qué me pasa? ¿Has sentido eso alguna vez? Tal vez no con tu peso, pero ¿con alguna área de tu vida?


¿por qué aquí y no allí?

Recuerdo muy bien la risa de una vieja amiga en torno a mi incapacidad para perder peso. No era una risa cruel; era una risa alegre. Con una mirada de alegría y con un profundo conocimiento, me preguntó: ¿Cuán difícil piensas que es para Dios encargarse de tu lucha?

Con un chasquido de sus dedos, me demostró lo rápido que Él podría eliminar toda mi compulsión de usar la comida para consolarme, para insensibilizar mi dolor o simplemente para escaparme.

Pues bien, si era tan fácil para Él, ¿por qué no lo hacía? Desde luego, le había pedido, le había rogado, había clamado por Su ayuda. Por tanto, era Su culpa. Así me sentía.

El asunto es que he experimentado un cambio—un cambio milagroso. Poco antes de llegar a ser cristiana, al comienzo de mis veinte años, había querido limpiar mi vida. Me había convertido en una persona extremadamente consciente de mi dependencia de las drogas y del alcohol. Los usaba todos los días con el fin de sobrellevar mi vida o al menos mantener el dolor bajo control. Decidí dejar de fumar de golpe. Ya no fumaría marihuana, no consumiría ningún tipo de droga ni tomaría alcohol, y mientras lo hacía, también dejaría de comer azúcar. Eso no duró ni veinticuatro horas. En ninguna de las situaciones.

¡Caramba!

Una noche, entre la desesperación y la esperanza, me di por vencida tratando de arreglar mi vida, y colapsé en los brazos de Jesús que esperaban por mí, respondiendo así a su invitación. "Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí ... Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana." (Mat. 11:28-30). Terminé de leer estos versículos y me desplomé en el piso.

Me sentía cansada más allá de lo que podía expresar con palabras. Mi vida era un desastre. Mi corazón estaba destrozado y yo misma había causado gran parte de ese destrozo. Confesé mi profunda necesidad a Dios y le pedí que si me aceptaba, que por favor viniera en mi rescate. Le entregué mi vida a Jesús, el desastre de mi vida y el desastre que era yo, y Él me escuchó y vino a mi rescate. Mi corta oración de salvación había funcionado.

Dos semanas más tarde, me di cuenta que desde el momento de aquella oración no había fumado marihuana, no había consumido droga alguna ni bebido alcohol, dos semanas. Esto rompió todo récord en los pasados diez años. Ese fue un milagro verdadero y genuino. Dios me liberó quitando aun el deseo de consumir cualquier cosa. No lo deseaba ni lo necesitaba. Hubo un despertar en mi alma hacia la presencia de Dios y hacia la esperanza. Y sí, corazón, pasé por tiempos difíciles durante esa etapa, pero la cantidad de historias que tengo acerca de los momentos milagrosos en que Dios vino a mi rescate, son gloriosos.

Para ese entonces la comida no era un problema. No estaba sobrepeso ni tenía inclinación por comer desenfrenadamente. Eso llegó después. Y cuando llegó, lo hizo con tanta fuerza que todas mis oraciones y mis esfuerzos, mi arrepentimiento, mi determinación y mi fuerza de voluntad no pudieron combatirla.

Dios me había liberado una vez. ¿Por qué no hacía un chasquido con sus dedos y lo hacía de nuevo?

Muchas mujeres se sienten fracasadas como mujer. Reconozco que muchas veces me siento así, fracasada como ser humano. Esto ha afectado casi todo lo que he hecho y todo lo que no he podido hacer. Sin embargo, no soy una fracasada ni como ser humano ni como mujer. Lo sé en lo más lo profundo de mi ser. Fracaso, sí, pero no soy una fracasada. Decepciono, pero no soy una decepción. Sin embargo, cuando me encuentro en este lugar otra vez—perdiendo la batalla por mi belleza, mi cuerpo, mi corazón—claro que puedo sentirme como una fracasada en todos los sentidos. ¿Qué no es cierto esto para todas las mujeres? ¿Acaso no tenemos todas lugares secretos en donde no estamos experimentando la victoria que anhelamos, lugares que influyen en cómo nos vemos a nosotras mismas? ¿Acaso no llega esto a convertirse en una barrera entre nosotras y la gente en nuestras vidas? ¿Un muro separándonos del amor de Dios? ¿O acaso soy yo solamente? No lo creo.

A veces no tenemos esperanza de poder cambiar, simplemente porque nuestra historia personal está llena de intentos fallidos. Nos preguntamos, ¿dónde estaba ese ángel que se suponía estuviera guardando nuestra lengua y previniendo que arremetiéramos contra nuestros hijos con esas duras palabras? ¿Qué pasó con ese fruto del Espíritu que nos daba el poder para tener dominio propio al pasar por la sección de las donas? Dios no me ha dado un espíritu de temor, entonces ¿por qué estoy tan consumida preocupándome por mis hijos, mis finanzas, mi futuro? Si el temor del hombre es una trampa, ¿por qué todavía me encuentro aterrorizada de exponer mi verdadero yo y de ser rechazada después? Mi esclavitud a la comida ha revelado ser una mentira y un ladrón, y, sin embargo, en el momento de dolor, a menudo recurro a ella.

Dios lo sabe.

Dios lo sabe.

Él no nos ha abandonado. El mismo hecho de que anhelemos el cambio, es una señal de que nuestro destino es obtenerlo. Nuestra propia insatisfacción con nuestras debilidades y luchas, señalan a la realidad de que continuar en ellas no es nuestro destino.

Lee esas dos oraciones nuevamente. Deja surgir la esperanza. ¿Por qué luchas con las cosas que haces? Hay una razón. Se encuentra en la vida que has vivido, en las heridas que has recibido, en lo que has llegado a creer acerca de ti misma por causa de esas heridas y en no tener una idea de cómo sobrellevar tu dolor. Pero también se debe a lo que estás destinada a ser.

No es demasiado tarde. No es demasiado difícil. No eres un caso perdido. Las misericordias de Dios son nuevas cada mañana. Hay misericordia en sus ojos aun en este momento.


esforzándome para vencer la dificultad

Odio las arañas. Son espeluznantes. Se han hecho películas sobre arañas gigantes y venenosas invadiendo el Amazonas. Hay una película vieja acerca de una araña enorme que se escondía en los túneles de los trenes y luego, por supuesto, aparece esta araña desagradable persiguiendo a un pobre e indefenso hobbit. ¡Arañas, qué asco! Está garantizado que las arañas provocan gritos.

Yo solía gritar cuando encontraba una araña en el baño. Tenía casi doce años cuando mi madre se negó a matar aquella aterradora cosa peluda que estaba en el lavamanos. "No seas ridícula. Hazlo tú." Me llené de valor y con un manojo de papel higiénico aplasté a la pobre araña. Después, creía que todos sus parientes, sus tías y tíos, hermanos y hermanas, la madre y el padre, iban a vengarse. Ellos probablemente se me subirían encima durante la noche. Sí, era un miedo irracional. Bueno, tal vez. De todos modos, sigo odiando a las arañas.

Cuando tenía veintitrés años viví sola durante un año en una cabaña de una habitación, detrás de la casa de un amigo. Era bien pequeña y a la vez perfecta para mí, pero tenía un inconveniente. Lo adivinaste—estaba llena de arañas. Me despertaba cada mañana por lo menos con diez de ellas dispersas en las paredes, saludándome con la llegada del nuevo día. En la noche cuando regresaba de trabajar, una docena más estarían tambaleándose alrededor de la habitación, dándome la bienvenida. Terminé adaptándome. Ya no grito (usualmente) cuando veo una araña y sí, puedo matarlas yo misma. Tengo que hacerlo.

Mi situación de vida, convertirme en adulta y madurar, me obligó a tomar responsabilidad de mi pequeño mundo. Conoces el dicho: "Te adaptas o te mueres." O tal vez era "Lo que no te mata, te hace más fuerte." De cualquier manera, tenía que ganarme la vida, pagar la renta, comprar un seguro para el auto, planificar una boda, matar o ignorar las arañas invasoras. Tenía que hacer lo necesario para vencer la dificultad. Matar por primera vez una araña cuando estaba al borde de la adolescencia, fue un logro para mí. Y con el tiempo, me convertí en una mujer con la capacidad de no quedarse paralizada en presencia de una criatura de ocho patas. Cambié, y eso es algo bueno.

Tal vez nunca le tuviste miedo a las arañas. Tal vez eres como mi amiga Sam, quien captura cualquiera tipo de insecto invasor—sí, hasta arañas— transportándolas con cuidado a su patio trasero y poniéndolas en libertad. Pero sin duda tienes áreas de tu vida en las que deseas crecer. Tú quieres ser libre.

Yo creo que puedes.

Yo creo que Dios está en el asunto de libertarnos, transformándonos en la mujer que Él siempre ha deseado que seamos, la mujer que siempre hemos deseado ser. Algunas veces Él lo hace con un toque en el interruptor, pero la mayoría de las veces no es así (como bien sabes). La mayor parte del tiempo Dios nos invita a entrar en un proceso de cambio—un proceso en el que por su gracia, podemos enfrentar la dificultad. Pero antes de hablar de ese proceso, hay algunas cosas que necesitamos aclarar.


la vergüenza y la disciplina no funcionan

En primer lugar, la vergüenza no es un agente de cambio.

Al igual que una dosis de cafeína en la mañana, el detestarnos a nosotras mismas puede impulsarnos hacia el camino del cambio, pero encontraremos que el odio hacia nuestra persona sólo nos conducirá a una rotonda sin fin. Es como sentirse aterrorizada por el número que ve en la báscula en la mañana, y prometer no volver a comer en exceso; un poco de vergüenza podría llevarnos hasta el almuerzo pero no hacia nuestra victoria. El odio hacia nuestra persona, la vergüenza y el temor—aunque rampantes en muchos de nuestros mundos ocultos—simplemente nunca van a ser capaces de crear o sostener el crecimiento que anhelamos. Con todo, la mayoría de las mujeres tratan de usar la vergüenza como un motivador interno. Sé que lo he hecho.? La autodisciplina tampoco va a funcionar.

La disciplina, particularmente la disciplina espiritual, es santa y buena, que aumenta con la práctica durante la vida. Pero cuando nos apoyamos sólo en ella para lograr el cambio que anhelamos, nos damos cuenta que el fruto no es una mujer llena de gracia. Nos enojamos; nos desalentamos. Si lo logramos a través de varias batallas, fácilmente podríamos llegar a ser esa clase de mujer que presiona a otras a hacer lo mismo, un tipo de mujer fuerte que requiere que se tenga todo en orden. Con la autodisciplina, el enfoque sigue girando alrededor de nuestra persona, por lo que ya nos encontramos frente a un mal comienzo. El intentar, el luchar, el trabajar duro nos llevará a sobrevivir una semana, pero no nos sostendrá a través de las décadas. Aún así, la mayoría de las mujeres cristianas creen que esa es la forma de manejar el mundo externo.

Me divertí mucho con un correo electrónico que recibí la semana pasada:

Algunas mujeres de nuestra iglesia decidieron hacer un estudio sobre la mujer de Proverbios 31. Me uní porque quiero conocer a estas damas, pero en realidad, detesto la mujer de Proverbios 31. Ella me hace sentir como *&#@. Pero de todos modos, la semana pasada en el estudio se nos dijo que compráramos un colchón nuevo (para que durmiéramos mejor y así poder servir más) y que limpiáramos nuestra despensa, y ayer se me dijo que sólo debía comer verduras y tomar agua durante los próximos 10 días (como Daniel), y hoy se supone que debo dejar de consumir azúcar (y también dejar de servírsela a mi familia). Le dije a mi esposo: "Necesitamos un colchón nuevo, nos volveremos vegetarianos y estaré eliminando todo el azúcar de tu dieta y la mía." Él comento: "¡Con razón la detestas!"


Ahora bien, algunos de esos cambios pueden ser muy buenos. Tal vez Dios la está llamando a ella o a nosotras para que hagamos algunas de esas cosas. Pero la verdadera transformación no puede ser forzada desde el exterior, sino que es un proceso de adentro hacia afuera. ¿Quién de nosotras no ha recibido o creado una lista de maneras para vivir, comer, hacer ejercicio, responder, buscar a Dios, crecer y cambiar —¿y cuánto tiempo duró si es que funcionó? Esas listas no funcionan por mucho tiempo para nadie, y así es que volvemos a caer en el autodesprecio. El problema no radica en nuestra falta de disciplina. El problema está en el enfoque. El problema radica en las listas.

Por cierto, nosotros los humanos somos geniales haciendo listas, códigos de conducta, Reglas de etiqueta: no te vuelvas a aplicar el lápiz labial en público; cúbrete la boca al bostezar; los regalos de boda se pueden enviar hasta un año después del evento, pero, por favor, ten la amabilidad de dejarles saber si vas o no vas a asistir; mantén la servilleta en tu regazo; no hables mientras comes; ?mastica con la boca cerrada; haz una parada completa ante la señal de Pare; usa los indicadores para girar a la izquierda o a la derecha; no interrumpas; espera tu turno; párate derecha; regístrate para votar.

¿No te cansa el leer todo esto?

Dios le dio a Israel una lista fabulosa: no mientas; no robes; no codicies la mujer de tu prójimo, su criado, buey, burro o su carro nuevo. ¿Era realmente demasiado pedir? Aun siendo esta lista tan noble como era, la gente descubrió que no podía cumplirla ni por un día. Entonces, entra Jesús. En su famoso Sermón de la Montaña, enseñó que desear a una mujer (o a un hombre) en el corazón, era lo mismo que cometer adulterio. Enseñó que cuando se odia a una persona en el corazón era lo mismo que asesinar a esa persona. Ummmm, todos tenemos un problema.


(Continues...)

Excerpted from llegando a ser yo misma by Stasi Eldrege. Copyright © 2013 Stasi Eldrege. Excerpted by permission of David C. Cook.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

1. ¿realmente cambia alguien alguna vez?,
2. mirando el pasado con misericordia,
3. el paisaje de nuestras vidas,
4. nuestras madres, nosotras mismas: parte 1,
5. nuestras madres, nosotras mismas: parte 2,
6. de la aceptación a la comprensión,
7. del temor al deseo,
8. el compañerismo de las mujeres,
9. la belleza forjada en el sufrimiento,
10. tropezando en la libertad,
11. llegando a ser una mujer de fe,
12. llegando a ser una mujer de adoración,
13. llegando a ser nuestro verdadero nombre,
14. anímate,
palabras finales,
la oración diaria,
oración de salvación,
reconocimientos,
suplementos,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)