Relaciones: Amor, matrimonio y espíritu by John-Roger | Paperback | Barnes & Noble
Relaciones: Amor, matrimonio y espiritu

Relaciones: Amor, matrimonio y espiritu

by John-Roger
     
 

View All Available Formats & Editions

Recognizing the challenges people face in their daily relationships, this essential handbook provides practical techniques for breaking gender stereotypes associated with being a mother, father, or single parent. Realistic tools for strengthening and nurturing relationships with spouses, children, and oneself are also offered.

Reconociendo los desafíos a

Overview

Recognizing the challenges people face in their daily relationships, this essential handbook provides practical techniques for breaking gender stereotypes associated with being a mother, father, or single parent. Realistic tools for strengthening and nurturing relationships with spouses, children, and oneself are also offered.

Reconociendo los desafíos a los cuales la gente se enfrenta en sus relaciones diarias, este manual esencial provee técnicas prácticas para superar las limitaciones asociadas con papeles tradicionales como ser madre, padre o padre soltero. También se ofrecen herramientas realistas para fortalecer y alimentar las relaciones con los cónyuges, hijos y uno mismo.

Product Details

ISBN-13:
9781893020504
Publisher:
Mandeville Press
Publication date:
05/01/2009
Pages:
236
Product dimensions:
6.00(w) x 8.90(h) x 0.70(d)

Read an Excerpt

Relaciones

Amor, Matrimonio Y Espíritu


By John-Roger

Mandeville Press

Copyright © 2008 Peace Theological Seminary& College of Philosophy (Seminario Teológico y Escuela de Filosofía Paz)
All rights reserved.
ISBN: 978-1-893020-50-4



CHAPTER 1

EL MATRIMONIO

¿POR QUÉ CASARSE?


Existen muchas razones para el matrimonio. Algunas personas se casan porque no soportan ver televisión a solas. Otros se casan por la necesidad de desahogo sexual. Algunos se casan porque temen no tener quién los cuide cuando estén viejos y desvalidos. Otros se casan para tener seguridad financiera. Algunos eligen el matrimonio por ser la manera más aceptable de tener hijos y educarlos. Otros por el condicionamiento familiar y social que dice que eso es lo que hay que hacer. Hay incluso otros que se casan para equilibrar experiencias pasadas. Y algunos hasta se casan por amor.

En muchas de esas situaciones, las personas rara vez admiten ante sí mismas o ante su cónyuge, la verdadera razón que tuvieron para casarse. Se casan bajo la bandera del amor, pero no por la esencia del amor. Algunos permanecen casadas por muchos años con el pensamiento no expresado de: "¿Y esto es todo?" y otros pueden llegar a separarse diciendo "Si esto es todo, no me interesa".

Con frecuencia les sugiero a las parejas que están iniciando una relación que no se apresuren para casarse. Les sugiero que se tomen su tiempo para conocerse. ¿Cuánto tiempo? Mínimo seis meses y sugiero que sean dos años. En los primeros seis meses los dos se quieren con tal ceguera que automáticamente cooperan, aceptan, aman, fluyen, participan, se acomodan, se nutren, resuelven y comparten.

En dos años, sin embargo, algunas personas empiezan a expresarse negativamente, en términos de competir, ignorar y rechazar. Ese es el lado negativo.

El lado positivo de esto es que si la pareja ha estado junta durante dos años, es más fácil concluir la relación eligiendo no participar en la negatividad y aprendiendo lo que puedan de la relación, al tiempo que cada cual emprende su propio camino.

Conozco parejas que han acudido a un abogado antes de casarse para elaborar un contrato que defina los aspectos financieros y otros temas de su futura relación, incluyendo una lista detallada de lo que sucedería en caso de divorcio. Aun cuando esto puede ser muy práctico, ciertamente no es muy romántico, pero ¿tiene que ser romántico?

Mi punto de vista es que si una pareja tiene que hacer un convenio legal estipulando las condiciones para el divorcio antes de casarse entonces ¿para qué casarse? Yo me guío por lo siguiente: En caso de duda, abstente, o si dudas, convérsalo a fondo. Desde el punto de vista del amor incondicional, el matrimonio resulta difícil en un mundo condicionado. Si las personas se casan por las razones equivocadas, acabarán divorciándose por las razones acertadas.

Algunas personas llevan el romance al extremo y se casan pensando que ellos y sus parejas son y serán para siempre el uno para el otro. Esa es una falacia. Tratar de hacer funcionar un matrimonio sobre la base de ser el uno para el otro es como tratar de vivir en un estado de perfección en una situación imperfecta. Las cosas no fueron diseñadas de esa forma en este planeta perfectamente imperfecto.

Aquello en lo que se base el matrimonio va a determinar el amor o el desamor que se exprese, así como la duración de la relación.

Si un matrimonio está basado únicamente en el amor al sexo, no durará mucho tiempo, tal vez un año. Si además de la expresión sexual cada uno disfruta de la presencia física de la otra persona, esto puede sumarle unos cuantos años a la relación. Pero un matrimonio basado especialmente en mirarse uno al otro y en hacerse el amor, tendrá limitaciones en términos de tiempo y expresión.

Existen también los matrimonios basados en las emociones, como los que permanecen casados por el bien de los hijos, y después de que los hijos se van, por lo general terminan en divorcio. El matrimonio con bases emocionales durará más si incluye el amor mental. ¿Qué hace una pareja después de que los hijos se van y sienten menos deseos sexuales? Un matrimonio que incluye el amor mental, que es cuando a la pareja le encanta hablar y compartir, puede durar toda la vida.

Si te casas porque estás enamorado, debes saber que con igual facilidad puedes dejar de estarlo. Si te casas porque amas a tu pareja por lo que va a hacer, puede que no la ames si no hace lo que tú querías o esperabas. Pero si te casas porque sencillamente amas a la otra persona, sin importar lo que haga, entonces se trata de un amor que puede durar y que se puede disfrutar a través de todas las experiencias y para toda la vida.

En los matrimonios en que está presente el amor incondicional y espiritual es posible el amor total en todos los niveles, incluyendo un equilibrio armonioso de las expresiones mentales, emocionales, físicas y sexuales. Viven juntos en un estado natural de amor viviente. Eso es lo más cercano a la fantasía de vivieron felices para siempre.


¿ESTA ES LA PERSONA CON QUIEN ME CASÉ?

Después de que dos personas se comprometen en una relación y empiezan a vivir juntas, no pueden menos que verse envueltas en las intimidades del diario vivir: La monotonía del pagar las cuentas, los dolores y los achaques que a veces se presentan en el transcurso de la relación, y los placeres y las presiones sexuales. Más de una pareja casada se ha encontrado en una conversación como esta:

— Solamente hicimos el amor una vez esta semana.

— Sí, una sola vez ¿pero quién las anda contando?

— Tú no hiciste ningún ademán para acercarte a mí.

— Bueno, hubieras podido acercarte tú.

— Yo lo hice la última vez. Ahora es tu turno.

— Fui yo quien se acercó la última vez.

Con esta manera de relacionarse, comienzan a revelarle al ser amado diferentes partes de sí mismos que distan mucho de la perfección. De hecho pueden estar tan lejos de la perfección que esos aspectos se mantuvieron bien ocultos durante el período del romance o del noviazgo. Entonces, cuando la persona se siente lo suficientemente segura con su cónyuge, deja de representar su papel teatral y revela lo que estaba escondido.

Desde luego que si hubieran sido inteligentes y valientes desde el principio habrían revelado eso antes del matrimonio. Si no lo hicieron, tal vez tengan que enfrentar la presión del cambio. Cuando se revelan las imperfecciones en un matrimonio, a menudo cada uno quiere que el otro cambie, que altere su comportamiento o sus actitudes. Porque después de todo, no muchas personas quieren vivir con las imperfecciones, especialmente si son de otro.

En ocasiones puede ser útil examinar el concepto que tu pareja tiene de ti y ver si es acertado o si se trata más bien de su mirada condicionada que se enfoca en tus imperfecciones. Por el solo hecho de que tu pareja pueda ver falta de amor en todas las cosas que haces o dejas de hacer, como dice una canción "no necesariamente es así". La forma en que te experimenta puede estar más relacionada con la experiencia de algo que perdió en el pasado que con la realidad de lo que es.

Aunque no estás obligado a aceptar la experiencia que otra persona tiene de ti, sería útil que te aseguraras de no estar defendiendo una posición proveniente del ego. Si examinas honestamente lo que está sucediendo y permaneces en contacto con el amor que sientes por tu pareja, va a ser más fácil actuar con apoyo amoroso. Es cuestión de hacer lo que sea necesario para lograr una perspectiva elevada y ver lo que verdaderamente sucede; entonces te surgirán fácilmente actitudes y acciones de apoyo con amor y sentido del humor.


VAN A SUCEDER ALGUNOS CAMBIOS

Cuando las parejas no tienen la experiencia ni la fuerza de voluntad suficientes para orientarse hacia lo positivo, con frecuencia ejercitan el poder del no y señalan todas las cosas que supuestamente están mal en la otra persona.

La situación puede volverse desagradable hasta el punto en que uno de los dos diga: "Si yo hubiera sabido que esto iba a ser así, no me habría casado contigo". La respuesta honesta podría ser: "Ya lo sabía y por eso me encargué de que no lo supieras". Entonces cada uno se enfrenta al reto de amar a su pareja lo suficiente (con todo lo que sí saben de ella) y ver las imperfecciones a través de los ojos del amor.

Algunas personas se aferran a la lucha tradicional: "Te amaré solamente si cambias". La pareja puede quedarse estancada si la respuesta es: "No cambiaré hasta que tú no cambies". Otra respuesta podría ser: "¿Por qué debo cambiar? ¿Por qué no puedo mantener esta imperfección y que sigamos relacionándonos amorosamente de todas maneras? Las alternativas entonces son aceptarlo propuesto o quedarse estancado en una reacción emocional de "porque cuando me haces eso, me exaspero".

Podría ser el momento de que te pusieras en contacto con ese sentimiento de exasperación y que examinaras si lo que produce el juicio tiene que ver con la otra persona o con el condicionamiento cultural. En otras palabras, tu pasado puede estar nublando tu presente.

Las imperfecciones no siempre tienen que considerarse como malas noticias. Las buenas noticias son que las debilidades e imperfecciones humanas a menudo se comparten sólo cuando una persona se relaja lo suficiente como para no censurar sus pensamientos, sus hábitos o sus sentimientos.

Por ejemplo, imagínate tener el valor para admitir: "Tú eres la única persona que puede herirme y eres la única persona en quien he confiado como para compartir estas cosas. Sé que necesito ayuda, pero tú quieres que yo cambie antes de que yo sepa a qué me estoy enfrentado y cómo cambiarlo. Tú quieres marcharte antes de que yo siquiera haya empezado a examinar un hábito que desarrollé mucho antes de conocerte. ¿No podríamos sentarnos y revisarlo? Tal vez pueda cambiarlo, si supiera qué es lo que voy a cambiar. No cambiar por complacerte, sino cambiar lo que lo originó y eso requiere de un poco de búsqueda, de un poco de investigación, de un poco de conocimiento que me permita entrar en contacto con eso dentro de mí".

Lo que hace que sea tan difícil cambiar es la inhabilidad para entrar en contacto con una respuesta habitual. Es como tratar de abrir una caja fuerte sin darle vuelta a la perilla. No importa cuánto teorices, mientras no te pongas en acción y comiences a experimentar para descubrir cómo hacerlo, no estarás progresando para desbloquear el hábito.

En el amor, el verdadero amor que es incondicional, puedes ayudar a tu amado en lugar de criticarlo o de darle un ultimátum. En vez de la actitud de "cambia-o-de-lo-contrario", un apoyo amoroso sin condiciones alentará los cambios que se requieren.

¿Qué crees que produce la actitud de "Me voy a casar contigo pero tienes que cambiar"? Probablemente ningún cambio y si lo hay, puede estar acompañado de resentimiento, porque el cambio se produjo como resultado de la intimidación o de la coerción. Si llegas al ultimátum de "cambia-o-de-lo-contrario" a lo mejor puedes terminar consiguiendo un cambio y un "de-lo-contrario", y el "de-lo-contrario" se convierte en resentimiento.

Podrías pensar: "Bueno, si yo no exijo el cambio, no me quito de encima ese comportamiento que me vuelve loco". Nuevamente, tú tienes la responsabilidad de ir al fondo de lo que te vuelve loco. "El comportamiento de mi esposa" puede ser tu respuesta inmediata, pero apostaría a que además de tu esposa, son muchas las personas capaces de oprimir y accionar ese botón de volverte loco. Entra en contacto con lo que hay allí. Es tu botón el que se está oprimiendo. En lugar de tratar de cambiar rápidamente a los que oprimen el botón ¿qué te parece eliminar el botón o cambiar tu respuesta cuando te oprimen el botón?

Siempre podrás apartarte de tu ser amado en medio de tu enojo justificado. Eso deja la puerta abierta para encontrar a otra persona a quien amar, y muy probablemente esa persona te va a probar y te va a bendecir con mayores imperfecciones que oprimirán el botón de "me vuelve loco" más fuerte y más frecuentemente. Si sucede, posiblemente abandones esa relación aún más rápido que la anterior.

Es importante para tu relación que no trates el problema de tu pareja como si fuera más importante que tu propia pareja. No me interesa cuál sea la naturaleza del problema. Los problemas son para enfrentarlos, pero no cometas la equivocación de pensar que los problemas son tu esposo o tu esposa. Tu ser amado es más valioso que el problema. Puedes apoyar a tu pareja para que evite el comportamiento inapropiado siempre y cuando le comuniques que la amas más que al asunto que les preocupa.

Conozco un esposo que experimenta gran tensión en el trabajo y necesita tiempo para recuperarse cuando llega a casa. En ocasiones, la esposa y los hijos le exigen un poco de atención antes de que él haya tenido el tiempo suficiente para relajarse. Con frecuencia responde con irritabilidad, hasta el punto de la furia o de la impaciencia. Su esposa y sus hijos lo conocen y generalmente sólo se ríen. "Papi es así. Hay que darle 15 minutos más, masajearle los hombros y vuelve a la normalidad". Lo ves, no siempre tienes que reaccionar ante la fragilidad de alguien y menos exigirle que cambie. Algunos hasta se pueden observar, tolerar y reír de sí mismos, si quieren.


FIDELIDAD SEXUAL, FANTASÍAS Y FRECUENCIA

En la mayoría de las relaciones en donde media un compromiso, es inherente el acuerdo de que cada uno tendrá relaciones sexuales únicamente con su pareja. Si este punto no está claro en las mentes y en los corazones de cada uno, por favor cerciórense de conversar al respecto.

Cuando la expresión sexual es la manifestación física del afecto amoroso e íntimo, normalmente aportará amor y energía positiva a la pareja; sin embargo, si hay engaño en esa área, la negatividad puede llegar a tu ser y la energía natural se puede agotar. El engaño en el terreno sexual puede causar aflicción, dolencias y divorcio.

Yo animo a las personas a que sean honestas entre sí, compartiendo sus intenciones en torno a la fidelidad sexual y al cumplimiento de lo que acordaron; si el acuerdo cambia para alguno, se debe notificar al compañero inmediatamente.

En realidad, si has llegado a un acuerdo de mala gana y regateando en sesiones de toma-y-dame, es conveniente que examines larga y detenidamente tu relación. Si sientes que hacer el amor únicamente con tu pareja es una restricción, es posible que estés involucrado en la relación equivocada. Tal vez sería mejor que ustedes dos no estuvieran juntos, porque si estás involucrado en una relación amorosa con compromiso, la expresión natural y preferida es la fidelidad. Precisamente, hacer el amor es la expresión sexual del amor compartido únicamente entre dos amantes comprometidos. Algo menos que eso es perturbador y algo más que eso puede ser dañino.

No importa tanto que sientas deseo cuando veas a un hombre o a una mujer atractiva que no sea tu pareja. Lo que importa es si te dejas llevar por ese deseo y qué vas a hacer con él cuando este se manifieste.

Algunas personas eligen tener una aventura amorosa con otra persona y lo justifican diciendo que están eliminando el deseo sexual de su sistema. Y tal vez asísea, pero también pueden introducir en su sistema otras cosas como culpabilidad, remordimiento, desesperación, sentimientos de traición y hasta degradación.

El infierno que es parte de la traición refuerza el dicho de: Tus pecados te delataron, porque la culpa puede castigarte más que el mero acto sexual. Sería más conveniente no sucumbir al deseo por razón alguna, pero si eliges hacerlo, hazlo con pleno conocimiento, aceptando todo lo que esto conlleva y responsabilizándote de tu comportamiento.

Es cuestión de aprender disciplina y autocontrol en lugar de entregarte a la lujuria primitiva que desaparece un segundo después del acto y que sigue emergiendo una y otra vez, porque nunca se puede satisfacer. Ser esclavo de una sed insaciable no es vivir de manera sensata.

Algunas personas piensan que pueden salirse con la suya. Están convencidos de que si se cuidan lo suficiente como para que su pareja no los descubra, nadie lo sabrá y nadie saldrá lastimado. Pero siempre alguien se va a enterar. Y ciertamente ese alguien está dentro de ti, y tu cuerpo, tus emociones y tus experiencias de vida van a reflejar dicha traición, sin importar el argumento que esgrimas.

También está la pareja perceptiva. Él o ella quizá no sepan específicamente qué sucedió, pero pueden tener una sensación intuitiva que se arraiga profundamente a manera de separación en la relación. De pronto un día esa raíz sale a flote y crece como algo que puede ser el divorcio, cuando tu pareja te dice". Encontré un amante". Eso se llama: "Todo retorna a su creador" o "Cosechas lo que siembras".

Si ya sabes que hacer el amor y luego dormir junto a tu pareja es el único camino a seguir, estás en buen pie para una relación amorosa y duradera.

Un esposo o una esposa pueden fantasear con tener en sus brazos a otra persona mientras hacen el amor con su pareja y tal vez sin saberlo, el que está fantaseando está alejando al otro. Si lo haces es posible que estés haciendo el amor bajo presión o con expectativas, creando de esa manera una fantasía para poder actuar, o estás teniendo relaciones sexuales con mayor frecuencia de la que te gustaría. Puedes estar teniendo sexo en lugar de estar haciendo el amor como una forma de probarte a ti mismo debido a una inseguridad inconsciente acerca de tu sexualidad o de tu relación.


(Continues...)

Excerpted from Relaciones by John-Roger. Copyright © 2008 Peace Theological Seminary& College of Philosophy (Seminario Teológico y Escuela de Filosofía Paz). Excerpted by permission of Mandeville Press.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

John-Roger is the founder of the Church of the Movement of Spiritual Awareness. He has appeared on numerous radio and television shows and has been a featured guest on Larry King Live. He is the author and coauthor of more than 36 spiritual and self-help books and audio albums, including The Rest of Your Life and The New York Times bestsellers Do It! Let’s Get Off Our Butts and Life 101. He lives in Los Angeles.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >