Que hacer cuando no sabes que hacer: Dios hara un camino

Que hacer cuando no sabes que hacer: Dios hara un camino

by Henry Cloud, John Townsend
     
 

Sequramente habrás atravesado esos momentos de confusión y desánimo, en los cuales te preguntas de qué manera lograr que todo mejore. Quizá tú o alguien que conozcas está pasando por un tiempo así en este mismo momento.See more details below

Overview

Sequramente habrás atravesado esos momentos de confusión y desánimo, en los cuales te preguntas de qué manera lograr que todo mejore. Quizá tú o alguien que conozcas está pasando por un tiempo así en este mismo momento.

Product Details

ISBN-13:
9780829765243
Publisher:
Vida
Publication date:
03/25/2013
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
96
Sales rank:
948,684
Product dimensions:
5.00(w) x 7.80(h) x 0.30(d)
Age Range:
18 Years

Read an Excerpt

Qué Hacer Cuando No Sabes Qué Hacer

Dios Hará un Camino


By Henry Cloud, John Townsend

ZONDERVAN

Copyright © 2013 Henry Cloud and John Townsend
All rights reserved.
ISBN: 978-0-8297-6524-3



CHAPTER 1

Comienza tu viaje con Dios


Suena casi como alguna clase de lema publicitario, pero el pequeño juego de palabras siguiente en verdad lo expresa: "Dios abrirá un camino" empieza con Dios. No es tu creencia la que abre el camino; es Dios quien lo hace. Tu fe es el paso vital que das para conectarte con Dios, el hacedor de caminos. Pero sin Dios, aun toda la fe que te sea posible reunir no te llevará a ninguna parte. De modo que el primer principio para hallar el camino de Dios es comenzar tu viaje con él.

La historia bíblica de Abraham es un buen ejemplo. Cuando fue llamado por Dios a dejar su patria, Abraham no tenía idea de hacia dónde sería encaminado. Pero sí creía en que Dios lo sabía, de modo que empacó sus cosas y partió. Abraham no creyó en su propia creencia; creyó en un Dios que sabía exactamente hacia dónde él se dirigía y sería capaz de guiarlo hasta allí.

De modo que cuando hablamos de que tengas fe, confianza y creencia para poder atravesar tus problemas y pruebas, nos referimos a algo bien específico. No hablamos de cálidos sentimientos religiosos o de un ejercicio de pensamiento positivo. La fe se afianza en una relación con Dios, una Persona real, que conoce tu camino y promete guiarte a lo largo de este.


ESTAMOS DISEÑADOS PARA LA DEPENDENCIA

Algunas personas argumentan que depender de Dios es una debilidad, que Dios es un apoyo para quienes no pueden sostenerse por sí mismos. El hecho de que necesites tan desesperadamente al Señor en tu vida no es una debilidad, como tampoco lo es tu necesidad de aire o alimento. Dios nos creó para que lleguemos a alcanzar las cosas que necesitamos yendo más allá de nosotros mismos. Fuimos diseñados para depender de él. La frase "una persona que se hizo a sí misma" es un enorme oxímoron. Nadie se hace a sí mismo. El salmista escribe: "Reconozcan que el Señor es Dios; él nos hizo, y somos suyos. Somos su pueblo, ovejas de su prado" (Salmos 100:3).

En principio, no nos creamos a nosotros mismos, ni tampoco fuimos diseñados para hallar nuestro propio camino en la vida. En lugar de eso, Dios nos diseñó para que dependamos de él. Cuando practicas la fe en Dios, estás haciendo lo único que puedes hacer para realizar hazañas superhumanas: Estás llegando más allá de la fuerza y el conocimiento humanos, y utilizando el infinito conocimiento y la inagotable sabiduría de Dios.


DIOS TE BRINDA LO QUE NECESITAS

¿Qué haces en una situación difícil o dolorosa cuando no sabes qué hacer? La triste verdad es que muchas personas hacen una de dos cosas. Primero, repiten lo que antes no funcionó. Se esfuerzan para volver a intentar que funcione alguna relación, para tener éxito en una carrera, o para superar algún problema difícil, patrón o hábito personal. Las personas que siempre están a dieta, por ejemplo, se convencen de que "esta vez sí funcionará". En una relación abusiva, la víctima se reconcilia después de una nueva pelea o separación, pensando que en esta oportunidad su pareja va a cambiar.

Este enfoque es el fiel reflejo de una definición popular de locura: Hacer lo mismo otra vez pero esperar diferentes resultados. Si ya has hecho todo lo que sabes hacer y no has tenido éxito, volver a intentarlo con tu limitado conocimiento y tu propia fuerza no es la respuesta.

La segunda respuesta común ante una situación sin esperanza es cesar por completo de intentarlo. Estas personas simplemente se rinden, creyendo que la relación jamás funcionará, que nunca perderán peso, que su depresión no podrá ser superada jamás, etc. Tratar de avanzar a través de la vida apoyado en tu propio poder, conocimiento y recursos limitados, conduce a una pérdida de la esperanza y resulta inútil.

Pero en la economía de Dios, llegar hasta el final de uno mismo es el comienzo de la esperanza. Tal como Jesús dijo: "Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece" (Mateo 5:3). Cuando te das cuenta de que sin Dios eres pobre e indefenso, estás listo para pedirle ayuda. Y en el momento en que lo haces, trasciendes tus propias limitaciones para encontrar tu camino, y los recursos de Dios están disponibles para ti.

No importa contra qué limitación o circunstancia estés luchando, Dios puede darte el poder y los elementos necesarios para ir más allá de lo que creías posible. Él puede hacer que puedas soportar o sobrevivas a un suceso trágico o doloroso, puede ayudarte a lidiar con una relación difícil, e incluso hacer que algún viejo sueño se haga realidad. Dios te abrirá un camino ante cualquier cosa, quizás de alguna manera insospechada. Y él hace sus mejores trabajos cuando tú llegas al final de ti mismo ... y lo admites.


TODO LO QUE DIOS NECESITA ES NUESTRO "SÍ"

¿Cómo es que este milagro ocurre? ¿Qué es lo que debemos hacer para ir más allá de nuestras propias capacidades y llegar a utilizar el poder, la sabiduría y los recursos del mismo Dios? Parece demasiado bueno para ser verdad. ¿Es esto solo para personas realmente especiales, buenas y únicas?

La Biblia promete —y millones de personas lo han descubierto— que el poder y los recursos de Dios están disponibles por igual para todos. No pueden ser ganados; solamente pueden ser recibidos como un regalo cuando, con humildad, reconocemos nuestra necesidad del Creador. A lo largo de la Biblia Dios afirma reiteradamente: "Vengan a mí y yo cubriré todas vuestras necesidades".

Él está listo para involucrarse por completo en tu vida. Todo lo que debes hacer es decirle que sí. Cuando lo hagas, él te proporcionará lo que necesitas para hallar tu camino.

Sin embargo, una vez en el camino con Dios, su jornada se presentará a veces verdaderamente milagrosa, y otras implicará un montón de trabajo, crecimiento y cambio de tu parte. Algunas veces no será el camino que creíste necesitar, sino uno diferente y mejor aun. Pero cuando Dios hace un camino, este es auténtico, significativo y perdurable.

No se espera que tu viaje con Dios sea un vuelo a solas. En los capítulos siguientes exploraremos qué opciones de compañeros para tu viaje tiene Dios.
(Continues...)


Excerpted from Qué Hacer Cuando No Sabes Qué Hacer by Henry Cloud, John Townsend. Copyright © 2013 Henry Cloud and John Townsend. Excerpted by permission of ZONDERVAN.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >