Ninos indigo. 10 anos despues

Overview

Tras muchos años de experiencia con niños índigo, los autores ofrecen una definición actualizada del término, con el fin de describir nuevamente el fenómeno y dejarse de una vez por todas de negativas especulaciones sobre sus supuestos poderes. Este libro trata sobre los niños de este planeta, por qué hacen lo que hacen y qué podemos hacer para ayudarlos a vivir en un mundo que no entienden. Este libro reúne consejos y opiniones de profesionales y otras personas que han tenido contacto con los niños y ...

See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$23.45
BN.com price
(Save 9%)$25.95 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (6) from $18.05   
  • New (5) from $18.05   
  • Used (1) from $23.44   
Sending request ...

Overview

Tras muchos años de experiencia con niños índigo, los autores ofrecen una definición actualizada del término, con el fin de describir nuevamente el fenómeno y dejarse de una vez por todas de negativas especulaciones sobre sus supuestos poderes. Este libro trata sobre los niños de este planeta, por qué hacen lo que hacen y qué podemos hacer para ayudarlos a vivir en un mundo que no entienden. Este libro reúne consejos y opiniones de profesionales y otras personas que han tenido contacto con los niños y adolescentes índigo. Un texto fundamental sobre los avances científicos con el fenómeno índigo avalados por su descubridor, Lee Carroll.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9788497776523
  • Publisher: Obelisco, Ediciones S.A.
  • Publication date: 10/15/2010
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 352
  • Sales rank: 1,403,821
  • Product dimensions: 6.10 (w) x 9.00 (h) x 0.80 (d)

Read an Excerpt

LOS NIÑOS ÍNDIGO

10 años después Qué está ocurriendo con los adolescentes índigo


By Lee Carroll, Jan Tober

EDICIONES OBELISCO

Copyright © 2010 Ediciones Obelisco, S. L.
All rights reserved.
ISBN: 978-84-9777-652-3



INTRODUCTION

por Lee Carroll


En 1999 ocurrió algo inusual. Jan Tober y yo acabábamos de escribir uno de los libros que se han vendido con mayor rapidez en un mercado especializado pequeño. Ese libro era Los niños índigo, y fue el primero en abrir la puerta a la investigación de una premisa descabellada: que la humanidad estaba viendo un cambio en la consciencia y que eso era observable en nuestros niños, los precursores.

Contando las ventas en los veinticuatro idiomas en los que fue publicado, el libro sobre los índigo vendió más de medio millón de ejemplares e inició un movimiento muy controvertido formado por personas que creían en el fenómeno índigo y por personas que no creían en él. Los que se alinearon con el lado de los creyentes eran padres de familia, personas que trabajaban en guarderías, maestros, profesores universitarios y profesionales de las terapias alternativas. El lado de los nocreyentes estaba formado casi en su totalidad por administradores, médicos, científicos y personas que en realidad no deseaban «comulgar» con ideas tan extrañas, al menos si no estaban lideradas por uno de los suyos.

He escrito otros trece libros y Jan ha participado en tres de ellos, incluido este. Cuando leas estas palabras, seré yo quien las narra. Jan representa la investigación, y muchos de los autores que aceptaron aparecer en este libro son el resultado de los esfuerzos que ella realizó para conseguir sus artículos.

Hace diez años, el libro original de Los niños índigo estaba fuera del ámbito de nuestra especialidad y de nuestros conocimientos. Jan y yo vimos claramente el fenómeno y fuimos los primeros en hablar del tema, pero no teníamos la formación ni la experiencia mundana para escribir sobre él sucintamente. De manera que pedimos a otras personas que se involucraran; incluidas personas pioneras en el trabajo con niños talentosos y también la mujer que «vio» y dio nombre por primera vez a toda la idea.

Este libro no es sólo sobre los niños índigo adolescentes. Es también sobre todos los niños índigo, diez años más tarde. Ahora tenemos que tratar con índigos mayores y, al mismo tiempo, estamos aprendiendo muchísimo sobre los niños. Una década después, hay información nueva para los más pequeños, y hay información que se ha desarrollado recientemente para los índigos que ahora son adolescentes. Las personas que han colaborado con nosotros tratan ambos temas.

En realidad hay dos motivos por los cuales era necesario escribir el libro que tienes en tus manos. Naturalmente, después de diez años, algunos de esos niños ahora son jóvenes adultos. Los padres en particular, junto con muchos profesores, nos han rogado que les proporcionáramos información sobre cómo tratar con unos adolescentes que muestran un comportamiento muy distinto a cualquier cosa que aparezca en los libros sobre cómo ser padres que existen en la actualidad. El primer libro índigo fue un manual del tema en general y en realidad no hablaba de los preadolescentes y los adolescentes. Tratar con niños índigo pequeños y de diez años es muy distinto a tratar con jóvenes de doce años para arriba, y eso lo sabemos.

Muchos se preguntaron, ¿Hay algo más que deberíamos saber acerca de los índigos? ¿Hay más información ahora sobre el fenómeno de la que había hace siete años? La respuesta a ambas preguntas es sí. De modo que en este libro te presentamos a un sólido grupo de educadores, profesionales relacionados con la infancia, profesionales del ámbito de la salud y ejecutivos que tratan con este tema día sí, día no. Una vez más, queremos, principalmente, ayudar a los padres y a los chicos, pero también ofrecemos algunas sugerencias muy buenas de profesionales de la enseñanza que se enfrentan a la situación de los índigos. De modo que, por primera vez, tenemos algunas ideas también para los profesores.

La segunda finalidad de este libro es volver a enfatizar de qué se trata este fenómeno índigo, y de qué no se trata. Desafortunadamente, en los últimos años el tema ha explosionado y ha provocado una «desinformación sobre los índigos». Los medios de comunicación dominantes han propiciado deliberadamente que lo que podría ser una discusión valiosa se desvíe de su curso de tal manera que el tema acabe siendo desterrado por considerarse que es el despotrique de un sector radical. El resultado es que miles de niños serán ignorados en lugar de ser ayudados, y los profesionales no se tomarán en serio la posibilidad real de que nuestros niños realmente están evolucionando delante de nuestros ojos y que se merecen el beneficio de un enfoque distinto sobre cómo deben actuar los padres y los profesores.

Si has leído cualquiera de los artículos que existen sobre el tema o has visto especiales de televisión sobre esta «explosión índigo», es posible que pienses que los niños índigo son unos niños del espacio que son especiales, talentosos, sumamente clarividentes y con unas auras de color oscuro que van a salvar el mundo. Este mensaje en particular es erróneo en todos los sentidos. Eso no fue lo que nosotros presentamos, ni es tampoco lo que enseñamos. Sin embargo, la prensa ha hecho su agosto con esas ideas equivocadas, y es vergonzoso que las personas que promueven los esfuerzos índigo a nivel nacional hayan dado dinero para publicidad a unos medios de comunicación indiferentes, haciendo que esto ocurra. Una de las autoras que colabora con nosotros se vio en una situación en la cual una importante cadena de noticias la engañó para hacerla participar en una «entrevista índigo» ¡y luego acabó haciendo un programa especial sobre ocultismo!


Los índigos en las noticias

El año pasado, CNN, ABC, USA Today y The New York Times se divirtieron con el tema de los niños índigo, y muchos otros medios de difusión de noticias hicieron lo mismo. Estos medios hablan casi exclusivamente de niños clarividentes con auras azules, convirtiendo el fenómeno directamente en lo que ellos quieren que tú creas que es una locura de la Nueva Era. Esto hace que resulte muy fácil burlarse del tema. Éstos son algunos ejemplos extraídos de la prensa:

• The New York Times: «¿Están aquí para salvar el mundo?». 12 de enero del 2006

• Vídeo de ABC News: «¿Estos niños son clarividentes?». 21 de noviembre del 2005

• Vídeo especial de CNN: «¿Niños clarividentes?». 15 de noviembre del 2005

• USA Today: «Niños índigo: ¿está volando la ciencia?». 31 de mayo del 2005


En diciembre del 2003 se estrenó la película Indigo. Estaba protagonizada por Neale Donald Walsch, autor de la serie Conversaciones con Dios, quien se desempeñó muy bien en el papel protagónico. (Después de todo, antes de ser un escritor que hablaba con Dios, había sido actor.) Esta dulce historia de ficción trataba acerca de una niña pequeña con poderes extrasensoriales. La película se proyectó principalmente en iglesias y en centros comunitarios de todo el país, aprovechando el público de nuestro sector del mercado, fuera de las corrientes convencionales, que conocía el tema de los índigos gracias a nuestros libros. Nunca se estrenó a nivel nacional como se estrenan las películas normales.

El argumento jamás revelaba específicamente que la protagonista era una niña índigo, pero la campaña de promoción y el título, obviamente, tenían como objetivo aprovechar el conocimiento cada vez mayor de la existencia de niños índigo. A la mayoría de la gente que vio la película realmente le gustó, y deberíamos elogiarla por estar bien dirigida y bien interpretada. No obstante, se estableció un molde, y la cobertura de los medios de comunicación continuó jugando con los aspectos sensacionalistas de estos nuevos niños, en lugar de atenerse a los hechos de las cualidades serias.

Francamente, la película se creó para hacer dinero (como la mayoría) y nunca pretendió ofrecer ningún tipo de ayuda educativa para los niños índigo. No hay nada malo en ello. Fíjate en la versión cinematográfica de El Código Da Vinci: no pretendía otra cosa que ser un thriller de ficción y hacer dinero. No obstante, muchos consideraron que contenía la «posibilidad de promover una idea», de manera que se prohibió en algunos sitios y hubo protestas aisladas en los lugares donde se proyectó. Éste es el famoso poder del cine y de las buenas historias. De manera similar, tanto si estuvo bien como si estuvo mal, el público vio una película llamada índigo que en realidad no tenía nada que ver con los niños índigo.

Luego se estrenó el documental Indigo Evolution. Aunque Jan y yo fuimos los que presentamos al mundo el término niños índigo, en realidad el tema no nos pertenece, ni tiene por qué pertenecernos. Cualquier persona puede tomar esta información y hacer lo que quiera con ella. Jan y yo nos sentimos honrados de que se hiciera un documental sobre el tema, aunque nosotros no participamos en él. Esta película intentaba contar la historia de los índigos y ayudar a informar al público sobre estos niños. Por desgracia, también propició la difusión pública de información errónea debido a su estrategia de marketing convencional.

Los dólares invertidos en publicidad se utilizaron para alertar a los medios de comunicación a través del material promocional, de una página web y de otros paquetes publicitarios, los cuales, al parecer, se enviaron a todas partes y pusieron en marcha el inevitable circo mediático. Probablemente, ésa no fuera la intención de los participantes en el documental, entre los que había autores y maestros muy respetados, algunos de los cuales son nuestros amigos. Pero poner un foco sobre el tema de esa manera y lanzar la información a la arena pública implica que los medios de comunicación te van a pisotear, a ti y a lo que estás intentando hacer. El resultado fue la prensa desafortunada que hemos estado viendo.

Hay quienes creen que «cualquier publicidad» es buena. En este caso, no estoy de acuerdo. Aquí no estamos vendiendo un jabón, ni estamos simplemente tratando de atraer la atención. En realidad estamos intentando hacer llegar un mensaje al público para honrar el gran cambio que está teniendo lugar dentro de la consciencia y las actitudes humanas, empezando por nuestros propios niños. No obstante, los medios de comunicación estadounidenses han predispuesto al público hacia este tema de una forma que posiblemente tardará años en ser corregida, a expensas de nuestros niños.

He aquí algunos consejos para cualquiera que desee hacer películas o escribir libros sobre estos nuevos niños: consigue que el producto sea de primera (que la información sea correcta) y luego colócalo en el lugar al que pertenece, con profesores y padres de todas partes. No lo lances a los lobos de los medios de comunicación, porque te devorarán y devorarán el tema en nombre de las noticias de entretenimiento. Concéntrate en un sector del mercado y deja que la publicidad bien colocada haga su trabajo en las industrias de la educación, la autoayuda y la salud holística. Si tienes algo valioso, la gente se enterará rápidamente y jamás tendrás que explicarte ante un grupo de pseudoperiodistas a los que no les importa nada, que se encargan de encontrar temas de los que mofarse para vender más automóviles o más Viagra durante los cortes comerciales.


¿De dónde venimos?

Vamos a empezar dejando las cosas claras en varios aspectos. Para hacerlo, Jan y yo te contaremos una vez más la historia de Nancy Tappe, quien aparecía en el libro Los niños índigo. Ya es hora de que te contemos la historia completa y llenemos algunos espacios en blanco.

Pero antes de empezar tenemos que enfrentarnos al hecho de que algunos lectores esperan que llevemos todo este tema hacia la Nueva Era. No podemos hacerlo, ya que esto no comenzó ahí, no acabará ahí y no se trata, en absoluto, de ese tipo de filosofía. Se trata de la humanidad y de cómo está cambiando potencialmente ... y eso incluye a todas las personas en todos los continentes.

Hay quienes conocen nuestra trayectoria y el tema de nuestros otros libros (la canalización), y ellos desecharán inmediatamente cualquier cosa que tengamos que decir como parte de ese tema aparentemente extraño. Bueno, créanlo o no, podemos hacer dos cosas al mismo tiempo, y este tema de los índigos tiene más base de lo que muchos pueden creer. No forma parte de nuestra «otra vida». La mayoría de las personas que nos conocen sabe también que tendemos a combinar nuestros pensamientos filosóficos con la ciencia bien fundamentada. Eso es lo que ocurre en este libro.


El comienzo de todo

Permíteme que te hable de una mujer que tiene un trastorno llamado sinestesia, el cual afecta a la forma en que el cerebro percibe los hechos cotidianos. Es una especie de confusión de las funciones, en la que, al parecer, suele haber un cruce en las percepciones del cerebro.

Nancy Tappe tiene este trastorno. Ella nos cuenta que cuando intentaba adaptarse a este trastorno, solía sentarse a comer y en lugar de saborear las patatas que estaban en su plato, «saboreaba triángulos». Para los que tenemos unos sentidos normales, esto es difícil de imaginar, pero esta dolencia mezcla la percepción sensorial básica: por ejemplo, mezcla las formas con los sabores. Una persona con esta dolencia también podría oler u oír un color.

Si deseas saber más sobre el tema, te recomiendo que busques en Internet. Si haces una búsqueda de la palabra sinestesia encontrarás montones de buena información. He aquí algunas descripciones para que puedas empezar:

• «La sinestesia y la experiencia sinestésica»: «La sinestesia es una conexión involuntaria en la cual la información real de un sentido va acompañada de una percepción en otro sentido. Además de ser involuntaria, esta percepción adicional es considerada por el sinesteta como algo real, a menudo fuera del cuerpo, en lugar de algo imaginado en la mente. También tiene algunas otras características interesantes que la distancian de la imaginación artística o las ideas extravagantes. Su realismo y su carácter vívido son lo que hace que la sinestesia resulte tan interesante en su violación de la percepción convencional. La sinestesia resulta fascinante, también, porque lógicamente no debería ser un producto del cerebro humano, donde la tendencia evolutiva ha sido una creciente separación de las funciones anatómicamente». R. Cytowic, «Synesthesia: A Union of the Senses», Springer-Verlag, Nueva York (p. 1); http://web.mit.edu/synesthesia/www.

• «Oír colores, saborear formas»: «Las personas con sinestesia (cuyos sentidos se fusionan) nos están proporcionando indicios muy valiosos para comprender la organización y las funciones del cerebro humano ». Vilayanur S. Ramachandran y Edward M. Hubbard.

• Scientific American: «Cuando Matthew Blakeslee da forma a una hamburguesa con sus manos, experimenta un vívido sabor amargo en la boca. Esmeralda Jones (un seudónimo) ve el color azul cuando escucha la nota re en el piano; otras notas evocan diferentes tonos –tanto es así, que en realidad las teclas del piano tienen códigos de color para ayudarla a recordar y tocar las escalas musicales–. Y cuando Jeff Coleman ve números negros impresos, los ve de colores, cada uno de ellos de un tono distinto. Blakeslee, Jones y Coleman están entre un puñado de personas con sinestesia que, aparte de eso, son totalmente normales. Experimentan el mundo normal de maneras extraordinarias y parecen habitar en una misteriosa tierra de nadie que se encuentra entre la fantasía y la realidad. Para ellos los sentidos (tacto, gusto, oído, vista y olfato) se mezclan en lugar de permanecer separados». Scientific American: mayo del 2003, http://www.sciam.com.

• Señales contradictorias: «¿Tu libro favorito huele como círculos con textura? ... ¿Te disgusta la personalidad del marco de la puerta de tu dormitorio? ¿Ves el color blanco cuando te golpeas el dedo del pie? ¿El olor del alquitrán de la carretera tiene un sabor salado? ¿La voz de Sting tiene una apariencia de esferas doradas?

»Si es así, es casi seguro que eres un sinesteta». Mixed Signals, http:// www.mixsig.net.


Los campos de energía

Desde muy temprano en su vida, Nancy Tappe empezó a experimentar una de las mayores anomalías de su trastorno: ¡comenzó a ver colores alrededor de las personas! No se trataba de auras espirituales, que son un tema de la Nueva Era, sino que probablemente tenían que ver con la energía humana básica. Sé que en este momento estamos perdiendo lectores. Cuando hablamos de energía alrededor de seres humanos, los hombres y mujeres que trabajan en el campo de la ciencia nos miran desconcertados. A menudo se marchan con una sonrisa de suficiencia, tras haber decidido «quiénes somos en realidad» como escritores.

Si tú eres una de esas personas, sentimos perderte, ya que consideramos que esta obra es sobre los niños y no sobre cosas extrañas. Al resto de vosotros, gracias por tener una mente suficientemente abierta como para prestar atención a la ciencia que hay aquí. Ciertamente, os vamos a proporcionar pruebas de que la energía humana está siendo estudiada por las corrientes principales.

Pronto describiremos las experiencias de Nancy con más detalle, pero primero queremos explicar este tema un poco más. No estamos hablando de polvo de hadas o de ángeles, sino de una energía real que rodea a los seres humanos vivos. Se han realizado muchos estudios sobre esto, pero sólo unos pocos lo han explicado realmente. Es algo muy similar a los estudios actuales sobre la interdimensionalidad: las «sombras» del tema se dejan ver, pero no se las consigue hacer encajar con nada de lo que estamos acostumbrados a ver en 3-D ... que es la forma en que normalmente percibimos el mundo.


(Continues...)

Excerpted from LOS NIÑOS ÍNDIGO by Lee Carroll, Jan Tober. Copyright © 2010 Ediciones Obelisco, S. L.. Excerpted by permission of EDICIONES OBELISCO.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Prólogo, 9,
Introducción, 13,
Los índigos en las noticias, 15,
¿De dónde venimos?, 18,
El comienzo de todo, 19,
Los campos de energía, 21,
La experiencia de Nancy: la creadora del término «niños índigo», 24,
Entrando en el índigo, 25,
Novedades sobre la consciencia humana, 28,
La gran división: la comunidad médica vs. la experiencia real, 29,
Habla la persona que lo vio primero ..., 31,
CAPÍTULO UNO: Hablan los educadores, 45,
CAPÍTULO DOS: Los índigos en el trabajo, 139,
CAPÍTULO TRES: Otras tierras, 175,
CAPÍTULO CUATRO: Hablan los profesionales sanitarios, 209,
CAPÍTULO CINCO: Hablan los padres y los índigos, 277,
Epílogo, 325,
Tu papel en esto, 325,
Notas finales, 329,
Referencias, 333,
Acerca de los autores, 337,
Notas, 339,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)