×

Uh-oh, it looks like your Internet Explorer is out of date.

For a better shopping experience, please upgrade now.

Se Busca
     

Se Busca

4.5 8
by Michele Martinez
 

See All Formats & Editions

Melanie Vargas es una esposa y una madre entregada que de repente se ve obligada a criar a su hija a solas cuando su esposo la traiciona. También es una ambiciosa profesional que hatenido que pelearse y luchar por obtener algo de reconocimiento en su trabajo en la procuraduría federal. Sin embargo, un calurosa noche de verano, mientras pasea a su bebe por

Overview

Melanie Vargas es una esposa y una madre entregada que de repente se ve obligada a criar a su hija a solas cuando su esposo la traiciona. También es una ambiciosa profesional que hatenido que pelearse y luchar por obtener algo de reconocimiento en su trabajo en la procuraduría federal. Sin embargo, un calurosa noche de verano, mientras pasea a su bebe por las calles de Nueva York, Melanie se encuentra con un caso tan importante, que podría transformar por completo su carrera. Frente a ella, ve como la casa de un poderoso ex procurador arde en llamas mientras que su dueño torturado y asesinado yace en su interior. De inmediato, Melanie Vargas decide que quiere ser asignada al caso. Necesita ser asignada al caso. Y está dispuesta a hacer todo lo necesario por obtenerlo.

Pero esta oportunidad podría llegar a costarle más de lo que jamás se hubiera imaginado. Pronto se ve involucrada en una relación secreta con un enigmático agente del FBI, y cada vez se acerca más al sádico monstruo que ronda por las tenebrosas calles de la ciudad.

Product Details

ISBN-13:
9780060837525
Publisher:
HarperCollins Publishers
Publication date:
11/29/2005
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
464
Product dimensions:
4.18(w) x 6.75(h) x 1.16(d)

Related Subjects

Read an Excerpt

Se Busca


By Michele Martinez

HarperCollins Publishers, Inc.

Copyright © 2005 Michele Martinez
All right reserved.

ISBN: 0060837527

Capítulo Uno

En una situación normal, Melanie Vargas jamás se habría imaginado que estaría empujando el cochecito de su hija en medio de la escena de un crimen. Sin duda, ella era una fiscal muy dedicada, que creía en aquello de poner a los malos tras las rejas, pero también era una mamá que sobreprotegía tremendamente a su hijita de seis meses. Sin embargo, no corrían tiempos normales. La vida de Melanie estaba totalmente fuera de control. Por no hablar del carácter de la pequeña Maya. Es más, casi se podría decir que Maya orquestó toda la situación. Algo terrible estaba pasando frente a su ventana y ni Maya ni Melanie querían perdérselo. Esa chiquitita llevaba en la sangre la necesidad de hacer cumplir la ley.

Eran las diez de la noche de un lunes caluroso y húmedo. Melanie y Maya estaban en su apartamento y Maya gritaba como una loca, con la cara enrojecida, mientras Melanie la paseaba de un lado a otro, bailaba con ella y la mecía haciendo todo lo posible para que se durmiera, pero nada funcionaba.

De repente, en un momento de silencio, mientras Maya tomaba aire, Melanie oyó las sirenas. No sólo unas cuantas sirenas, sino el pito claro y característico de patrullas de policía, ambulancias y carros de bomberos. Una gran reacción. Llevaba suficiente tiempo como fiscal y conocía la diferencia de cada uno de esos sonidos y qué significaban. ¿Un alboroto como ése en un vecindario tranquilo y elegante como ése? Muy inusual . . . y grave. Alguien tenía problemas más graves que ella esa noche.

Maya se demoró una eternidad en tomar aire, pero lo devolvió en la forma de un llanto penetrante.

"Maya, escucha," le rogó Melanie, mientras se dirigía hacia la ventana tratando de imponerle a su paso un ritmo tranquilizador. "¿Oyes eso? Sirenas. Sirenas, oye."

Melanie le dio la vuelta a Maya de manera que quedara de frente al rectángulo de la ventana que estaba encima del aire acondicionado que no dejaba de zumbar, y comenzó a mecerla de arriba abajo. Durante un instante de dicha, la distracción funcionó. Maya se calmó y enfocó sus húmedos ojos cafés en la luz brumosa y tenue que se veía a través de la ventana. En ese momento, un nuevo grupo de patrullas de policía bajaron por Park Avenue. Las sirenas resonaban estruendosamente, pero era imposible verlas desde ese ángulo. Melanie estiró el cuello para alcanzar a ver toda la avenida por encima de los techos de los edificios más bajos de la calle de al lado. Demasiado tarde. Ya habían pasado. Maya golpeó la ventana con su puño regordete y comenzó a gemir de nuevo. Sin duda, motivada por la frustración.

"Sí ya sé, ya sé, nena. La vista no es la ideal." Melanie abrazó a Maya y apoyó su mejilla en el pelo sedoso de su hija, negro brillante como el suyo, tratando de consolarla con caricias. Pero no sirvió de nada. Maya comenzó a luchar y a moverse para liberarse.

"Tú no te vas a dormir, ¿cierto?" dijo Melanie, mirando a su hija a la cara. "Muy bien, niña. Nos vamos."

Melanie dio media vuelta con decisión y se dirigió al cuarto de Maya. Sacó el cochecito del armario con una mano, instaló a Maya en él y le ajustó el cinturón de seguridad. La lámpara de conejito que había sobre la cómoda arrojaba una luz cálida sobre las mejillas húmedas de Maya, mientras Melanie le ponía unas medias en los piecitos. Los gemidos de la niña rápidamente se convirtieron en hipos. No había duda, esta chiquilla estaba feliz de salir a pasear.

No obstante, cuando llegaron al vestíbulo del edificio, el portero tenía otra opinión. Héctor era puertorriqueño, como ella, y el dejo español de su acento siempre le recordaba a su padre. Claramente, el sentimiento era mutuo, pues Héctor se preocupaba por Melanie igual que un papá protector que está convencido de que su hija no puede cuidarse por sí sola.

"¡Ah, no! ¿A dónde creen que van? Algo muy feo está pasando allá afuera. Sirenas y todo eso."

"Héctor, soy fiscal. Puedo manejar unas cuantas sirenas." Melanie casi le dice que en realidad le gustaban las sirenas. Eran interesantes. Más que asustarla, la atraían.

"Y ¿qué hay de esta chiquita? ¡Ella no quiere salir!" protestó Héctor.

Maya se inclinó hacia delante con entusiasmo, apoyada sobre el abultado pañal, y agarró el juguete que estaba amarrado en la parte delantera del cochecito. Para ese entonces, había dejado de llorar por completo.

"Ah, ¡claro que quiere salir! Debiste oír cómo lloraba hace cinco minutos. Voy a pasearla hasta que se duerma."

"¿Sola, a esta hora?"

Melanie encogió los hombros. Héctor la miró con atención.

"¿Cuándo vuelve el señor Hanson, hija? ¿Todavía está de viaje? Hace días que no lo veo."

Steve Hanson era el marido de Melanie. Y hacía días que no venía porque Melanie lo había echado por mentiroso. Sólo que todavía no había tenido el valor de contarle a Héctor. Ni a nadie más. Contarle a la gente haría que la situación se volviera real y ella no quería que eso ocurriera. Las últimas semanas habían sido un mal sueño del que quería despertar.

El teléfono de la portería comenzó a timbrar.

"Contesta el teléfono, Héctor. Y no te preocupes por nosotras. Estaré de vuelta en diez minutos con esta niñita profundamente dormida. Prometido."

Tan pronto Melanie dejó el fresco vestíbulo con aire acondicionado, sintió en la cara el calor y el bullicio de las sirenas. Respiró profundamente y sintió un olor acre. El mes de agosto en Nueva York siempre era insoportable, pero esto era diferente. El aire olía a humo. Dudó por un momento y miró a Maya. Lejos de parecer molesta, su hija dio un gran bostezo y se acomodó en el coche. Asunto resuelto. Melanie comenzó a empujar el cochecito hacia el sur por la Avenida Madison y se dirigió hacia donde se veían las luces intermitentes.

Continues...


Excerpted from Se Busca by Michele Martinez Copyright © 2005 by Michele Martinez. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Michele Martinez, a graduate of Harvard University and Stanford Law School, was a federal prosecutor in New York City for eight years. She lives in New Hampshire with her husband and two children.

Customer Reviews

Average Review:

Post to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews

Se Busca 5 out of 5 based on 0 ratings. 6 reviews.
Anonymous More than 1 year ago
Another day without him....i bet his nook froze...its wat happened to mine....
Anonymous More than 1 year ago
Cant find eric?
Anonymous More than 1 year ago
Hey can u go to s.x and romance. Can u tell teo im at love lyrics. Tell him i sent u. Plz i miss him so much
Anonymous More than 1 year ago
Sara u still on
Anonymous More than 1 year ago
Yeah and whats it supposed to mean? i dont get it :(
Anonymous More than 1 year ago
I'm sorry, not now. If you give me your clan location l can tell you when one is available.