Noticia de un secuestro (News of a Kidnapping)

( 8 )

Overview

La crónica de un secuestro real magistralmente retratado por Gabriel García Márquez.
 
En 1990, temiendo la extradición a Estados Unidos, Pablo Escobar —cabecilla del cartel de Medellín— secuestroì a diez conocidos colombianos para usarlos como moneda de cambio. Con el ojo de un poeta, Gabriel García Márquez describe la peligrosa prueba de los secuestrados y el increíble drama de las negociaciones para su liberación. También muestra el ...

See more details below
Available through our Marketplace sellers.
Other sellers (Paperback)
  • All (29) from $1.99   
  • New (1) from $105.00   
  • Used (28) from $1.99   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing All
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$105.00
Seller since 2014

Feedback rating:

(164)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

New
Brand new.

Ships from: acton, MA

Usually ships in 1-2 business days

  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing All
Close
Sort by
Sending request ...

Overview

La crónica de un secuestro real magistralmente retratado por Gabriel García Márquez.
 
En 1990, temiendo la extradición a Estados Unidos, Pablo Escobar —cabecilla del cartel de Medellín— secuestroì a diez conocidos colombianos para usarlos como moneda de cambio. Con el ojo de un poeta, Gabriel García Márquez describe la peligrosa prueba de los secuestrados y el increíble drama de las negociaciones para su liberación. También muestra el dolor de Colombia después de casi cuarenta años de revolución guerrillera, sicarios, crisis económica y narcodemocracia. Con intensidad cinematográfica, lenguaje impresionante y rigor periodístico, García Márquez evoca la enfermedad que afecta a su amado país y muestra coìmo penetra cada estrato social, desde el más humilde campesino hasta el mismo presidente.

Read More Show Less

Editorial Reviews

Publishers Weekly - Publisher's Weekly
In October 1993, Mauja Pachn and Beatriz Villamizar, the wife and sister of a prominent Colombian politician, were taken hostage by Pablo Escobar, the billionaire don of the Medelln cocaine cartel. The story of their captivity, and of the negotiations that led to their release, is also the story of a legal crisis that turned into a terrorist civil war and, in the last decade, left thousands dead, from the children of Medelln's slums (where people prayed to effigies of Escobar) to soccer stars and presidential candidates. The heart of the struggle, played out daily in Colombia's Supreme Court and the National Assembly, in newspapers, on TV and in the streets: terms of surrender for Escobar and his henchmen, "The Extraditables," whose motto was "Better a grave in Colombia than a cell in the United States." This struggle has been reported to North American readers, notably by Alma Guillermoprieto in her recent collection of New Yorker correspondence, The Heart That Bleeds, but never with such tragic elegance as here, for Nobel laureate Mrquez knows his subjects as friends or acquaintances and at the same time understands them as types, symbols of a national destiny. Their private premonitions, foibles and heroism fascinate him. What emerges from these pages is not just a chronology of the harrowing events of 1993-94, but also a detailed portrait of Colombian society today, in particular of the moneyed intelligentsia (known in Colombia as "the political class") for whom government and the media are still very much a family affair. Nevertheless, Mrquez's calm sympathy reaches beyond these leading families taken prisoner by the war on drugs; he takes a human interest in the foot-soldiers who face certain death in Escobar's serviceand even in Escobar himself, a doomed anti-hero whose "most unsettling and dangerous aspect... was his total inability to distinguish between good and evil." Perhaps the most remarkable thing about this book is its insistence on individual choice between good and evil, pluck and cowardice, at a moment when a lesser writer might see only the drama of a gripping true-crime story, with villains and victims foreordained. 100,000 first printing. (June)
Library Journal
Garca Mrquez, Latin America's Nobel prize-winning novelist, turns his hand for the first time to nonfiction to explain, through one individual's experience, the widespread kidnapping in Colombia. Although focusing on Maruja Pachn's six months in captivity and her prominent husband's efforts to obtain her release, the book is really about the 1990 abduction of ten individuals by drug traffickers hoping to prevent their extradition to the United States. As he does so memorably in his fiction, the author captures the political intricacies and strange, deep involvement of drug dealers in Colombian life, turning what as easily could have been an imagined story into a fascinating exploration of contemporary culture, politics, and drug lords. Highly recommended.Roderic A. Camp, Latin American Ctr., Tulane Univ., New Orleans
Kirkus Reviews
In the same straightforward tone with which he relates the fabulous events of his fiction, Colombia's premier novelist presents the chillingly extraordinary events surrounding the 1992 abduction of ten prominent people by the Medellín drug cartel.

For anyone who has doubts about where the real war on drugs is taking place, this is a vivid testimony to what García Márquez calls "the biblical holocaust that has been consuming Colombia for more than twenty years." It is a tale featuring real-life heroes, almost comically absurd events, endless terror, and a satisfyingly dramatic ending. Controlling the events is a man we never meet until the very end—the all-powerful and cunningly elusive Pablo Escobar, the head of the Medellín cartel. Fearing extradition to the US and death at the hands of his competitors more than he fears the Colombian government, he takes the hostages (primarily journalists) as pawns as he negotiates his surrender to the security of a specially prepared Colombian prison. Among the extraordinary men negotiating for the hostages' freedom are Alberto Villamizar, a politician who was himself once an assassination target of Escobar's and whose wife, Maruja, and sister, Beatriz, are both hostages; and the elderly Father García Herreros, known for his daily television homilies and celebrity-studded fundraisers. But at the core of the narrative are the daily terrors and tribulations of the hostages, scattered in groups of two and three in different hiding places under the constant watch of Escobar's young, nihilistic soldiers. Newspaper editor Pacho Santos is chained to his bed at night. Maruja, Beatriz, and the doomed Marina Montoya must share a tiny, dark, airless room with four guards, their trips to the bathroom strictly regulated, their only distraction the television, through which Maruja's daughter, with her own TV show, sends coded messages of support and hope.

García Márquez's consummate rendering of this hostage-taking looms as the symbol of an entire country held hostage to invisible yet violently ever-present drug lords.

From the Publisher
“Fascinante… Posee todo el drama y resonancia emocional de la maìs poderosa ficción de García Márquez.” —The New York Times

“Brillante… Profundamente conmovedora… Una historia rica en personajes que son a la vez heroicos y contradictorios”. —The Wall Street Journal
 
“Una historia poderosa… Con una serie de reveladores brochazos, saltando sutilmente entre perspectivas, García Márquez transmite la locura de la cautividad de los secuestrados, la desolación, la rabia, la falsa esperanza, la resignación”. —San Francisco Chronicle 
 

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780140262476
  • Publisher: Penguin Group (USA) Incorporated
  • Publication date: 7/28/1996
  • Language: Spanish
  • Series: Penguin Great Books of the 20th Century Series
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 336
  • Product dimensions: 5.22 (w) x 7.72 (h) x 0.65 (d)

Meet the Author

Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez, nacido en Colombia, fue una de las figuras más importantes e influyentes de la literatura universal. Ganador del Premio Nobel de Literatura, fue además cuentista, ensayista, crítico cinematográfico, autor de guiones y, sobre todo, intelectual comprometido con los grandes problemas de nuestro tiempo, en primer término con los que afectaban a su amada Colombia y a Hispanoamérica en general. Máxima figura del realismo mágico, fue en definitiva el hacedor de uno de los mundos narrativos más densos de significados que ha dado la lengua española en el siglo xx. Entre sus obras más importantes se encuentran las novelas Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba, Crónica de una muerte anunciada, La mala hora, El general en su laberinto, El amor en los tiempos del cólera, Memoria de mis putas tristes, el libro de relatos Doce cuentos peregrinos, la primera parte de su autobiografía, Vivir para contarla, y sus discursos reunidos, Yo no vengo a decir un discurso. Falleció en 2014.

Biography

Gabriel García Márquez is the product of his family and his nation. Born in the small coastal town of Aracataca in northern Colombia, he was raised by his maternal grandparents. As a child, he was mesmerized by stories spun by his grandmother and her sisters -- a rich gumbo of superstitions, folk tales, and ghost stories that fired his youthful imagination. And from his grandfather, a colonel in Colombia's devastating Civil War, he learned about his country's political struggles. This potent mix of Liberal politics, family lore, and regional mythology formed the framework for his magical realist novels.

When his grandfather died, García Márquez was sent to Sucre to live (for the first time) with his parents. He attended university in Bogotá, where he studied law in accordance with his parents' wishes. It was here that he first read The Metamorphosis by Franz Kafka and discovered a literature he understood intuitively -- one with nontraditional plots and structures, just like the stories he had known all his life. His studies were interrupted when the university was closed, and he moved back north, intending to pursue both writing and law; but before long, he quit school to pursue a career in journalism.

In 1954 his newspaper sent García Márquez on assignment to Italy, marking the start of a lifelong self-imposed exile from the horrors of Colombian politics that took him to Barcelona, Paris, New York, and Mexico. Influenced by American novelist William Faulkner, creator of the fictionalized Yoknapatawpha County, and by the powerful intergenerational tragedies of the Greek dramatist Sophocles, García Márquez began writing fiction, honing a signature blend of fantasy and reality that culminated in the 1967 masterpiece One Hundred Years of Solitude. This sweeping epic became an instant classic and set the stage for more bestselling novels, including Love in the Time of Cholera, Love and Other Demons, and Memories of My Melancholy Whores. In addition, he has completed the first volume of a shelf-bending memoir, and his journalism and nonfiction essays have been collected into several anthologies.

In 1982, García Márquez was awarded the Nobel Prize for Literature. In his acceptance speech, he called for a "sweeping utopia of life, where no one will be able to decide for others how they die, where love will prove true and happiness be possible, and where the races condemned to one hundred years of solitude will have, at last and forever, a second opportunity on earth." Few writers have pursued that utopia with more passion and vigor than this towering 20th-century novelist.

Good To Know

Gabriel José García Márquez' affectionate nickname is Gabo.

García Márquez' first two novellas were completed long before their actual release dates, but might not have been published if it weren't for his friends, who found the manuscripts in a desk drawer and a suitcase, and sent them in for publication.

Read More Show Less
    1. Also Known As:
      Gabriel José García Márquez
    2. Hometown:
      Mexico City, Mexico
    1. Date of Birth:
      March 6, 1928
    2. Place of Birth:
      Aracataca, Colombia
    1. Education:
      Universidad Nacional de Colombia, 1947-48, and Universidad de Cartagena, 1948-49

Read an Excerpt

1

Antes de entrar en el automóvil miró por encima del hombro para estar segura de que nadie la acechaba. Eran las siete y cinco de la noche en Bogotá. Había oscurecido una hora antes, el Parque Nacional estaba mal iluminado y los árboles sin hojas tenían un perfil fantasmal contra el cielo turbio y triste, pero no había a la vista nada que temer. Maruja se sentó detrás del chofer, a pesar de su rango, porque siempre le pareció el puesto más cómodo. Beatriz subió por la otra puerta y se sentó a su derecha. Tenían casi una hora de retraso en la rutina diaria, y ambas se veían cansadas después de una tarde soporífera con tres reuniones ejecutivas. Sobre todo Maruja, que la noche anterior había tenido fiesta en su casa y no pudo dormir más de tres horas. Estiró las piernas entumecidas, cerró los ojos con la cabeza apoyada en el espaldar, y dio la orden de rutina:

—A la casa, por favor.

Regresaban como todos los días, a veces por una ruta, a veces por otra, tanto por razones de seguridad como por los nudos del tránsito. El Renault 21 era nuevo y confortable, y el chofer lo conducía con un rigor cauteloso. La mejor alternativa de aquella noche fue la avenida Circunvalar hacia el norte. Encontraron los tres semáforos en verde y el tráfico del anochecer estaba menos embrollado que de costumbre. Aun en los días peores hacían media hora desde las oficinas hasta la casa de Maruja, en la transversal Tercera N.º 84A-42 y el chofer llevaba después a Beatriz a la suya, distante unas siete cuadras.

Maruja pertenecía a una familia de intelectuales notables con varias generaciones de periodistas. Ella misma lo era, y varias veces premiada. Desde hacía dos meses era directora de Focine, la compañía estatal de fomento cinematográfico. Beatriz, cuñada suya y su asistente personal, era una fisioterapeuta de larga experiencia que había hecho una pausa para cambiar de tema por un tiempo. Su responsabilidad mayor en Focine eraocuparse de todo lo que tenía que ver con la prensa.Ninguna de las dos tenía nada que temer, pero Maruja había adquirido la costumbre casi inconsciente de mirar hacia atrás por encima del hombro, desde el agosto anterior, cuando el narcotráfico empezó a secuestrar periodistas en una racha imprevisible.

Fue un temor certero. Aunque el Parque Nacional le había parecido desierto cuando miró por encima del hombro antes de entrar en el automóvil, ocho hombres la acechaban. Uno estaba al volante de un Mercedes 190 azul oscuro, con placas falsas de Bogotá, estacionado en la acera de enfrente. Otro estaba al volante de un taxi amarillo, robado. Cuatro, con pantalones vaqueros, zapatos de tenis y chamarras de cuero, se paseaban por las sombras del parque. El séptimo era alto y apuesto, con un vestido primaveral y un maletín de negocios que completaba su aspecto de ejecutivo joven. Desde un cafetín de la esquina, a media cuadra de allí, el responsable de la operación vigiló aquel primer episodio real, cuyos ensayos, meticulosos e intensos, habían empezado veintiún días antes.

El taxi y el Mercedes siguieron al automóvil de Maruja, siempre a la distancia mínima, tal como lo habían hecho desde el lunes anterior para establecer las rutas usuales. Al cabo de unos veinte minutos todos giraron a la derecha en la calle 82, a menos de doscientos metros del edificio de ladrillos sin cubrir donde vivía Maruja con su esposo y uno de sus hijos. Habían empezado apenas a subir la cuesta empinada de la calle, cuando el taxi amarillo rebasó el automóvil de Maruja, lo cerró contra la acera izquierda, y el chofer tuvo que frenar en seco para no chocar. Casi al mismo tiempo, el Mercedes estacionó detrás y lo dejó sin posibilidades de reversa.

Tres hombres bajaron del taxi y se dirigieron con paso resuelto al automóvil de Maruja. El alto y bien vestido llevaba un arma extraña que a Maruja le pareció una escopeta de culata recortada con un cañón tan largo y grueso como un catalejo. En realidad, era una Mini Uzis de 9 milímetros con un silenciador capaz de disparar tiro por tiro o ráfagas de treinta balas en dos segundos. Los otros dos asaltantes estaban también armados con metralletas y pistolas. Lo que Maruja y Beatriz no pudieron ver fue que del Mercedes estacionado detrás descendieron otros tres hombres.

Actuaron con tanto acuerdo y rapidez, que Maruja y Beatriz no alcanzaron a recordar sino retazos dispersos de los dos minutos escasos que duró el asalto. Cinco hombres rodearon el automóvil y se ocuparon de los tres al mismo tiempo con un rigor profesional. El sexto permaneció vigilando la calle con la metralleta en ristre. Maruja reconoció su presagio.

—Arranque, Ángel —le gritó al chofer—. Súbase por los andenes, como sea, pero arranque.

Ángel estaba petrificado, aunque de todos modos con el taxi delante y el Mercedes detrás carecía de espacio para salir. Temiendo que los hombres empezarían a disparar, Maruja se abrazó a su cartera como a un salvavidas, se escondió tras el asiento del chofer, y le gritó a Beatriz:

—Bótese al suelo.

—Ni de vainas —murmuró Beatriz—. En el suelo nos matan.

Estaba trémula pero firme. Convencida de que no era más que un atraco, se quitó con dificultad los dos anillos de la mano derecha y los tiró por la ventanilla, pensando: «Que se frieguen.» Pero no tuvo tiempo de quitarse los dos de la mano izquierda. Maruja, hecha un ovillo detrás del asiento, no se acordó siquiera de que llevaba puesto un anillo de diamantes y esmeraldas que hacía juego con los aretes.

Dos hombres abrieron la puerta de Maruja y otros dos la de Beatriz. El quinto disparó a la cabeza del chofer a través del cristal con un balazo que sonó apenas como un suspiro por el silenciador. Después abrió la puerta, lo sacó de un tirón, y le disparó en el suelo tres tiros más. Fue un destino cambiado: Ángel María Roa era chofer de Maruja desde hacía sólo tres días, y estaba estrenando su nueva dignidad con el vestido oscuro, la camisa almidonada y la corbata negra de los choferes ministeriales. Su antecesor, retirado por voluntad propia la semana anterior, había sido el chofer titular de Focine durante diez años.

Maruja no se enteró del atentado contra el chofer hasta mucho más tarde. Sólo percibió desde su escondite el ruido instantáneo de los cristales rotos, y enseguida un grito perentorio casi encima de ella: «Por usted venimos, señora. ¡Salga!». Una zarpa de hierro la agarró por el brazo y la sacó a rastras del automóvil. Ella resistió hasta donde pudo, se cayó, se hizo un raspón en una pierna, pero los dos hombres la alzaron en vilo y la llevaron hasta el automóvil estacionado detrás del suyo. Ninguno se dio cuenta de que Maruja estaba aferrada a su cartera.

Beatriz, que tiene las uñas largas y duras y un buen entrenamiento militar, se le enfrentó al muchacho que trató de sacarla del automóvil. «¡A mí no me toque!», le gritó. Él se crispó, y Beatriz se dio cuenta de que estaba tan nervioso como ella, y podía ser capaz de todo. Cambió de tono.

—Yo me bajo sola —le dijo—. Dígame qué hago.

El muchacho le indicó el taxi.

—Móntese en ese carro y tírese en el suelo —le dijo—. ¡Rápido!

Las puertas estaban abiertas, el motor en marcha y el chofer inmóvil en su lugar. Beatriz se tendió como pudo en la parte posterior. El secuestrador la cubrió con su chamarra y se acomodó en el asiento con los pies apoyados encima de ella. Otros dos hombres subieron: uno junto al chofer y otro detrás. El chofer esperó hasta el golpe simultáneo de las dos puertas, y arrancó a saltos hacia el norte por la avenida Circunvalar. Sólo entonces cayó Beatriz en la cuenta de que había olvidado la cartera en el asiento de su automóvil, pero era demasiado tarde. Más que el miedo y la incomodidad, lo que no podía soportar era el tufo amoniacal de la chamarra.

El Mercedes en que subieron a Maruja había arrancado un minuto antes, y por una vía distinta. La habían sentado en el centro del asiento posterior con un hombre a cada lado. El de la izquierda la forzó a apoyar la cabeza sobre las rodillas en una posición tan incómoda que casi no podía respirar. Al lado del chofer había un hombre que se comunicaba con el otro automóvil a través de un radioteléfono primitivo. El desconcierto de Maruja era mayor porque no sabía en qué automóvil la llevaban —pues nunca supo que se había estacionado detrás del suyo— pero sentía que era nuevo y cómodo, y tal vez blindado, porque los ruidos de la avenida llegaban en sordina como un murmullo de lluvia. No podía respirar, el corazón se le salía por la boca y empezaba a sentir que se ahogaba. El hombre junto del chofer, que actuaba como jefe, se dio cuenta de su ansiedad y trató de calmarla.

—Esté tranquila —le dijo, por encima del hombro—. A usted la estamos llevando para que entregue un comunicado. En unas horas vuelve a su casa. Pero si se mueve le va mal, así que estése tranquila.

También el que la llevaba en las rodillas trataba de calmarla. Maruja aspiró fuerte y espiró por la boca, muy despacio, y empezó a recuperarse. La situación cambió a las pocas cuadras, porque el automóvil encontró un nudo del tránsito en una pendiente forzada. El hombre del radioteléfono empezó a gritar órdenes imposibles que el chofer del otro carro no lograba cumplir. Había varias ambulancias atascadas en alguna parte de la autopista, y el alboroto de sus sirenas y los pitazos ensordecedores eran para enloquecer a quien no tuviera los nervios en su lugar. Y los secuestradores, al menos en aquel momento, no los tenían. El chofer estaba tan nervioso tratando de abrirse paso que tropezó con un taxi. No fue más que un golpe, pero el taxista gritó algo que aumentó el nerviosismo de todos. El hombre del radioteléfono dio la orden de avanzar como fuera, y el automóvil escapó por sobre andenes y terrenos baldíos.

Ya libre del atasco siguió subiendo. Maruja tuvo la impresión de que iban hacia La Calera, una cuesta del cerro muy concurrida a esa hora. Maruja recordó de pronto que tenía en el bolsillo de la chaqueta unas semillas de cardamomo, que son un tranquilizante natural, y les pidió a sus secuestradores que le permitieran masticarlas. El hombre de su derecha la ayudó a buscarlas en el bolsillo, y se dio cuenta de que Maruja llevaba la cartera abrazada. Se la quitaron, pero le dieron el cardamomo. Maruja trató de ver bien a los secuestradores, pero la luz era muy escasa. Se atrevió a preguntarles: «¿Quiénes son ustedes?». El del radioteléfono le contestó con la voz reposada:

—Somos del M-19.

Una tontería, porque el M-19 estaba ya en la legalidad y haciendo campaña para formar parte de la Asamblea Constituyente.

—En serio —dijo Maruja—. ¿Son del narcotráfico o de la guerrilla?

—De la guerrilla —dijo el hombre de adelante—. Pero esté tranquila, sólo la queremos para que lleve un mensaje. En serio.

Se interrumpió para dar la orden de que tiraran a Maruja en el suelo, porque iban a pasar por un retén de la policía. «Ahora no se mueva ni diga nada, o la matamos», dijo. Ella sintió el cañón de un revólver en el costado y el que iba a su lado terminó la frase.

—La estamos apuntando.

Fueron unos diez minutos eternos. Maruja concentró sus fuerzas, masticando las pepitas de cardamomo que la reanimaban cada vez más, pero la mala posición no le permitía ver ni oír lo que hablaron con el retén, si es que algo hablaron. La impresión de Maruja fue que pasaron sin preguntas. La sospecha inicial de que iban hacia La Calera se volvió una certidumbre, y eso le causó un cierto alivio. No trató de incorporarse, porque se sentía más cómoda que con la cabeza apoyada en las rodillas del hombre. El carro recorrió un camino de arcilla, y unos cinco minutos después se detuvo. El hombre del radioteléfono dijo:

—Ya llegamos.

No se veía ninguna luz. A Maruja le cubrieron la cabeza con una chaqueta y la hicieron salir agachada, de modo que lo único que veía eran sus propios pies avanzando, primero a través de un patio, y luego tal vez por una cocina con baldosines. Cuando la descubrieron se dio cuenta de que estaban en un cuartito como de dos metros por tres, con un colchón en el suelo y un bombillo rojo en el cielo raso. Un instante después entraron dos hombres enmascarados con una especie de pasamontañas que era en realidad una pierna de sudadera para correr, con los tres agujeros de los ojos y la boca. A partir de entonces, durante todo el tiempo del cautiverio, no volvió a ver una cara de nadie.

Se dio cuenta de que los dos que se ocupaban de ella no eran los mismos que la habían secuestrado. Sus ropas estaban usadas y sucias, eran más bajos que Maruja, que mide un metro con sesenta y siete, y con cuerpos y voces jóvenes. Uno de ellos le ordenó a Maruja entregarle las joyas que llevaba puestas. «Es por razones de seguridad —le dijo—. Aquí no les va a pasar nada.» Maruja le entregó el anillo de esmeraldas y diamantes minúsculos, pero no los aretes.

Beatriz, en el otro automóvil, no pudo sacar ninguna conclusión de la ruta. Siempre estuvo tendida en el suelo y no recordaba haber subido una cuesta tan empinada como la de La Calera, ni pasaron por ningún retén, aunque era posible que el taxi tuviera algún privilegio para no ser demorado. El ambiente en la ruta fue de un gran nerviosismo por el embrollo del tránsito. El chofer gritaba a través del radioteléfono que no podía pasar por encima de los carros, preguntaba qué hacía, y eso ponía más nerviosos a los del automóvil delantero, que le daban indicaciones distintas y contradictorias.

Beatriz había quedado muy incómoda, con la pierna doblada y aturdida por el tufo de la chaqueta. Trataba de acomodarse. Su guardián pensaba que estaba rebelándose y procuró calmarla: «Tranquila, mi amor, no te va a pasar nada —le decía—. Sólo vas a llevar una razón». Cuando por fin entendió que ella tenía la pierna mal puesta, la ayudó a estirarla y fue menos brusco. Más que nada, Beatriz no podía soportar que él le dijera «mi amor», y esa licencia la ofendía casi más que el tufo de la chaqueta. Pero cuanto más trataba él de tranquilizarla más se convencía ella de que iban a matarla.

Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 4.5
( 8 )
Rating Distribution

5 Star

(3)

4 Star

(4)

3 Star

(1)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously
Sort by: Showing all of 8 Customer Reviews
  • Anonymous

    Posted September 13, 2007

    One of the best books I have ever read!

    This is one of those books that you cannot put down. Sunspense, uncertainty, and curiosity keeps you glued to each page of this wonderful story.

    2 out of 2 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Posted August 23, 2009

    the book is thrilling from beginning to end.

    This book is very intense, takes you back and for during the hey days of Pablo Escobar the lord drug of Colombia>

    1 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted December 11, 2008

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted November 3, 2008

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted April 5, 2010

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted September 30, 2009

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted March 12, 2009

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted December 14, 2009

    No text was provided for this review.

Sort by: Showing all of 8 Customer Reviews

If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
Why is this product inappropriate?
Comments (optional)