Los siete principios para hacer que el matrimonio funcione

Overview

John M. Gottman ha revolucionado el estudio del matrimonio utilizando procesos rigurosamente científicos para la observación de los hábitos de las parejas a través de muchos años en un detalle sin precedentes. Aquí está la culminación de una vida de trabajo: los siete principios que guían a las parejas en el camino hacia relaciones duraderas y armoniosas. Directo en su método, pero a la vez profundo en sus resultados, estos principios enseñan asombrosas nuevas estrategias para hacer que el matrimonio funcione. ...

See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$12.57
BN.com price
(Save 16%)$15.00 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (15) from $8.18   
  • New (9) from $8.18   
  • Used (6) from $8.28   
Sending request ...

Overview

John M. Gottman ha revolucionado el estudio del matrimonio utilizando procesos rigurosamente científicos para la observación de los hábitos de las parejas a través de muchos años en un detalle sin precedentes. Aquí está la culminación de una vida de trabajo: los siete principios que guían a las parejas en el camino hacia relaciones duraderas y armoniosas. Directo en su método, pero a la vez profundo en sus resultados, estos principios enseñan asombrosas nuevas estrategias para hacer que el matrimonio funcione. Gottman ayuda a las parejas a concentrarse el uno en el otro, a prestar atención al día a día y a los pequeños detalles que, puestos juntos, forman el corazón y el alma de cualquier relación. Acompañado de ejercicios y cuestionarios prácticos Los siete principios para hacer que el matrimonio funcione es la guía definitiva para cualquiera que quiera que su relación alcance su máximo potencial.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780307739704
  • Publisher: Knopf Doubleday Publishing Group
  • Publication date: 11/2/2010
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 288
  • Sales rank: 462,844
  • Product dimensions: 5.20 (w) x 8.00 (h) x 0.65 (d)

Meet the Author

John M. Gottman es profesor de psicología en la Universidad de Washington y codirector del Seattle Marital and Family Institute. Ha publicado más de cien artículos y decenas de libros, y en diversas ocasiones ha sido galardonado por su importante contribución al estudio de la pareja y la familia.
 
Nan Silver es redactora de la revista Parents. Ha sido directora de la revista Health, autora del libro Normas educativas para padres responsables y coautora del libro Why Marriages Succeed or Fail.
Read More Show Less

Read an Excerpt

1

En el laboratorio del amor:
la verdad sobre los matrimonios felices

Es una mañana insólitamente clara en Seattle. Mark y Janice Gordon se sientan a desayunar. A través del ventanal del apartamento se ven las aguas de Montlake, de un intenso color azul. Algunas personas corren por el parque y los gansos pasean junto al lago. Mark y Janice disfrutan de la vista tanto como de sus tostadas, mientras comparten el periódico dominical. Más tarde Mark probablemente se pondrá a ver un partido de fútbol mientras que Janice charla por teléfono con su madre, en St. Louis.

Todo parece normal dentro de este apartamento... Hasta que advertimos las tres videocámaras instaladas en la pared, los micrófonos sujetos a la ropa de Mark y Janice, y los monitores Holter en torno a sus pechos. El bonito estudio no es en realidad la casa de Mark y Janice, sino un laboratorio de la Universidad de Washington en Seattle, donde durante dieciséis años he encabezado la investigación más extensiva e innovadora jamás realizada sobre el matrimonio y el divorcio.

Como parte de uno de nuestros estudios, Mark y Janice (junto con otras 49 parejas seleccionadas al azar) se ofrecieron voluntarios para pasar una noche en nuestro apartamento, conocido cariñosamente como el laboratorio del amor. Sus instrucciones eran actuar con toda la naturalidad posible, a pesar de que mi equipo de científicos los observaban desde detrás del espejo de la cocina, las cámaras grababan todas sus palabras y expresiones y los sensores captaban en sus cuerpos cualquier señal de tensión o relajación, tal como el latido de su corazón. Para preservar la intimidad básica, las parejas son monitorizadas sólo desde las nueve de la mañana a las nueve de la noche, y nunca cuando están en el cuarto de baño.

El apartamento está equipado con un sofá cama, cocina, teléfono, televisión, vídeo y reproductor de CD. Las parejas deben traer su propia comida, sus periódicos, sus ordenadores portátiles, labores de punto, incluso sus animales: todo lo que necesiten para vivir un fin de semana corriente.

Mi objetivo es nada menos que descubrir la verdad sobre el matrimonio, responder por fin las cuestiones que durante tanto tiempo nos hemos planteado: ¿Por qué a veces el matrimonio es tan difícil? ¿Por qué algunas relaciones funcionan, mientras que en otras se oye un tic tac como en una bomba de relojería? ¿Y cómo podemos evitar que un matrimonio se hunda? ¿O cómo podemos rescatar un matrimonio que naufraga?

PREDECIR EL DIVORCIO
CON UNA PRECISIÓN DEL 91%

Después de años de investigación puedo por fin responder a estas cuestiones. De hecho ahora puedo predecir si una pareja seguirá felizmente unida o se separará. Y soy capaz de hacer esta predicción después de escuchar a la pareja en nuestro laboratorio del amor durante cinco minutos. Mi precisión en estas predicciones es de un 91 por ciento, en tres estudios distintos. En otras palabras, en un 91 por ciento de los casos en que he predicho si un matrimonio triunfará o fracasará, el tiempo me ha dado la razón. Estas predicciones no se basan en mi intuición o mis nociones preconcebidas sobre lo que debería ser un matrimonio, sino en los datos que he reunido durante años de estudio.

Al principio el lector se verá tentado de despreciar mis resultados, pensando que no son más que otra larga serie de teorías de moda. Lo cierto es que es normal que nos mostremos escépticos cuando alguien nos asegura haber averiguado qué hace que un matrimonio dure y cómo podemos rescatar el nuestro o asegurarlo a prueba de divorcios. Muchas personas se consideran expertas en el tema del matrimonio y están más que dispuestas a darnos su opinión sobre cómo formar una unión perfecta.

Pero ésa es la palabra clave: opinión. Antes de los avances ofrecidos por mi investigación, lo único con que contaban los expertos para ayudar a las parejas era su opinión, su punto de vista. Y aquí incluyo a todos los consejeros cualificados, con talento y con estudios. Por lo general, cualquier terapeuta responsable se basa en su formación profesional y su experiencia, su intuición, su historia familiar, tal vez incluso sus convicciones religiosas. Pero ninguno se basa en pruebas científicas. Porque hasta ahora no había datos científicos rigurosos que explicasen por qué algunos matrimonios tienen éxito mientras que otros fracasan.

Con toda la fama que ha merecido mi capacidad para predecir divorcios, los descubrimientos más gratificantes obtenidos de mis estudios son los siete principios que impiden que un matrimonio fracase.

MATRIMONIOS EMOCIONALMENTE INTELIGENTES

Lo que hace que un matrimonio funcione es muy sencillo. Las parejas felizmente casadas no son más listas, más ricas o más astutas psicológicamente que otras. Pero en sus vidas cotidianas han adquirido una dinámica que impide que sus pensamientos y sentimientos negativos sobre el compañero (que existen en todas las parejas) ahoguen los positivos. Es lo que llamo un matrimonio emocionalmente inteligente.

Puedo predecir si una pareja se divorciará después de observarla y escucharla durante cinco minutos.

Recientemente la inteligencia emocional ha sido ampliamente reconocida como un factor importante para predecir las posibilidades de éxito de un niño. Un niño que está en contacto con sus emociones, y sabe comprender a los demás y relacionarse con ellos, tiene un futuro prometedor sea cual sea su coeficiente intelectual académico. Lo mismo rige para los matrimonios. Una pareja emocionalmente inteligente (es decir, que sabe comprender y respetar al compañero y la relación), tiene más probabilidades de ser feliz en su unión.

De la misma manera que los padres pueden enseñar a los hijos a ser emocionalmente inteligentes, una pareja puede aprender también esta habilidad. Tan sencillo como suena. La inteligencia emocional puede impedir que una pareja entre en las estadísticas de divorcios.

¿POR QUÉ SALVAR TU MATRIMONIO?

Las estadísticas de divorcios arrojan cifras muy serias. Las posibilidades de que un primer matrimonio acabe en divorcio en un período de cuarenta años es del 67 por ciento. La mitad de los divorcios se producen durante los primeros siete años. Algunos estudios establecen que el índice de divorcios para segundos matrimonios es un 10 por ciento más alto que el de los primeros matrimonios. Las posibilidades de divorcio son tantas que todas las parejas casadas —incluyendo aquellas satisfechas con su relación— deberían hacer un esfuerzo extra para mantener sólido su matrimonio.

Una de las razones más tristes por las que un matrimonio fracasa es que ninguno de los cónyuges reconoce su valor hasta que es demasiado tarde. Sólo después de firmar los documentos, repartir los muebles y alquilar apartamentos separados se dan cuenta de lo mucho que han perdido. A menudo un buen matrimonio se da por sentado, no se valora, y no se le dedica el respeto y el cuidado que merece y necesita. Algunas personas pueden pensar que divorciarse o languidecer en una relación infeliz no es nada serio, tal vez incluso lo consideren «moderno». Pero ahora contamos con suficientes pruebas documentales para saber lo dañino que puede resultar para todas las personas implicadas.

Gracias al trabajo de investigadores como Lois Verbrugge y James House, ambos de la Universidad de Michigan, sabemos ahora que un matrimonio infeliz aumenta en un 35 por ciento las posibilidades de caer enfermo, e incluso acortar nuestra vida en un período medio de cuatro años. Por el contrario, las personas felizmente casadas viven más tiempo y disfrutan de mejor salud que las divorciadas o aquellas involucradas en una relación infeliz. Los científicos saben con seguridad que estas diferencias existen, pero todavía no sabemos exactamente por qué.

Parte de la respuesta puede ser que en un matrimonio infeliz experimentamos un estímulo fisiológico crónico y difuso. En otras palabras, nos sentimos estresados físicamente y a menudo también emocionalmente. Esto supone un desgaste extra para el cuerpo y la mente, que a su vez puede desarrollar una variedad de enfermedades físicas, incluyendo hipertensión o enfermedades coronarias, y diversos trastornos psicológicos, como ansiedad, depresión, suicidio, violencia, psicosis, homicidio o drogadicción.

No es sorprendente que las parejas felizmente casadas muestren un índice mucho más bajo en estas enfermedades. Estas parejas tienden a ser más conscientes de la salud. Los investigadores apuntan que esto se debe a que los cónyuges mantienen el uno sobre el otro regulares chequeos, cuidando de que se tomen las medicinas necesarias, se coma de forma sana, etc.

Las personas casadas viven cuatro años más que las que no lo están.

Recientemente descubrimos en mi laboratorio pruebas preliminares de que un buen matrimonio nos hace más sanos beneficiando directamente nuestro sistema inmunológico, que estimula las defensas del cuerpo contra la enfermedad. Hace unos diez años que los investigadores saben que el divorcio puede inhibir las funciones del sistema inmunológico. Teóricamente, al disminuir la capacidad del organismo de luchar contra invasiones de agentes externos, quedamos más vulnerables a enfermedades infecciosas y cánceres. Ahora hemos descubierto que lo contrario también es verdad: las parejas felizmente casadas no sólo evitan esta disminución de la capacidad inmunológica, sino que pueden experimentar un aumento de la misma.

Después de estudiar las respuestas inmunológicas de las cincuenta parejas que pasaron una noche en el laboratorio del amor, descubrimos una notable diferencia entre las que estaban satisfechas de su matrimonio y aquellas cuya respuesta emocional ante el cónyuge era neutral o infeliz. Utilizamos muestras de sangre de todos los sujetos para comprobar las respuestas de los glóbulos blancos, la principal arma defensiva del sistema inmunológico. En general, los hombres y mujeres felizmente casados mostraban mayor proliferación de glóbulos blancos ante una invasión de agentes externos.

Probamos también la efectividad de otros guardianes del sistema inmunológico: las células encargadas de destruir células del organismo que han sido dañadas o alteradas (como las infectadas o las cancerosas), y que limitan el crecimiento de tumores. Una vez más, los sujetos satisfechos con su matrimonio contaban con más células de esta clase.

Habrá que realizar más estudios antes de que los científicos puedan confirmar que este estímulo del sistema inmunológico es uno de los mecanismos mediante los cuales un buen matrimonio beneficia nuestra salud y aumenta la longevidad. Pero lo más importante es que sabemos que un buen matrimonio ejerce este efecto. De hecho, estoy convencido de que si los entusiastas del ejercicio dedicaran un 10 por ciento del tiempo que pasan en el gimnasio a cuidar de su matrimonio, en lugar de sus cuerpos, su salud se vería mucho más beneficiada.

Cuando un matrimonio comienza a hundirse, no son los cónyuges los únicos que sufren. Los hijos padecen igualmente. En un estudio que realicé con 63 niños en edad preescolar comprobamos que aquellos que vivían en sus hogares una gran hostilidad matrimonial sufrían elevados niveles de estrés, en comparación con los otros niños. No sabemos cuáles serán las repercusiones de este estrés, pero sí es cierto que esta indicación biológica de tensión se reflejaba en su comportamiento. Seguimos a los sujetos hasta la edad de quince años y averiguamos que entre ellos existía un mayor índice de absentismo escolar, depresión, rechazo a los compañeros, problemas de comportamiento (sobre todo agresión), malas calificaciones e incluso fracaso escolar.

Una conclusión importante derivada de estos descubrimientos es que no es sensato aguantar un mal matrimonio por el bien de los hijos. Es claramente dañino criar niños en un hogar dominado por la hostilidad entre los padres. Un divorcio pacífico es mejor que un matrimonio en guerra. Por desgracia, los divorcios rara vez son pacíficos. La mutua hostilidad entre los padres suele mantenerse después de la ruptura. Por esta razón, los hijos de divorciados arrojan resultados tan malos como los que viven bajo el fuego cruzado de un mal matrimonio.

Read More Show Less

First Chapter

Los siete principios para hacer que el matrimonio funcione


By John Gottman, Ph.D.

Vintage

Copyright © 2010 John Gottman, Ph.D.
All right reserved.

ISBN: 9780307739704

1

En el laboratorio del amor:
la verdad sobre los
matrimonios felices

Es una mañana insólitamente clara en Seattle. Mark y Janice Gordon se sientan a desayunar. A través del ventanal del apartamento se ven las aguas de Montlake, de un intenso color azul. Algunas personas corren por el parque y los gansos pasean junto al lago. Mark y Janice disfrutan de la vista tanto como de sus tostadas, mientras comparten el periódico dominical. Más tarde Mark probablemente se pondrá a ver un partido de fútbol mientras que Janice charla por teléfono con su madre, en St. Louis.

Todo parece normal dentro de este apartamento... Hasta que advertimos las tres videocámaras instaladas en la pared, los micrófonos sujetos a la ropa de Mark y Janice, y los monitores Holter en torno a sus pechos. El bonito estudio no es en realidad la casa de Mark y Janice, sino un laboratorio de la Universidad de Washington en Seattle, donde durante dieciséis años he encabezado la investigación más extensiva e innovadora jamás realizada sobre el matrimonio y el divorcio.

Como parte de uno de nuestros estudios, Mark y Janice (junto con otras 49 parejas seleccionadas al azar) se ofrecieron voluntarios para pasar una noche en nuestro apartamento, conocido cariñosamente como el laboratorio del amor. Sus instrucciones eran actuar con toda la naturalidad posible, a pesar de que mi equipo de científicos los observaban desde detrás del espejo de la cocina, las cámaras grababan todas sus palabras y expresiones y los sensores captaban en sus cuerpos cualquier señal de tensión o relajación, tal como el latido de su corazón. Para preservar la intimidad básica, las parejas son monitorizadas sólo desde las nueve de la mañana a las nueve de la noche, y nunca cuando están en el cuarto de baño.

El apartamento está equipado con un sofá cama, cocina, teléfono, televisión, vídeo y reproductor de CD. Las parejas deben traer su propia comida, sus periódicos, sus ordenadores portátiles, labores de punto, incluso sus animales: todo lo que necesiten para vivir un fin de semana corriente.

Mi objetivo es nada menos que descubrir la verdad sobre el matrimonio, responder por fin las cuestiones que durante tanto tiempo nos hemos planteado: ¿Por qué a veces el matrimonio es tan difícil? ¿Por qué algunas relaciones funcionan, mientras que en otras se oye un tic tac como en una bomba de relojería? ¿Y cómo podemos evitar que un matrimonio se hunda? ¿O cómo podemos rescatar un matrimonio que naufraga?

PREDECIR EL DIVORCIO
CON UNA PRECISIÓN DEL 91%

Después de años de investigación puedo por fin responder a estas cuestiones. De hecho ahora puedo predecir si una pareja seguirá felizmente unida o se separará. Y soy capaz de hacer esta predicción después de escuchar a la pareja en nuestro laboratorio del amor durante cinco minutos. Mi precisión en estas predicciones es de un 91 por ciento, en tres estudios distintos. En otras palabras, en un 91 por ciento de los casos en que he predicho si un matrimonio triunfará o fracasará, el tiempo me ha dado la razón. Estas predicciones no se basan en mi intuición o mis nociones preconcebidas sobre lo que debería ser un matrimonio, sino en los datos que he reunido durante años de estudio.

Al principio el lector se verá tentado de despreciar mis resultados, pensando que no son más que otra larga serie de teorías de moda. Lo cierto es que es normal que nos mostremos escépticos cuando alguien nos asegura haber averiguado qué hace que un matrimonio dure y cómo podemos rescatar el nuestro o asegurarlo a prueba de divorcios. Muchas personas se consideran expertas en el tema del matrimonio y están más que dispuestas a darnos su opinión sobre cómo formar una unión perfecta.

Pero ésa es la palabra clave: opinión. Antes de los avances ofrecidos por mi investigación, lo único con que contaban los expertos para ayudar a las parejas era su opinión, su punto de vista. Y aquí incluyo a todos los consejeros cualificados, con talento y con estudios. Por lo general, cualquier terapeuta responsable se basa en su formación profesional y su experiencia, su intuición, su historia familiar, tal vez incluso sus convicciones religiosas. Pero ninguno se basa en pruebas científicas. Porque hasta ahora no había datos científicos rigurosos que explicasen por qué algunos matrimonios tienen éxito mientras que otros fracasan.

Con toda la fama que ha merecido mi capacidad para predecir divorcios, los descubrimientos más gratificantes obtenidos de mis estudios son los siete principios que impiden que un matrimonio fracase.

MATRIMONIOS EMOCIONALMENTE INTELIGENTES

Lo que hace que un matrimonio funcione es muy sencillo. Las parejas felizmente casadas no son más listas, más ricas o más astutas psicológicamente que otras. Pero en sus vidas cotidianas han adquirido una dinámica que impide que sus pensamientos y sentimientos negativos sobre el compañero (que existen en todas las parejas) ahoguen los positivos. Es lo que llamo un matrimonio emocionalmente inteligente.

Puedo predecir si una pareja se divorciará después de
observarla y escucharla durante cinco minutos.

Recientemente la inteligencia emocional ha sido ampliamente reconocida como un factor importante para predecir las posibilidades de éxito de un niño. Un niño que está en contacto con sus emociones, y sabe comprender a los demás y relacionarse con ellos, tiene un futuro prometedor sea cual sea su coeficiente intelectual académico. Lo mismo rige para los matrimonios. Una pareja emocionalmente inteligente (es decir, que sabe comprender y respetar al compañero y la relación), tiene más probabilidades de ser feliz en su unión.

De la misma manera que los padres pueden enseñar a los hijos a ser emocionalmente inteligentes, una pareja puede aprender también esta habilidad. Tan sencillo como suena. La inteligencia emocional puede impedir que una pareja entre en las estadísticas de divorcios.

¿POR QUÉ SALVAR TU MATRIMONIO?

Las estadísticas de divorcios arrojan cifras muy serias. Las posibilidades de que un primer matrimonio acabe en divorcio en un período de cuarenta años es del 67 por ciento. La mitad de los divorcios se producen durante los primeros siete años. Algunos estudios establecen que el índice de divorcios para segundos matrimonios es un 10 por ciento más alto que el de los primeros matrimonios. Las posibilidades de divorcio son tantas que todas las parejas casadas —incluyendo aquellas satisfechas con su relación— deberían hacer un esfuerzo extra para mantener sólido su matrimonio.

Una de las razones más tristes por las que un matrimonio fracasa es que ninguno de los cónyuges reconoce su valor hasta que es demasiado tarde. Sólo después de firmar los documentos, repartir los muebles y alquilar apartamentos separados se dan cuenta de lo mucho que han perdido. A menudo un buen matrimonio se da por sentado, no se valora, y no se le dedica el respeto y el cuidado que merece y necesita. Algunas personas pueden pensar que divorciarse o languidecer en una relación infeliz no es nada serio, tal vez incluso lo consideren «moderno». Pero ahora contamos con suficientes pruebas documentales para saber lo dañino que puede resultar para todas las personas implicadas.

Gracias al trabajo de investigadores como Lois Verbrugge y James House, ambos de la Universidad de Michigan, sabemos ahora que un matrimonio infeliz aumenta en un 35 por ciento las posibilidades de caer enfermo, e incluso acortar nuestra vida en un período medio de cuatro años. Por el contrario, las personas felizmente casadas viven más tiempo y disfrutan de mejor salud que las divorciadas o aquellas involucradas en una relación infeliz. Los científicos saben con seguridad que estas diferencias existen, pero todavía no sabemos exactamente por qué.

Parte de la respuesta puede ser que en un matrimonio infeliz experimentamos un estímulo fisiológico crónico y difuso. En otras palabras, nos sentimos estresados físicamente y a menudo también emocionalmente. Esto supone un desgaste extra para el cuerpo y la mente, que a su vez puede desarrollar una variedad de enfermedades físicas, incluyendo hipertensión o enfermedades coronarias, y diversos trastornos psicológicos, como ansiedad, depresión, suicidio, violencia, psicosis, homicidio o drogadicción.

No es sorprendente que las parejas felizmente casadas muestren un índice mucho más bajo en estas enfermedades. Estas parejas tienden a ser más conscientes de la salud. Los investigadores apuntan que esto se debe a que los cónyuges mantienen el uno sobre el otro regulares chequeos, cuidando de que se tomen las medicinas necesarias, se coma de forma sana, etc.

Las personas casadas viven cuatro años más
que las que no lo están.


Recientemente descubrimos en mi laboratorio pruebas preliminares de que un buen matrimonio nos hace más sanos beneficiando directamente nuestro sistema inmunológico, que estimula las defensas del cuerpo contra la enfermedad. Hace unos diez años que los investigadores saben que el divorcio puede inhibir las funciones del sistema inmunológico. Teóricamente, al disminuir la capacidad del organismo de luchar contra invasiones de agentes externos, quedamos más vulnerables a enfermedades infecciosas y cánceres. Ahora hemos descubierto que lo contrario también es verdad: las parejas felizmente casadas no sólo evitan esta disminución de la capacidad inmunológica, sino que pueden experimentar un aumento de la misma.

Después de estudiar las respuestas inmunológicas de las cincuenta parejas que pasaron una noche en el laboratorio del amor, descubrimos una notable diferencia entre las que estaban satisfechas de su matrimonio y aquellas cuya respuesta emocional ante el cónyuge era neutral o infeliz. Utilizamos muestras de sangre de todos los sujetos para comprobar las respuestas de los glóbulos blancos, la principal arma defensiva del sistema inmunológico. En general, los hombres y mujeres felizmente casados mostraban mayor proliferación de glóbulos blancos ante una invasión de agentes externos.

Probamos también la efectividad de otros guardianes del sistema inmunológico: las células encargadas de destruir células del organismo que han sido dañadas o alteradas (como las infectadas o las cancerosas), y que limitan el crecimiento de tumores. Una vez más, los sujetos satisfechos con su matrimonio contaban con más células de esta clase.

Habrá que realizar más estudios antes de que los científicos puedan confirmar que este estímulo del sistema inmunológico es uno de los mecanismos mediante los cuales un buen matrimonio beneficia nuestra salud y aumenta la longevidad. Pero lo más importante es que sabemos que un buen matrimonio ejerce este efecto. De hecho, estoy convencido de que si los entusiastas del ejercicio dedicaran un 10 por ciento del tiempo que pasan en el gimnasio a cuidar de su matrimonio, en lugar de sus cuerpos, su salud se vería mucho más beneficiada.

Cuando un matrimonio comienza a hundirse, no son los cónyuges los únicos que sufren. Los hijos padecen igualmente. En un estudio que realicé con 63 niños en edad preescolar comprobamos que aquellos que vivían en sus hogares una gran hostilidad matrimonial sufrían elevados niveles de estrés, en comparación con los otros niños. No sabemos cuáles serán las repercusiones de este estrés, pero sí es cierto que esta indicación biológica de tensión se reflejaba en su comportamiento. Seguimos a los sujetos hasta la edad de quince años y averiguamos que entre ellos existía un mayor índice de absentismo escolar, depresión, rechazo a los compañeros, problemas de comportamiento (sobre todo agresión), malas calificaciones e incluso fracaso escolar.

Una conclusión importante derivada de estos descubrimientos es que no es sensato aguantar un mal matrimonio por el bien de los hijos. Es claramente dañino criar niños en un hogar dominado por la hostilidad entre los padres. Un divorcio pacífico es mejor que un matrimonio en guerra. Por desgracia, los divorcios rara vez son pacíficos. La mutua hostilidad entre los padres suele mantenerse después de la ruptura. Por esta razón, los hijos de divorciados arrojan resultados tan malos como los que viven bajo el fuego cruzado de un mal matrimonio.

Continues...

Excerpted from Los siete principios para hacer que el matrimonio funcione by John Gottman, Ph.D. Copyright © 2010 by John Gottman, Ph.D.. Excerpted by permission of Vintage, a division of Random House, Inc.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)