Lolita (en español)

Lolita (en español)

5.0 1
by Vladimir Nabokov
     
 

View All Available Formats & Editions

Lolita, la más famosa y controversial novela de Vladimir Nabokov, cuenta la historia de la obsesión devoradora del cuarentón Humbert Humbert por la nínfula Dolores Haze. Ternura y fascinación —además de tristeza y un humor mordaz— llenan sus páginas pero es, por encima de todo, una meditación sobre el

Overview

Lolita, la más famosa y controversial novela de Vladimir Nabokov, cuenta la historia de la obsesión devoradora del cuarentón Humbert Humbert por la nínfula Dolores Haze. Ternura y fascinación —además de tristeza y un humor mordaz— llenan sus páginas pero es, por encima de todo, una meditación sobre el amor—el amor como abuso y alucinación, locura y transformación.

Editorial Reviews

From the Publisher
"Nabokov escribe prosa de la única manera en que se debería, es decir, extáticamente". —John Updike

"Entre las más sutiles y complejas creaciones literarias de nuestro tiempo".  —Mario Vargas Llosa

bn.com
Vladimir Nabokov: Sex, Lies, and Premium Cable

By now, you undoubtedly know that Adrian Lyne's film version of Vladimir Nabokov's Lolita received its much belated American debut on August 2nd, on Showtime, and will be released in theaters next month. You very likely also know that the movie was, well, not exactly banned, but effectively so, by the refusal of American film distributors to participate in its release. And you probably have a sense of what the fuss was all about: The film is reportedly too racy for American eyes. But there's a very different angle on this story to be found through a closer look at the novel.

Nabokov's Lolita was originally published in 1955 and immediately became embroiled in its own censorship battles. The story is admittedly, purposefully, a shocking one: Humbert Humbert, an emigré academic, has a thing for young girls. Nymphets, he calls them, prepubescent girls who betray some precocious awareness of their own sensuality. Upon accepting a position at a new college, Humbert rents a room in town and falls madly, passionately, horrifyingly in love with his landlady's 12-year-old daughter, Dolores Haze, the Lolita of the novel's title. He marries Dolores's mother in order to maintain proximity to Dolores herself, and his relationship with her very quickly exceeds the bounds of stepfatherly affection.

There are several upsetting things about this story, not the least of which is that, it appears, Lolita herself is the seducer, and Humbert the seducee. Hence the ubiquitous comparisons of any precociously sexual, slightly dangerous girl to this character (for example, the "Long Island Lolita"). These comparisons -- and the moral censorship to which the novel has been subject -- are, however, based on a most superficial reading of the book, one that overlooks a basic literary concept: the unreliable narrator.

Humbert Humbert is the one who tells us the story. From an insane asylum. He's a child molester and, ultimately, a murderer. Why on earth should we take his word for how it happened?

This, in fact, is the real story of Lolita. The novel is about the ways in which a reader can be manipulated to feel sympathy for -- even to identify with -- the most horrifying person imaginable. That early readers of the novel were so shocked by Dolores's behavior -- so shocked, in fact, that governments moved to ban the book -- is precisely Nabokov's point: Rather than acknowledge the ultimate evil that lies under the otherwise charming persona, we as a culture are more inclined to turn him into a tragic hero, a victim.

Lolita was, of course, filmed years ago by Stanley Kubrick. Nabokov wrote a screenplay for the movie that was ultimately cast aside. The Kubrick film is quirky, almost to a fault; Nabokov himself reportedly said that he liked the movie quite a lot, though it had nothing whatsoever to do with his novel. Kubrick managed to evade at least some of the moral terror surrounding his subject by casting Sue Lyons as Dolores. Lyons was 16 when the film was shot, a slightly too young woman rather than a child.

Adrian Lyne has left himself no such comfort zone. While in London earlier this summer, I happily got a chance to see the new film and form my own opinions, the first of which is this: Dominique Swain is stunning as Dolores, one moment a seductress and the very next a gawky child. And Jeremy Irons's Humbert is passionate and terrifying. The film is lushly, beautifully shot -- uncomfortably so, at moments -- and quite faithful to the novel. At least to what the novel claims to say, what Humbert says it says. But the film misses, unfortunately, exactly what the critics all along have missed: Humbert Humbert is not to be trusted. This is, I suspect, one of the fundamental differences in narrative possibility between the novel and film, one that makes any complete adaptation of Lolita all but impossible: Film really has no equivalent to the unreliable narrator. Some films do experiment with multiple perspectives -- see, for instance, Kurosawa's Rashomon -- and so manage to cast doubt on any sense of truth. More recently, The Opposite of Sex presents a thoroughly untrustworthy narrator, but one who happily tells the audience when she's lying. But the puzzle presented by a narrator as charming and horrible as Humbert Humbert is perhaps one that can only be appreciated through the novel.

Nabokov plays repeatedly throughout his novels with such narrative puzzles. Pale Fire, for instance, presents itself as the definitive annotated edition of the last poem of the late John Shade, with commentary by his faithful friend, Charles Kinbote. But the commentary has far more to do with Kinbote than it does with Shade's poem, and ultimately reveals that Kinbote may not be at all who he claims to be, and may in fact not be the identity he's hiding, either. Pnin is the third-person story of a befuddled Russian academic whose perceptions of reality seem more than a little skewed. Ada, or Ardor is the ultimate family romance, a philosophical treatise posing as a novel, annotated by Vivian Darkbloom (an anagram of Vladimir Nabokov and a character who receives brief mention in Lolita). And Despair is literally, as all of Nabokov's novels are figuratively, a mystery.

These mysteries are the heart of Nabokov's writing, and though LOLITA appears a straightforward story, the reader should always be wary. My recommendations about Lolita: See the film. It's beautiful, it's compelling, and it's important. But more to the point: Read the novel. If you've never read it, I envy you the joys of your first encounter with it. If you've read it before, read it again; it offers up something new each time. As do all of Nabokov's intricate puzzles: Each text begs you to take it apart, look at it from the other side, figure out where the truth might actually lie.

—Kathleen Fitzpatrick

Elizabeth Janeway
[Lolita's] illicit nature will both shock the reader into paying attention and prevent sentimentally false sympathy from distorting his judgment. Contrariwise, I believe, Mr. Nabokov is slyly exploiting the American emphasis on the attraction of youth and the importance devoted to the “teen-ager” in order to promote an unconscious identification with Humbert’s agonies. Both techniques are entirely valid. But neither, I hope, will obscure the purpose of the device: namely, to underline the essential, inefficient, painstaking and pain-giving selfishness of all passion, all greed—of all urges, whatever they may be, that insist on being satisfied without regard to the effect their satisfaction has upon the outside world. Humbert is all of us.
NY Times Book Review Sunday, August 17, 1958
Time
Intensely lyrical and wildly funny.
Vanity Fair
The only convincing love story of our century.
The Missouri Review
Jeremy Irons is a superb reader for this audio version, not only because he played the role of Humbert Humbert in the recent movie but because he clearly loves the book itself... A number of readers have called this the recording of the year and I can understand why. Bravo for Mr. Irons.

Product Details

ISBN-13:
9780307474674
Publisher:
Knopf Doubleday Publishing Group
Publication date:
11/10/2009
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
400
Sales rank:
419,431
Product dimensions:
5.20(w) x 7.90(h) x 0.90(d)

Read an Excerpt

1
Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.

Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, cuando estaba derecha, con su metro cuarenta y ocho de estatura, sobre un pie enfundado en un calcetín. Era Lola cuando llevaba puestos los pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos fue siempre Lolita. ¿Tuvo Lolita una precursora? Naturalmente que sí. En realidad, Lolita no hubiera podido existir para mí si un verano no hubiese amado a otra niña iniciática. En un principado junto al mar. ¿Cuándo? Aquel verano faltaban para que naciera Lolita casi tantos años como los que tenía yo entonces. Pueden confiar en que la prosa de los asesinos sea siempre elegante. Señoras y señores del jurado, la prueba número uno es lo que los serafines, los mal informados e ingenuos serafines de majestuosas alas, envidiaron. Contemplen esta maraña de espinas.

2
Nací en París en 1910. Mi padre era una persona amable y tolerante, una ensalada de orígenes raciales: ciudadano suizo de ascendencia francesa y austríaca, con un toque del Danubio en las venas. Revisaré en un minuto algunas encantadoras postales de azulado brillo. Poseía un lujoso hotel en la Riviera. Su padre y sus dos abuelos habían vendido vino, alhajas y seda, respectivamente.
A los treinta años se casó con una muchacha inglesa, hija de Jerome Dunn, el alpinista, y nieta de dos párrocos de Dorset, expertos en temas insólitos: paleopedología y arpas eólicas, respectivamente. Mi madre, muy fotogénica, murió a causa de un absurdo accidente (un rayo durante un picnic)
cuando tenía yo tres años, y, salvo una bolsa de calor en mi pasado más remoto, nada subsiste de ella en las hondonadas y valles del recuerdo sobre los cuales, si aún pueden ustedes sobrellevar mi estilo (escribo bajo vigilancia), se puso el sol en mi infancia: sin duda, todos ustedes conocen esos fragantes resabios de días suspendidos, como moscas minúsculas, en torno de algún seto en flor o súbitamente invadido y atravesado por las trepadoras, al pie de una colina, en la penumbra estival, llenos de sedosa tibieza y de dorados moscardones. La hermana mayor de mi madre, Sybil, casada con un primo de mi padre que la abandonó, servía en mi ámbito familiar como gobernanta gratuita y ama de llaves. Alguien me dijo después que estuvo enamorada de mi padre y que él, despreocupadamente, sacó provecho de tal sentimiento en un día lluvioso y se olvidó de ella cuando el tiempo aclaró. Yo le tenía mucho cariño; a pesar de la rigidez –la profética rigidez– de algunas de sus normas. Quizás lo que ella deseaba era hacer de mí, si llegaba el caso, un viudo mejor que mi padre. Tía Sybil tenía ojos azules, ribeteados de rosa, y una piel como la cera. Escribía poemas. Era poéticamente supersticiosa. Estaba segura de morir no bien cumpliera yo los dieciséis años, y así fue. Su marido, destacado viajante de artículos de perfumería, pasó la mayor parte de su vida en Norteamérica, donde, andando el tiempo, fundó una fábrica de perfumes y adquirió numerosas propiedades. Crecí como un niño feliz, saludable, en un mundo brillante de libros ilustrados, arena limpia, naranjos, perros amistosos, paisajes marítimos y rostros sonrientes. En torno a mí, el  espléndido Hotel Mirana giraba como una especie de universo privado, un cosmos blanqueado dentro del otro más vasto y azul que resplandecía fuera de él. Desde la fregona que llevaba delantal hasta el potentado vestido con traje de franela, a todos caía bien, todos me mimaban. Maduras damas norteamericanas se apoyaban en sus bastones y se inclinaban hacia mí como torres de Pisa. Princesas rusas arruinadas que no podían pagar a mi padre me compraban bombones caros. Y él, mon cher petit papa, me sacaba a navegar y a pasear en bicicleta, me enseñaba a nadar y a zambullirme y a esquiar en el agua, me leía Don Quijote y Les Misérables, y yo le adoraba y le respetaba y me enorgullecía de él cuando llegaban hasta mí los comentarios de los criados sobre sus numerosas amigas, seres hermosos y afectuosos que me festejaban mucho y vertían preciosas lágrimas sobre mi alegre orfandad.

Iba a una escuela diurna inglesa a pocos kilómetros de Mirana; allí jugaba al tenis y a la pelota, sacaba muy buenas notas y mantenía excelentes relaciones con mis compañeros y profesores. Los únicos acontecimientos inequívocamente sexuales que recuerdo antes de que cumpliera trece años (o sea, antes de que viera por primera vez a mi pequeña Annabel) fueron una conversación  solemne, decorosa y puramente teórica sobre las sorpresas de la pubertad, sostenida en la rosaleda de la escuela con un alumno norteamericano, hijo de una actriz cinematográfica por entonces muy celebrada y a la cual veía muy rara vez en el mundo tridimensional; y ciertas interesantes reacciones de mi organismo ante determinadas fotografías, nácar y sombras, con hendiduras infinitamente suaves, en el suntuoso La beauté humaine, de Pinchon, que había encontrado debajo de una pila de Graphics, encuadernados en papel jaspeado, en la biblioteca del hotel. Después, con su estilo deliciosamente afable, mi padre me suministró toda la información que consideró necesaria sobre el sexo; eso fue justo antes de enviarme, en el otoño de 1923, a un lycée de Lyon (donde habría de pasar tres inviernos); pero, ay, en el verano de ese año mi padre recorría Italia con Madame de R. y su hija, y yo no tenía a nadie a quien recurrir, a nadie a quien consultar.
 
3
Annabel era, como este narrador, de origen híbrido; medio inglesa, medio holandesa. Hoy recuerdo sus rasgos con nitidez mucho menor que hace pocos años, antes de conocer a Lolita. Hay dos clases de memoria visual: mediante una de ellas recreamos diestramente una imagen en el laboratorio de nuestra mente con los ojos abiertos (y así veo a Annabel: en términos generales, tales como «piel color de miel», «brazos delgados», «pelo castaño y corto», «pestañas largas», «boca grande, brillante»); con la otra evocamos de manera instantánea, con los ojos cerrados, tras la oscura intimidad de los párpados, nuestro objetivo, réplica absoluta, desde un punto de vista óptico, de un rostro amado, un diminuto espectro que conserva sus colores naturales (y así veo a Lolita).
Permítaseme, pues, que, al describir a Annabel, me limite, decorosamente, a decir que era una niña encantadora, pocos meses menor que yo. Sus padres eran viejos amigos de mi tía y tan rígidos como ella. Habían alquilado una villa no lejos del Hotel Mirana. El calvo y moreno señor Leigh, y la gruesa y empolvada señora Leigh (de soltera, Vanessa van Ness). ¡Cómo los detestaba! Al principio, Annabel y yo hablábamos de temas periféricos. Ella cogía puñados de fina arena y la dejaba escurrirse entre sus dedos. Nuestras mentes estaban afinadas según el común de los preadolescentes europeos inteligentes de nuestro tiempo y nuestra generación, y dudo mucho que pudiera atribuirse a nuestro genio individual el interés por la pluralidad de mundos habitados, los partidos de tenis, el infinito, el solipsismo, etcétera. La dulzura y la indefensión de las crías de los animales nos causaban el mismo intenso dolor. Annabel quería ser enfermera en algún país asiático donde hubiera hambre; yo, ser un espía famoso. Nos enamoramos inmediatamente, de una manera frenética, impúdica, angustiada. Y desesperanzada, debería agregar, porque aquellos arrebatos de mutua posesión sólo se habrían saciado si cada uno se hubiera embebido y saturado realmente de cada partícula del alma y el corazón del otro; pero jamás llegamos a conseguirlo, pues nos era imposible hallar las  oportunidades de amarnos que tan fáciles resultan para los chicos barriobajeros. Después de un enloquecido intento de encontrarnos cierta noche, en el jardín de Annabel (más adelante hablaré de ello), la única intimidad que se nos permitió fue la de permanecer fuera del alcance del oído, pero no de la vista, en la parte populosa de la plage. Allí, en la muelle arena, a pocos metros de nuestros mayores, nos quedábamos tendidos la mañana entera, en un petrificado paroxismo, y aprovechábamos cadabendita grieta abierta en el espacio y el tiempo; su mano, medio oculta en la arena, se deslizaba hacia mí, sus bellos dedos morenos se acercaban cada vez más, como en sueños; entonces su rodilla opalina iniciaba una cautelosa travesía; a veces, una providencial muralla construida por un grupo de niños nos garantizaba amparo suficiente para rozarnos los labios salados; esos contactos incompletos producían en nuestros cuerpos jóvenes, sanos e inexpertos, un estado de exasperación tal, que ni aun el agua fría y azul, bajo la cual seguíamos dándonos achuchones, podía aliviar. Entre otros tesoros perdidos durante los vagabundeos de mi edad adulta, había una instantánea tomada por mi tía que mostraba a Annabel, sus padres y cierto doctor Cooper, un caballero serio, maduro y cojo que aquel verano cortejaba a mi tía, agrupados en torno a una mesa en la terraza de un café. Annabel no salió bien, sorprendida mientras se inclinaba sobre el chocolat glacé; sus delgados hombros desnudos y la raya de su pelo era lo único que podía identificarse (tal como recuerdo aquella fotografía) en la soleada bruma donde se diluyó su perdido encanto. Pero yo, sentado a cierta distancia del resto, salí con una especie de dramático realce: un jovencito triste, ceñudo, con un polo oscuro y pantalones cortos de excelente hechura, las piernas cruzadas,  el rostro de perfil, la mirada perdida. Esa fotografía fue hecha el último día de aquel aciago verano y pocos minutos antes de que hiciéramos nuestro segundo y último intento por torcer el destino. Con el más baladí de los pretextos (ésa era nuestra última oportunidad, y ninguna otra consideración nos importaba ya) escapamos del café a la playa, donde encontramos una franja de arena solitaria, y allí, en la sombra violeta de unas rocas rojas que formaban como una caverna, tuvimos una breve sesión de ávidas caricias con un par de gafas de sol que alguien había perdido como único testigo. Estaba de rodillas, a punto de poseer a mi amada, cuando dos bañistas barbudos, un viejo lobo de mar y su hermano, surgieron de las aguas y nos lanzaron soeces exclamaciones de aliento. Cuatro meses después, Annabel murió de tifus en Corfú.

 
 

What People are saying about this

John Updike
Nabokov writes prose the only way it should be written...that is, ecstatically.

Meet the Author

Vladimir Nabokov nació en San Petersburgo, Rusia, en 1899. Su familia huyó a Crimea en 1917 durante la Revolución Bolchevique, y más tarde a Europa. Nabokov estudió en el Trinity College de Cambridge, graduándose en Francés y Literatura rusa en 1922. Vivió en Berlín y París las dos décadas siguientes, escribiendo prolíficamente bajo el seudónimo Sirin. En 1940 llegó a Estados Unidos donde alcanzó fama y prestigio como novelista, poeta, crítico y traductor, al tiempo que ejercía de profesor de ruso, escritura creativa y literatura en las universidades de Stanford, Wellesley, Cornell y Harvard. El monumental éxito de su novela Lolita (1955) le permitió dejar la enseñanza y dedicarse plenamente a la escritura. En 1961 se trasladó a Montreux, Suiza, donde murió en 1977.

Brief Biography

Date of Birth:
April 23, 1899
Date of Death:
July 2, 1977
Place of Birth:
St. Petersburg, Russia
Place of Death:
Montreux, Switzerland
Education:
Trinity College, Cambridge, 1922

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >

Lolita (en español) 5 out of 5 based on 0 ratings. 1 reviews.
Anonymous More than 1 year ago