Temas del comercio y la economia en la narrativa hispana: Un enfoque interdisciplinario

Paperback (Print)
Buy New
Buy New from BN.com
$46.74
Used and New from Other Sellers
Used and New from Other Sellers
from $9.95
Usually ships in 1-2 business days
(Save 80%)
Other sellers (Paperback)
  • All (11) from $9.95   
  • New (7) from $29.77   
  • Used (4) from $9.95   

Overview

Through a study of literature, the social and cultural issues that help form the identity of a people can be revealed and examined. The ten essays in Temas del comercio y la economía en la narrativa hispana investigate the relation between the Hispanic narrative and the economic and commercial concerns of Spanish-speaking peoples around the world from a variety of historical periods. Balancing a study of writers’ perspectives on current economic conditions with a look at literary versions of economic events, this anthology provides a window into Hispanic culture for both the student of Hispanic literature and the student of business in the Spanish-speaking markets.

The essays in Temas del comercio y la economía en la narrativa hispana embrace an interdisciplinary approach and address topics as diverse as the attitude toward businessmen and the accumulation of wealth, the popular reaction against foreign investment, the role of women in a commercial context, the plight of Latino immigrants in the United States, and the social distortions created by rampant consumerism.

Readers interested in Hispanic literature or international business will find useful tools accompanying each essay, including

·        questions for comprehension,

·        themes for discussion,

·        post-reading exercises,

·        extensive bibliographies for further study,

·        web addresses for organizations in the Spanish-speaking world.

Temas del comercio y la economía en la narrativa hispana will provide students in a wide range of disciplines with interesting, new, and perhaps unexpected perspectives on the subject of business and economic activity in Hispanic cultures.

 

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780300109559
  • Publisher: Yale University Press
  • Publication date: 11/28/2007
  • Language: Spanish
  • Edition description: New Edition
  • Pages: 288
  • Product dimensions: 6.28 (w) x 9.20 (h) x 0.53 (d)

Meet the Author

Carlos M. Coria-Sanchez is associate professor of Spanish at the University of North Carolina at Charlotte. Germán Torres is associate professor of Spanish at Georgia State University. Their previous book, Visiones: Perspectivas literarias de la realidad social hispana, was published by Yale University Press in 2002.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Temas del comercio y la economía en la narrativa hispana

Yale University Press
Copyright © 2008 Yale University
All right reserved.

ISBN: 978-0-300-10955-9



Chapter One
La figura del hombre de negocios en la literatura hispana

GERMÁN TORRES

En Elites in Latin America (1967) Seymour Martin Lipset, basándose en la tesis de Max Weber, plantea el desarrollo económico de un país como resultado de la combinación de varios elementos: "Structural conditions make development possible; cultural factors determine whether the possibility becomes a reality" (3). Entre los factores de tipo cultural figura, de manera prominente, la imagen que una sociedad tiene de la actividad comercial y de quienes la practican. Tal imagen es reflejo de toda una serie de estructuras sociales, legales y culturales que componen el contexto general en que habrá de llevarse a cabo la actividad económica, y que hasta cierto punto habrá de facilitar, o impedir, el progreso material de la población. El presente estudio tratará, a través de la obra literaria, de identificar y rastrear el valor que en países hispanos se le asigna al empresario y a la acumulación de riqueza. La literatura se ha escogido, en este caso, por ser fruto de una realidad social particular y, por ello, un vehículo ideal para contextualizar ciertos rasgos culturales que nos permitan acercarnos al sentir popular de una nación y una época.

Históricamente, la representación literaria del comerciante o empresario, como la de toda actividad comercial en general, ha sido negativa. En la literatura europea la imagen del hombre de negocios se sitúa entre dos extremos. Por un lado como ejemplo de la codicia y oportunismo que motivan las acciones del ser humano. A esta categoría pertenecen Shylock, de The Merchant of Venice (1597) de Shakespeare y Goriot, de Le père Goriot (1835) de Balzac. Por otro lado, el negociante aparece como "el nuevo rico", una figura inadaptada que se destaca por su afán de aparentar lo que no es, como los personajes de las comedias de Molière, burgueses enriquecidos en oficios que la nobleza consideraba indignos, pero que sin embargo ya amenazaban su hegemonía social.

Aún en Estados Unidos, una sociedad en la cual el capitalismo ha llegado a convertirse en elemento esencial de la identidad nacional, el hombre de negocios no siempre ha recibido un trato favorable en la literatura. Emily Stipes Watts en The Businessman in American Literature (1982) analiza las causas que han llevado al novelista a una postura que podría tildarse de anticapitalista y concluye que tal actitud se remonta a la tradición intelectual de los puritanos de Nueva Inglaterra y se afianza bajo la influencia de tradiciones literarias como el realismo crítico de finales del siglo XIX. A las razones ideológicas que menciona Watts podría agregarse otras como el mito de capitanes de industria como Vanderbilt, Carnegie, Rockefeller y Mellon, cuya imagen negativa perdura como símbolo del egoísmo y la codicia que, en la mentalidad popular, representan los "robber barons" y que dan pie a personajes como Silas Lapham (The Rise of Silas Lapham, 1885, de William Dean Howells), Frank Cowperwood (The Financier, 1912, de Theodore Dreiser) y George Babbitt (Babbitt, 1922, de Sinclair Lewis).

En la literatura peninsular

En la literatura peninsular, la imagen del hombre de negocios sigue un rumbo similar. Las causas son diversas, pero se remontan, de manera general, a la situación de España durante la Reconquista: una nación entregada a la tarea de unificar el territorio nacional, en la cual primaba ante todo la actividad militar. Angus Mackay enfatiza así el papel secundario del comerciante: "Merchants and artisans [...] often found that economic wealth and status was not paralleled by any participation in the local power structure" (52). La iglesia también contribuye a asentar una actitud de rechazo hacia la actividad mercantil durante la Reconquista. En un contexto altamente estratificado en el cual la nobleza y el clero se encontraban a la cabeza del edificio social, la doctrina eclesiástica tenía como función proteger sus privilegios, consolando la pobreza de la gran mayoría de la población con promesas de reivindicación social y felicidad en el otro mundo.

La literatura peninsular recoge de manera temprana el sentir popular hacia la actividad mercantil. En textos medievales es frecuente la crítica-y la burla-del escritor hacia la clase comercial. Ejemplos abundan en las obras más conocidas de la época: el engaño a los prestamistas judíos Raquel y Vidas en el Poema de Mio Cid (ca. 1207), cuya comicidad sirve para divertir al público con una broma que hoy en día equivaldría a un desfalco; el consejo de Patronio en El Conde Lucanor (ca. 1335) en "El milagro que hizo Santo Domingo cuando predicó en el entierro del comerciante", cuya conclusión hace un llamado a rechazar la riqueza material a favor de la vida eterna; y la advertencia en la "Fábula sobre el poder que tiene el dinero", en el Libro de buen amor (ca. 1343), con la cual el narrador critica el efecto corrosivo que el dinero tiene en la sociedad y en el individuo.

El escritor medieval comprende el hecho que una sociedad en la cual el dinero funciona como árbitro y factor determinante en su organización, cuestionaría inmediatamente las bases-estáticas y absolutistas-sobre las cuales reposaba el edificio social del feudalismo. La estratificación social de la época se basaba en un modelo ordenado de acuerdo a una visión religiosa en la cual la Corona y la Iglesia hacían de representantes divinos en la tierra. En una sociedad organizada de tal manera, la acumulación de riqueza material que resultara del esfuerzo propio-especialmente con el comercio, actividad vedada al noble-se consideraba una amenaza al orden establecido. La riqueza, nos advierte Juan Ruiz en el Libro de buen amor, "Convierte en caballeros a necios aldeanos, / en condes y hombres de pro a algunos villanos" (183). Con mayor movilidad económica se desatarían cambios profundos que subvertirían los papeles tradicionales.

La ruptura definitiva con el sistema feudal ocurre con el Renacimiento, época en la cual con los adelantos tecnológicos y la exploración de territorios recién descubiertos resurge la actividad económica y cambia la actitud hacia la riqueza. España, por lo tanto, comienza el siglo XVI con un breve periodo de expansión económica. En la literatura tales cambios se presentan con mayor claridad en La Celestina (1499) de Fernando de Rojas. José Antonio Maravall nota en la obra "una apetencia de la riqueza, por sí misma, [que] bulle en el ánimo de los personajes, convencidos de que su posesión enaltece y honra a la persona" (58). Efectivamente, el ánimo de lucro es lo que motiva a Celestina y a los demás personajes de clase popular, hecho que se nota, entre otras cosas, en el abundante léxico de tipo comercial. Las relaciones entre los diferentes estamentos sociales, que antes se basaban en privilegios y responsabilidades, se basan ahora en factores netamente económicos en un ambiente en el cual cada uno se abre paso por sí mismo. El individuo de clase popular-antes a la merced del paternalismo de la nobleza-se ve ahora obligado a responsabilizarse por su propio destino.

Aunque Pleberio representa la burguesía mercantil, enriquecida hasta tal punto que puede adoptar el nivel de vida de la antigua nobleza, es Celestina quien, por su esfuerzo, dedicación e ingenio, demuestra más claramente los beneficios de la iniciativa privada. Y a pesar de que su negocio se basa en la alcahuetería y la prostitución, el personaje no pierde oportunidad de justificar su modo de ganarse la vida: "Bivo de mi oficio como cada oficial del suyo, muy limpiamente" (273). No cabe aquí una interpretación tan literal que insinúe en Rojas un relativismo moral según el cual el valor social de la prostitución sea el mismo que el de otros oficios. Pero la aseveración del personaje sí anuncia una mayor participación de la clase popular en la actividad económica de la época, y plantea una idea clave para el espíritu de la libre empresa: la independencia económica es el fundamento de la libertad personal, hecho que recalca otro de los personajes al criticar a quienes trabajan de criados en casa de ricos: "Por esto [...] he querido más bivir en mi pequeña casa esenta y señora, que no en sus ricos palacios sojuzgada y cativa" (233).

El personaje de Celestina reúne en sí una serie de atributos que todavía hoy en día son rasgos esenciales del carácter emprendedor. Sobresale ante todo un profundo conocimiento de la sicología del ser humano y el enorme esfuerzo con que se dedica a su profesión y que, sin duda, es lo que le permite convertirse en la mejor practicante en su campo. Como indica Alan Deyermond en un estudio sobre el negocio de la alcahueta, "aun admitiendo bastante exageración hay que reconocer su productividad extraordinaria" (4). Tales características personales se complementan con un instinto nato para los negocios, que se manifiesta en su gran capacidad organizativa; un sistema de control que le permite ofrecer sus servicios con mayor eficiencia (141); conocimiento de las leyes de oferta y demanda (151, 235) y del hecho que el intercambio comercial no es un juego de suma-cero y que por lo tanto beneficia a quienes participan en él (115); y la capacidad de aceptar un alto nivel de riesgo (123). Mención especial merecen la calma y disciplina que demuestra en las negociaciones que lleva a cabo para facilitar el encuentro sexual entre Calisto y Melibea. Según Neal Beckmann, experto en negociación comercial, para tener éxito es necesario saber las reglas de juego, comprender la sicología del contrincante y ser capaz de adaptarse a circunstancias imprevistas durante el proceso (5). Los requisitos que enumera Beckmann describen paso a paso la actuación de Celestina durante la primera visita a casa de Melibea, episodio en el cual sale a relucir la sangre fría y la compostura del personaje ante una situación que bien podría habérsele salido de las manos. Es precisamente el don de negociación de Celestina lo que le permite llegar a un acuerdo que represente los intereses de ambas partes y que sirva de punto de partida para lograr sus objetivos. Como ella misma asegura después, "nuevas maestras de mi oficio, con menos experiencia, habrían fracasado en el intento" (171-72).

La amplia gama de destrezas empresariales con que Rojas dota a su personaje, por extraordinarias que parezcan a un público lector, eran parte del conocimiento económico y comercial de la época. El propósito de la obra, sin embargo, no es alabar el genio empresarial de la protagonista sino alertar al lector ante las trágicas consecuencias ocasionadas por la codicia (Rojas 83). En este sentido la intención del autor concuerda ampliamente con los convenios de entonces. Según Raymond de Roover, para ser aceptables en la mentalidad de finales de la Edad Media, las utilidades de una empresa o negocio debían ser moderadas y tener una finalidad social-beneficiar a la comunidad, por ejemplo (340). En Celestina, por el contrario, prima ante todo el deseo de acumular riqueza para beneficio personal, hecho que se comprueba al insistir en que las ganancias sean repartidas de acuerdo al esfuerzo individual y no por partes iguales (271). El genio emprendedor de Celestina sirve para componer un personaje nefasto, guiado ante todo por la ambición y cuya muerte es, hasta cierto punto, resultado de sus fallos morales.

En ese sentido, la obra de Rojas no se deshace de viejos prejuicios culturales, y el hecho es que en España, a pesar de la apertura económica y social ocasionada por el Renacimiento, perduran la desconfianza y la sospecha hacia la actividad comercial. En textos de la época se destacan "las violentas arremetidas contra los ricos que hacen uso abusivo y puramente egoísta de sus bienes" (Abellán 167). A comienzos del siglo XVI, en sectores que se podrían considerar reformistas queda latente una actitud crítica ante el concepto de propiedad privada y del capitalismo como forma de organización social. Entre las figuras principales del erasmismo, por ejemplo, predomina, de manera un tanto amorfa y general, la idea de un comunismo cristiano bajo el cual la propiedad privada encuentra serias limitaciones. Tal rasgo habrá de formar parte importante del pensamiento español hasta entrado el siglo XX (Abellán 183).

En España los años de prosperidad son muy breves, y para la segunda mitad del siglo XVI el país entra en un prolongado periodo de estancamiento económico que habría de marginarlo del resto del continente europeo. Entre los numerosos factores que se combinaron para sofocar la economía española, el historiador Ramón Carande destaca el menosprecio de las clases dirigentes hacia la actividad comercial, y responsabiliza directamente a "unas capas dilatadas de hidalgos y caballeros que pasaron hambre con tal de no envilecerse ejerciendo actividades que se permitieron desdeñar" (160). En las palabras acusatorias de Carande reconocemos inmediatamente al escudero en El lazarillo (ca. 1554) y la miseria disimulada en que vive, como también las numerosas privaciones y la hacienda venida a menos de don Quijote.

Comerciantes y practicantes de diferentes profesiones son también blanco frecuente del ingenio agrio de la literatura picaresca. Típicos son el mercader deshonesto que trata de engañar al protagonista de Guzmán de Alfarache (1599), de Mateo Alemán, y la lista de ladrones que aparece en La desordenada codicia de los bienes ajenos (1619), del Doctor Carlos García, que incluye sastres, tejedores, zapateros, médicos, notarios, drogueros, taberneros y cuanta ocupación existiera en la época. En la opinión del autor sobre la clase comerciante salen a relucir acusaciones ya conocidas: el mercader, según García, "hurta, dando a usura, pasando el justo y riguroso precio y asentando en su libro la deuda que por ventura estará tres veces pagada" (1175). Negociantes, prestamistas y demás ladrones enriquecidos también desfilan por los infiernos de Los sueños (1606-13) de Francisco de Quevedo, obra en la cual el autor combina la sátira con un tono moralizante para denunciar los excesos de la época. Los mercaderes, según Quevedo, se aprovechan de las flaquezas humanas, en particular la vanidad, comerciando "más lo inútil y demasiado y raro que lo necesario y honesto" (60).

La literatura del Siglo de Oro, por lo tanto, se produce en un contexto que representa un retorno a los valores sociales más estáticos y reaccionarios de épocas anteriores, en donde la acumulación de bienes y la actividad comercial se miran con resentimiento y recelo. El dinero "da al bajo silla / y al cobarde hace guerrero" (112), lamenta Quevedo con palabras que hacen eco en las que utilizó el Arcipreste de Hita casi trescientos años antes. Aunque de mediados del siglo XVI para adelante la trayectoria económica de España fue más bien una serie de altibajos-periodos de estancamiento seguidos de cierta prosperidad-en vez de un descenso sostenido y continuo, el atraso con respecto a otras naciones europeas era ya una realidad tan palpable como dolorosa, hecho que apunta Grice-Hutchinson: "The days of her political greatness were over, and her Golden Age of art and literature had faded into the past. All was disillusion, inertia and ruin" (138).

La figura del hombre de negocios desaparece de la literatura española, como ésta de España, a lo largo del siglo XVIII. Mientras en ciertas naciones del continente europeo la Ilustración se manifiesta en una verdadera explosión de ideas en prácticamente todos los campos del conocimiento humano-arte, música, literatura, ciencia, filosofía-España queda cada vez más aislada de los centros de actividad intelectual y económica. Poca es la producción literaria, y más poca aún aquella que pudiera trascender las preocupaciones del momento. No es sino hasta entrado el siglo XIX, con las expectativas de cambio y apertura política ocasionadas por la expulsión del régimen bonapartista, que se reanuda la actividad literaria. La figura más clara a favor de reformas liberales es Mariano José de Larra, quien utiliza sus habilidades periodísticas para poner en la mira los rasgos y costumbres que él considera responsables por el deplorable estado de la nación. Larra critica por igual a todos aquellos-funcionarios y civiles, las clases privilegiadas y las clases populares, amos y sirvientes-que han contribuido por su desidia, vulgaridad y falta de entereza a hundir el país en la mediocridad. La actitud habitante de la capital-tanto de empleados del estado como de pequeños empresarios-convence al protagonista, Mr. Sans-délai, que España no es un lugar propicio para invertir (117). Ante las frecuentes objeciones de entonces hacia la inversión extranjera, Larra recuerda al lector que las naciones más desarrolladas han sabido atraer capital y empresarios del exterior. El extranjero al invertir, puntualiza Larra, "en vez de extraer el dinero, ha venido a dejar un capital suyo que traía [...] haciéndolo producir; ha dejado otro capital de talento, que vale por lo menos tanto como el del dinero" (118). Larra se distingue por la claridad con la que identifica el problema de España a comienzos del siglo XIX, y por reconocer la importancia del desarrollo económico para el bienestar de la nación. Desafortunadamente, es una voz minoritaria, particularmente en el campo de las letras.

(Continues...)



Excerpted from Temas del comercio y la economía en la narrativa hispana Copyright © 2008 by Yale University. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents
Preface....................vii
Acknowledgments....................xi
Capítulo 1 La figura del hombre de negocios en la literatura hispana GERMÁN TORRES....................1
Capítulo 2 La representación de la mujer en el ámbito comercial en la literatura hispana ANA MARÍA BRENES-GARCÍA....................34
Capítulo 3 Gracián y el humanismo del liderazgo ANTON PUJOL....................71
Capítulo 4 El trabajador inmigrante mexicano en el mercado laboral de los Estados Unidos RAFAEL GÓMEZ....................92
Capítulo 5 Thorstein Veblen y la sociedad consumista mexicana de Compro, luego existo CARLOS M. CORIA-SÁNCHEZ....................114
Capítulo 6 Literatura, cultura y negocios: Cruzando/borrando fronteras entre México y los Estados Unidos SANDRA M. CYPESS Y ROBERTA Z. LAVINE....................135
Capítulo 7 La denuncia de Enrique Buenaventura: La United Fruit Company y la inversión extranjera en Colombia L. TERESA VALDIVIESO....................167
Capítulo 8 La novela como archivo: Lecciones de comercio y de historia político-social de América Latina en la novela El socio CARMEN VEGA-CARNEY....................186
Capítulo 9 Argentina en el vórtice de Santa María del Buen Ayre: Bernardo Verbitsky y su visión de la promesa de la ciudad capital GRACIELA E. TISSERA....................206
Capítulo 10 Una aproximación socioeconómica a Muerte de un ciclista de Juan Antonio Bardem MICHAELSCHLIG....................242
Colaboradores....................265
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)