Un minuto con Dios para mujeres

Overview

¡Experimenta cada día lavidaplena!

Este libro invita a las mujeres a tomar el camino de la vida, a desafiar los principios establecidos por nuestro mundo y a reemplazar los patrones establecidos en nuestra cultura por los de la Palabra de Dios. Este libro te ayudará a:

  • Ejercitar tus músculos espirituales
  • Desarrollar metódicamente tu devocional a solas con Dios
  • Mantener tu espíritu en atención a Dios todo el ...
See more details below
Hardcover
$10.02
BN.com price
(Save 8%)$10.99 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Hardcover)
  • All (16) from $2.26   
  • New (9) from $7.31   
  • Used (7) from $2.26   
Sending request ...

Overview

¡Experimenta cada día lavidaplena!

Este libro invita a las mujeres a tomar el camino de la vida, a desafiar los principios establecidos por nuestro mundo y a reemplazar los patrones establecidos en nuestra cultura por los de la Palabra de Dios. Este libro te ayudará a:

  • Ejercitar tus músculos espirituales
  • Desarrollar metódicamente tu devocional a solas con Dios
  • Mantener tu espíritu en atención a Dios todo el resto del día
Este libro te muestra no sólo las promesas de Dios, sino también los beneficios de vivir de acuerdo a su voluntad.

¡Elígelo hoy! Tyndale House Publishers

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781414358512
  • Publisher: Tyndale House Publishers
  • Publication date: 12/16/2011
  • Language: Spanish
  • Pages: 160
  • Sales rank: 1,438,145
  • Product dimensions: 5.00 (w) x 7.10 (h) x 0.60 (d)

Read an Excerpt

UN MINUTO con DIOS para mujeres


By REBECA KNOWLES

TYNDALE HOUSE PUBLISHERS, INC.

Copyright © 2011 Rebeca Knowles
All right reserved.

ISBN: 978-1-4143-5851-2


Chapter One

Nuestra vida: Un jardín

La hermosura de la vida no está sólo en los comienzos. La vida se va creando con el tiempo por las decisiones que tomamos. Cada decisión sabia es una semilla que germinará en un bello jardín.

Benditos son los que confían en el Señor y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza. Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto. Jeremías 17:7-8

LA GENTILEZA

Nuestra vida es como un jardín. Todas sabemos que de las semillas que se plantan en cualquier jardín, se obtienen cosechas. Para asegurarnos de que un día tendremos un jardín hermoso, primero tenemos que planear bien lo que plantaremos en él. Cuando estamos de novias, seguimos muy bien esta ley natural. Es por eso que si tu novio quería que tú te interesaras mucho más en él, él sembraba gentileza y palabras amorosas, y si tú querías que tu novio se enamorara mucho más de ti, tú sembrabas sonrisas y palabras de halago por las cosas que él hacía.

Muchas de nosotras nos sentimos frustradas con lo que vemos aflorar en nuestras relaciones, ya sea en el trabajo con nuestros jefes o en el hogar con nuestros hijos. Existen esposas frustradas y desesperadas que se dicen a sí mismas: Ya no hay nada para mí en esta relación. Si te encuentras en esta encrucijada, entonces quiero que consideres que tal vez estás haciendo la afirmación equivocada. Lo que debemos preguntarnos es: ¿Qué estoy aportando en mi relación con mi esposo?

En términos de jardinería, es como si dijéramos: "No me gusta este jardín; no da nada bueno," cuando lo correcto sería decidir qué es lo que queremos ver en nuestro jardín y comenzar a sembrar las semillas que nos proporcionarán el huerto deseado.

"Piensen en los agricultores, que con paciencia esperan las lluvias en el otoño y la primavera. Con ansias esperan a que maduren los preciosos cultivos. Ustedes también deben ser pacientes. Anímense, porque la venida del Señor está cerca" (Santiago 5:7-8).

Haz un inventario de las semillas que estás sembrando en tu hogar; decide qué vale la pena seguir alimentando y qué cosas debes arrancar para siempre de tu huerta. Debemos recordar que el jardín se cuida todos los días. Muchas veces sembramos con mucho sacrificio y lágrimas porque la tierra es dura y difícil, y las circunstancias parecen una batalla peleada en desventaja. No obstante, es en esos momentos cuando debemos recordar que nuestra obediencia a los mandamientos y a la voluntad de Dios está considerada en el mundo espiritual como la semilla que sembramos.

Los sufrimientos de los santos no son en vano, ni sus lágrimas al compartir las calamidades a las que están expuestos, como todos los seres humanos, pero siembran su tarea en obediencia a Dios y tendrán su recompensa. Cuando el llanto no detiene la siembra de la Palabra de Dios, la obediencia a su llamado, el compromiso a nuestros pactos matrimoniales, las buenas acciones, el tiempo con Dios y las ofrendas, Dios lo recompensará. Salmos 126:5 nos dice: "Los que siembran con lágrimas cosecharán con gritos de alegría."

Recuerda que tu hogar es tu más preciado jardín.

* * *

Oremos juntas: Señor, yo decido sembrar hoy gentileza en mi jardín, porque sé que la gentileza es como un aceite sanador para aliviar todas las circunstancias negativas de mi vida. Ayúdame a ser una persona que emane respeto y consideración siempre.

LA BONDAD

¿Qué semillas necesitas sembrar hoy en tu hogar? Recuerdo cuando Dios me pidió que comenzara a sembrar bondad en mi hogar. Al comienzo pensé que Dios se refería a que debía hacer actos bondadosos y de servicio para con mis hijos y mi cónyuge, pero luego me di cuenta de que había mucho más que eso en lo que Dios me estaba pidiendo. Lo que Dios realmente me pidió fue que dejara de sembrar palabras duras sobre mis hijos y mi esposo. ¡Así es! ¡Dios pidió bondad en mis labios ... y creo que Dios pide lo mismo de ti hoy!

Ahora entiendo que esto de sembrar bondad en el hogar es algo que debo hacer todos los días. Hoy estoy consciente de que mis palabras son semillas y que antes de hablar debo preguntarme qué clase de fruto voy a obtener de ellas. Sin embargo, no siempre ha sido así; por mucho tiempo sucumbí a la tentación de escalar los comentarios de mi esposo y de convertir un vaso de agua en un mar tempestuoso.

Le pido a Dios que me dé sabiduría para responder siempre asertivamente, pero con una actitud de bondad y de compasión en los labios. ¡Esta oración es para ti también!

Sembrar bondad en nuestro hogar es un trabajo de todos los días. Siembra bondad al hablar y verás cómo las personas a tu alrededor también comenzarán a hablarte de manera diferente. Por lo menos, no les darás excusas para contestarte mal porque tú les estás hablando mal. Al tomar la decisión de hablar con palabras bondadosas y de no sucumbir a la tentación común de gritar o de responder con dureza, permites que los otros puedan observarse a sí mismos y, tal vez, les va a ser difícil encontrar de qué culparte. Así me sucedió recientemente.

Recuerdo una ocasión en la que mi esposo estaba un poco malhumorado y trajo a colación una situación que a él le parecía "inconveniente." La verdad es que me pidió algo injusto y me sentí mal interiormente, pero decidí decirle lo que pensaba con respeto y con palabras suaves, pero firmes. No levanté la voz y dejé que se retirara por un tiempo después de la conversación. Dos horas más tarde no sólo se dio cuenta de que me había pedido algo injusto, sino que además me alabó por la manera en que actué, pues mi respuesta bondadosa le había permitido darse cuenta de su actitud.

Hablar con bondad no significa tratar de evadir una conversación difícil. Es tener el valor de enfrentar la situación de la manera correcta, esto es, con mutuo respeto, con paciencia para esperar resolver el problema y manteniendo una actitud de oración mientras hablamos. Así que cuando tratamos temas en los que no usamos un lenguaje fácil porque solicitamos un cambio, podemos endulzar las palabras con miel. No con azúcar, porque el azúcar te hace vibrar por un par de horas y después te deja deprimida. He aprendido que los mensajes difíciles pero necesarios se endulzan con miel. La Biblia dice en Proverbios 16:24: "Las palabras amables son como la miel: dulces al alma y saludables para el cuerpo." Por eso no voy a gritar. El consejo del sabio Salomón es que seamos amables. Yo le he pedido a Dios que cuando requiera algo de mi esposo o de mis hijos, mi solicitud no suene a regaño sino que pueda usar palabras amables con sabiduría.

* * *

Oremos juntas: Señor, gracias por ser tan bueno conmigo en todo tiempo. Permíteme extender esta bondad a todos en mi familia. Yo decido, con tu ayuda, usar palabras amables y ser una fuente de bondad para todas las personas con las que me relacione cada día.

LA ALEGRÍA

En el hogar debemos sembrar amor en fe, esperando recibir todos los años una cosecha abundante de la bendición de Dios que representa el estar al lado de nuestros seres queridos. El amor de Dios en nosotras debe ser evidente en nuestras relaciones más preciosas, esto es, con nuestros hijos, nuestros esposos y nuestros padres.

Hoy te pregunto: ¿Cuántas veces te han visto tus hijos sonreír? Yo sé que a muchas les parece una pregunta sin sentido, pero a algunas otras, más parecidas a mí, les pido que se pregunten: ¿Será que mi familia me ha visto sonreír últimamente?

Una sonrisa no cuesta nada, pero es un regalo sencillo que habla de nuestra buena voluntad hacia la persona a quien se la regalamos. La sonrisa también es un gesto de aprobación en un mundo saturado de rechazo; es una señal de inclusión en un mundo donde se nos excluye por las diferencias que elegimos subrayar. Lo digo porque, cuando visito algunas casas, observo que la madre se dirige a sus hijos y a su esposo con palabras ásperas y con rostro serio.

A pesar de que estoy muy de acuerdo en que a los hijos hay que corregirlos con firmeza y junto con el cónyuge —pues siempre hay momentos en los que tenemos que hablar de cosas serias, que además pueden ser conflictivas—, creo que todos nos llevaríamos mejor si nos regaláramos una sonrisa el resto del tiempo. Sí, hay momentos para traer a colación los problemas y las correcciones, pero la vida no puede ser sólo regaños y confrontaciones. El mundo no regala sonrisas gratis. Sin embargo, te animo a que tú seas diferente. Siembra sonrisas en tu hogar y verás que tu familia también te sonreirá. ¿Cómo se puede sembrar sonrisas en el hogar? Comenzando a sonreír. Sonríe a los que ves pasar; recuerda que la sonrisa es una señal de aceptación y esto es algo que todo corazón necesita.

Otra manera de sembrar sonrisas es haciendo cosas para tus seres amados que los hagan sonreír. ¿Qué tal si les escribes una nota de afecto, o les preparas su postre favorito sin avisarles con anticipación? Ponte a pensar, ¿qué te traería una sonrisa al rostro? Esto de pensar en los demás es importante en el hogar. Sólo que hacer cosas por los demás no nos parece tan divertido como cuando hacemos cosas para agradarnos a nosotras mismas o cuando los demás hacen cosas para agradarnos a nosotras.

La manera de conjugar el verbo amar es la siguiente: Yo te amo, tú me amas, él me ama, nosotros nos amamos. Es con el "nosotros" con el que tenemos problemas porque creemos que en el hogar el "nosotros" existe también para amarme "a mí," al "yo." Estampar una sonrisa en el rostro de tu cónyuge y en los de tus hijos es una tarea que producirá cosechas inmediatas en tu corazón. ¿Qué corazón no se llena de gozo al ver que le sonríen de vuelta? Siembra sonrisas en tu hogar y verás cómo tu familia te sonreirá también. ¡Te invito a sonreír hoy!

* * *

Oremos juntas: Padre Celestial, yo entiendo por tu Palabra (Salmos 106:3) que mi alegría depende mucho de la manera en que yo trato a los demás. Ayúdame a tratar con justicia a todos y a hacer lo correcto siempre.

(Continues...)



Excerpted from UN MINUTO con DIOS para mujeres by REBECA KNOWLES Copyright © 2011 by Rebeca Knowles. Excerpted by permission of TYNDALE HOUSE PUBLISHERS, INC.. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Introducción....................ix
Nuestra vida: Un jardín....................2
La gentileza....................4
La bondad....................6
La alegría....................8
Compartir tiempo....................10
La colaboración....................12
El servicio....................14
Nuestra búsqueda: Florecer en Dios....................18
La excelencia....................20
La edificación....................23
La identidad....................26
La oración....................28
La obediencia....................31
La virtud....................33
La formación....................36
La integridad....................38
El significado....................40
El éxito....................42
La redención....................44
La victoria....................46
El equilibrio....................49
Mi valor....................52
El Testigo Eterno....................55
Las variables espirituales....................58
La aceptación....................61
Nuestras relaciones íntimas: Fruto en abundancia....................64
El respeto mutuo....................66
La buena comunicación....................68
El diálog....................71
La responsabilidad....................73
La intimidad....................76
El ejemplo....................79
Las prioridades....................82
La educación....................84
La afinidad....................87
La armonía....................90
La serenidad....................92
La amistad....................94
Nuestros retos: Destruir la maleza....................96
El abandono....................98
La amargura....................100
La decepción....................102
El conflicto....................104
El resentimiento....................106
La impaciencia....................109
La impaciencia —Parte 2....................111
El control....................114
Lo infructuoso....................117
La sospecha....................120
La queja....................122
La necedad....................124
El temor....................126
La negatividad....................128
La deslealtad....................131
Epílogo: Una vida nueva....................135
Notas....................139
Índice de las Escrituras....................141
Acerca de la autora....................145
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)