×

Uh-oh, it looks like your Internet Explorer is out of date.

For a better shopping experience, please upgrade now.

Nueve vidas: En busca de lo sagrado en la India de hoy
     

Nueve vidas: En busca de lo sagrado en la India de hoy

by William Dalrymple
 

See All Formats & Editions

The product of a 25-year exploration of India’s cultural and religious traditions, this collection of biographies introduces the reader to nine unforgettable characters, including a Buddhist monk who takes up arms to resist the Chinese invasion of Tibet and then spends the rest of his life trying to atone for the violence by hand printing the best prayer

Overview

The product of a 25-year exploration of India’s cultural and religious traditions, this collection of biographies introduces the reader to nine unforgettable characters, including a Buddhist monk who takes up arms to resist the Chinese invasion of Tibet and then spends the rest of his life trying to atone for the violence by hand printing the best prayer flags in India; a Jain nun who tests her powers of detachment as she watches her best friend ritually starve to death; and a devadasi, or temple prostitute, who initially resists her own initiation into sex work, yet pushes both of her daughters into a trade she now regards as a sacred calling. This fascinating, visceral evocation of India delves deep into the heart of a nation torn between the relentless onslaught of modernity and the ancient traditions that endure to this day.

 

El producto de una exploración de 25 años de las tradiciones culturales y religiosas de la India, esta colección de biografías le presenta al autor nueve personajes inolvidables, incluyendo un monje budista que empuña armas para resistir la invasión china del Tibet, y que el resto de su vida intenta expiar esa violencia estampando las mejores banderas de oración de la India; una monja jainista que pone a la prueba sus poderes de desapego mientras ve como su mejor amiga se priva de comida como ritual; y una devadasi—o prostituta templaria—que se resiste a su propia iniciación en las prestaciones sexuales, para luego empujar a sus hijas a un mundo que ahora considera como una vocación sagrada. Esta fascinante y visceral evocación de la India hurga en el corazón de una nación que debate entre la marcha inexorable de la modernidad y las tradiciones antiguas que siguen hasta el presente.

Editorial Reviews

From the Publisher
"This is travel writing at its best."  —Observer, on the English-language edition

"Beautifully written [and] ridiculously erudite."  —Times, on the English-language edition

Product Details

ISBN-13:
9788472457973
Publisher:
Editorial Kairos
Publication date:
11/01/2011
Sold by:
Barnes & Noble
Format:
NOOK Book
Pages:
392
File size:
2 MB

Read an Excerpt

Nueve Vidas

En Busca de lo Sagrado en la India de Hoy


By William Dalrymple, Miguel Portillo

Editorial Kairós

Copyright © 2010 Editorial Kairós, S. A
All rights reserved.
ISBN: 978-84-7245-797-3



CHAPTER 1

LA HISTORIA DE LA MONJA

Dos promontorios de oscuro y reluciente granito, suave como el cristal, se alzan desde un paisaje densamente boscoso compuesto de platanares y dentadas palmeras de Palmira asiáticas. Amanece. Por debajo se ve el antiguo centro de peregrinación de Shravanabelagola, donde los muros desmoronados de monasterios, templos y dharamsalas se arremolinan conformando una red de callejuelas de tierra roja. Las calles convergen en un enorme estanque de abluciones rectangular. El estanque está salpicado con hojas y capullos de loto, todavía cerrados. Los primeros peregrinos se están reuniendo, a pesar de lo temprano de la hora.

Durante más de 2.000 años, esta población karnática ha sido santa para los jainistas. Aquí fue, en el siglo –III, donde el primer emperador de la India, Chandragupta Maurya, abrazó la religión jainista, muriendo a resultas de un ayuno hasta la muerte autoimpuesto como expiación por las matanzas de las que fuera responsable durante su vida de conquistas. Mil doscientos años más tarde, en 981, un general jainista encargó la estatua monolítica más grande de la India, de más de 18 metros de altura, en lo alto del más alto de ambos promontorios, Vindhyagiri.

Se trataba de una imagen de otro héroe regio jainista, el príncipe Bahubali. Este príncipe peleó en un duelo con su hermano Bharata por el control del reino paterno. Pero al obtener la victoria, Bahubali comprendió la falsedad de la codicia y la transitoriedad de la gloria mundana. Renunció a su reino y en lugar de ello abrazó el sendero del asceta. Se retiró a la jungla y se quedó meditando durante un año, de manera que las enredaderas del bosque se ensortijaron entre sus piernas y le ataron al lugar en que se hallaba. En ese estado conquistó aquello que consideraba sus verdaderos enemigos –sus pasiones, ambiciones, orgullo y deseos–, convirtiéndose, según los jainistas, en el primer ser humano que realizó moksha o la liberación espiritual.

El sol acababa de elevarse por encima de las palmeras, y una temprana neblina matinal seguía envolviendo el lugar. No obstante, ya había una hilera de peregrinos –de lejos parecían criaturas parecidas a hormigas que trepaban por la empinada cuesta rocosa, que a la luz del amanecer parecía de mercurio fundido– que ascendía por los escalones que conducían a la monumental imagen del príncipe de piedra de la cima. Durante miles de años, esta impresionante estatua de amplios hombros, encerrada en su entramado de enredaderas de piedra, fue el centro de la peregrinación de este Vaticano de los digambaras, o jainistas "vestidos de cielo".

Los monjes digambaras son probablemente los ascetas más severos de toda la India. Muestran su renuncia total del mundo viajando por él totalmente desnudos, tan ligeros como el aire, tal y como lo conciben, y tan despejados como el cielo índico. Claro está, entre los muchos laicos corrientes con lungis y saris que ascienden lentamente los peldaños esculpidos en la pared de granito, hay varios hombres totalmente desnudos: monjes digambaras que se dirigen a honrar a Bahubali. También hay algunas monjas digambaras –o matajis– vestidas de blanco; y fue en un templo a corta distancia de la cima donde vi por primera vez a Prasannamati Mataji.

Ya había reparado en la diminuta, delgada y descalza figura de la monja en su sari blanco subiendo los peldaños por encima de mí al iniciar el ascenso. Trepaba con rapidez, con un recipiente de agua hecho a partir de la cáscara de un coco en una mano, y un abanico de plumas de pavo real en la otra. Según subía iba barriendo delicadamente cada uno de los escalones con el abanico a fin de asegurarse de que no pisaba, hería o mataba a ninguna criatura viva durante su ascenso por la colina: una de las reglas peregrinatorias del muni o asceta jainista.

Sólo cuando llegué al Vadegall Basadi, un templo que se levanta justo bajo la cima, acabé alcanzándola, y me fijé en que, a pesar de su cabeza calva, la Mataji era de hecho una mujer sorprendentemente joven y atractiva. Tenía unos grandes ojos bien separados, piel olivácea y un aire de confianza que se expresaba en la vigorosa facilidad con la que movía el cuerpo. Pero al llevar a cabo sus devociones, en su expresión podía adivinarse algo triste y melancólico; y ello, combinado con su inesperada juventud y belleza, le dejaba a uno queriendo saber más acerca de ella.

Mataji se hallaba ocupada con sus oraciones cuando entré en el templo. Tras la tenue penumbra del exterior, el interior parecía totalmente negro, y pasaron varios minutos hasta que mis ojos se adaptaron por completo a la oscuridad. En los puntos cardinales del interior del templo, al principio casi invisibles, se hallaban tres imágenes, de un negro y pulido mármol, de los tirthankaras o liberadores jainistas. Cada uno de ellos fue esculpido en una postura sentada búdica, en virasana samadhi, con la cabeza afeitada y los lóbulos de las orejas alargados. Las manos de cada tirthankara aparecían ahuecadas, y estaban sentados con las piernas cruzadas en la postura del loto, impasibles y con la mirada hacia el interior, abismados en la más profunda introspección y meditación. Tirthankara significa literalmente "creadores de vados", y los jainistas creen que estas heroicas figuras ascéticas han mostrando el camino hacia el nirvana, creando un vado espiritual a través de los ríos del sufrimiento y de los bravíos océanos de la existencia y el renacimiento, para así abrir un paso entre el samsara y la liberación.

Mataji hizo una reverencia ante cada una de las imágenes. Luego tomó algo de agua del sacerdote auxiliar y la vertió sobre las manos de las estatuas. Esa agua la recogió mediante un recipiente y luego la utilizó para ungir la coronilla de su propia cabeza. Según las creencias jainistas, es bueno y meritorio que los peregrinos expresen su devoción por los tirthankaras, pero no por ello deberán esperar recompensas terrenales: como seres perfeccionados que son, los creadores de vados se han liberado a sí mismos del mundo de los humanos, y por lo tanto no están presentes en las imágenes de la misma manera que, digamos, los hinduistas creen que sus deidades están encarnadas en las imágenes de los templos. El peregrino puede venerar, alabar, adorar y aprender del ejemplo de los tirthankaras, y pueden usarlos como motivo de concentración en sus meditaciones. Pero como los creadores de vados no están en el mundo, no pueden contestar las oraciones. La relación entre el devoto y el objeto de su devoción sólo discurre en un sentido. En su expresión más pura, el jainismo es casi una religión atea, y las muy veneradas imágenes de los tirthankaras que hay en los templos no implican tanto una presencia divina como una profunda ausencia divina.

Me intrigaba la intensa dedicación de Mataji hacia las imágenes, pero como estaba profundamente inmersa en sus oraciones, tuve claro que no era el mejor momento para interrumpirla, y menos para intentar hablar con ella. Desde el templo se dirigió hacia lo alto de la colina para lavar los pies de Bahubali. Allí murmuró silenciosamente sus oraciones matutinas, al pie de la estatua, haciendo girar el rosario en su mano. Luego dio cinco vueltas al circuito peregrinatorio o parikrama, alrededor del santuario y, con tanta rapidez como había trepado por los escalones, volvió a bajar por ellos, con el abanico de plumas de pavo real moviéndose con rapidez y barriendo todos los escalones que encontrara por delante.

Sería al día siguiente cuando solicité, siéndome concedida, una audiencia formal –o como la llaman los monjes, un darshan– con Mataji en el albergue del monasterio. Y sólo al día siguiente después de iniciada, mientras continuábamos nuestras conversaciones, empecé a enterarme de qué era lo que le confería aquel aire de inconfundible melancolía.

–Creemos que todo apego conlleva sufrimiento –dijo Prasannamati Mataji, cuando llevábamos un tiempo hablando–. Por eso se supone que debemos renunciar a ellos. Es uno de los principios más importantes del jainismo. Lo llamamos aparigraha. Por eso abandoné a mi familia y mi fortuna.

Conversábamos en el anexo de una sala de oración en un monasterio, y Mataji se sentaba con las piernas cruzadas sobre una estera de bambú, elevada ligeramente por encima de mí, sobre un pequeño estrado. La parte superior de su sari blanco cubría ahora modestamente su cabeza pelada.

–Ayuné durante muchos años o me limité a comer como mucho una vez al día –continuó–. Al igual que otras monjas, experimenté hambre y sed a menudo. Intenté demostrar compasión hacia todos los seres vivos y evitar toda forma de violencia, pasión o engaño. Deambulé descalza por los caminos de la India.

Al decir eso, la monja pasó una mano por la endurecida y callosa planta de su pie descalzo.

–Sufría a diario el dolor de las espinas y las ampollas. Todo ello formaba parte de mi esfuerzo por despojarme de mis últimos apegos en este mundo ilusorio. Pero –dijo–, seguía teniendo un apego, aunque, claro está, por entonces no lo consideraba como tal.

–¿De qué se trataba? –pregunté.

–Mi amiga Prayogamati –contestó–. Durante veinte años fuimos amigas inseparables, compartiendo todo. Por seguridad, las monjas jainistas han de viajar juntas, en grupos o en parejas. Nunca se me pasó por la cabeza que estuviera rompiendo ninguna de nuestras reglas. Pero a causa de mi íntima amistad con ella, no sólo creé un apego, sino un apego muy fuerte, dejando una entrada para la llegada del sufrimiento. Pero sólo me di cuenta cuando ella murió.

Se hizo un silencio y tuve que animar a Mataji para que continuase.

–En esta etapa de la vida necesitamos compañía –dijo–. Ya sabe, una compañía con la que podamos compartir ideas y sentimientos. Después de que Prayogamati abandonase el cuerpo, sentí esta terrible soledad. En realidad, la sigo sintiendo en la actualidad. Pero su tiempo estaba fijado. Cuando enfermó –primero de tuberculosis y luego de malaria– sentía tanto dolor que decidió tomar sallekhana, aunque sólo tenía 36 años.

–¿Sallekhana?

–Es el ayuno ritual hasta morir. En el jainismo lo consideramos como la culminación de nuestra vida como ascetas. Es a lo que todos y todas aspiramos y por lo que nos esforzamos, considerándolo el mejor camino hacia el nirvana. Y no sólo las monjas: incluso mi abuela, una mujer laica, también adoptó sallekhana.

–¿Está diciendo que se suicidó?

–No, no. Sallekhana no es suicidio –dijo enérgicamente–. No tiene nada que ver. El suicido es un gran pecado, resultado de la desesperación. Perosallekhana es un triunfo sobre la muerte, una expresión de esperanza.

–No comprendo –dije yo–. Si te privas de alimento hasta morir, entonces estás suicidándote, ¿no?

–De ninguna manera. Nosotros creemos que la muerte no es el fin, y que vida y muerte son complementarias. Así que cuando adoptas sallekhana estás en realidad abrazando una nueva vida. No es más que pasar de una habitación a otra.

–Pero no obstante se sigue eligiendo acabar con la propia vida.

–En el suicido, la muerte está llena de dolor y sufrimiento. Pero sallekhana es algo hermoso. No hay angustia ni crueldad. Nuestra vida de monjas es pacífica, y renunciar al cuerpo también debe ser algo pacífico. Tienes los nombres de los tirthankaras en los labios, y si lo haces con lentitud y de forma gradual, de la manera prescrita, no hay dolor; en lugar de ello en todas las privaciones existe una delicada pureza.

»En todas las etapas te guía una mataji o guru experimentada. Todo se planea por adelantado: cuándo y cómo renuncias a los alimentos. Se designa a alguien para que se siente a tu lado y se ocupe de ti en todo momento, y se envía un mensaje a todos los miembros de la comunidad, comunicando que has decidido emprender ese camino. Primero ayunas un día a la semana, luego sólo comes en días alternos: un día comes y al siguiente ayunas. Vas abandonando distintos tiempos de alimentos, paso a paso. Renuncias al arroz, luego a la fruta, a continuación a las verduras, después a los zumos y el suero de leche. Finalmente sólo ingieres agua, y luego sólo eso pero en días alternos. Al final, cuando estás preparado, también renuncias a eso. Si lo haces de manera muy gradual, no hay sufrimiento alguno implícito. El cuerpo se enfría, de manera que puedas concentrarte interiormente en el alma, y en borrar todo el mal karma.

»En cada etapa se te pregunta si estás dispuesta a continuar, si estás segura de estar preparada, si estás segura de que no quieres echarte atrás. Es muy difícil de explicar, pero en realidad puede ser muy hermoso: el rechazo final de todos los deseos, el sacrificio de todo. Estás rodeada, cuidada por tus compañeros monjes y monjas. Tu mente está concentrada en el ejemplo de los jinas.

Sonrió:

–Ha de entender que para nosotros la muerte está repleta de exaltación. Abrazas sallekhana no por desesperación acerca de tu vieja vida, sino para alcanzar y realizar algo nuevo. Es tan emocionante como descubrir un nuevo paisaje o un nuevo país: nos emocionamos ante una nueva vida, preñada de posibilidades.

Debí de parecer sorprendido, o poco convencido, porque se detuvo y explicó lo que quería decir utilizando las imágenes más simples.

–Cuando las ropas se tornan viejas y ajadas –dijo–, te procuras unas nuevas. Lo mismo ocurre con el cuerpo. Después de los 30, cada año se torna más débil. Cuando el cuerpo se marchite por completo, el alma tomará otro nuevo, igual que el cangrejo ermitaño encuentra un nuevo caparazón. Pues el alma no se marchita, y al renacer simplemente cambias tus ropas viejas y deterioradas por un traje nuevo bien elegante.

–Pero usted no parece haberse emocionado mucho cuando su amiga se fue así.

–No –dijo, con el rostro caído–. Es duro para los que se quedan.

Se detuvo. Durante un instante Mataji perdió su compostura; pero se recuperó.

–Yo no pude soportar la muerte de Prayogamati. Lloré, incluso aunque se supone que no debemos hacerlo. Cualquier tipo de emoción se considera un obstáculo para la realización de la iluminación. Hemos de cultivar la indiferencia, pero sigo recordándola.

Su voz volvió a vacilar. Sacudió lentamente la cabeza.

–El apego continúa ahí –dijo–. No puedo evitarlo. Vivimos juntas durante 20 años. ¿Cómo podría olvidarla?

* * *

El jainismo es una de las religiones más antiguas del mundo, y en muchos aspectos se parece al budismo, pues emerge del mismo mundo índico clásico y heterodoxo de la cuenca gangética, en los siglos anteriores a nuestra era. Al igual que el budismo, fue en parte una reacción a la consciencia de casta brahmínica y a la disposición de los brahmines para sacrificar enormes cantidades de animales en los templos. Pero la fe de los jainistas es algo más antigua y bastante más rigurosa que la práctica budista. Los ascetas budistas se afeitan la cabeza; los jainistas se arrancan los pelos de raíz. Los monjes budistas mendigan alimentos; los jainistas han de recibir alimento sin pedirlo. Todo lo que pueden hacer es salir de gowkari –la palabra se utiliza para describir el pacer de las vacas– y señalar su hambre doblando el brazo derecho por encima del hombro. Si los alimentos no llegan antes del inicio del anochecer, se acuestan hambrientos. Tienen prohibido aceptar o manipular dinero en cualquier modo.

En la antigua India, los monjes jainistas también fueron enaltecidos a causa de su rechazo a lavarse, y al igual que los monjes coptos de Egipto, equiparaban la falta de preocupación por el aspecto externo con pureza interna. Una antigua inscripción de Shravanabelagola hace referencia, en tono de admiración, a un monje tan pringado de porquería que «parecía vestir una ajustada armadura negra». En la actualidad se permite a los monjes limpiarse con una toalla húmeda y lavar su ropa cada pocas semanas; pero bañarse en estanques, en corrientes de agua o en el mar sigue estando estrictamente prohibido, así como usar jabón.

A diferencia del budismo, la religión jainista nunca se extendió más allá de la India, y aunque antaño fuera una fe popular y potente en todo el subcontinente, protegida por los príncipes de una sucesión de dinastías deccaníes, en la actualidad quedan tan sólo cuatro millones de jainistas, la mayor parte confinados a los estados de Rajasthan, Gujarat, Madhya Pradesh y Karnataka. Fuera de la India apenas existe la religión y, comparada con el budismo, es prácticamente desconocida en Occidente.

La palabra jain deriva de jina, que significa libertador o conquistador espiritual. Los jinas o tirthankaras –creadores de vados– fueron una serie de 24 maestros humanos que descubrieron, cada uno de ellos, cómo escapar del ciclo eterno de muerte y renacimiento. A través de su heroico tapasya –austeridades corporales– realizaron el conocimiento omnisciente y trascendente que les revelaría la naturaleza de la realidad del gran teatro del universo, en cada dimensión. El más cercano de ellos, según los jainistas, fue la figura histórica de Mahavira (599-529 a. de C.) –el Gran Héroe–, un príncipe de Magadha, en el actual Bihar, que renunció al mundo a los 30 años para convertirse en pensador y asceta itinerante.


(Continues...)

Excerpted from Nueve Vidas by William Dalrymple, Miguel Portillo. Copyright © 2010 Editorial Kairós, S. A. Excerpted by permission of Editorial Kairós.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

William Dalrymple is a Scottish writer and the author of City of Djinns, which won the Thomas Cook Travel Book Award and the Sunday Times Young British Writer of the Year award; The Last Mughal, which was long-listed for the Samuel Johnson Prize and won the Duff Cooper Memorial Prize; and White Muchals, which won the Wolfson History Prize and the Scottish Book of the Year award. He lives outside of Delhi.

Customer Reviews

Average Review:

Post to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews