×

Uh-oh, it looks like your Internet Explorer is out of date.

For a better shopping experience, please upgrade now.

Regresion, terapia de vidas pasadas
     

Regresion, terapia de vidas pasadas

by Samuel Sagan
 

Regresión, terapia de vidas pasadas para ser libres aquí y ahora es un manual conciso y práctico para entender y manejar las experiencias de nuestras vidas pasadas a través de la regresión, una de las grandes técnicas del futuro en el campo del autodescubrimiento y de la psicoterapia. Según su autor, no es necesario

Overview

Regresión, terapia de vidas pasadas para ser libres aquí y ahora es un manual conciso y práctico para entender y manejar las experiencias de nuestras vidas pasadas a través de la regresión, una de las grandes técnicas del futuro en el campo del autodescubrimiento y de la psicoterapia. Según su autor, no es necesario creer en las vidas pasadas para someterse a un proceso de regresión. La técnica ISIS no se basa en la imaginación ni en la visualización creativa, y tampoco exige que se crea en algo, sino simplemente que se siga un determinado proceso.

Product Details

ISBN-13:
9788497778947
Publisher:
Obelisco, Ediciones S.A.
Publication date:
11/15/2012
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
160
Sales rank:
1,321,702
Product dimensions:
5.90(w) x 9.10(h) x 0.70(d)

Read an Excerpt

REGRESIÓN, TERAPIA DE VIDAS PASADAS PARA SER LIBRE AQUÍ Y AHORA


By SAMUEL SAGAN

EDICIONES OBELISCO

Copyright © 2012 Ediciones Obelisco, S. L.
All rights reserved.
ISBN: 978-84-9777-894-7



CHAPTER 1

EL MECANISMO DE LOS SAMSKARAS


Samskara es uno de los términos más importantes de la filosofía hindú. En Yoga, la unión con el Ser Superior se dice que se alcanza en cuanto se haya eliminado el último samskara. Por lo tanto, el primer objetivo de todos los yogas, o caminos de autotransformación, consiste en erradicar los samskaras de la mente. Ésta es la razón de que, para quienes deseen conocerse a sí mismos o, más bien, a su Ser Superior, sea tan importante tener una visión clara de todos los mecanismos de los samskaras.


1.1 El mecanismo fundamental

Si, por ejemplo, se tiene un accidente de coche en un determinado lugar, entonces, durante mucho tiempo, cada vez que pasemos por ese sitio nos sentiremos incómodos, y nos asaltará una oleada de miedo. Incluso podemos llegar a sentirnos incómodos con sólo pensar en el episodio. La huella traumática que queda en la mente tras el accidente se denomina samskara. El malestar que posteriormente aparece cada vez que se discurre por dicho lugar se llama reacción emocional o, más sencillamente, emoción. La tendencia del samskara a generar una oleada de miedo cuando se recuerda el accidente se denomina dinamismo del samskara.

Básicamente, todos los samskaras operan de la misma forma, muy sencilla. Sin embargo, de acuerdo con los Upanishads –el capítulo final de los Vedas– tan pronto como haya sido desatado en el corazón el último nudo de los samskaras, se alcanza el más elevado nivel de conciencia, la libertad absoluta, y martyo 'mrto bhavati, «el mortal se convierte en inmortal».


1.2 ¿Cómo podría definirse un samskara?

Los samskaras son las huellas que dejan en la mente las experiencias traumáticas previas. Hablando de forma aproximada, los samskaras serían las cicatrices de la mente (la asociación samskara-cicatriz es fácil de recordar). En el modelo de cuatro cuerpos sutiles empleado en el presente libro, la capa o estrato de la mente correspondería al cuerpo astral.2 Por tanto, los samskaras pueden considerarse como marcas o cicatrices del cuerpo astral, tal como se examinará con detalle a lo largo del presente libro.

Consideremos algunos ejemplos clarificadores del concepto samskara. Si una mujer es violada por su padre a los dieciséis años, eso le dejará una marca en su organización psicológica, y dicha marca es un samskara. Su forma de relacionarse con los hombres nunca será la misma de antes.

En diversas situaciones de la vida, dicha marca influenciará profundamente en su comportamiento emocional. Lo cual significa que el samskara no es ni mudo ni neutral. Más bien está dotado de un poderoso dinamismo –una carga emocional–. Genera emociones, atracciones y repulsiones que modificarán significativamente la vida interior de la persona. Estando asociado con tan traumáticos y dolorosos recuerdos, el samskara no puede permanecer silencioso; tiene que expresarse de una manera consciente o inconsciente. Esto es aplicable a todo tipo de samskaras –no sólo unos cuantos casos particulares–. Tanto si uno se da cuenta como si no, en las profundidades de nuestro ser los samskaras están perpetuamente clamando ser sanados.

Ahora supongamos que aquella mujer, en lugar de ser violada a los dieciséis años, hubiera sido forzada a los tres años. Su experiencia aún hubiera sido más terrible y traumática, puesto que al ser una niña pequeña, era incapaz de entender lo que estaba sucediendo. Para ella, la violación hubiera sido como un asesinato. Pero el impacto era tan insoportable que lo olvidó todo por completo, borrando el episodio de su memoria consciente.

El samskara fue almacenado con una carga emocional todavía mayor que en el caso de la chica de dieciséis años, aunque en este caso el samskara es completamente inconsciente. Más adelante, como persona adulta, toda su vida emocional y sexual será minada por un trauma escondido, del cual está totalmente desconectada. Puede que huya de los hombres o los persiga, o mostrar toda clase de comportamientos irracionales contra su propia libre voluntad. Podría desarrollar alguna enfermedad grave en la región pélvica, o bien un aborto espontáneo cuando tratara de tener un hijo.

Sin un proceso que le permita explorar las profundidades de su inconsciente, nunca será capaz de entender por qué su vida es tan desastrosa. Cualquier intento de reorganizar su existencia estará, desde el principio, condenado al fracaso, puesto que falta la pieza clave de su puzle personal.

Hasta este punto, todo lo que se ha visto encaja bastante bien en los modelos psicoanalíticos y psicológicos comunes. Además, uno podría ponderar acerca del hecho de que en los textos sánscritos estas materias ya fuesen objeto de debate varios milenios antes que Freud. Pero se encuentra una diferencia importante cuando se practica la regresión –los clientes descubren algunos samskaras que no pueden relacionarse con ninguna experiencia de la vida presente.

Como ocurre a menudo, este samskara fue enterrado, y la joven nunca había siquiera sospechado su presencia. Aunque no estaba enterrado muy profundamente, ya que pudo ser devuelto a la superficie y reexperimentado en esta regresión, la cual sólo era la segunda de dicho proceso. Estando dotado de una carga emocional tan dramática, no era posible que el samskara permaneciese neutral e inactivo. Un año antes de que tuviera lugar la regresión, esta joven había perdido un hijo en un aborto involuntario pocas semanas antes del parto. Mientras hacía la regresión, inmediatamente reconoció que el dolor que sintió en el momento del aborto era exactamente el mismo que el dolor de la mujer, cuando era violada y su hijo asesinado.

La superposición de ambos episodios es como un puzle. Como si un drama del pasado tuviera que ser sufrido otra vez porque las heridas que dejó no habían sido sanadas. Sin darse cuenta que este samskara estaba enterrado en su inconsciente e influenciándola, ¿qué probabilidad había de que esta mujer comprendiera lo que estaba sucediendo en su presente? En casos como éste, es difícil saber si la pérdida del bebé igual se hubiera producido, caso de haber hecho las regresiones antes del embarazo. Aunque tan pronto como la cliente descubrió este samskara, su vida comenzó a cambiar. Su tristeza disminuyó y la herida emocional creada por el aborto comenzó a sanar. Recobró cierto centramiento y un mayor sentido del propósito en su vida.


1.3 ¿Están los samskaras siempre asociados con experiencias negativas?

El criterio para que se imprima un samskara importante no es el dolor, sino la intensidad. Los samskaras fuertes se graban en el cuerpo astral cuando un episodio se asocia con una emoción intensa. Todos sabemos, por nuestra propia experiencia en esta vida, que tendemos a ser infelices con mayor frecuencia que felices. Lo mismo puede esperarse que haya ocurrido en vidas pasadas. Lo cual explica por qué los samskaras importantes, que vuelven a la superficie desde nuestro pasado, tienen estadísticamente más probabilidades de estar relacionados con sucesos dolorosos que con eventos gozosos. Aun así, cualquier alegría intensa puede originar un samskara, de la misma manera que la medicina china considera que la alegría puede inducir un ataque al corazón.


1.4 ¿Cómo intensifican los samskaras las emociones?

Hay diversas razones por las que un samskara se imprime mucho más profundamente en nuestra estructura si va acompañado por una emoción intensa. Supongamos que le van a decapitar. La experiencia dejará una impresión más profunda en la psique que si sencillamente ha ido a la peluquería. Puede tener una vulgar cita con el peluquero despreocupadamente, soñando despierto, sin estar realmente en ello. En cambio no podrá ir a su ejecución sin sentir preocupación.

Puede olvidar muchas de las visitas hechas al peluquero, pero si se ha escapado de una mazmorra, no hay manera de que nunca se olvide, pues en la mazmorra se está en un estado diametralmente opuesto a la despreocupación. Todos los sentidos están en alerta total. Se está totalmente consciente y vigilante. Esta experiencia no es una nube borrosa que queda impresa en la memoria, sino un agudo y preciso paquete de pensamientos, sentimientos y percepciones. Si se sale vivo de eso, aun después de treinta años se es capaz de recordar cada mínimo detalle. Cada trocito de información se almacenará: cómo era el lugar, qué se sentía, el color de las paredes, cada ruido, cada olor, todas las emociones y sentimientos. Y si al final muere en una mazmorra, mantendrá ese conjunto de emociones, como una de las más vívidas de toda esa vida, llevándolo consigo en todas las vidas que sigan.


1.5 ¿Se originan todos los samskaras por situaciones graves o emociones intensas?

Algunos samskaras importantes pueden originarse a raíz de situaciones de escasa importancia, pues el samskara no es debido a la situación en sí, sino a la reacción emocional a la misma. Por ejemplo, un niño puede aterrorizarse enormemente al ver un animal. Para el niño, incluso un perro manso puede convertirse de repente en un monstruo que amenaza su vida, causándole un pánico irracional y generando un fuerte samskara. En cambio, algunas personas permanecen emocionalmente estables en las más dramáticas circunstancias, y viven situaciones muy intensas sin que se les genere ningún samskara.


1.6 Microsamskaras y samskaras propiamente dichos

Hasta aquí solamente hemos considerado los samskaras que están dotados de fuertes cargas emocionales. Además de esas importantes marcas, nuestra mente almacena miríadas de samskaras menores.

Las impresiones que constantemente se reciben a través de los órganos sensoriales son guardadas en las regiones subconscientes de la mente. Se sabe que los detalles no se pierden, puesto que pueden ser vueltos a traer a la memoria en cualquier momento, siempre y cuando se active el estímulo apropiado. Por ejemplo, se llega a un lugar donde un cierto olor está flotando en el ambiente y, de repente, se hace una conexión con un episodio remoto del pasado. En una fracción de segundo nos hemos transportado de vuelta a una estancia donde estuvimos hace treinta años. Los colores, los sonidos, la atmósfera de aquella estancia han vuelto a la conciencia porque el olor era similar al que se está sintiendo ahora. Esta asociación no se produce porque haya sucedido una situación dramática en dicha estancia. La situación es bastante ordinaria, no experimentándose ningún dolor o emoción en particular. El mismo mecanismo a menudo tiene lugar con una antigua canción o pieza musical, la cual puede inmediatamente transportarnos de vuelta a una parte de nuestro pasado, asociando todas las correspondientes emociones y sentimientos.

En este patrón pueden reconocerse las características de los samskaras. Un conjunto de emociones sensoriales consigue marcarse en la mente subconsciente o consciente. Se almacena allí sin que lo sepamos, pero aun así es vívido, pues puede ser recuperado en cualquier momento. Cuando aparece el estímulo correcto –como el olor o la pieza musical– la marca se activa, teniendo lugar una reacción. Se vuelven a experimentar sensaciones, emociones y sentimientos relacionados con esta parte en concreto de nuestro pasado.


1.7 ¿Cuál es la diferencia entre karma y samskara?

El significado literal de la palabra sánscrita karma es «acción». Karma se refiere a todas las acciones que uno ha efectuado en el pasado, tanto en esta vida como en anteriores. Los mecanismos del karma son tales que cada acción realizada es como un impulso que se envía al universo. Tras un lapso de tiempo muy variable (¡incluso superior a unas cuantas vidas!), el impulso vuelve como un bumerán, generando las correspondientes circunstancias en nuestra vida. Los actos negativos tenderán a crear circunstancias desfavorables cuando vuelva el correspondiente impulso, mientras que las acciones positivas tenderán a originar condiciones propicias. Éste es el aspecto más sencillo y directo de la teoría del karma, con el cual todo el mundo está más o menos de acuerdo. No obstante, no todo el mundo coincide en cuán directamente las circunstancias del pasado se reflejan en el presente. ¿Tienen que perecer por la espada todos aquellos que hayan matado con la espada? En lo que a esta cuestión respecta, ¡personas muy iluminadas han mantenido puntos de vista bastante diferentes!

Los samskaras son de diferente naturaleza. En lugar de ser ondas exteriores enviadas por el universo, son factores internos. Más concretamente, son huellas emocionales dejadas en el interior de la mente inconsciente que, a su vez, tienden a influir en las respuestas emocionales presentes.

Otra diferencia importante reside en el hecho de que algunos karmas (acciones) insignificantes pueden estar asociados a fuertes samskaras (huellas emocionales), por ejemplo cuando un niño pequeño es presa del pánico cuando se encuentra con el pastor alemán bien educado de los vecinos, o bien cuando un bebé se aterroriza por una tormenta. Aunque lo que haya en estas circunstancias sea virtualidad, no acción, o sea ningún karma significativo, podría haber suficiente samskara para que el niño mostrara síntomas neuróticos durante el resto de su vida. Por otra parte, los crímenes más atroces –implicando un enorme karma negativo– pueden cometerse fría y despreocupadamente, sin que se imprima ningún samskara profundo.


1.8 ¿Tienen samskaras los animales?

Desde el momento en que los animales pueden volverse neuróticos, podemos asumir que también tienen samskaras. El reflejo observado por Pavlov en su trabajo con perros presenta claras analogías con el condicionamiento de los samskaras.

Otra palabra sánscrita importante relativa a los samskaras es manas. Manas se refiere a la capa o estrato en que pensamos y experimentamos emociones.

Más concretamente, manas tiene que ver con los pensamientos y las emociones, las cuales son reacciones directamente relacionadas con los samskaras. El concepto de «mente reactiva» (manas) se desarrollará más adelante en el presente libro.

Manas se traduce usualmente como «mente». La palabra «mente», sin embargo, se emplea en nuestro idioma con distintos significados. En el contexto del trabajo de Clairvision, la palabra «mente» se emplea con el significado de «mente reactiva», semejante al sánscrito manas, el estrato en que tienen lugar los pensamientos y las emociones. Hay diversas razones para esta elección, como se hará evidente más adelante.

Cuando se define así, la mente se corresponde con bastante exactitud a lo que Rudolf Steiner denomina cuerpo astral. En el presente contexto, el lector puede equiparar los siguientes términos:

mente = mente reactiva = manas = manas/mente = = estrato de los samskaras = cuerpo astral


Sin embargo, en ocasiones se establecerán distinciones entre el cuerpo astral, el cual es un vehículo de la conciencia, y la mente reactiva, que es la conciencia mental que tiene lugar en dicho vehículo.

Desde el punto de vista de la tradición hindú, los animales tienen manas/mente –al igual que acuerda Rudolf Steiner– y por tanto un cuerpo astral. Los animales pueden asociar hechos mentalmente y extraer conclusiones, como cuando un ratón encuentra la salida de un laberinto. Los animales también experimentan emociones como la rabia y los celos. Pues el cuerpo astral, en el cual se imprimen los samskaras, no es un atributo específicamente humano, sino que también lo es de los animales. ¡Los samskaras podrían incluso describirse como partes de nuestro ser que tenemos en común con los animales! Esto puede parecer paradójico porque los seres humanos tienden a apreciar sus emociones, considerándolas como algo específicamente humano, algo que les dota de cualidades humanas. En realidad, la mayoría de esas emociones son de la misma naturaleza que las que experimentan los animales.


(Continues...)

Excerpted from REGRESIÓN, TERAPIA DE VIDAS PASADAS PARA SER LIBRE AQUÍ Y AHORA by SAMUEL SAGAN. Copyright © 2012 Ediciones Obelisco, S. L.. Excerpted by permission of EDICIONES OBELISCO.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Customer Reviews

Average Review:

Post to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews