×

Uh-oh, it looks like your Internet Explorer is out of date.

For a better shopping experience, please upgrade now.

Resurrección
     

Resurrección

by Mario Escobar
 

See All Formats & Editions

¡La búsqueda ha comenzado y no parará hasta dar con el secreto!La huida de San Diego y tener que dejar atrásVilla Esperanzaha sido muy duro para los humanos, pero esperan recuperar fuerzas llegando a otra de sus colonias en la Florida.

Overview

¡La búsqueda ha comenzado y no parará hasta dar con el secreto!La huida de San Diego y tener que dejar atrásVilla Esperanzaha sido muy duro para los humanos, pero esperan recuperar fuerzas llegando a otra de sus colonias en la Florida.

Product Details

ISBN-13:
9781602558977
Publisher:
Grupo Nelson
Publication date:
12/31/2013
Pages:
192
Product dimensions:
5.20(w) x 7.70(h) x 0.80(d)
Age Range:
12 - 17 Years

Read an Excerpt

TETRALOGÍA IONE IV, "RESURRECCIÓN"


By MARIO ESCOBAR

Grupo Nelson

Copyright © 2013 Mario Escobar Golderos
All rights reserved.
ISBN: 978-1-60255-898-4


CHAPTER 1

SIN RECURSOS


NAVEGAR ERA MONÓTONO, PERO EN los últimos tiempos extrañaba un poco de monotonía. En esos meses nuestra vida había sido una carrera constante por sobrevivir. Los días a bordo eran largos y muy parecidos. Nos levantaban temprano, desayunábamos algo ligero y entrenábamos hasta media mañana. Después nos daban un almuerzo algo más contundente y nos mandaban a realizar labores de mantenimiento en el portaviones. Susi, Mike y yo estábamos en el mismo batallón y yo continuaba siendo capitán, aunque eso no me deparara muchos privilegios.

Los oficiales manteníamos una reunión diaria con los generales. En el barco había unas ochocientas personas, pero estaba preparado para una tripulación de quinientas. Las instalaciones estaban obsoletas y había que repararlas constantemente. En la huida de San Diego habíamos logrado salvar cuatro helicópteros y tres cazas, pero no teníamos mucho combustible. El justo para que el portaviones llegara a las costas de Miami.

La situación con la comida y el agua era más preocupante. Calculábamos que el viaje por el Canal hasta regresar a Estados Unidos sería al menos de diez días, pero nos quedaban provisiones para seis. El alto mando nos informó que estábamos frente a las costas de Puerto Vallarta, en México. No sabíamos cuál era la situación del país tras la Gran Peste, pero imaginábamos que estarían al menos tan mal como nosotros.

El jefe del alto mando, Alfred MacGreen, estaba buscando un grupo de voluntarios que localizara combustible, agua potable y alimentos en la ciudad de Puerto Vallarta, antes de que fuera demasiado tarde.

—Atracaremos 24 horas frente a la ciudad. Ese será el tiempo del que disponen para regresar con la información. Podrán ir en helicóptero hasta el objetivo y regresar. El combustible del aparato no les dará para que se alejen más; si se quedan sin gasóleo, tendrán que regresar por sus medios. ¿Lo han entendido? —dijo el jefe del alto mando.

—Sí, señor —se escuchó al unísono.

—¿Algún voluntario? —preguntó el jefe del alto mando.

Nadie parecía dispuesto a quedarse en mitad de México sin transporte ni provisiones. Dudé por unos instantes, pero al final levanté la mano. El jefe del alto mando me miró sorprendido, después frunció el ceño y dijo al resto de los oficiales:

—¿No les da vergüenza? Este muchacho está dispuesto a hacer lo que ustedes no se atreven. ¿Dónde han quedado su patriotismo y valor?

Un silencio incómodo invadió la sala. Después, el jefe del alto mando se giró hacia mí.

—Podrá elegir a sus hombres. Saldrá mañana al amanecer. Que Dios le bendiga, hijo.

Cuando salimos de la sala, todos me miraban con desconfianza. Hay momentos en que la cobardía de los demás es igual de grande que su odio a la valentía. Yo no me consideraba un héroe, pero sabía que morir luchando era mejor que morir rindiéndose.

Salí a la cubierta principal y vi a mi hermano y a Susi que disfrutaban de su descanso tomando un poco de sol.

—¿Qué tal ha ido la reunión? —preguntó Susi después de darme un beso.

—Bien y mal. Nuestras provisiones se agotan, pero van a mandar a un grupo para que inspeccione la costa y nos informe sobre reservas de agua, comida y combustible —les expliqué.

—Eso está muy bien —dijo Mike.

—La mala noticia es que me he ofrecido de voluntario —dije, mientras intentaba con un gesto bromista que mis amigos no se lo tomaran a mal.

—Estupendo. Nos vendrá bien un poco de acción —dijo Mike.

Esperaba, en parte, ese comentario de mi hermano. De lo que no estaba tan seguro era de la reacción de Susi. Ella me miró algo seria, como si estuviera intentando encajar la idea, después me pasó los brazos por detrás del cuello y dijo:

—Yo iré donde tú vayas.

—Había pensado que tú te quedaras aquí. Tu vida se ha puesto en peligro suficientes veces —dije intentando suavizar el tono de mi voz.

—¿Qué? ¿Piensas que seré un estorbo en la misión? No te preocupes por mí, sé cuidarme solita —contestó Susi con el ceño fruncido.

—No es por eso, simplemente no quiero que te pongas en peligro —intenté explicarme.

—Iré con ustedes. No se hable más —dijo Susi. Después se marchó a toda prisa, como si no quisiera que viéramos sus lágrimas.

—Hermanito, creo que te has pasado —dijo Mike. Él también se puso en pie y se marchó.

A veces creía que era un castigo ser el mayor. No entendían que lo único que pretendía era evitarles sufrimientos, pero imagino que a veces tenemos que dejar que los demás maduren y tomen sus propias decisiones. Me acerqué al borde de la cubierta y observé la fina línea del horizonte. Un pedazo de tierra, casi imperceptible, se podía observar a lo lejos. Allí seguía el terrible mundo real, esperando a que regresáramos para terminar definitivamente con nosotros.

CHAPTER 2

MÉXICO LINDO


MIENTRAS SOBREVOLÁBAMOS LA BAHÍA DE las Banderas frente a Puerto Vallarta, mis ojos se quedaron fascinados ante tanta belleza. Alta California era muy bonita, pero estaba sobrexplotada; en cambio, la hermosa costa mexicana parecía una perla aun sin pulir. El color del océano parecía más cristalino cuando el helicóptero comenzó a descender en dirección al aeropuerto.

—Mejor sube otra vez —le dije al piloto—. Tenemos que echar primero un vistazo por aire a toda la ciudad.

—Tenemos poco combustible —se quejó el piloto.

—Es igual, no podemos recorrer la ciudad entera buscando comida y agua. Será mejor localizar los posibles lugares de abastecimiento desde el aire —insistí.

Desde el cielo divisamos un gran centro comercial cerca del océano, allí podíamos buscar rápidamente comida y agua potable. También al sur de la ciudad había algunas fábricas, pero no encontramos ni rastro de posibles depósitos de combustible.

Aterrizamos en un lateral del aeropuerto, cerca de la terminal. Examinamos algunos de los autos; la mayoría estaba en mal estado, pero encontramos una gran camioneta Ford. Éramos seis soldados. Además de Susi, Mike y el piloto, Sam, nos acompañaban James y Henry, dos soldados profesionales que se habían animado a acompañarnos.

—Será mejor que tú te quedes en el helicóptero; si nos ponemos en contacto contigo, podrás sacarnos de cualquier apuro —le comenté a Sam.

—¿No me irán a dejar aquí solo? —preguntó Sam, nervioso.

—Es lo mejor —insistió James. Aquel soldado era enorme. Un tipo musculoso de metro noventa, era negro y a pesar de su corpulencia no tenía más de veinte años.

—Pero ... —se quejó Sam.

—Es una orden —dije, mientras arrancaba el motor de la camioneta.

En cuanto salimos del aeropuerto, tomamos la autopista 200. No habíamos visto señales de vida y aquello podía significar dos cosas: una era que todos los humanos habían desaparecido o estaban escondidos; la otra era que los gruñidores no estaban tan evolucionados como más al norte y no se atrevían a salir de día. Prefería que fuera realidad la segunda.

La autopista estaba bastante despejada hasta la zona próxima a la costa. Nos costó mucho entrar en el estacionamiento del centro comercial. El lugar no era grande, pero sí muy agradable. La fachada aún conservaba su pintura original, y las grandes puertas acristaladas estaban casi intactas. Aunque lo que destacaba era cómo las plantas, y en parte los montes, estaban engullendo literalmente a la ciudad. En un par de décadas más, Puerto Vallarta sería una ciudad perdida en medio de la selva.

Nos acercamos con precaución al edificio. Subimos las escalinatas y entramos. Los grandes tragaluces iluminaban el interior sin dificultad. No necesitamos los lentes de visión nocturna; simplemente registramos las tiendas, después la gran superficie y por último los almacenes. Había algo de comida, aunque no parecía suficiente para que regresáramos al barco. Debíamos seguir buscando.

Salimos a la calle y observé de nuevo el mapa de la ciudad en la Tablet que me habían dado en el barco.

—El siguiente centro comercial está muy lejos —les comenté.

—Puede que haya trasatlánticos en el puerto —dijo Mike.

—Es buena idea. En los barcos suele haber alimentos imperecederos, combustible y agua —dijo Susi, que no me había dirigido la palabra desde la tarde anterior.

Me guardé la Tablet y nos dirigimos a pie al puerto, que se encontraba al otro lado de la avenida. En cuanto cruzamos, vimos un imponente trasatlántico fondeado justamente enfrente de nosotros.

—¿Por qué no habrán intentado llevárselo? —pregunté a mis amigos.

—No creas que es tan sencillo gobernar un mastodonte de esos —dijo James.

—Imagino que no lo será, pero con un barco de esos puedes buscar alguna isla por el mundo en la que instalarte tranquilamente —le comenté.

Cuando estuvimos al lado del barco, nos impresionó su tamaño. Desde abajo se contemplaban al menos doce o trece plantas de altura. En cuanto llegamos observé que no había escala ni pasarela. Era imposible subir a bordo.

—¿Cómo vamos a subir? —pregunté a mis compañeros.

—Tendremos que hacerlo a la antigua usanza —dijo Henry. Sus brazos menudos y su cara aniñada y pecosa no parecían guardar una gran fortaleza, pero fue el primero en lanzar una cuerda a la cubierta y lograr engancharla.

Los dos soldados ascendieron rápidamente, pero a Susi, Mike y a mí nos costó mucho llegar hasta la cubierta. Mover todo el cuerpo con las fuerzas de tus brazos es menos sencillo de lo que parece a simple vista.

Cuando llegamos arriba, observamos todo en aparente orden. Las filas de tumbonas azules, la piscina con agua limpia, todas las cristaleras intactas. No era normal que un barco abandonado, aunque fuera muy difícil acceder a él, estuviera impoluto. Unos minutos más tarde, descubrimos la razón del buen estado de aquel misterioso barco.

CHAPTER 3

EL BARCO MISTERIOSO


AQUEL ENORME BARCO PARECÍA INTERMINABLE. Nos dirigimos al puente de mando, esperando ver cómo se encontraba el barco y comprobar si tenía combustible. James forzó la puerta y vimos la enorme sala. Los asientos de los pilotos eran de piel y no faltaba ningún detalle. Todo estaba en perfecto estado, únicamente cubría la mesa una fina capa de polvo.

Henry se acercó al panel de mandos y miró el nivel de fuel.

—Está repleto —dijo con admiración—, parece como si lo hubieran llenado después de la Gran Peste.

—Todo esto es muy misterioso —comenté mientras observaba sorprendido los indicadores.

—Puede que sus almacenes de provisiones también estén repletos —comentó Susi.

Me quedé por unos segundos pensativo. Aquello me daba muy mala espina.

—Susi y Henry que se queden en el puente. El resto iremos a examinar qué hay en las bodegas. Si tienen provisiones suficientes, llamaremos a Sam para que regrese a la base, después llevaremos el barco hasta el portaviones y no hará falta transportar las cosas —les comenté.

—¿Quieres que ponga en funcionamiento la electricidad? —me preguntó Henry.

—Sí, por favor. Será más fácil hacer la inspección.

James, Mike y yo bajamos a las tripas del barco. Las escaleras eran muy amplias, y llegamos a un gran salón que parecía el comedor. Después fuimos a las cocinas y examinamos los almacenes. Como suponíamos, estaban repletos. Además, las cámaras frigoríficas no habían dejado de funcionar en aquellos años. Teníamos carne, verdura, pescado y todo tipo de comida congelada.

Mike y James bailaban de alegría, mientras tomaban un producto u otro de las estanterías.

—¿Qué te pasa, Tes? No me digas que no estás contento con lo que hemos encontrado —preguntó Mike muy serio.

—Sí lo estoy, pero no entiendo cómo en siete años nadie ha encontrado esta comida. Me parece demasiado raro —les dije.

—A veces las cosas simplemente suceden —dijo Mike frunciendo el ceño.

—Tiene razón Tes, puede que haya algo que se nos escapa —comentó James.

—Será mejor que subamos y le comuniquemos a Sam que vaya al portaviones para informar. Han pasado 6 horas de las 24 que nos dieron para regresar —les dije.

Regresamos al puente y comunicamos con Sam, pero no respondía.

—Qué extraño —les dije, después de intentar hablar con el piloto varias veces.

—Habrá alguna interferencia —dijo James.

—Lo intentaré directamente con el portaviones —les dije. Después de un rato, escuchamos una voz al otro lado.

—Ok, traigan el barco, pero que algunos de sus hombres localicen al piloto y la nave —dijo el oficial de radio.

No me gustaba la idea de dividirnos, pero no podíamos dejar solo a Sam.

—Mike y Susi, me acompañarán —ordené a mis amigos—. Henry, ¿crees que podrás llevar la nave hasta nuestro barco?

—Sí, señor. Lo más complicado es sacarla del puerto, pero casi todo esto está robotizado. No creo que sea muy complicado —contestó el soldado.

—Pues no hay tiempo que perder. Salimos a la busca de Sam —dije mientras tomaba mi fusil de asalto.

—Les bajaré el puente de embarque. No puedo conectarlo con el del puerto, pero será un pequeño salto de un par de metros —dijo Henry.

—¿Están seguros de que no quieren que los acompañe? —preguntó James.

—Gracias, amigo, pero no puedes dejar solo a Henry.

Salimos a la cubierta superior, y después bajamos por las escaleras hasta el puente de embarque. Quince minutos más tarde ya estábamos lanzándonos a la plataforma del puerto. Me giré, para observar cómo mis hombres recogían el puente y poco a poco comenzaban a sacar el barco de allí. Mientras el trasatlántico se alejaba, una pregunta no dejaba de retumbar en mi cabeza: ¿Por qué las cosas fáciles siempre nos parecen extremadamente sospechosas?

CHAPTER 4

SAM SOS


REGRESAMOS AL ESTACIONAMIENTO DEL CENTRO comercial y nos montamos en la camioneta. No tardamos más de quince minutos en regresar al aeropuerto. Nada parecía haber cambiado de lugar, pero no encontramos a Sam. Como si se lo hubiera tragado la tierra. Miramos dentro del helicóptero, y todo estaba en orden. Sobre el asiento del conductor había un envoltorio de una chocolatina y unos lentes de sol.

—¿Estos lentes son de Sam? —pregunté a Susi. Yo sabía que ella se fijaba más en aquellas cosas.

—Sí, parecen los suyos —dijo mi amiga.

—Qué extraño que los dejara aquí con este sol —dije mirando la claridad de la tarde.

—Podríamos comenzar a buscarle en la terminal del aeropuerto —dijo Mike.

Nos dirigimos a la terminal. El edificio era pequeño y contaba con una sola planta. Dentro reinaba el típico caos de un sitio abandonado durante años y saqueado. Cristales rotos, suciedad, carritos volcados y papeles por todas partes. Registramos los locales comerciales, también la parte interior de la terminal, pero no encontramos a Sam.

—¿Hasta cuándo vamos a buscarle? —preguntó Mike.

—¿Cuánto tiempo te gustaría que empleáramos en buscarte a ti si estuvieras en su lugar? —pregunté a Mike.

—Está bien, pero no hemos comido. Se hará de noche en un par de horas y no sabemos pilotar un helicóptero —dijo Mike.

—No se peleen. Seguro que aparecerá en algún momento; se iría a buscar algo y se perdió —dijo Susi.

Regresamos al helicóptero y comimos unas barritas de cereales. No sabían a nada, pero al menos calmaban el hambre. Después comuniqué con el portaviones para explicar nuestra situación y preguntarles por la llegada del trasatlántico.

—¿Nos escuchan? Aquí el capitán Tes. No encontramos al piloto, no sabemos llevar un helicóptero. Esperamos órdenes.

—Continúen búsqueda —dijeron desde el portaviones.

—¿Ha llegado el trasatlántico? —pregunté.

—Está cerca, rumbo correcto —dijo el jefe de radio.

—Gracias, continuamos la búsqueda —les dije antes de cortar.

Apagué la radio y miré a través del cristal sucio del aparato. La luz comenzaba a disminuir y no se me ocurría dónde podía estar Sam. Entonces vi un hangar justamente enfrente.

—¿Dónde puede ir un piloto aburrido? —pregunté en voz alta.
(Continues...)


Excerpted from TETRALOGÍA IONE IV, "RESURRECCIÓN" by MARIO ESCOBAR. Copyright © 2013 Mario Escobar Golderos. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Mario Escobar, licenciado en Historia y diplomado en Estudios Avanzados en la especialidad de Historia Moderna, ha escrito numerosos artículos y libros sobre la época de la Inquisición, la Iglesia Católica, la era de la Reforma Protestante y las sectas religiosas. Apasionado por la historia y sus enigmas ha estudiado en profundidad la Historia de la Iglesia, los distintos grupos sectarios que han luchado en su seno, el descubrimiento y colonización de América.

Customer Reviews

Average Review:

Post to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews