Tomando control de su salud: Una guia para el manejo de las enfermedades del corazon, diabetes, asma, bronquitis, enfisema y otros problemas cronicos by Virginia Gonzalez, Maria Hernandez-Marin, Kate Lorig, Halsted Holman |, Paperback | Barnes & Noble
Tomando control de su salud: Una guia para el manejo de las enfermedades del corazon, diabetes, asma, bronquitis, enfisema y otros problemas cronicos

Tomando control de su salud: Una guia para el manejo de las enfermedades del corazon, diabetes, asma, bronquitis, enfisema y otros problemas cronicos

by Virginia Gonzalez, Maria Hernandez-Marin, Kate Lorig, Halsted Holman
     
 

View All Available Formats & Editions

Completely redesigned for easy reading and fully updated with the latest research and information on current practices, medication, legal matters, and specific conditions, this new edition of a vital resource is full of tips, suggestions, and strategies to deal with chronic illness and symptoms, such as fatigue, pain, shortness of breath, disability, and depression

Overview

Completely redesigned for easy reading and fully updated with the latest research and information on current practices, medication, legal matters, and specific conditions, this new edition of a vital resource is full of tips, suggestions, and strategies to deal with chronic illness and symptoms, such as fatigue, pain, shortness of breath, disability, and depression. It encourages readers to develop individual approaches to setting goals, making decisions, and finding resources and support. Originally based on a five-year study conducted at Stanford University, this work has grown to include the feedback of medical professionals and people with chronic conditions all over the world. Showing people how to become managers of their own illness, this book's one simple goal is to help anyone with a chronic malady to live a productive, healthy life.

Completamente rediseñada para facilitar la lectura y actualizada con lo último en investigaciones e información acerca de las prácticas actuales, los medicamentos, las cuestiones legales y las enfermedades específicas, esta nueva edición de un recurso esencial está llena de consejos, sugerencias y estrategias para afrontar enfermedades crónicas y sus síntomas, como la fatiga, el dolor, la falta de aliento, la discapacidad y la depresión. Anima al lector a desarrollar un enfoque individual para establecer objetivos, tomar decisiones y buscar recursos y apoyo. Originalmente basada en un estudio de cinco años realizado por la universidad de Stanford, esta obra ha llegado a incluir las observaciones de profesionales de la salud además de las de personas con enfermedades crónicas alrededor del mundo. Demostrando a la gente cómo manejar su propia enfermedad, este libro tiene un objetivo sencillo: ayudar a cualquier persona con un padecimiento crónico para que viva una vida productiva y saludable.

Editorial Reviews

From the Publisher

"A remarkable resource for anyone with any chronic health problem."  —American Lung Association, on the English-language edition

Product Details

ISBN-13:
9781936693474
Publisher:
Bull Publishing Company
Publication date:
07/01/2013
Edition description:
Fourth Edition, Fourth edition
Pages:
392
Sales rank:
740,302
Product dimensions:
8.40(w) x 10.90(h) x 1.10(d)

Related Subjects

Read an Excerpt

Tomando Control De Su Salud

Una Guía Para El Manejo De Las Enfermedades Del Corazón, Diabetes, Asma, Bronquitis, Enfisema, Depresión y Otras Condiciones De La Salud Física y Mental


By Virginia González, Kate Lorig

Bull Publishing Company

Copyright © 2013 Bull Publishing Company and The Board of Trustees of the Leland Stanford Junior University
All rights reserved.
ISBN: 978-1-936693-47-4



CHAPTER 1

Visión general del manejo personal de las enfermedades crónicas


Nadie quiere tener una enfermedad crónica. Sin embargo, la mayoría de nosotros desarrollaremos una o más de estas condiciones durante nuestra vida. Aunque nadie los desee, los problemas de salud nos afectan a todos. Todos tenemos que manejjar algún tipo de enfermedad, desde algunas muy simples y de poca duración a otras muy complicadas que duran mucho tiempo o el resto de nuestras vidas, las que llamamos enfermedades crónicas. Este libro se ha escrito con el propósito de ayudar a las personas con enfermedades crónicas a explorar formas sanas de vivir con una condición física o mental. Esto puede parecer un concepto extraño. ¿Cómo puede una persona enferma vivir una vida más saludable? Para responder a esta pregunta necesitamos enfocarnos en lo que pasa con la mayoría de los problemas crónicos de salud. Estas enfermedades, ya sean del corazón, hígado, diabetes, depresión, asma, enfisema, trastorno bipolar o cualquier otra, causan que muchas personas experimenten fatiga y pierdan su condición física (fuerza y resistencia). Esto a su vez causa estrés emocional, frustración, disgusto, enojo, ansiedad y desesperanza, haciendo que la persona sienta que pierde el control de su salud y de su vida. La buena salud se manifiesta en un cuerpo y mente sanos, y una vida saludable es la que persigue estos objetivos. Por eso, una manera saludable de vivir con una enfermedad crónica es trabajar para vencer los problemas físicos, mentales y emocionales causados por dicha enfermedad. El reto es aprender a funcionar de manera óptima, a pesar de las dificultades que presente la vida. La meta es lograr las cosas que se quiere hacer y a la vez disfrutar de la vida. De esto se trata este libro.

Antes de continuar, queremos hablar acerca del libro y cómo utilizarlo. A lo largo del libro usted encontrará información que le ayudará a aprender y ensayar nuevas técnicas y habilidades para convertirse en una persona proactiva en el manejo personal de su enfermedad. Este no es un libro de estudio que tiene que leer completamente. Le sugerimos que lea los primeros dos capítulos y luego revise la tabla de contenido para encontrar los capítulos con la información que usted más necesita. Siéntase libre de saltearse todos los temas que no sean de interés y de escribir notas donde desee; de esa manera podrá enfocarse y aprender las habilidades que más necesita para recorrer su propio camino.

Usted no encontrará curas milagrosas en estas páginas. Más bien, se beneficiará de cientos de ideas y consejos que le ayudarán en el manejo de su enfermedad y su vida. Estos consejos vienen de médicos y otros profesionales del campo de la salud. Aun más importante, ofrecemos consejos de personas como usted, que tienen la misma enfermedad y aprendieron a manejarla en forma positiva. Por favor, note que decimos manejar positivamente la enfermedad. Es importante enfatizar que cuando se tiene una enfermedad crónica no hay forma de evitar manejarla: Si usted decide no hacer nada, es una forma de manejar su enfermedad. Si decide seguir un tratamiento tomando solo medicinas, es otro estilo de manejarla. Usted logrará vivir una vida más saludable si maneja su enfermedad en forma positiva, obteniendo los mejores tratamientos que los proveedores de salud puedan ofrecerle. Además de ser proactivo en el cuidado y manejo cotidiano de su salud, esto le llevará a vivir una vida plena y productiva.

En este capítulo discutimos las enfermedades crónicas en general, así como señalamos los problemas más comunes causados por estas enfermedades. Además, ofrecemos algunos consejos para desarrollar habilidades de manejo personal que son únicas o específicas a una condición en particular. Pronto usted notará que los problemas de las enfermedades y la habilidad para manejarlos tienen más elementos en común de los que usted se imaginaba, sin importar cuál sea el problema de salud. Esta es una buena noticia ya que la mayoría de las personas tienen más de una condición crónica. Por lo tanto, aprender las habilidades comunes le permitirá manejar con éxito su vida en general, no solo las condiciones crónicas. El resto del libro le ofrece información sobre las herramientas necesarias para convertirse en una persona proactiva en el manejo de sus condiciones crónicas y todos los otros aspectos de su vida.


¿Qué es exactamente una enfermedad crónica?

Los problemas de salud pueden ser caracterizados como "agudos" (curables) o "crónicos". Los problemas agudos de salud suelen comenzar repentinamente, tienen una sola causa, a menudo se diagnostican fácilmente, duran poco tiempo, y mejoran con la medicación, la cirugía, el descanso y el tiempo. Con una enfermedad curable tanto el paciente como el doctor saben qué esperar y por lo general hay poca incertidumbre o dudas. El paciente normalmente sigue las instrucciones o tratamiento hasta que recupere por completo, y después puede seguir con su vida normal. Las enfermedades curables generalmente tienen un ciclo en el que el paciente se empeora por un tiempo, es tratado u observado, para luego recuperarse. Además, se puede variar de una condición simple a una condición de riesgo, pero al final la persona se recupera completamente. Por último, el éxito en el cuidado de una enfermedad aguda depende del conocimiento y experiencia del proveedor de salud para diagnosticar y administrar el tratamiento adecuado.

La apendicitis es un ejemplo de una enfermedad aguda. Generalmente comienza con una señal rápida de náuseas y dolor en el abdomen. Luego el médico establece el diagnóstico con un examen físico. Esto lleva a una cirugía para remover el apéndice inflamado. Después de un período, el paciente se recupera completamente.

Las enfermedades crónicas son diferentes (véase la Tabla 1.1). Se presentan en forma gradual y lenta, a veces sin síntomas o malestares, pero van deteriorando nuestra salud en forma permanente. Podemos compararlas con lo que sucede con una cerca de madera expuesta al medio ambiente sin protección. Con el tiempo la madera se comienza a deteriorar lentamente por el sol, la lluvia y el viento, y tardamos en notarlo. Muchas enfermedades crónicas no presentan síntomas, y cuando estos aparecen la enfermedad suele estar ya muy avanzada. Por ejemplo, una persona puede desarrollar lentamente un bloqueo de las arterias (arteriosclerosis) durante décadas y podría tener un ataque al corazón, o un derrame cerebral o apoplejía. En el caso de la artritis generalmente se inicia con breves punzadas molestas o pequeños hormigueos que van aumentando gradualmente. A diferencia de las enfermedades curables, las crónicas suelen tener múltiples y diferentes factores causantes que varían con el tiempo. Estas causas pueden incluir factores hereditarios, el estilo de vida (fumar, falta de ejercicio, mala alimentación, estrés, etcétera) la exposición a factores ambientales como el humo de segunda mano o la contaminación del aire, y factores fisiológicos, tales como los bajos niveles de la hormona tiroidea o cambios en la química del cerebro que pueden causar depresión.

La combinación de muchas causas y factores desconocidos puede ser frustrante para aquellos que quieren respuestas rápidas. Es difícil tanto para el médico como para el paciente no recibir respuestas claras o definidas. En algunos casos, incluso cuando el diagnóstico es rápido, como en el caso de un accidente cerebrovascular o ataque al corazón, los efectos a largo plazo pueden ser difíciles de predecir. La falta de un patrón regular o predecible es una característica importante de la mayoría de las enfermedades crónicas.

A diferencia a las enfermedades agudas donde el paciente se recupera completamente, las crónicas generalmente nos llevan a más síntomas y a una pérdida de la condición física o mental. Muchas personas suponen que los síntomas que experimentan son el resultado de una sola causa, la enfermedad, y aunque es verdad que la enfermedad provoca dolor, falta de respiración, fatiga, etc., la enfermedad misma no es la única causa. Cada uno de estos síntomas puede contribuir a la aparición de otros síntomas. Además, todos los síntomas juntos pueden afectar a un solo síntoma, y. aun más complicado, se pueden aumentar o intensificar uno a otro. Por ejemplo, la depresión causa la fatiga, el estrés provoca la tensión muscular, y estos a su vez pueden causar más dolor o falta de respiración. Las interacciones de los síntomas empeoran nuestra condición, creando un círculo vicioso. Este ciclo se va empeorando a menos que podamos encontrar una manera de romperlo. (Véase la Figura 1.1, Círculo vicioso de los síntomas.)

A lo largo de este libro examinaremos formas de romper el círculo de los síntomas y alejarnos de los problemas de la pérdida de la condición física y de la pérdida de esperanza para poder mejorar nuestra situación.


¿Qué causa una enfermedad crónica?

Para contestar esta pregunta necesitamos entender cómo opera el organismo. Como sabemos, las células son la base o los cimientos (materiales) que forman los tejidos y los órganos: el corazón, los pulmones, el cerebro, la sangre, los vasos sanguíneos, los huesos, los músculos, en realidad todo el cuerpo está formado de células. Para que una célula se mantenga viva y funcione en forma normal, deben suceder tres cosas: debe ser nutrida, recibir oxígeno y eliminar los productos residuales. Si por alguna razón la célula no puede realizar alguna de estas tres funciones se dice que la célula está enferma. Cuando ello ocurre, los tejidos y órganos sufren, pudiendo experimentarse una limitación en las habilidades para realizar actividades cotidianas. La diferencia entre las enfermedades crónicas depende de qué células y órganos están afectados y los procesos por los cuales se produce esta interrupción. Por ejemplo, en un ataque cerebral o apoplejía, los vasos sanguíneos del cerebro se bloquean o se rompen, lo que evita que el oxígeno y otros nutrientes lleguen al cerebro, causando así daño o lesión cerebral. Cuando esto ocurre, alguna parte del cuerpo controlado por las células cerebrales lesionadas, como una pierna, un brazo o una parte de la cara, pierde su función.

Si usted tiene una enfermedad cardíaca, muchas cosas suceden. Por ejemplo, un ataque al corazón ocurre cuando no llega suficiente sangre al corazón porque los vasos sanguíneos se bloquean, lo que se llama trombosis coronaria. Cuando esto sucede, se bloquea el paso de oxígeno al corazón causando lesión o daño al músculo cardíaco, produciendo dolor. Después de la lesión, el corazón se debilita y no puede realizar su función normal. Un corazón débil no es capaz de bombear sangre al torrente sanguíneo, por lo tanto la sangre no puede llevar el oxígeno y los nutrientes a las células y los tejidos. Cuando la sangre no llega en forma eficiente al organismo, los tejidos acumulan fluidos o sustancias y la persona pueda experimentar fatiga y dificultad para respirar.

Con las enfermedades del pulmón, o hay dificultad para que el oxígeno llegue a los pulmones, como en el caso del asma y bronquitis, o los pulmones no pueden pasar en forma efectiva el oxígeno a la sangre, como en el caso del enfisema. En ambos casos hay una obstrucción del flujo de aire hacia dentro y fuera de los pulmones, privando al organismo de oxígeno.

En el caso de la diabetes, el páncreas, una pequeña glándula del cuerpo, no produce suficiente insulina (hormona), o la insulina que produce no puede realizar su función eficientemente en el organismo. Sin la ayuda de la insulina las células del organismo no pueden utilizar la glucosa (azúcar sanguíneo) para producir energía.

En las enfermedades del hígado y de los riñones, las células que los forman no funcionan adecuadamente; haciendo que estos no puedan eliminar o desechar los residuos del cuerpo.

Hemos mencionado diferentes enfermedades crónicas, sin embargo las consecuencias básicas de todas estas enfermedades son similares, como por ejemplo pérdida o limitación en la función de algunos órganos debido a la reducción o falta de oxígeno, acumulación de productos residuales o la inhabilidad del organismo de utilizar la glucosa para obtener energía.

La pérdida de la función también ocurre con la artritis, aunque por diferentes razones. Por ejemplo, en la osteoartritis, el cartílago (tejido firme y gomoso que se encuentra al final de los huesos y entre los "discos" que forman los huesos de la columna vertebral) se desgasta, se deshilacha, o se sale de su lugar causando dolor. No sabemos claramente por qué las células de los cartílagos se debilitan o mueren, pero los resultados son dolor e incapacidad.

La mayoría de las enfermedades mentales son causadas por desequilibrios químicos y cambios estructurales en el cerebro. Demasiados o muy pocos de estos neurotransmisores químicos pueden afectar nuestro estado de ánimo, pensamientos y comportamientos. El tratamiento de condiciones tales como la depresión, el trastorno bipolar y la esquizofrenia pueden incluir la restauración del equilibrio químico con medicamentos, así como cambios en el medio ambiente para apoyar la habilidad de enfrentarse mejor con los problemas.


Enfermedades diferentes, síntomas similares

Debido a que la enfermedad crónica empieza con un mal funcionamiento a nivel celular, es posible que no nos demos cuenta de la enfermedad hasta que se entrometa en nuestra vida, causando síntomas o declarándose en un resultado anormal de una prueba de laboratorio.

Las causas biológicas de las enfermedades crónicas son diferentes, sin embargo, los problemas que causan son similares. Por ejemplo, la mayoría de las personas que tienen enfermedades crónicas sufren de fatiga y falta de energía, y los problemas de sueño son comunes. En algunos casos se tiene dolor y en otros el problema es la dificultad para respirar. Estar discapacitado, hasta cierto punto, es parte de tener una enfermedad crónica, pudiendo tratarse de dificultad para usar las manos debido a la artritis o a un ataque cerebral, o dificultad para caminar debido a la falta de respiración, apoplejía, artritis o diabetes. Algunas veces la incapacidad proviene de la falta de energía, fatiga extrema o un cambio en el estado de ánimo.

La depresión puede ser tanto el reflejo de un desequilibrio crónico o recurrente en los químicos del cerebro y el resultante "sentimiento de tristeza o pesadumbre" al tener otras enfermedades crónicas. Es difícil mantener una actitud alegre cuando su condición le causa problemas molestos que probablemente no desaparecerán. Junto con la depresión, vienen el temor e incertidumbre acerca del futuro. Usted puede preguntarse, ¿seré capaz de mantener mi independencia? Si no soy capaz de cuidarme a mí mismo, ¿quién me cuidará?, ¿qué le pasará a mi familia?, ¿empeorará mi condición?, ¿qué tan mala será? Tanto la incapacidad y la depresión puede llevar a la pérdida de la autoestima y confianza en sí mismo.

Debido a las similitudes entre las diferentes enfermedades crónicas, las tareas o habilidades esenciales que debemos aprender para manejarlas también son similares.

La tarea más importante de todas, posiblemente será aprender a responder a su enfermedad en forma continua, resolviendo día a día los problemas que se presenten. Después de todo, usted es el que vive con su condición 24 horas al día mientras que su proveedor solo lo ve una pequeña parte de este tiempo. Por lo tanto usted debe manejar su condición. La Tabla 1.2 ilustra algunos de los problemas causados por las condiciones crónicas más comunes.

De esta pequeña introducción usted podrá apreciar que las enfermedades crónicas tienen más en común de lo que pensábamos o notábamos a primera vista. En la mayor parte del libro hablaremos más acerca de las tareas o habilidades más comunes para el manejo personal de estas enfermedades. Si usted tiene más de un problema crónico de salud, no se confundirá en cuanto a cómo o dónde empezar. Las técnicas o habilidades que aprenderá para las enfermedades cardíacas también le serán útiles para las enfermedades del pulmón, artritis, depresión o ataque cerebral. Empiece con el problema o condición que más le afecta y le molesta. La Tabla 1.3 en las páginas 10–12 señala algunas de las habilidades o técnicas que tal vez necesite para manejar estos problemas. Algunas de estas técnicas también son discutidas en otros capítulos que tratan de enfermedades específicas.


(Continues...)

Excerpted from Tomando Control De Su Salud by Virginia González, Kate Lorig. Copyright © 2013 Bull Publishing Company and The Board of Trustees of the Leland Stanford Junior University. Excerpted by permission of Bull Publishing Company.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Virginia Gonzalez, MPH, is a chronic disease health educator and consultant to the Stanford Patient Education Research Center. She lives in San Jose, California. Maria Hernández-Marin is a member of Stanford University School of Medicine. She lives in Santa Clara, California. Kate Lorig, RN, DrPH, is a director and a professor emerita at Stanford University School of Medicine. She lives in Mountain View, California. Halsted Holman, MD, is a professor emeritus at Stanford University School of Medicine. He lives in Stanford, California. David Sobel, MD, MPH, is the director of patient education and health promotion at the Permanente Medical Group in northern California. He lives in San Jose, California. Diana Laurent, MPH, is a chronic disease health educator at the Stanford Patient Education Research Center. She lives in Palo Alto, California. Marion Minor, RPT, PhD, is a professor emerita at the University of Missouri in the department of physical therapy. She lives in Columbia, Missouri.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >