×

Uh-oh, it looks like your Internet Explorer is out of date.

For a better shopping experience, please upgrade now.

Quattrocento
  • Alternative view 1 of Quattrocento
  • Alternative view 2 of Quattrocento
     

Quattrocento

5.0 1
by Susana Fortes
 

See All Formats & Editions

Una novela fascinante que recrea un crimen que la historia ha tardado quinientos años en resolver

En la Florencia de Botticelli y Leonardo, un papa colérico, Sixto IV, un ambicioso rey de Aragón y Nápoles y unos enemigos mortales, los Pazzi, planean una de las grandes traiciones de la Historia: la conjura de

Overview

Una novela fascinante que recrea un crimen que la historia ha tardado quinientos años en resolver

En la Florencia de Botticelli y Leonardo, un papa colérico, Sixto IV, un ambicioso rey de Aragón y Nápoles y unos enemigos mortales, los Pazzi, planean una de las grandes traiciones de la Historia: la conjura de abril contra el poder de los Médicis. Sólo asesinando a Lorenzo el Magnífico se podría dominar la economía de todo el orbe cristiano.

En la Florencia del siglo XXI, una estudiante prepara su tesis sobre un pintor de turbio pasado. Antes de verse envuelta en una investigación policial y de ser perseguida por los sicarios del Vaticano, descubre, a través de un misterioso cuadro, quién fue el verdadero instigador de la conjura perpetrada bajo la mayor cúpula sagrada de toda la cristiandad.

Product Details

ISBN-13:
9780061565489
Publisher:
HarperCollins Publishers
Publication date:
04/01/2008
Pages:
352
Product dimensions:
5.31(w) x 8.00(h) x 0.79(d)

Related Subjects

Read an Excerpt

Quattrocento
Novela

Capítulo Uno

Contar con el retrato robot del asesino es un asunto prioritario en cualquier investigación policial, pero si el crimen se cometió hace cinco siglos, la cosa se complica.

Una pintura del Renacimiento no se debe considerar exactamente una prueba pericial, pero, aun así, puede decirnos mucho sobre la vida y las circunstancias que rodearon al artista. No me refiero sólo a los mensajes del cuadro en cuanto obra de arte, sino a esa otra dimensión de la superficie pictórica, con sus sucesivas capas de pigmentos que nos cuentan la historia de una obra determinada del mismo modo que los aros en la corteza del árbol nos hablan de su edad biológica. A veces la psicología del pintor queda registrada en cada pincelada, al alisar o difuminar, y en ocasiones incluso en forma de huella digital. Según algunos científicos, las pinturas podrían encerrar el código de su ADN, presente microscópicamente en rastros de saliva o de sangre. Pero hasta el momento y teniendo en cuenta la precariedad de medios con que suele trabajar una historiadora del arte, será mejor no contar con esa posibilidad.

Llegué a Florencia con una beca de la Fundación Rucellai para escribir mi tesis doctoral sobre el pintor Pierpaolo Masoni, conocido como el Lupetto, uno de los artistas más enigmáticos y prometedores del Quattrocento, que, a causa de un accidente, se quedó ciego en 1478 cuando contaba apenas treinta y tres años. Afortunadamente antes tuvo tiempo de llevar a cabo algunos encargos importantes para la familiaMédicis, como la polémica Madonna de Nievole y además dejó constancia de sus reflexiones en una serie de manuscritos valiosísimos para cualquier amante del arte. Sin embargo desde el mismo momento en que empecé a sumergirme en aquellos textos depositados en un anaquel del primer piso del Archivio di Stato de Florencia, mis obsesiones se fueron volviendo más propias de un detective que de una estudiosa del Renacimiento.

Al principio de mi estancia en la ciudad experimenté una profunda decepción. Florencia me pareció una ciudad abandonada a su suerte, con los basureros desbordados y un fragor de bocinas y sirenas que rompían el reflejo de su pasado renacentista. Pero poco a poco fui acostumbrándome a aquella respiración de búfalo cansado. Aprendí a caminar por las calles sin tropezar con las hordas de turistas que invadían a todas horas las estrechas aceras del casco viejo. Según el momento del día reinaba un batiburrillo humano de diferente calado: ejecutivos que salían de casa temprano con una cartera de trabajo dejando en el aire una nube irrespirable de loción after-shave, niños camino del colegio con sus gorros y bufandas de Benetton, funcionarios estatales, frailes, japoneses que se retrataban sentados en las mismísimas rodillas del Holofernes de Donatello, parejas de recién casados besándose en el Ponte Vecchio, motocicletas que iban saltando ruidosamente entre las terrazas de los restaurantes, y cientos de jóvenes de piel oscura que al atardecer vendían brazaletes y relojes a seis euros en la plaza de la República, golpeando los pies contra las losas de piedra para sacudirse el frío. Gentes de paso.

Entre aquellas manadas de transeúntes que cada mañana tomaban las calles por asalto, yo era una más. Una transeúnte bastante desorientada, eso sí, con una beca de la Fundación Rucellai en mi poder, un contrato de alquiler para seis meses que me habían conseguido desde la oficina del rectorado de Santiago de Compostela, una maleta llena de libros y un par de asuntos personales que necesitaba olvidar.

El camuflaje es la primera táctica de supervivencia que una debe aprender para adaptarse a cualquier mundo cuyo código desconoce. Pero cuando la sensación de extrañeza se volvía demasiado intolerable, entonces tenía un recurso infalible para transformar la realidad a mi antojo. Mientras esperaba en la parada del 22 para dirigirme al Archivo o mientras tomaba un capuchino en el café Rivoire, en la piazza della Signoria, me ponía a mirar por la ventana y sin esforzarme mucho, en cuestión de segundos, irrumpía el pasado y se abría ante mí el hervidero de la Florencia del siglo xv. Por mi mente iban desfilando cortesanos y capellanes, notarios, barberos, tallistas y mercaderes como si me encontrase en el rodaje de una película de época.

Si poner distancia por medio supone siempre un bálsamo para cualquier enfermedad del espíritu, viajar en el tiempo todavía lo es más. Así que decidí atrincherarme dentro de mi fortaleza renacentista donde no estaba dispuesta a dejar entrar mensajes de móviles, ni cartas procedentes de otro mundo, ni ausencias de ningún tipo. Allí me sentía segura con una simple taza de café y el relente del invierno florentino que me llenaba la cabeza de sueños.

Aunque había aterrizado en Florencia casi sin haberlo decidido, enseguida tuve la sensación de estar asistiendo a una cita establecida con mucha anterioridad, sin que yo lo supiera. Llegué a la ciudad un día de invierno con la capucha de la trenca calada hasta las cejas y trescientos euros en el bosillo bajo un aguacero del fin del mundo. El limpiaparabrisas del taxi que me llevó desde el aeropuerto hasta mi apartamento en la vía della Scalla no daba abasto para despejar la cortina de agua que velaba los cristales y apenas me dejaba entrever el aire que rezumaba aquel barrio que se extendía detrás de Santa Maria Novella, repleto de fachadas desconchadas con patios ahogados y capillitas de vírgenes en las paredes. Toda la ciudad parecía sumergida y a merced de la corriente. Pero en ese primer momento no se me ocurrió pensar que había llegado a un lugar lleno de pasadizos secretos que comunicaban peligrosamente el pasado con el presente. Eso fue algo que descubrí después, cuando la fuerza de la corriente me había arrastrado ya demasiado lejos de la orilla para volverme atrás. Estaba tan vampirizada por aquel mundo que en ocasiones el simple paso de una calesa de turistas me hacía percibir el olor inconfundible de las boñigas de los caballos pisoteadas en las . . .

Quattrocento
Novela
. Copyright © by Susana Fortes. Reprinted by permission of HarperCollins Publishers, Inc. All rights reserved. Available now wherever books are sold.

Meet the Author

Susana Fortes is a native of Spain. Her novels have been translated into almost twenty languages, and she is the winner of numerous literary awards, including the Premio Nuevos Narradores, the Premio Primavera, the Premio de la Crítica, and, for Waiting for Robert Capa, the Premio Fernando Lara. She is a regular contributor to El País as well as various cinema and literature magazines.

Susana Fortes es licenciada en Geografía e Historia. En 1994 ganó el Premio Nuevos Narradores con su primera novela, Querido Corto Maltés. Luego fue finalista del Premio Primavera 2001 con Fronteras de arena y finalista del Premio Planeta 2003 con El amante albanés, una novela que se convirtió en bestseller en España. La traducción en inglés, The Albanian Affairs, ha conseguido el tercer premio del Book of the Year Awards 2006. Sus obras han sido traducidas a diez idiomas. Actualmente vive en Valencia, donde compagina la enseñanza con el periodismo y la literatura.

Customer Reviews

Average Review:

Post to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews

Quattrocento 5 out of 5 based on 0 ratings. 1 reviews.
Anonymous More than 1 year ago
muy recomendable. Novela de recorrido historico que salta entre el presente de la protagonista y el presente de sus objetos de estudio durante el Renacimiento. Profundo, polèmico,divertido, emocionante, humano. Trama ràpida, bien desarrollada, en un viaje a la Florencia de los Medici, los conflictos de poder y su trayectoria hasta nuestro tiempo. Un estudio interesante de las personalidades, un adentrarse en la interprentaciòn de estas mismas dentro de la expresiòn pictòrica el Siglo XV. Es una maravillosa invitaciòn para cerrar la ùltima pagina y correr a investigar, a adentrarse en la historia del arte, a involucrarnos con el acontecer de nuestro tiempo.