BN.com Gift Guide

Ninguna Religion: Como cuidar tu vida interior

Overview

Este libro te ayudará a encontrar en los evangelios conceptos revolucionarios que serán como un verdadero golpe a tus rutinas, transformando tu relación con el Creador.
La vida abundante ofrecida por Jesús es mucho más que un listado de obligaciones y prohibiciones, es una emocionante realidad llena de frescura y aventura que sólo pueden disfrutar aquellos que no se dejan vencer por la religiosidad. Es curioso ver que los enfrentamientos más acalorados de Jesús, no los tuvo con ...

See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (11) from $4.65   
  • New (9) from $4.65   
  • Used (2) from $5.10   
Ninguna Religión: Como cuidar tu vida interior

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$5.99
BN.com price

Overview

Este libro te ayudará a encontrar en los evangelios conceptos revolucionarios que serán como un verdadero golpe a tus rutinas, transformando tu relación con el Creador.
La vida abundante ofrecida por Jesús es mucho más que un listado de obligaciones y prohibiciones, es una emocionante realidad llena de frescura y aventura que sólo pueden disfrutar aquellos que no se dejan vencer por la religiosidad. Es curioso ver que los enfrentamientos más acalorados de Jesús, no los tuvo con los corruptos de su época, sino con los pastores y líderes de la iglesia de entonces.
La religión suele hacernos perder el foco distorsionándonos la imagen de Dios, de los demás y de nosotros mismos. Muchos de nuestros conceptos y prácticas cristianas parten del error de pensar que Dios dijo algo que en realidad nunca dijo, alejándonos así de la esencia de la propuesta original de Jesús. La práctica diaria de nuestra fe puede estar infectada por la frialdad que surge de limitarse a cumplir con una serie de costumbres, por más buenas y cristianas que estas sean.
Fernando Altare te ayudará a entender la fe práctica, la que importa, la real, la que vale la pena ser vivida. Después de una lectura y reflexión profunda de estas líneas no quedarás indiferente a la emocionante aventura que significa caminar con Jesús.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780829761795
  • Publisher: Vida
  • Publication date: 3/26/2013
  • Language: Spanish
  • Series: Especialidades JuvenilesSeries Series
  • Pages: 160
  • Age range: 18 years
  • Product dimensions: 5.30 (w) x 8.40 (h) x 0.60 (d)

Meet the Author

Fernando Altare es el Director Nacional de Especialidades Juveniles en Argentina. Se ha capacitado ministerialmente en Estados Unidos y Singapur. Ha trabajado como líder de jóvenes por más de 15 años. Actualmente capacita líderes juveniles y es un orador requerido en diferentes países de Latinoamérica. Junto a su esposa y sus dos hijos vive en Santa Fe Argentina.
Read More Show Less

Read an Excerpt

No Religion

Especialidades Juveniles
By Fernando Altara

ZONDERVAN

Copyright © 2013 Fernando Altara
All right reserved.

ISBN: 978-0-8297-6179-5


Chapter One

¿RELIGIOSO YO? (EL CRISTIANO Y LA RELIGIOSIDAD)

Hay una pregunta que he tenido que contestar infinidad de veces en mi vida, en diferentes lugares y a distintas edades. Amigos, compañeros de estudio, de deportes, de trabajo o gente que ocasionalmente viajó conmigo, todos en algún momento quisieron saber: ¿De qué se trata tu religión?

Cada vez que me preguntan sobre mi religión me surgen dos sensaciones muy claras y a la vez opuestas. La primera es positiva. Me entusiasma que me den la oportunidad de explicar por unos pocos minutos la relación que tengo con Dios. (En el caso de algunas amistades ese es un momento que siempre espero y trato de generar). La otra sensación es de tristeza y frustración. ¿Por qué será que casi en el 100% de los casos tenemos que estar explicándoles a nuestros amigos que en realidad lo que Jesús vino a proponernos no es ninguna religión? ¿Acaso no se nota al vernos vivir? ¿Soy yo el problema? ¿Somos todos los cristianos, o simplemente es la ignorancia de aquellos que no lo son? Quedarnos con esta última opción sería lo más fácil y cómodo, pero no lo más sabio. Precisamente de eso se trata este libro, de recorrer nuestros hábitos y sobre todo nuestro corazón, para descubrir juntos en qué consiste realmente, en los hechos, el vínculo que tenemos con Dios.

Hasta donde me llega la memoria, he estado sentado en alguna iglesia siendo parte de lo que ahí pasaba y, afortunadamente, hasta el día de hoy eso no se ha interrumpido. Como te imaginarás, hay ciertas frases que mis oídos escucharon cientos de veces. Una de ellas dice así: «Lo nuestro no es una religión, es una relación». Siempre creí en eso y sinceramente no tengo otra forma de entender lo que me pasa con Dios. Pero tengo que ser sincero y reconocer que he llegado a la siguiente conclusión:

La religión que digo no tener condiciona, limita, frena, entorpece, distrae, desvía y, por qué no, arruina mi relación con Dios.

Es muy probable que te estés compadeciendo de mí y pensando que gracias a Dios este no es tu caso. Pues entonces con más razón te invito a que con toda tranquilidad aceptes el desafío, planteado por este libro, que a otros podría resultarles bastante incómodo: mirar hacia adentro y evaluarnos; revisar convicciones y descubrir en qué se basan; darnos permiso para preguntarnos cosas; descubrir que la duda no es diabólica y que plantearnos interrogantes nos lleva a afianzarnos más en lo que realmente creemos; buscar a Dios dándole lugar a que responda nuestras preguntas a través de la Biblia, aunque su claridad en algún caso no coincida exactamente con lo que nos enseñaron o, en todo caso, con la manera en la que lo aprendimos.

¿Qué es la religión?

Te propongo que en vez de ir a la etimología o historia de la palabra, recurramos a la manera en la que cualquiera de nuestros vecinos o compañeros en la calle definiría la religión. En palabras fáciles, ellos dirían que es algo así como un sistema que obliga a sus miembros con dos listas: la lista de lo que hay que hacer y la lista de lo que no hay que hacer. Hoy la gente percibe la religión como una especie de reglamento que ya está escrito, que no admite discusiones y que se estableció hace tanto tiempo que hoy es inaplicable, está fuera de contexto, es decididamente fundamentalista y por lo tanto discriminatorio y retrógrado.

Sé que no suena agradable. Ahora, la nota más lamentable de todo esto es que uno se sigue sorprendiendo por la cantidad de cristianos en todas las latitudes que viven y practican su fe «religiosamente». Parecen sentir sobre sus espaldas la pesada mochila de estas supuestas listas, y su espiritualidad se limita simplemente a seguir reglas. En vez de experimentar la maravilla de conocer íntimamente a Dios, creciendo y disfrutando la libertad única que se vive a su lado, se dedican con esfuerzo, sacrificio y desgaste solamente a «cumplir». Cumplir con Dios, como si se pudiera. Cumplir con la iglesia, con la hipocresía que esto puede traer de la mano. Cumplir con sus pastores, con los evidentes abusos de llevar esto a extremos innecesarios. En última instancia, cumplir con lo que está escrito. ¿En la Biblia? Bueno, no siempre. Desafortunadamente, hay cosas que no están escritas en ninguna parte y aun así agobian a mucha gente que sufre por obedecerlas.

Lo que Jesús vino a proponer

En Juan 10:10 Jesús dijo que había venido al mundo para darnos vida abundante; es decir, emocionante, intensa, plena y placentera; una manera de transitar los días con una sensación constante de saciedad y satisfacción como la que siente alguien que está lleno; todo lo contrario a tener hambre, sed o sentir que nos falta algo. Es más, en Juan 4:13 dijo que sería como tener una fuente adentro, que además de saciarnos a nosotros podría rebosar, salpicando y contagiando a otros alrededor. Yo diría que esto es VIDA en el mejor y más completo de los sentidos. Eso, y no menos que eso, es lo que Jesús nos vino a proponer como algo posible y factible de vivir, en medio de nuestras debilidades. Sin embargo, no hace falta que te diga que la vida abundante es un concepto que se predica mucho, pero que se experimenta poco. Algo no está saliendo bien y descartemos que sea responsabilidad de Dios.

Algo pasó en el camino

El relato de los Evangelios es tan claro a la hora de pintarnos un cuadro del carácter, los valores, los intereses y las prioridades de Jesús, que parece increíble que hoy una buena parte de la cristiandad estemos tan lejos de aquella esencia; tan ocupados en cosas que Cristo jamás priorizó, tan atentos a mandamientos que él jamás pronunció y tan encerrados y desenfocados con cosas que él jamás planeó, y negamos así la misión para la que existimos. Definitivamente algo, o mucho, pasó en el camino para que hoy miles de cristianos estemos ocupados en una cosa totalmente distinta a esa propuesta original que se nos vino a ofrecer. Posiblemente la sociedad no esté tan errada y mis amigos con su pregunta tampoco. Los que quizás estemos haciendo algo errado somos nosotros, por lo que los que nos rodean no terminan de entender cuando nos ven de qué trata el cristianismo. Para muchos lo nuestro no solo se trata de una religión, sino que además no deja de ser una más entre tantas. Y convengamos que a través de la religión difícilmente podamos contagiarle nuestra fe a alguien.

Una buena manera de alejar a la gente

Hoy más que nunca, la gente ve la religión como algo negativo y nada atractivo, que en vez de acercarlos a la espiritualidad, definitivamente los aleja por varios motivos que algunos buenos amigos míos, que no profesan nuestra fe, han tenido la amabilidad de confesarme mientras compartíamos unos mates. Esto es lo que escuché: «Por un lado, a nadie le gusta que le impongan, de manera rígida y sin demasiada explicación, la manera en la que debe manejar su vida. Por otro, hay muchos que con dureza e insensibilidad defienden a capa y espada su supuesta fe, pero basta con echar un vistazo a sus vidas para descubrir con desilusión la falta de integridad, el doble mensaje y la incoherencia en sus actos personales. Además, las personas suelen tener dudas, inquietudes, iniciativas e incluso sugerencias, pero la religión les grita desde lejos que ya está todo estipulado y que la única forma de entrar es agachando la cabeza y aceptando lo que se les dice como si fuera ley». Si así lo entienden desde afuera, está claro que nadie va a estar interesado en perder su libertad e identidad mezclándose en un contexto donde la hipocresía parece inevitable.

Seamos una muestra fiel

Por eso cada vez hacen falta más cristianos auténticos que le demostremos a la sociedad que no somos una rara excepción, que lo que defendemos no es un reglamento, que lo que más nos importa es Dios y la gente, que no miramos con superioridad y desprecio a los que no son de nosotros como si fuéramos perfectos, y que no hemos abrazado la falsedad como el modo de manejarnos.

Esta es la época y la iglesia en la que nos ha tocado vivir (y no me refiero a tu iglesia local), y juntos podemos hacer mucho si primeramente aprendemos a disfrutar lo que estamos ofreciendo. ¡Gracias a Dios por tantos cristianos verdaderos, que en pleno siglo veintiuno son una muestra fiel del resultado que Dios causa en una persona! Recorriendo diferentes ciudades y países veo cada vez más de estos buenos ejemplos, lo que recarga mi entusiasmo y demuestra que no todo está al revés en la iglesia. Pero por otro lado, no sería del todo honesto si no dijera que también observo otras realidades que me llevan a querer escribir este libro. Dios sabe con qué espíritu lo estoy escribiendo. Tengo ganas de hacer un humilde aporte que ayude a construir, corregir y enderezar nuestra relación personal con Dios, empezando por la mía. Oro para que nadie se sienta atacado al leerlo, ya que no puedo ni intento juzgar a nadie. Más bien busco analizar hechos y realidades que veo con mis propios ojos, tratando de abrir el camino para que nuestra ley mayor, la Palabra de Dios, nos ilumine.

Algunas señales

Con la transparencia que vamos a necesitar para meternos en estos temas, quiero mencionar algunas cosas que hoy se pueden ver y que explican casi por sí mismas (al menos resumidamente), esa brecha que hay entre la propuesta divina y nuestro presente:

Pastores que dan cátedra del contenido de la Biblia pero que, paradójicamente, parece que el mismo todavía no hizo efecto en ellos; creyentes que queriendo guardarse de la contaminación del mundo, se aíslan y terminan corrompiéndose entre cuatro paredes; gente que estudia y enseña acerca de la gracia de Dios, pero que evidentemente aún no tienen idea de qué se trata; líderes juveniles que les transmiten a sus chicos las mismas reglas y presiones que sin ningún tipo de explicación les impusieron a ellos, ayudando a que muchos le sientan un gustito feo a su fe y se alejen; iglesias que están mucho más preocupadas en defenderse del «peligro» de otras denominaciones cristianas que del verdadero enemigo o de cumplir su verdadera misión. En síntesis, gente que lee, escucha y hasta predica sobre los fariseos de antaño, sin llegar a pensar que pueden estar cayendo en los mismos errores.

Nuestro máximo «antiejemplo»

Los dirigentes religiosos de la época de Jesús, es decir, los fariseos, los saduceos y los escribas o maestros de la ley, cumplieron un papel protagonista estelar en los Evangelios, que terminó siendo tristemente célebre. Su filosofía, es decir, la manera en la que ellos entendían a Dios y la vida, sigue siendo todo un llamado de atención para nosotros. Vez tras vez a lo largo de este libro, volveremos a ellos. Nos han dejado un gran ejemplo. Uno que el mismo Señor nos aconseja no seguir, y para ello debemos tener claro dónde estaba su error, para no repetir la historia.

Un diagnóstico claro y concreto de ellos podría ser el siguiente: Estaban tan humanamente obsesionados con serle fieles a Dios, que Dios mismo vino a estar con ellos y ni siquiera se dieron cuenta. Es más, ya sabes el final: no solo se lo perdieron, sino que además lo vieron como un enemigo de su fe e hicieron todo lo posible para acabar con él. Esa ceguera no tan inocente fue el motivo por el cual nuestro Salvador constantemente chocó y se enfrentó con ellos. Eran tan fanáticos de lo que habían estudiado y aprendido desde niños, que el mismo Creador podía descender del cielo y eso no iba a ser tan importante como sus doctrinas. Ellos podían recitar de memoria los libros sagrados, los mandamientos y toda una serie de reglas que habían ido agregando a lo largo de los años. ¿Cómo poner en duda aquello a lo cual le dedicaron la vida? ¿Cómo sacarse de la cabeza la imagen de esos maestros cuya palabra para ellos siempre fue sagrada? Además, el poseer todo ese conocimiento y defenderlo era parte de su identidad; les daba una posición de privilegio, un estatus y un poder que por nada del mundo querrían perder. ¿Por qué iban a detenerse a revisar lo que estaban sosteniendo y enseñando al pueblo? Aquí suena una alarma. No puedo evitar el reconocer con dolor que esta misma situación se refleja hoy en día en algunos de nosotros. En nuestro fuero íntimo nos negamos totalmente a la revisión de nuestras convicciones, paradigmas y puntos de vista, lisa y llanamente por temor y orgullo personal. ¡Que nunca sea este tu caso!

Más cristianos que Cristo ...

En algunos países latinoamericanos usamos una expresión popular para referirnos al fanatismo desmedido de alguien: decimos que esa persona es «más papista que el Papa». Significa que a veces se puede llegar a tal grado de obsesión y fundamentalismo, que se llevan las cosas más allá, se pierde el foco y ya ni siquiera se representa fielmente las ideas o creencias que uno defendía al inicio. Tristemente, lo que estoy por decir siempre ha sucedido: Hay creyentes que parecen pretenden ser «más cristianos que Cristo», o más santos y divinos que él, lo que equivaldría a decir que intentan ser «más divinos que Dios». Una verdadera locura, ¿no es cierto? Pero sigue ocurriendo.

Para ilustrar ciertos conceptos se necesitan ejemplos, y lo bueno es que Jesús los usaba constantemente. En Mateo 15:3-6 el Señor da una de las tantas razones por las cuales los fariseos y maestros no cumplían con la ley por culpa de las tradiciones. Esta gente había llevado algunos mandamientos a extremos tan desviados que habían llegado a enseñar que si por ofrendar a Dios no podías ayudar a tus padres (sin importar que se estuvieran muriendo de hambre), Dios estaba primero y la ofrenda a él también. Algunos seguramente pensaban lo contento que se sentiría Dios ante tal sacrificio, pero Jesús los llamó hipócritas y les recordó uno de los diez mandamientos: «Honra a tu padre y a tu madre». Ellos habían ido demasiado lejos, a un punto al que nadie les había pedido ir.

En nuestros días todavía existe este tipo de conductas exageradas. Espero que al leer estos ejemplos te sorprendas y te espantes, lo que significaría que nadie de estas características anda cerca de ti. Suelo cruzarme con cristianos que aman tanto a Dios que se autoerigen como vigilantes de la santidad (de los demás, por supuesto), y son capaces de ajusticiar de la forma más cruel a aquellos por los cuales el Señor se desvive de amor. Eligen a gusto y conveniencia algunos mandamientos, pisoteando de manera burda e incomprensible muchos otros; es decir, que ellos mismos deciden cuáles son los más importantes. Otros tratan de hacernos creer (e incluso ellos mismos ya se han autoconvencido) que se manejan permanentemente despegados algunos centímetros del suelo, flotando en la nube de su santidad, muy cerca de la perfección; mientras que Jesús anduvo mucho más con los pies sobre la tierra, honrando una limitación humana que ellos parecen querer negar. Ellos parecen intentar «superar» a Cristo, llevando algunas cuestiones a lugares donde él nunca las llevó.

(Continues...)



Excerpted from No Religion by Fernando Altara Copyright © 2013 by Fernando Altara. Excerpted by permission of ZONDERVAN. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)