Vence tu temor, comparte tu fe: Evangelismo Practica

( 3 )

Overview

Evangelismo hecho fácil. Los animadores del programa de televisión y radio 'A la manera del maestro', Kirk Cameron y Ray Comfort, ofrecen esta forma de currículo simple y flexible para iglesias y grupos pequeños que quieren obedecer el mandato en la Biblia de hablarles a otros de Jesús.

Read More Show Less
... See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (4) from $6.25   
  • New (3) from $6.25   
  • Used (1) from $6.58   
Vence tu temor, comparte tu fe: Evangelismo Práctica

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$7.99
BN.com price

Overview

Evangelismo hecho fácil. Los animadores del programa de televisión y radio 'A la manera del maestro', Kirk Cameron y Ray Comfort, ofrecen esta forma de currículo simple y flexible para iglesias y grupos pequeños que quieren obedecer el mandato en la Biblia de hablarles a otros de Jesús.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780829758504
  • Publisher: Vida
  • Publication date: 11/29/2011
  • Language: Spanish
  • Pages: 240
  • Sales rank: 1,458,577
  • Product dimensions: 5.30 (w) x 8.40 (h) x 0.80 (d)

Meet the Author

Kirk Cameron es más conocido por su personaje como el adorable rompecorazones, Mike Seaver, de la galardonada serie de televisión ¡Ay, Como duele crecer! Su papel de travieso encantador, fue el entretenimiento de una audiencia mundial. También es conocido entre cristianos por su personaje «Buck Williams» de la serie Dejados Atrás—basada en la inesperada novela mejor vendida de la lista NY Times escrita por Tim La Haye y Jerry Jenkins. Pero más notable que su carrera como actor fue su conversión al cristianismo. Kirk no creció en un hogar donde se acostumbrara ir a la iglesia y se describe con un ateo devoto desde una edad muy tierna. Al llegar a los catorce años de edad, estaba tan convencido de que Dios no existía, que se burlaba de aquellos que creían lo contrario. Pero todo cambio una tarde mientras que se sentaba en su carro deportivo meditando sobre el primer mensaje evangélico que había escuchado.

Ray Comfort es autor éxito de ventas, de más de 60 libros. También es co-animador, con el actor Kirk Cameron, de un programa de televisión ganador de varios premios transmitido en más de 70 países. Es conferenciante en temas de ateísmo en la Universidad Yale y otras universidades prestigiosas, debate en el programa ABC Nightline y escribió Dios no cree en los ateos, Examen para el ateo (folleto que vendió más de un millón de copias) y puedes guiar a un ateo a la evidencia pero no le puedes hacer pensar, entre otros. Sirvió como conferenciante de plataforma para la asociación de Ateos Americanos, Inc., en su convención nacional del 2001. Ray y su esposa, Sue, residen en el sur de California.

Read More Show Less

Read an Excerpt

VENCE TU TEMOR, COMPARTE TU FE

EVANGELISMO PRCTICO


By KIRK CAMERON, RAY COMFORT, Madeline Daz

ZONDERVAN

Copyright © 2011 Editorial Vida
All rights reserved.
ISBN: 978-0-8297-5850-4


Excerpt

CHAPTER 1

LO QUE PEDRO TEMÍA


A través de los monitores de televisión en el vestíbulo de una iglesia presencié cómo el pastor les explicó a los miembros de su congregación que el año anterior él se había situado junto a una carretera desplegando una pancarta en contra del aborto. Seguidamente, invitó a su congregación de seiscientas personas a unírsele este año y levantar la mano a fin de confirmar su participación. Solo veinte personas levantaron sus manos. Podía sentir la decepción del pastor ante la apatía de la gente. Más tarde, él me presentó como el orador invitado esa mañana.

Le comenté a la congregación que también sentía pasión por el tema del aborto, y debido a una buena razón. Hace muchos años alguien me dijo que una nueva creyente (llamémosla Fran) estaba a punto de acabar con la vida de su bebé por medio de este procedimiento. Me sentí aterrado con la noticia, y cuando me enteré de que le iban a practicar el procedimiento en cuestión de dos horas, me fui derecho al hospital, orando todo el camino que Dios me diese las palabras para convencerla de que no lo hiciera.

Subí corriendo al segundo piso y entré en su habitación. Ella estaba sentada en la cama del hospital y ya le habían administrado la medicación preoperatoria. «¡Por favor, no hagas esto!», le imploré. Para mi sorpresa, ella simplemente me miró y sonrió. Después dijo: «No te preocupes. No voy a hacerlo. Acabo de orar: "Dios, si no quieres que me haga un aborto, haz que Ray Comfort venga aquí a verme"».

Dos años más tarde me encontraba en una excursión organizada por la iglesia y vi a una niña preciosa jugando en el césped. Ella era la hija de Fran. Ver a la niña realmente reafirmó en mi mente el tema que nos ocupa cuando se trata del aborto.

Le dije a la congregación que yo nunca, nunca, votaría por una persona que abogara por el asesinato de un niño en el vientre de su madre. No me importaba lo muy buenas que fueran sus políticas fiscales, porque sus manos estarían manchadas con la sangre de los inocentes. También animé a los presentes a seguir el ejemplo de su fiel pastor. Esa misma tarde, me enteré que entre cuatrocientas y quinientas personas salieron a apoyar la protesta contra el aborto. Que Dios les bendiga.

El cuerpo de Cristo en los Estados Unidos es un gigante dormido que necesita que alguien lo despierte. Sin embargo, la respuesta al tema del aborto no consiste solo en protestar, sino también en predicar. No solo debemos ser la sal; también tenemos que ser la luz en una nación espiritualmente en tinieblas. El hecho de que nuestra nación mata a cincuenta millones de sus ciudadanos mediante el aborto, sin remordimiento de conciencia, exige más que un grito de protesta. Necesita la luz del evangelio.

En este asunto del aborto, nosotros no nos diferenciamos de los crímenes cometidos por la Alemania nazi durante el Holocausto. Nos hemos entregado a los más viles de los pecados, y eso a su tiempo tendrá consecuencias terribles a nivel nacional. Precisamos con desesperación el perdón de Dios, y necesitamos un nuevo corazón que solo se logra a través de una conversión genuina, que implica la salvación a través de Jesucristo. Solo el evangelio puede tomar una nación farisaica, blasfema, idólatra, hipócrita e infanticida, y perdonarla y renovarla. Esa es la promesa del Nuevo Pacto:

Los rociaré con agua pura, y quedarán purificados. Los limpiaré de todas sus impurezas e idolatrías. Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes (Ezequiel 36:25-27).


UNA LLAMADA DE ATENCIÓN AUN MÁS FUERTE

El mismo tipo de reticencia que la gente siente cuando se trata de aportar su voz al asunto de acabar con el aborto puede aplicarse a la necesidad de hablarle a un mundo que está perdido y moribundo por no saber que necesita un Salvador. ¿Te importa esta nación? ¿Te importa este mundo moribundo? Entonces es hora de que pongamos en marcha nuestras oraciones y hagamos lo que se nos ha dicho que debemos hacer, que es ser obreros fieles en los campos que están listos para la cosecha (véase Mateo 9:37-38).

Las Escrituras hacen la pregunta: «¿Y cómo oirán si no hay quien les predique?» (Romanos 10:14). El refrán popular: «Predica el evangelio; y si es necesario, utiliza palabras», es como decir: «Lávese; y si es necesario, utilice agua». Tenemos que utilizar palabras si queremos que los pecadores se salven. Vivimos tiempos de desesperación, y necesitamos tener sonidos claros y certeros que nos dirijan al filo de la batalla. Tenemos que superar lo que yo llamo la «evangeliofobia».

Hace poco dos hombres jóvenes con uniformes de seguridad llegaron a la puerta de nuestra casa. Cuando me preguntaron si estaba interesado en un sistema de seguridad, les dije: «Nosotros ya tenemos uno muy bueno». Cuando averiguaron cuál era, les contesté: «El Sistema de Seguridad Celestial. Nos ha funcionado bien hasta la fecha». Resultó que ambos jóvenes eran mormones, y después que les expliqué que el sistema de seguridad consistía en que «el ángel del SEÑOR acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos» (Salmo 34:7), indagué qué pensaban que les ocurría a las personas después de morir. No había tiempo para establecer una relación con ellos, ni de demostrar la vida cristiana delante de estos jóvenes, ni de esperar la oportunidad ... y no existía ofensa alguna. De modo que utilicé «palabras», y las palabras dieron resultado. Así es como los humanos se comunican mejor, en especial cuando se trata del evangelio. Mi pregunta fue simplemente una forma de pedirles su opinión, y ellos desde luego que la tenían.

Cuando te enlistas en el ejército de Dios para alcanzar a los inconversos, tienes que tener presente que el enemigo ha elaborado una estrategia a fin de alejarte del poder que necesitas para motivarte. Por lo tanto, mantente alerta ante aquellos pensamientos que te produzcan desaliento siempre que compartas tu fe. Mantente alerta a los pensamientos y palabras cuyo propósito sea evitar que vayas a algún sitio o hagas alguna actividad determinada. Esos pensamientos o palabras procederán a menudo de los lugares más inesperados. El enemigo quiere bloquear tu fuente de combustible, porque todas tus buenas intenciones no te llevarán a ningún sitio si no estás motivado.

Vamos a estudiar detenidamente el origen del combustible de la motivación para compartir el evangelio con otros y cómo hacer para que ese combustible siga fluyendo hasta nosotros. Es algo por lo que pagamos un alto precio, pero cada gota merece la pena. Se trata de un combustible de alto octanaje, y me ha mantenido en marcha desde el momento de mi conversión desde abril de 1972.


¿DÓNDE ESTÁ JESÚS SENTADO?

Si pudieras calificar tu caminar con Dios, ¿qué puntuación te atribuirías a ti mismo? Si Dios estuviera contigo dentro de tu automóvil, ¿dirías que viaja en el asiento del conductor? ¿Va en el asiento del pasajero? ¿En el asiento trasero? ¿Quizá en el maletero? Aunque algunas personas piensan que está bien llevar a Dios como pasajero, él debe asumir todo el control, en todas las áreas. Dios debe dirigir todos tus movimientos, ya que debiste haberle entregado el control en el momento de la salvación (tu conversión) y decir: «No se cumpla mi voluntad, sino la tuya». Según las Escrituras, ese es nuestro culto racional:

Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta (Romanos 12:1-2).


Eso es lo ideal, pero en realidad no ha ocurrido con cada creyente. ¿Cómo lo sé? Porque hay muy pocos creyentes que participan en la tarea de alcanzar a los inconversos con el mensaje de la salvación de Jesús. Se dirigen en otra dirección. Están ocupados haciendo otras cosas. Esas otras cosas puede que sean legítimas, pero si sus viviendas están en llamas y la gente está durmiendo en sus camas, hay algo que no encaja si comienzan a quitar el polvo del salón. La situación exige un cambio radical de prioridades. Tienen que olvidarse del polvo, despertar a los que duermen y sacarlos de la vivienda en llamas.

Debemos recordar cada minuto de cada día que la muerte está atrapando a las personas y enviándolas al infierno. Tal pensamiento debe consumir a la mente piadosa e inspirar intensamente a cada uno de nosotros a dedicarnos a un mundo perdido. Esa es la Gran Comisión (véase Marcos 16:15).


¿QUÉ LUGAR OCUPAS EN ESTA HISTORIA?

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con lo que ocurrió justo antes de que Jesús fuera a la cruz:

Jesús salió de la ciudad y, como de costumbre, se dirigió al monte de los Olivos, y sus discípulos lo siguieron. Cuando llegaron al lugar, les dijo: «Oren para que no caigan en tentación.» Entonces se separó de ellos a una buena distancia, se arrodilló y empezó a orar: «Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo; pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya» (Lucas 22:39-42).


Sabemos que los discípulos no oraron, sino que se durmieron. El sueño es un refugio para los deprimidos, y ellos se sentían deprimidos por lo que vieron: un Jesús de Nazaret angustiado. Piénsalo. Este hombre era aquel que controlaba las tormentas que ellos mismos temían que los hicieran naufragar. Era aquel que resucitaba a los muertos y convertía el agua en vino. Era aquel que tenía todo bajo control. Sin embargo, había algo que estaba mal.

Imagínate a Jesús justo después de su agonía, con el sudor brotándole por los poros en forma de grandes gotas de sangre derramándose en la tierra. Entonces Judas llegó con una turba, acompañada de soldados, para arrestar a Jesús. El impetuoso Pedro salió en su defensa, y desenvainando una espada le cortó la oreja al siervo del sumo sacerdote, mientras que los discípulos se dispersaban como ovejas asustadas sin pastor. Jesús fue arrestado y llevado a la casa de Caifás, el sumo sacerdote. El relato dice que «Pedro lo seguía de lejos» (Lucas 22:54), y que más tarde se sentó alrededor del fuego con unos hombres a fin de calentarse.

Una criada y otros lo cuestionaron para averiguar si él era uno de los discípulos de Jesús, pero Pedro lo negó de forma rotunda… tres veces. Tuvo que ser un gallo el que le recordara lo que estaba haciendo, y saliendo fuera lloró amargamente.


DOS ERRORES GRAVES

Pedro cometió dos errores muy graves esa fría y oscura noche. Su primer error fue que en lugar de orar para evitar la tentación (como Jesús le había dicho que hiciera), se durmió. Eso es fácil, en especial si uno está deprimido. El sueño es un refugio agradable en medio de las tormentas de la vida. No obstante, Pedro pagó un precio muy alto por el descanso que decidió tomarse de la realidad. Si se hubiera mantenido orando, habría tenido su propia experiencia en Getsemaní. Quizá Pedro hubiese dicho: «Tengo miedo, Padre. Estoy deprimido. Me siento aterrorizado con lo que parece estar ocurriendo. Mi deseo es huir de todo esto, pero sé que te pertenezco. Permaneceré con Jesús pase lo que pase. No es lo que yo quiera, sino lo que quieres tú». En cambio, se durmió. Su espíritu estaba dispuesto, pero su carne era débil.

Su segundo error fue seguir a Jesús de lejos. Jesús les había dicho: «Vengan, síganme […] y los haré pescadores de hombres» (Mateo 4:19), y él había ido en pos de Jesús y estado a su sombra por más de tres años, pero esa noche se nos dice que siguió a Jesús «de lejos». Por consiguiente, fue capaz de sentarse entre los impíos durante una hora entera sin detenerse a pensar en su condición eterna. Cuando la oportunidad llegó —en el momento en que alguien le preguntó si era uno de los seguidores de Jesús— eludió la verdad como una plaga. El miedo lo dejó paralizado en el silencio.

Aparentemente, este incidente no tiene sentido. Pedro arriesgó su vida para defender a Jesús en el jardín de Getsemaní. Afirmó que moriría con Jesús. Había ignorado con valentía sus temores y salido de una barca para caminar sobre las aguas a fin de estar con su Maestro. Entonces, ¿por qué de pronto tenía tanto miedo de decir que era un seguidor de Jesús? No creo que fuera porque Pedro estaba avergonzado de Jesús de Nazaret. Creo que se trataba de algo más significativo. Sabemos por las Escrituras que Pedro era una persona impetuosa. Él no pensaba las cosas con mucho detenimiento.

La impetuosidad tiene sus ventajas e inconvenientes. Lo sé por experiencia. Mi propia vida está llena de emoción debido a que soy una persona que asume riesgos. Acostumbro salir de la barca para caminar sobre el agua. Y no pienso mucho en el fracaso, pero sí que fracaso a menudo. Mi esposa, Sue, se aterroriza si veo una mosca en la cocina, porque suelo intentar atraparla sin pensar en las consecuencias. No lo puedo remediar. Agarro cualquier cosa (dentro de lo razonable) y persigo a esa mosca hasta que deja de existir. Eso quiere decir que destrozo todo lo que se me interponga durante mi misión.

Pedro actuó de la misma forma cuando desafió a la lógica y caminó sobre la superficie del lago. ¿Hay alguien entre toda la raza humana que pueda confirmar haber hecho algo así? Solo el impetuoso Pedro. Y él no estaba pensando con demasiada intensidad cuando le cortó la oreja al siervo del sumo sacerdote en el jardín de Getsemaní. Había una «mosca» que se dirigía hacia Jesús, de modo que Pedro se encargó de abatirla.

Sin embargo, mientras estaba sentado en torno al fuego y se calentaba sus frías manos, Pedro tuvo tiempo de pensar. Jesús había sido arrestado. Pedro sabía que los judíos lo querían ver muerto. Ellos ya habían intentado matar a Jesús, y ahora lo habían apresado. Sabemos por las Escrituras que Pedro se encontraba a la vista de Jesús, porque cuando Jesús lo miró después que el gallo cantara, se dio cuenta de lo que había hecho. Por lo tanto, Pedro pudo haber presenciado la cruel burla y la terrible paliza a la que fue sometido. Probablemente sabía lo que iba a ocurrir. La justicia no existía en Roma. Ellos representaban la ocupación, y los judíos no eran más que escoria para estas personas. La crucifixión era algo normal y corriente ... ¡hasta crucificaban a los ladrones!


LO QUE PEDRO TEMÍA

Puede que me equivoque, pero creo que Pedro le temía a la cruz romana. Él le temía a la crucifixión. Las cruces estaban por toda Jerusalén, manchadas con la sangre de criminales que habían violado la ley romana, y sus cuerpos permanecían colgados a la vista de todo el mundo. No se trataba de una simple inyección letal. Era un castigo cruel, pero normal. Los romanos habían elevado el nivel del sufrimiento humano a un punto aterrador. El propósito de la cruz era causar temor. La cruz significaba una exposición pública espeluznante ... se trataba de una valla publicitaria diseñada para disuadir el intenso tráfico del crimen.

Por consiguiente, es bastante probable que Pedro estuviera bien familiarizado con la cruz. No hay dudas de que él había visto a los soldados sujetar las manos de personas angustiadas para clavarlas al madero. Probablemente había presenciado cómo la gente se contorcía cuando el acero romano penetraba la tierna piel. Había sido un testigo silencioso cuando los hombres endurecidos gritaban como animales, y se quedó horrorizado por la dura realidad de lo que estaba ocurriendo. Quizá los oyera suplicar que la muerte los rescatara. Una mirada a sus ojos habría sido suficiente para aterrorizar al más insensible de los corazones humanos.

No, no creo que Pedro tuviera miedo de la criada. Creo que él le temía a la terrible amenaza de la tortura romana del madero.

Es normal que Pedro se sintiera atemorizado. Yo mismo me conmuevo cuando pienso en la abominable crueldad de la cruz. Me hace pensar en cómo me siento cuando me clavo una espina en la mano y Sue intenta sacármela con una aguja. Tengo que darme la vuelta, porque los ojos se me llenan de lágrimas debido al dolor que siento. No cabe duda ... soy el mayor de los endebles. Predico con frecuencia al aire libre, y uno mis versículos favoritos dice que si se nos persigue en una ciudad, huyamos a otra. Eso me parece una buena idea. No voy a esperar a que me apedreen hasta la muerte. En realidad, siempre he dicho que una de las primeras reglas que se deben observar para la predicación al aire libre es que no haya piedras sueltas en el entorno.
(Continues...)


Excerpted from VENCE TU TEMOR, COMPARTE TU FE by KIRK CAMERON. Copyright © 2011 by Editorial Vida. Excerpted by permission of ZONDERVAN.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Introducción....................     7     

1. Lo que Pedro temía....................     11     

2. Palabras desagradables que condenan....................     24     

3. Dale rienda suelta a la lengua....................     36     

4. La fuente del poder que tanto necesitamos....................     43     

5. Para el aplauso del cielo....................     55     

6. La cuestión del destino eterno....................     61     

7. De las tinieblas a la luz....................     69     

8. Ellos necesitan oír la ley moral....................     78     

9. ¡La «multa» ha sido pagada!....................     86     

10. Las arenas movedizas de la relatividad moral....................     105     

11. Es posible que lleve tiempo....................     111     

12. Dios puede utilizar a otro....................     128     

13. Hablándoles a los intelectuales....................     135     

14. ¡Los ateos también necesitan el evangelio!....................     150     

15. Testificándole a la familia....................     162     

16. Conversión auténtica....................     169     

17. El fruto del evangelismo bíblico....................     180     

Posdata: Algunos consejos prácticos sobre cómo compartir tu fe.............     196     

Curso acelerado de evangelismo —Guía del estudiante....................     203     

Notas....................     233     


Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 4.5
( 3 )
Rating Distribution

5 Star

(2)

4 Star

(0)

3 Star

(1)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously
Sort by: Showing all of 3 Customer Reviews
  • Anonymous

    Posted January 11, 2013

    Great Tool!!!

    I just read this book and I never found any other easy to practice tool like this, I'm excited since the first time, thanks!!!

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted September 30, 2011

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted November 4, 2011

    No text was provided for this review.

Sort by: Showing all of 3 Customer Reviews

If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
Why is this product inappropriate?
Comments (optional)