Misterio en navidad

Overview

Las navidades son las fiestas más bonitas del año, pero para Randy y sus amigos, aquellas se convirtieron en una impresionante aventura. Están aislados en una vivienda en medio de la nieve. Sólo hay otra casa frente a ellos. Dicen que está vacía, pero ellos han podido ver como la luz se filtra a través de las persianas. Allí hay alguien, y decidieron desvelarlo. No se puede imaginar cómo termina esta historia. Es otra emocionante aventura de Randy y sus amigos, esta vez una historia navideña que te hará temblar y...

See more details below
Available through our Marketplace sellers.
Other sellers (Paperback)
  • All (3) from $5.49   
  • New (2) from $7.80   
  • Used (1) from $5.49   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing 1 – 1 of 2
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$7.80
Seller since 2007

Feedback rating:

(23428)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

New
BRAND NEW

Ships from: Avenel, NJ

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing 1 – 1 of 2
Close
Sort by
Sending request ...

Overview

Las navidades son las fiestas más bonitas del año, pero para Randy y sus amigos, aquellas se convirtieron en una impresionante aventura. Están aislados en una vivienda en medio de la nieve. Sólo hay otra casa frente a ellos. Dicen que está vacía, pero ellos han podido ver como la luz se filtra a través de las persianas. Allí hay alguien, y decidieron desvelarlo. No se puede imaginar cómo termina esta historia. Es otra emocionante aventura de Randy y sus amigos, esta vez una historia navideña que te hará temblar y reír.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9788492726806
  • Publisher: Nelson, Thomas, Inc.
  • Publication date: 10/11/2011
  • Language: Spanish
  • Pages: 144
  • Product dimensions: 5.50 (w) x 8.30 (h) x 0.50 (d)

Meet the Author

José Luis Navajo,Tras muchos años de pastorado, en la actualidad es conferenciante en ámbitos internacionales y ejerce como profesor en el Seminario Bíblico de Fe. Es comentarista en diversos programas radiofónicos y es columnista en publicaciones digitales. Su otra gran vocación es la literatura, con dieciséis libros publicados. Lleva treinta años casado con su esposa, Gene, con quien tiene dos hijas: Querit y Miriam.

Read More Show Less

Read an Excerpt

MISTERIO en Navidad


By José Luis Navajo

Thomas Nelson

Copyright © 2011 José Luis Navajo
All right reserved.

ISBN: 978-84-92726-92-9


Chapter One

LA TORTURA DE LOS EXÁMENES

¡¡Estoy hasta la coronilla de tanto estudiar!!

¡¡Los exámenes tenían que estar prohibidos porque pueden traumatizar a los niños!!

Vaya, ¡menuda frasecita me ha salido!

Pero es la pura verdad. Con tanto libro y tanto estudio seguro que pillo uno de esos cookies que te dejan tocada para toda la vida.

¡Ah, hola! Perdóname, estoy tan estresada que hasta se me olvidaba presentarme.

Soy Miriam y tengo doce años. A lo mejor ya me conoces de aquella aventura tan flipante que viví en el Campamento Misterioso.

Desde entonces he crecido un poquito; aunque sería más correcto decir que soy un poco más mayor, porque lo que se dice creceeer ... sigo siendo la más bajita de mi clase, que es 6° B.

Antes estaba deseando ser mayor, pero ahora me doy cuenta de que es un verdadero rollo, solo se tienen responsabilidades y quebraderos de cabeza. Por ejemplo, este año me está tocando estudiar mucho más que el pasado.

Pero lo de estos últimos días es demasiado. Imagínate, me levanto a repasar cuando todos están durmiendo y por la noche, cuando ya no queda despierto ni el gato, yo todavía sigo estudiando.

¡Así durante toda una semana!

Algunas veces mi madre se compadece de mí, y antes de acostarse viene con un vaso de Nesquik.

La otra noche, al traérmelo, pasó su mano por mi cabeza con mucho cariño, mientras me decía:

- Pobre hija mía ... ¡cuánto tiene que estudiar!

Yo la miré y puse el gesto de Bambi ultratriste.

- Estoy molida –dije con mi carita de dar pena-. Tengo un sueñooo ...

Pero de repente ella cambió. Fue alucinante; algo así como el doctor Jeckill and Mister Hyde. Sacó otra personalidad y empezó a decirme:

- Mira guapa, si tienes que pegarte este atracón de libros es porque quieres. Porque si estudiases un poquito cada día, no sería necesario que ahora vivieras de noche, como los vampiros.

Me ralló cantidad, así que me bebí el Nesquik de un trago y volví a hincar mis codos para ver si se daba cuenta de que estaba muy ocupada y no era momento de soltar sermones; pero ella seguía:

- Además, que sepas que por tu culpa tampoco podemos descansar los demás ... porque, dime, ¿crees que yo me puedo dormir tranquila, sabiendo que tú estás aquí estudiando? ¿Tanto trabajo te cuesta dedicar todos los días un rato a estudiar para no tener que pegarte ahora este atracón?

- Mira, mamá –le contesté para poner fin al sermón-, no puedo estudiar todos los días, porque estudiar es una tortura, y yo prefiero pasarla ahora, toda de una vez, antes que ser torturada todos los días del curso.

Pero mi madre no lo entiende. Además yo creo que mi respuesta le picó la moral, porque enseguida me contestó:

- Bueno hija, pues que te aproveche el atracón de libros. Sarna con gusto no pica.

Y se fue a la cama sin una pizquita de remordimiento.

No tengo ni idea de que significa eso de la sarna y el picor, pero tampoco se lo pregunté porque se habría vuelto a enrollar.

Este sábado, por la tarde, estuve un rato con Noa, Dani y Josué, pero volví muy pronto a casa porque el lunes tengo dos exámenes. Imagínate como me sentí al ver que ellos se quedaban en el parque, con una bolsa de chuches de ocho euros, y yo tenía que irme a estudiar.

El que más lo sintió fue Randy, el perrito de Dani. Echó a correr detrás de mí, porque el pobrecito pensaba que estaba jugando, pero viendo que me marchaba y no era un juego, se sentó en el suelo y se quedó mirándome con la cabeza ladeada y ojitos de pena.

- Lo siento mucho, Randy –le dije, acercándome y acariciándole la cabecita-, tengo que irme a estudiar, pero te prometo que la semana que viene jugaremos un montón.

Después de una hora pegándole a las mates, me notaba mazo de agobiada, así que cerré el libro de golpe y salí a la terraza.

El frío casi me cortó la respiración. Me apreté muy fuerte bajo mi bata rosa y de mi boca comenzaron a salir nubecitas de vaho, y es que llevamos un invierno con un frío que pela, en el colegio no nos quitamos el abrigo en todo el día. Para que te hagas una idea, el otro día Nacho intentó escribir con los guantes puestos, y le salieron unas letras más grandes que camiones.

Hablando de Nacho, ¿te acuerdas de él y de sus preguntas?

Pues sigue siendo el mismo. El pobre no tiene remedio. Este curso es delegado de clase, pero lo pasa fatal cada vez que tiene que hablar con los profes o con los padres. Hace poco, al mirarle, noté que me guiñaba el ojo. Le di un codazo a Irene y le dije:

- Mira, Nacho está intentando ligar conmigo.

- Miriam -me dijo riéndose-, no es que Nacho esté por ti. Lo del ojo le pasa siempre que se pone nervioso. Dentro de una hora tiene una reunión con el AMPA para organizar la excursión a la granja escuela, y el pobre ya está nervioso.

Entonces observé que guiñaba el ojo a todas las chicas, y cuando vi que también se lo guiñaba a los chicos, comprendí que Irene tenía razón: Nacho no estaba por mí, lo que estaba era atacado de los nervios.

Volviendo a lo del frío, cuando peor lo llevo es por las mañanas, al ir al cole. ¿Sabes lo que me pasó un día? Pisé un charco congelado, resbalé y me di un porrazo alucinante. Lo que más dolió no fue el trasero, sino que me viera Ramón, el que me da un poco de su Phoskitos en el recreo.

- ¿Qué pasa Miriam? -me dijo riéndose- ¿Ahora te ha dado por el baile?

Durante todo el día no paró de meterse conmigo.

- Chicos –les dijo a los demás-, ¿sabéis que Miriam está ensayando para ir al «Mira quien baila»?

Me enfadé mucho, porque si yo quisiera reírme de él, no pararía en todo el día. Por ejemplo, ¿tú crees que puede haber otro caso perdido como Ramón? El otro día le preguntó el Chumi -para los que no lo sepan, el Chumi es el profe de Natu- que cuáles son las estaciones meteorológicas y ¿sabes lo que contestó?

- Hombre profe, las estaciones «metrológicas» son muchísimas, porque el metro tiene mazo de estaciones. Pero yo sólo conozco tres: La de Portazgo, porque es donde vivo, la de Sol, porque en Navidad voy a ver el Cortylandia y la de Carabanchel, donde vive mi tía Petra y mi amigo «el boñiga».

Y luego va y se ríe de mí porque me resbalo en el hielo.

Pero bueno, ya me estoy enrollando otra vez. Lo que yo quería contarte es que esto de los exámenes me trae por la calle de la amargura.

Vaya, ¿de qué me suena esa frase? ¡Ah, ya! Me la dijo mi madre el otro día, cuando me dejé otra vez la cama sin hacer y los calcetines colgados de la lámpara. «Miriam, me traes por la calle de la amargura». No entiende que de lo cansada que me acuesto sólo me quedan ganas de tirar los calcetines al aire y echarme a dormir, y cuando me levanto no tengo fuerzas para estirar las sábanas, ni para ponerme a buscar calcetines.

Menos mal que en medio de la tortura, en el cole a veces nos reímos un poco, porque hay cada episodio que es para partirse de la risa.

Chapter Two

PROFES DESESPERADOS

Por ejemplo, lo de Sergio fue flipante de verdad. El pobre es más inocente que un pitufo.

Como pasa mucho de estudiar, le están cateando en todas, así que el Chumi le dio una nota, diciéndole:

- Quiero que se la des a tus padres, para que sepan cómo te comportas en el colegio. Mañana me la devuelves firmada por ellos.

Pero en vez de dársela a sus padres, imitó la firma y devolvió la nota al profe.

Al ratito el Chumi le llamó:

- Sergio –le dijo-, está muy mal que falsifiques la firma de tus padres; pero ya que lo haces, por lo menos podías firmar con el nombre de ellos, y no con el tuyo.

¿Verdad que este chico no tiene remedio?

La pobre Delia sí que metió la pata en el examen de música. ¿Sabes qué le pasó?

La pregunta era: Enumera algunas bandas de música populares. Y ella contestó: Los Ñetas y los Latin King.

Luego quería justificarse delante de nosotros diciendo:

- Es que la Sargento York se ha pasado. Me ha preguntado lo más difícil.

¿Qué quien es la Sargento York?

Es la profe de música.

Mi madre me echó una buena bronca por llamarla así:

- Me parece una falta de respeto muy grande –me dijo muy enfadada-. Cada persona tiene un nombre y no está bien ir por la vida poniendo motes a los demás. Que sea la última vez.

- Pero mamá, es que todos la llaman así. Te prometo que no sé su nombre.

- Pues mañana mismo lo preguntas.

En cuanto llegué al colegio le pregunté a mi amiga Delia.

- ¿Cómo se llama la Sargento York?

Me miró con cara de sorpresa, se encogió de hombros y preguntó a Irene:

- ¿Cómo se llama la Sargento York?

Irene se rascó la cabeza, estuvo un rato pensando y miró a Alicia.

- ¿Cómo se llama la Sargento York?

Alicia nos miró con cara de alucinada y nos dijo:

- ¿De qué vais?, ¿estáis flipadas o qué?, pues, Sargento York. ¿Cómo queréis que se llame?

Desde entonces, cuando hablo de ella en casa, sólo digo: «la profe de música».

Pero volvamos al examen. Ese día estuvimos sembrados. No sé que nos pasó a todos, pero dimos la nota y nunca mejor dicho.

Mientras lo corregía, la profe no paraba de lanzar exclamaciones:

- ¡¡Dios mío, qué disparate!! ¡¡Válgame el Señor, lo que ha contestado éste ...!!

Casi acabó llorando, no sé si de pena o de la risa.

De repente se puso en pie y dijo:

- Esto ya es el colmo, tiene que verlo Don Desiderio.

Se fue en busca del director y le trajo a clase.

- Lo siento chicos, pero este examen es tan desastroso que no puedo llevarlo yo sola. Fíjese usted, Don Desiderio, lo que han contestado estos muchachos. ¡Qué respuestas, Dios mío! La primera pregunta era: Define lo que es una orquesta, e indica el esquema de distribución de los instrumentos y criterio de colocación de los mismos. Pues bien, va uno de estos pequeños delincuentes y responde: «La orquesta es cuando se guntan – así, como se lo leo, con "g"- mucha gente que toca, y toca la música. Los instrumentos se colocan, pues depende, unos en el hombro, otros en la boca y otros en las rodillas, esto último sobre todo cuando se ha acabado de tocar. Cuando se guntan para tocar, los más pequeños se colocan delante, por ejemplo el pito».

Don Desiderio tenía unas ganas enormes de reírse, pero por respeto a la «seño» no lo hizo. Animada por el silencio del director, continuó:

- Escuche ahora, señor director, les he pedido que me expliquen características generales de la música del renacimiento. Sencillo ¿verdad? Pues atento a la respuesta que ha dado un individuo: «Creo que hay un despiste en la pregunta, me parece que es la música del regimiento. Voy a contestar a esto. La música del regimiento es la que tocan los soldados cuando van a la guerra de conquista. Es muy importante y la tocan con cornetas y tambores».

Aquí Don Desiderio ya no pudo resistir los deseos de reírse, y comenzó a hacerlo, pero ante la mirada enfurecida de la profe, lo disimuló con un ataque de tos.

- Sólo le mencionaré una pregunta más; aunque, desde luego, ninguna parte del examen tiene desperdicio. Les pedí una serie de definiciones y fíjese usted lo que ha respondido un pequeño energúmeno de estos:

Barítono: el que lleva la barita para dirigir a los otros.

Tenor: es un cantante como Plácido Domingo.

Soprano: ese no lo sé.

Sinfonía: lo que tocan las orquestas.

Movimiento adagio: eso no lo trae mi libro.

Movimiento allegro: lo cantan los músicos cuando están contentos.

El director estaba congestionado de aguantarse la risa. Se marchó moviendo la cabeza, como intentando aparentar que estaba indignado, pero antes de salir nos guiñó el ojo. Yo creo que en el fondo le habíamos alegrado el día.

En fin, lo cierto es que ahora me veo hincando codos de lo lindo.

Yo te recomiendo que estudies todos los días un poco, así evitarás un empacho de libros como el que yo tengo ahora mismo ... pero claro, eso no voy a decírselo a mi madre.

De momento parece que mi esfuerzo va dando fruto. El otro día me pusieron un seis en mates, y eso me ilusionó un montón. En el recreo empecé a contárselo a todos y cuando me escuchó María, sacó de su libro de mates una hoja de cuadros diciendo:

- Mira, Miriam, ¡que casualidad! Yo tengo aquí mi examen de mates. ¡Anda, si me pusieron un nueve!

Me dio una rabia ...

Seguramente te habrás preguntado, «¿y que hacía María con su libro de mates en el recreo?».

Pues te voy a responder a esa pregunta, «estudiar».

Sí, así como lo oyes: María se baja el libro de mates al recreo para estudiar. Mientras los demás jugamos al escondite o al pilla-pilla, ella está en un rincón, resolviendo ecuaciones y practicando con los números quebrados. Si la hicieran un reconocimiento médico seguro que le sacaban que no es de este planeta.

No pude evitarlo, cuando María empezó a hacerse la chulita con su nueve en mates, abrí mi monedero, saqué una foto dedicada por David Bisbal y se la enseñé.

- ¡Anda!, mira María –le dije con mi sonrisa más inocente-, que casualidad, esta foto dice: «Para Miriam con un beso muy fuerte».

Ella está coladita por Bisbal, así que lo hice para que también tuviera un poco de envidia cochina. La verdad es que esa foto me la regaló un primo mío que estuvo en un concierto, y lo de la dedicatoria seguro que la escribió mi primo, pero eso no se lo voy a decir a María.

Bueno, volvamos a los exámenes. Mi madre me dijo que si aprobaba todas, me daría una sorpresa en estas vacaciones de Navidad, así que me estoy esforzando al máximo. Todo sea por la sorpresa.

Ella me diría:

- Miriam, no debes esforzarte en estudiar sólo por conseguir un premio sino porque tú vas a ser la más beneficiada el día de mañana. ¿O es que cuando seas mayor quieres trabajar mucho y ganar muy poco y que todos vivan mejor que tú?

Así te lo suelta, todo seguido. Sin puntos ni comas. No sé como es capaz de hablar tan deprisa sin pararse a respirar.

Bueno, pues este sábado, agobiada de estudiar, estaba apoyada en la barandilla de la terraza. El invierno era un fastidio ... muchísimo frío, muchísimos exámenes ... pero al girarme vi el árbol de Navidad que ya hemos colocado en el salón de casa. Las luces se encendían y apagaban. A su lado está el Belén con todas las figuritas.

Lo pasamos guay adornando el árbol y montando el Belén. Mi padre es el que más disfruta. Siempre le gusta meter sus muñequitos. Un año colocó diez cliks de Playmobil, bomberos, pero cuando mi madre lo vio los quitó rápidamente.

- Desde luego, José, eres increíble –le regañó-, ¿cómo se te ocurre meter a todo el cuerpo de bomberos delante del camello de Baltasar?

- Pero, cariño –insistía mi padre-, déjame ponerlos, no molestan a nadie y yo disfruto.

No consiguió meter a los bomberos en el Belén, pero cada año, cuando no le vemos, coloca allí las figuritas que nos salen en el roscón de reyes, así que no te extrañe ver a Bugs Bunny entre la mula y el buey, o a un pingüino en la puerta de la posada.

¿Qué le vamos a hacer? El hombre disfruta de esa manera.

Así que esta tarde de sábado aunque estaba agobiadita, al pararme frente al Belén y mirar las luces del árbol de Navidad, me di cuenta de que estábamos en mitad de diciembre, el mes más bonito del año.

Me entró una ilusión tremenda y me acordé de que ¡¡¡las vacaciones de Navidad se acercaban!!!

¡¡¡Qué guay!!!

Chapter Three

¡SE ACABARON LAS CLASES!

Entre exámenes y adornos navideños, fueron pasando los días y cuando me quise dar cuenta era 21 de diciembre.

Era el último día de cole, así que me levanté muy ilusionada. La noche anterior, al preparar la mochila, me aseguré de que no se me olvidara el spray de nieve.

Es curioso, pero ese día, que era cuando más cansada debía estar después de todos los exámenes, me desperté antes que nunca, y sin gotita de sueño. Mi madre alucinó cuando pasó a despertarme y vio la habitación vacía y la cama hecha.

Me encontró en la cocina, tomando mi tazón de leche con Krispis.

- Hija mía, así da gusto. Ojalá te levantaras todos los días con esas ganas ... ¿qué mosca te ha picado?

- No me ha picado ninguna mosca, mamá –respondí con mucha seriedad-. Lo que ocurre es que soy una niña muy responsable.

(Continues...)



Excerpted from MISTERIO en Navidad by José Luis Navajo Copyright © 2011 by José Luis Navajo. Excerpted by permission of Thomas Nelson. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

01 La tortura de los exámenes....................11
02 Profes desesperados....................17
03 ¡Se acabaron las clases!....................23
04 Una sorpresa genial....................29
05 Un lugar ideal para navidad....................35
06 La casa de enfrente....................43
07 Unos extraños vecinos....................51
08 Solos en casa....................59
09 Una visita en la noche....................69
10 ¡Atrapado!....................77
11 Noche de miedo....................85
12 Josué ha desaparecido....................93
13 La habitación oculta....................101
14 ¡¡Aparece!!....................107
15 Alfredo....................113
16 Una Nochebuena muy especial....................123
17 Navidad....................133
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)