Los cien golpes (100 Strokes of the Brush Before Bed)

Los cien golpes (100 Strokes of the Brush Before Bed)

3.5 2
by Melissa P
     
 
A los dieciséis años se tienen pocas cosas: un cuerpo que provoca perplejidades, un espejo, un diario. Y muchas ganas de experimentar con la nostalgia de lo nunca probado: el amor. Más audaz que Lolita, más actual que Bonjour tristesse, Los Cien golpes es el relato estremecedor de una iniciación amorosa en las profundidades

Overview

A los dieciséis años se tienen pocas cosas: un cuerpo que provoca perplejidades, un espejo, un diario. Y muchas ganas de experimentar con la nostalgia de lo nunca probado: el amor. Más audaz que Lolita, más actual que Bonjour tristesse, Los Cien golpes es el relato estremecedor de una iniciación amorosa en las profundidades de una sociedad sexofóbica.
Con precisión de entomólogo, Melissa P. describe sus encuentros sexuales, que empiezan con la acostumbrada decepción frente al gallito mediterráneo y terminan en orgías con desconocidos, sado-masoquismo y experiencias revulsivas. Frente a sus padres, con quienes tiene una relación superficial, sigue siendo la princesita que se cepilla el pelo cien veces antes de irse a dormir. Para sí misma, es la mujer que ningún hombre será capaz de descubrir.

Product Details

ISBN-13:
9780060789619
Publisher:
HarperCollins Espanol
Publication date:
10/26/2004
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
208
Product dimensions:
5.30(w) x 7.96(h) x 0.53(d)

Read an Excerpt

Los Cien Golpes

6 de julio de 2000
15,25

Diario:

Escribo en la penumbra de mi cuarto tapizado por las estampas de Gustave Klimt y los pósters de Marlene Dietrich. Ella me atisba con su mirada lánguida y soberbia mientras garabateo la hoja blanca sobre la que se reflejan los rayos del sol, apenas filtrados por las rendijas de las persianas.

Hace calor, un calor tórrido, seco. Oigo el sonido de la television encendida en la otra habitación y me llega la vocecita de mi hermana, que entona la sintonía de un programa de dibujos animados americano; fuera un grillo chilla su despreocupación y todo es tranquilo y apacible dentro de esta casa. Parece que todo estuviera encerrado y protegido por una campana de cristal finísimo y ci calor hace más pesados los movimientos. Pero dentro de mí no hay caima. Es como si un ratón me royera el alma de una manera tan imperceptible que inciuso parece duice. No estoy mal, ni bien; lo inquietante es que no estoyµ. Pero sé dónde encontrarme: basta levantar la mirada y reflej aria en el espejo para que una calma y una felicidad benigna se apoderen de mí.

Me admiro ante ci espejo y me quedo extasiada por los contornos que se van delineando poco a poco, por los másculos que toman una forma más modelada y segura, por los senos que comienzan a advertirse debajo de las camisetas y se mueven suavemente a cada paso. Desde pequefla, deambulando cándidamente desnuda por la casa, mi madre me ha habituado a observar ci cuerpo femenino, por eso para mí no son un misterio las formas de una mujer adulta. Pero, como un bosque inextricable, ci vello esconde ci Secreto y lo ocuita a los ojos. Muchas veces, siempre con ml imagen reflejada en ci espejo, introduzco despacio un dedo y, mirándome a los ojos, me enfrento a un sentimiento de amor y de admiración por ml misma. El placer de mirarme es tan grande y tan fuerte que de pronto se vuelve un placer fisico, que ilega con un cosquilleo inicial y termina con un calor y un estremecimiento nuevos, que duran pocos instantes. Después viene la verguenza. Al contrario que Alessandra, nunca me entrego a fantasias mientras me toco. Hace algón tiempo me confió que se tocaba y me dijo que en esos momentos le gusta pensar que un hombre la posee por la fuerza y con vioiencia, como para hacerle daño. A mí me asombró porque para excitarme me basta con observarme. Me preguntó si yo también me tocaba y le dije que no. No quiero destruir este mundo de aigodones que me he construido, es un mundo mío, cuyos únicos habitantes son mi cuerpo y ci espejo: responder que sj a su pregunta habría sido traicionario.

Los Cien Golpes. Copyright © by Melissa P. Reprinted by permission of HarperCollins Publishers, Inc. All rights reserved. Available now wherever books are sold.

What People are saying about this

"Catherine Millet puede volver a ponerse la ropa."
---Les Echos (Francia)

Meet the Author

Born in Catania, Melissa P. lives in the village of Aci Castello in Sicily. She is now eighteen years old, and about to leave high school. Los Cien Golpes is her first novel.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >

Los cien golpes (100 Strokes of the Brush Before Bed) 3.5 out of 5 based on 0 ratings. 2 reviews.
Anonymous More than 1 year ago
Un libro muy bueno en base a la veracidad con la que esta narrado. No tiene un mito de cuento de hadas sino la cruda realidad de la experiencia de relaciones sexuales y amorosas y como tales afectan a la joven protagonista...
Anonymous More than 1 year ago
Its a good read but very graffic