Villa Esperanza by Mario Escobar, Paperback | Barnes & Noble
Villa Esperanza

Villa Esperanza

by Mario Escobar
     
 

View All Available Formats & Editions

Tes y sus amigos han logrado escapar de Minos para dirigirse a San Francisco, allí esperan encontrar la cura para el extraño virus que está terminando con los adultos o convirtiéndoles en gruñidores. El gobierno de los Nuevos Estados Unidos de América está intentando controlar la situación, pero para que Tes

Overview

Tes y sus amigos han logrado escapar de Minos para dirigirse a San Francisco, allí esperan encontrar la cura para el extraño virus que está terminando con los adultos o convirtiéndoles en gruñidores. El gobierno de los Nuevos Estados Unidos de América está intentando controlar la situación, pero para que Tes pueda acceder a la cura tendrán que ir a la capital del estado, Sacramento, e intentar atrapar al jefe de los gruñidores antes de que cumpla sus planes de destrucción de Villa Esperanza....

¡LA SERIE QUE DESPERTARÁ EL FERVOR DE LOS LECTORES!


Tes and her friends have managed to escape from Minos and head to San Francisco. There they hope to find the cure for the strange virus that either does away with adults or turns them into Growlers . The government of the New United States of America is trying to manage the situation, but to have access to the cure, Tes has to reach the state’s capital, Sacramento, and trap the chief of the Growlers before he completes his plans to destroy Villa Esperanza.

The series will have readers on the edges of their seats!

Product Details

ISBN-13:
9781602558953
Publisher:
Grupo Nelson
Publication date:
12/31/2013
Pages:
192
Product dimensions:
5.20(w) x 7.90(h) x 0.90(d)
Age Range:
12 - 17 Years

Read an Excerpt

VILLA ESPERANZA

TETRALOGÍA IONE 3


By MARIO ESCOBAR, Graciela Lelli

Grupo Nelson

Copyright © 2013 Mario Escobar Golderos
All rights reserved.
ISBN: 978-1-60255-896-0


CHAPTER 1

EL PUERTO


MIKE SEGUÍA SACUDIÉNDOME CUANDO ME desperté. No sabía dónde me encontraba. Apenas recordaba cómo habíamos llegado a San Francisco y la sombra que proyectaban los helicópteros mientras disparaban sobre nuestras cabezas. El camarote era amplio, con seis literas pegadas a las paredes y un pequeño lavabo metálico. Mike me miraba sonriente mientras yo me incorporé sobresaltado. Nuestros sueños eran el único refugio que teníamos de la realidad. En ellos veía a mis padres y a los abuelos cantando "Cumpleaños feliz" mientras me traían mi tarta de chocolate favorita. A veces me enojaba al darme cuenta de que los sueños disipaban los últimos restos de todas las personas que yo quería y ya no estaban conmigo.

—Deja de gritar como un marrano a punto de ser degollado — dijo Mike mientras se ponía de pie y agarraba su camiseta de la litera de arriba.

—He tenido una pesadilla. ¿Te acuerdas del viejo granero? — pregunté a mi hermano mientras me frotaba los ojos.

—Claro. Me encantaba entrar allí dentro y husmear un poco — dijo mi hermano.

—En eso no has cambiado demasiado — bromeé mientras me lavaba la cara en el lavabo.

—Tenemos una reunión en cinco minutos. Al parecer, Elías dice que sabe cómo acercarnos a la base sin que nos disparen — comentó Mike.

Elías era el tipo más peligroso que yo había conocido jamás. Incapaz de ser leal y pensando siempre en cómo salvar su propio trasero. Ya nos había traicionado una vez, y él no dudaría en hacerlo de nuevo si eso podía favorecerle. Me levanté de la cama y estiré un poco mi ropa. Desde hacía meses nos habíamos acostumbrado a dormir vestidos. Nunca sabías cuándo tendrías que dejar todo y echar a correr. Miré en el espejo mis ojos hinchados y mi cabello rubio despeinado, lo repasé un poco con los dedos y subí al salón.

Cuando atravesé la puerta, todos estaban ya sentados. Katty, siempre perfecta, con un increíble top y unos pantalones azules; a su lado estaba Elías, que con los brazos cruzados esperaba impaciente. Mona también parecía molesta y tenía el ceño fruncido, pero del resto de soldados que les acompañaban no se veía ni rastro.

—¿Se puede saber dónde estabas? Llevamos media hora esperando — se quejó Elías.

—¿Somos tus prisioneros? — le pregunté mirando directamente a sus ojos saltones.

—No, son nuestros invitados y nuestros aliados. En este mundo nuevo, la ayuda de los demás es imprescindible — dijo Elías con tono sarcástico.

Mike, Susi y Mary estaban sentados al otro lado de la mesa. Me puse a su lado y esperamos a que Elías nos contara su plan.

—El plan es muy sencillo — comentó Elías mientras desplegaba un mapa en la mesa. Estamos aquí, en el puerto de Loch Lomond; para llegar al San Francisco Hospital tendríamos que aproximarnos con el barco hasta el puerto 80, pero si esos helicópteros nos ven, no dudarán en dispararnos. Por eso les propongo que marchemos por la noche en dos barcas hinchables con remos. Después tendremos que atravesar la ciudad hasta la autopista 101.

—Eso es muy peligroso — dijo Susi—. La ciudad está llena de gruñidores y no lograremos atravesarla a pie en plena noche.

—Para eso tengo otro plan — comentó Elías sonriente—. Al lado del puerto están los tranvías de la ciudad.

No me podía creer lo que estaba oyendo. Aquel era el plan más disparatado que había escuchado en mucho tiempo.

—Tenemos un pequeño problema. La ciudad no tiene electricidad desde hace años — comenté sarcástico. Elías me hincó su inquisitiva mirada.

—Sí, pero los trenes nuevos tienen un generador propio que funciona por placas solares. Si funcionan, no encontraremos un transporte mejor y menos ruidoso — comentó Elías.

Cuando la reunión se disolvió, Susi se acercó hasta mí, pero al ver a Katty llegando al mismo tiempo, optó por alejarse y salir del salón. Llevaba comportándose de aquella manera desde nuestro reencuentro en Reno. La extrañaba; llevaba mucho tiempo buscándola por todo el país, y ahora parecía estar más lejos de mí que nunca.

—¿Estás bien? — me preguntó Katty al verme pensativo.

—Sí, simplemente ... Bueno déjalo — le contesté intentando evitar hablar de ello.

—¿Te fías de estos tipos? — dijo Katty en voz baja.

—No, pero ellos tienen las armas — respondí en broma.

—Propongo que en cuanto pongamos un pie en tierra, salgamos corriendo en dirección contraria — comentó mi amiga.

—Aunque el problema está en que nos dirigimos al mismo sitio. Cada día noto más que me faltan las fuerzas, y ya no queda demasiado tiempo para mi dieciocho cumpleaños — contesté con una sinceridad a la que ni yo mismo estaba acostumbrado.

—Lo sé, Tes — dijo Katty poniendo una mano sobre mi hombro. Su simple contacto hizo que el corazón se me acelerara a mil y que mis dudas crecieran aun más.

Llevaba años enamorado de Susi y ahora, cuando parecía que ella por fin se fijaba en mí, Katty se cruzaba en mi vida y todo cambiaba por completo. Aunque lo que no entendía era qué importaba todo eso si me quedaba muy poco tiempo para morir.

Todos sabemos que un día tendremos que morir, pero conocer la fecha exacta es la forma de tortura más sofisticada que he conocido. Aunque en los últimos meses me asaltaba un temor aun peor: convertirme en gruñidor.

Los gruñidores estaban cambiando; cada vez eran más inteligentes, y eso les hacía mucho más peligrosos. Antes, cuando caminaban sin rumbo con sus bocas babeantes, no parecían tan peligrosos; pero ahora una gran oleada se dirigía desde el norte hacia el sur, como si algún tipo de inteligencia les gobernara.

—Quiero que me dé algo de aire fresco — comenté a Katty, y nos dirigimos juntos a la cubierta del barco.

El día era dolorosamente luminoso. El cielo azul anunciaba una normalidad que no existía, pero al contemplar el mar y las olas sacudiendo ligeramente el casco del barco, no pude evitar evocar mi infancia.

—¿Sabes que es la primera vez que veo el mar? — dijo Katty sin dejar de mirar el horizonte.

—Yo iba de vez en cuando con mi padre y mi hermano a Portland, pero este no parece el mismo océano. El cielo azul convierte el agua en un hermoso espejo de plata — comenté mientras mis ojos se perdían en la inmensidad del océano, que podía vislumbrarse al otro lado de la bahía.

Katty tomó mi mano y me miró directamente a los ojos. Aproximó su cara a la mía y me dio un beso. Fue tan rápido que todavía, cuando lo pienso, tengo dudas de si ocurrió de verdad o fue uno más de mis sueños.

CHAPTER 2

DOS PLANES MUY DISTINTOS


NOS ACOSTAMOS MUY PRONTO, PUES debíamos estar de pie nuevamente a las tres de la mañana. Los esbirros de Mona y Elías nos facilitaron uniformes negros y betún para taparnos la cara, pero no nos dieron ningunas armas. Sin duda temían que nos fugáramos. Sabían que sin ningún tipo de protección y comida, no llegaríamos muy lejos.

No podía conciliar el sueño aquella noche. Me movía en la litera inquieto, por lo que opté por levantarme, vestirme y subir a cubierta. Intenté hacer el menor ruido posible; pasé por el pasillo principal y me dirigí a la superficie. En cuanto saqué la cabeza, sentí la brisa agradable que mecía el barco en medio del golfo. En California podía hacer mucho calor durante el día, pero al menos aquella brisa nocturna me quitó la sensación de agobio de los últimos días. Llevaba casi una semana sin bañarme, el agua estaba racionada y no era sencillo encontrar pozos y agua dulce potable, pero al menos nos habían dejado unos cubos para que nos aseáramos un poco.

—¿Qué haces despierto? — escuché que me preguntaban a la espalda. Cuando me giré, vi la cara de Mona. Ya no era aquella niña orgullosa y asustadiza de unas semanas antes. Su rostro había cambiado, y sus ojos ya no tenían la malévola inocencia de su etapa en Místicus.

La miré con indiferencia. No me sentía obligado a responderle; en dos ocasiones habían estado a punto de matarnos por su culpa, pero ella volvió a insistir.

—No intentes escapar. Hasta ahora has tenido mucha suerte, pero esa racha puede terminar en cualquier momento — dijo la chica.

—¿Suerte? No creo en la suerte — le contesté—. Sé que alguien me protege y no me dejará morir hasta que cumpla mi misión. De hecho, pienso que todos tenemos una misión en esta vida.

—Muy bonito. La tuya es la de destruir mundos, para que cientos de personas sufran y mueran — me dijo sin poder contener su rabia. Sus ojos brillaban bajo la tenue luz de cubierta. El odio podía mascarse en sus palabras, pero yo no iba a caer en su juego.

Me acerqué a la cubierta y contemplé la luna reflejada en el agua. Aquella noche había demasiada luz para llevar a cabo una operación como la que Elías quería intentar. Los soldados que vivían en San Francisco no tardarían en encontrarnos, y lo único que esperaba era que no terminaran con nosotros.

—Por culpa de ustedes perdí mi reino, pero lo que es peor, ahora ya no puedo andar como antes. Esa bala destruyó parte de mi cadera — dijo Mona, acercándose a la cubierta.

—Lo siento, era tu vida o la nuestra — le contesté.

—El único que se ha mantenido fiel a mí ha sido Elías. En cuanto nos hagamos con el remedio, tendremos un poder que nadie podrá discutirnos ni arrebatarnos. El poder sobre la vida y la muerte — dijo Mona.

Sentí un escalofrío al escuchar sus palabras. Nadie tenía el poder sobre la vida y la muerte. Si algo había seguro era que, más tarde o más temprano, todos íbamos a morir, pero pensé qué sería capaz de dar para prolongar un poco más mi vida. Me quedaban apenas unas semanas, y después todo podía pasar. Lo peor, sin duda, era convertirse en un gruñidor, aunque prefería pensar que todavía había una esperanza de que las cosas cambiasen.

—A ti te quedan algunos años para comprenderlo, pero ya comprenderás que la vida es muy corta, aun si logran la cura — le comenté.

—No importa cuánto vivamos, lo que sí quiero es asegurarme una buena vida. ¿Piensas que me conformo viviendo como los miserables de tus amigos? Yo no quiero ir de un lado al otro escapando de los gruñidores o de otros humanos — dijo Mona muy seria.

Escuchamos pisadas, y unos segundos más tarde vimos al resto de nuestros compañeros. Ya era la hora. Teníamos que llevar a cabo nuestro plan. No podíamos estar ni un minuto más con Mona y Elías, pensé mientras preparábamos los equipos. Prefería estar sin armas ni alimentos en una ciudad infestada de gruñidores, que en manos de ellos.

CHAPTER 3

LA CIUDAD FANTASMA


LAS BARCAS NEUMÁTICAS RECORRIERON LENTAMENTE el golfo y detuvieron los motores un poco antes de llegar a la orilla. El puerto 80 estaba completamente vacío. No había ninguna embarcación, como si los habitantes de la ciudad hubieran escapado de ella tomando todo lo que pudiera flotar. No había luces, pero la luna nos permitía ver claramente el hangar al aire libre con los tranvías al fondo. No eran los que yo tenía en mente. Los vagones eran muy modernos, de color plata, y llevaban unas grandes placas solares en el techo. El plan era avanzar en esos aparatos desde la calle Mark hasta la calle Castro, y desde allí tendríamos que llegar al hospital por nuestros propios medios.

Bajamos de las barcas; yo corría junto a Mary y Katty. Susi, Mike y Elías estaban en el grupo de Mona. Delante teníamos una inmensa explanada al aire libre que no me gustó nada. Estábamos demasiado expuestos y cualquiera podía vernos. Corrimos con todas nuestras fuerzas, y diez minutos más tarde estábamos al otro lado, junto a unos edificios de una compañía de transporte. Una alambrada nos separaba de los tranvías. Uno de los esbirros de Elías abrió la alambrada y nos introdujimos por una minúscula abertura. Después corrimos de nuevo hasta los vagones.

—¿Cómo se abre esto? — preguntó Elías mientras intentaba forzar la puerta de uno de los trenes.

Le enfocamos con las linternas, pero nadie sabía qué hacer hasta que Mary vio un interruptor rojo en la parte inferior.

—Prueba con eso — dijo señalando el botón.

Elías apretó varias veces, pero no pasó nada. Sin duda, la batería estaba descargada, ya que el tren llevaba siete años detenido.

Nos miramos unos a otros. Todos pensamos que era hora de regresar a los botes, pero nadie dijo nada.

Entonces escuchamos los primeros gruñidos. Una veintena de gruñidores estaba entrando por el agujero que habíamos hecho en la alambrada, y no parecían tener muy buenas intenciones. Sin duda hacía mucho tiempo que no tenían carne fresca, y nosotros éramos su desayuno.

—¡Abre eso! — gritó Mona.

—¿Estás loca? — le dijo Susi—. Si continúas gritando, vendrá media ciudad detrás de nosotros.

Tanteé el vagón y me acerqué al otro lado, donde se sentaba el conductor. Afortunadamente, la ventana estaba medio bajada. Logré colarme y enfoqué mi linterna al cuadro de mandos. Había muchos botones y luces, pero no sabía para qué servían. Comencé a tocar todos a la vez, pero no parecía que ninguno respondiera.

—¡Date prisa! — gritó Mona.

Los gruñidores estaban muy cerca, y apenas nos quedaba tiempo. Miré al suelo y vi una palanca. Tiré con todas mis fuerzas y las puertas se abrieron en medio de un espantoso chirrido. Todos entraron y volví a cerrar las puertas desde dentro.

La veintena de gruñidores se había convertido ya en medio centenar que no dejaba de golpear los cristales e intentaba abrir la puerta. Seguí apretando todos los botones sin mucho resultado, hasta que Mary me quitó de los mandos y se sentó en el asiento del conductor.

—Alúmbrame — ordenó.

Miró atentamente los mandos y empujó con suavidad una manivela. Las luces de los vagones se alumbraron, y el sonido de los motores eléctricos nos hizo dar un suspiro de alivio.

Un gruñidor se lanzó contra el cristal del conductor y Mary dio un respingo, pero al final aferró los mandos y el tranvía comenzó a moverse.

Mientras los focos del vagón iluminaban la vía, los gruñidores se aferraron al tren para no dejar escapar su presa, pero en cuanto comenzamos a tomar velocidad, la mayoría fue cayéndose por el camino. Salimos del puerto con la mirada puesta en la pequeña franja luminosa que mostraban los focos. San Francisco parecía adormilada, cuando en realidad estaba muerta, pero al menos nos encontrábamos en un confortable tren circulando seguros en medio de las sombras.

CHAPTER 4

ATRAPADOS


EL TRANVÍA CIRCULABA SILENCIOSO POR la calle Market cuando escuchamos por primera vez el helicóptero. Miré al cielo estrellado y dos potentes focos de luz me deslumbraron. Nos habían localizado. Teníamos que dejar el tranvía cuanto antes.

—Apaga las luces, Mary — le dije a mi amiga, que parecía más concentrada que nunca en manejar el tren.

—Pero puede que haya algún objeto en la vía — se quejó.

—Mejor para todos. Hay un helicóptero sobrevolando la ciudad — le contesté.

Elías se acercó por la espalda y me empujó a un lado. Caí al suelo y me golpeé con la puerta. Katty se agachó para ayudarme, mientras Mary comenzaba a gritar. Después frenó en seco y todos salieron despedidos hacia el frente.

Cuando Elías logró recomponerse, se acercó a Mary y la amenazó.

—Si quieres que tus amigos continúen con vida, será mejor que pongas este trasto en marcha.

Mi amiga no reaccionó, por eso Elías la sacó del asiento del conductor y puso a uno de sus matones para que condujera el tranvía.

En ese momento escuchamos las hélices del helicóptero sobre nuestras cabezas. El sonido era muy fuerte, por lo que debía de estar a escasa altura.

—No lo enciendas — dijo Elías, pero la orden llegó demasiado tarde. El tren brilló como un faro en medio de la noche.

El helicóptero regresó y nos alumbró con sus grandes focos. Después escuchamos una voz distorsionada por los altavoces.

—No se muevan de aquí. Están detenidos por orden del Nuevo Gobierno de Estados Unidos de América.

Intentamos mirar al aparato, pero su luz nos cegaba. El sonido había atraído a cientos de gruñidores que pululaban por los alrededores o se pegaban al cristal del tranvía.
(Continues...)


Excerpted from VILLA ESPERANZA by MARIO ESCOBAR, Graciela Lelli. Copyright © 2013 Mario Escobar Golderos. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Mario Escobar, licenciado en Historia y diplomado en Estudios Avanzados en la especialidad de Historia Moderna, ha escrito numerosos artículos y libros sobre la época de la Inquisición, la Iglesia Católica, la era de la Reforma Protestante y las sectas religiosas. Apasionado por la historia y sus enigmas ha estudiado en profundidad la Historia de la Iglesia, los distintos grupos sectarios que han luchado en su seno, el descubrimiento y colonización de América.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >