Morir en el intento: La peor tragedia de inmigrantes en la historia de los Estados Unidos

Morir en el intento: La peor tragedia de inmigrantes en la historia de los Estados Unidos

4.0 2
by Jorge Ramos
     
 

View All Available Formats & Editions

La aterradora historia de un viaje sin regreso...

Cada día, cientos de personas toman incalculables riesgos para cruzar la frontera entre México y Estados Unidos en busca de trabajo y mejores oportunidades de vida. Pero para un grupo de inmigrantes que cruzó la frontera ilegalmente y se subió a un trailer la noche del 13

See more details below

Overview

La aterradora historia de un viaje sin regreso...

Cada día, cientos de personas toman incalculables riesgos para cruzar la frontera entre México y Estados Unidos en busca de trabajo y mejores oportunidades de vida. Pero para un grupo de inmigrantes que cruzó la frontera ilegalmente y se subió a un trailer la noche del 13 de mayo del 2003, este sueño se tornó en una tragedia.

Al menos 73 personas abordaron la parte de atrás de un camión que debía llevarlos de Harlingen, Texas hasta la ciudad de Houston, a unas 300 millas de distancia. Pero a las cuatro horas tuvo que detenerse cerca de la ciudad de Victoria, donde se abrieron las puertas del trailer para encontrar que varias personas, incluyendo un niño de 5 años, habían muerto por asfixia, deshidratación y un calor insoportable, y muchos de los sobrevivientes ya habían desaparecido.

Con la pasión y la minuciosidad que lo caracteriza, el periodista Jorge Ramos nos cuenta los detalles de esta desgarradora tragedia, a la vez que busca comprender cómo algo tan inhumano puede suceder en pleno siglo XXI. A través de entrevistas con cuatro sobrevivientes que tuvieron el valor de hablar de su experiencia, conversaciones con los familiares de los difuntos y un exhaustivo análisis del juicio a la persona responsable de esta tragedia y de las implicaciones del incidente en las políticas migratorias estadounidenses, Jorge Ramos relata uno de los episodios más tristes de la historia moderna de este país.

Read More

Editorial Reviews

Library Journal
In May 2003, 79 illegal immigrants from Mexico were found rammed together in a trailer truck; 19 subsequently died. Emmy Award-winning anchor Ramos reports. Copyright 2005 Reed Business Information.

Product Details

ISBN-13:
9780060789473
Publisher:
HarperCollins Publishers
Publication date:
06/13/2006
Edition description:
Spanish-language edition
Pages:
192
Sales rank:
409,877
Product dimensions:
5.31(w) x 8.00(h) x 0.43(d)

Read an Excerpt

Morir en el Intento

La Peor Tragedia de Immigrantes en la Historia de los Estados Unidos
By Jorge Ramos

HarperCollins Publishers, Inc.

Copyright © 2006 Jorge Ramos
All right reserved.

ISBN: 0060789476

Capitulo Uno

Cuando Se Abrieron Las Puertas

Olia a muerte.

Cuando el chofer Tyrone Williams abrio las puertas de su trailer en la madrugada del miercoles 14 de mayo de 2003, jamas se imagino encontrar a tantas personas. Y, peor aun, que varias de ellas estuvieran muertas. Pero era asi.

Tras halar la palanca que abria las puertas de la caja de su trailer de dieciocho ruedas, tuvo que hacerse a un lado para no ser arrollado por los inmigrantes que brincaban al piso en busca de aire y de vida. Algunos cuerpos cayeron inmoviles. Le basto una ojeada para darse cuenta de que las cosas no estaban bien.

Dentro del trailer, decenas de personas tiradas en el piso metalico. Unas estaban inconscientes, desmayadas, otras parecian dormir, y diecisiete estaban muertas. (Dos mas moririan despues en el hospital.) Sin embargo, en ese momento era imposible saber quienes habian perecido y quienes estaban al borde de la muerte. Eran alrededor de las dos de la manana. Nadie transitaba por este camino rural de Victoria, en el sur de Texas, a un lado de la carretera interestatal 77 (U.S. Highway 77).

El interior del trailer no tenia luz y no llevabanlinternas. Solo la luz de la luna despejaba el espeso manto de la oscuridad. El reflejo de las luces de una gasolinera se filtraba a traves de una de las puertas del trailer formando una fina linea blanquecina. Dentro, las sombras sugerian un amasijo de carnes sudadas y voluntades quebrantadas.

No todos brincaron del trailer. Caminando como zombis, algunos se dirigieron a la puerta del camion y bajaron con dificultad los tres o cuatro pies que los separaban del piso. Primero, se sentaban sobre la orilla del trailer, luego se empujaban. Varios se encontraban tan debiles, mareados y desorientados que se cayeron al bajar, a pesar de que no estaban a gran altura. Los que aun tenian un poco de fuerzas ayudaban a los otros. Al abrir las puertas, varios de los desmayados recobraron la conciencia y, con suma dificultad, se arrastraron hacia la salida. Los que se quedaron dentro del trailer apenas se movian.

Nunca sabremos con exactitud cuantas personas viajaban dentro del trailer. Al menos setenta y tres, si contamos a los diecinueve muertos y a los cincuenta y cuatro sobrevivientes que detuvo la policia. Entre los muertos se cuentan dieciseis mexicanos, un salvadoreno, un hondureno y un dominicano. Y entre los sobrevivientes se cuentan treinta y dos mexicanos, catorce hondurenos, siete salvadorenos y un nicaraguense.

Pero cuantos se escaparon? Se calcula que habia alrededor de ochenta personas dentro del trailer. Quizas mas. Algunos reportes de prensa sugieren que podrian haber sido mas de cien. No lo sabemos. Lo que es muy probable es que algunos de los sobrevivientes mas jovenes y fuertes hayan escapado tan pronto se abrieron las puertas. Era poco lo que hubieran podido ayudar si se quedaban ahi. Ademas, no conocian a casi nadie. No se crearon fuertes lazos de amistad entre los inmigrantes que iban dentro del trailer, ni existian vinculos familiares entre la mayoria. Desde luego, esa no era su principal preocupacion. Si lograban escaparse, se ahorraban el pago final a los coyotes.

El martes 13 de mayo fue uno de los dias mas calurosos vividos en el sur de Texas en la primavera de 2003. Poco despues del mediodia el termometro registro 91 grados Fahrenheit, un grado menos del record para esa fecha. No llovio, y la sensacion de calor se mantuvo a lo largo de la noche. Lo peor no era el calor, sino la humedad. En esa region del estado es posible empapar una camisa con sudor y humedad tras caminar tan solo una cuadra. La ropa se pega al cuerpo como si tuviera adhesivos. Era la mitad de la primavera, y se sentia. Cuando se abrieron las puertas del trailer, la madrugada del 14 de mayo, la temperatura habia descendido un poco: 74 grados Fahrenheit. Sin embargo, con una humedad relativa del 93 por ciento, equivalia a estar metido en una regadera.

Estas condiciones climatologicas hicieron del trailer un verdadero bano sauna. Las altas temperaturas del dia, sumadas a la humedad y al calor emanado por las decenas de cuerpos, convirtieron la caja del trailer en una trampa mortal. Es imposible saber a cuanto subio la temperatura dentro del camion. Sin embargo, un reporte de la agencia de noticias Associated Press, que cita a autoridades del area, sugiere que pudo haber llegado a los 173 grados Fahrenheit. No hay forma de comprobarlo.

La caja del trailer estaba totalmente sellada debido a su proposito comercial. Este tipo de trailers lleva, frecuentemente, mercancia perecedera: verduras, fruta, carne y otro tipo de alimentos. Mientras menos aire se cuele al interior del trailer, mas tiempo se mantiene intacto el contenido y mas lejos puede llevarse la mercancia. Estos camiones no estan equipados para transportar a seres humanos.

Las paredes, el techo, las puertas y el piso de la caja del trailer estaban forradas, primero con una capa de alumnio y luego con otra de un material insulante. Esto evita que la temperatura interior sea modificada drasticamente por el clima. Incluso si los inmigrantes hubieran podido perforar estas dos capas se habrian encontrado con las paredes de acero de la parte exterior del trailer. La caja, ademas, no se podia abrir por dentro. No habia escapatoria.

A pesar de que este tipo de trailers tiene un sistema de aire acondicionado para mantener refrigerada la carga, por alguna razon inexplicable, no se uso la noche del martes ni la madrugada del miercoles hasta que ya fue demasiado tarde. Varios de los inmigrantes notaron que el aire acondicionado empezo a funcionar unos momentos antes de que se abrieran las puertas. De nada sirvio.

Continues...


Excerpted from Morir en el Intento by Jorge Ramos Copyright © 2006 by Jorge Ramos. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >