Vive tu vida al rojo vivo: Secretos para triunfar en todo (Make Your Life Prime Time: How to Have It All Without Losing Your Soul)

Vive tu vida al rojo vivo: Secretos para triunfar en todo (Make Your Life Prime Time: How to Have It All Without Losing Your Soul)

by María Celeste Arrarás
     
 

View All Available Formats & Editions


“Éste es el libro que he estado escribiendo toda mi vida—el que hubiera querido tener para que me ayudara a navegar por el turbulento mar de la vida”.


 

A pesar de que le ha tocado enfrentar pruebas muy duras, María Celeste siempre ha sabido salir adelante y lograr lo que pocos logran: triunfar en todo

Overview


“Éste es el libro que he estado escribiendo toda mi vida—el que hubiera querido tener para que me ayudara a navegar por el turbulento mar de la vida”.


 

A pesar de que le ha tocado enfrentar pruebas muy duras, María Celeste siempre ha sabido salir adelante y lograr lo que pocos logran: triunfar en todo —como mujer, madre y profesional. Aquellos que se preguntan “¿Cuál es su secreto?”, encontrarán la respuesta en Vive tu vida al rojo vivo.

En este libro, ella nos lleva tras bastidores al fascinante mundo de la televisión y comparte por primera vez las lecciones que aprendió de los acontecimientos que marcaron su vida: la adopción de uno de sus hijos en Rusia, el abuso que sufrió su hijo mayor a manos de una niñera, el dolor que le provocó la infidelidad del padre de sus hijos y las razones que la llevaron a hacer las paces con “la otra”. También cuenta cómo sobrevivió la traición de su asistente personal, quien en medio del divorcio le robó la identidad y miles de dólares.

Vive tu vida al rojo vivo es el testimonio de una extraordinaria mujer que alcanzó la cima guiándose por sus principios —algo que todos podemos lograr si primero aprendemos a ser exitosos como seres humanos.

Editorial Reviews

Library Journal
STAROne of Spanish-language television's most popular news personalities, Arrarás built a solid reputation as an award-winning journalist before signing on to host Univsion's Primer Impacto. In 2002, she made headlines when she jumped ship to sign with the competing Telemundo/NBC partnership. She is now host and managing editor of the popular news show Al rojo vivo and in 2008 became the first Telemundo star to cohost the NBC Today show. Her first book, Selena's Secret, on the life and death of Tejano music singer Selena, generated some controversy when Selena's father disputed her conclusions. Here, in a warm and engaging work that offers insight into her upbeat approach to life, Arrarás offers brief chapters each relating a personal experience that illustrates a value or principle she hopes will guide her children. Along the way, she shares the intimate details and challenges of her personal and professional lives—her reaction to her husband's infidelity, her shock at discovering the abuse of her son by a trusted nanny, her disappointment at being defrauded by her personal assistant. This quick read will delight and inspire many fans. Highly recommended for all public libraries and general bookstores.—Yolanda J. Cuesta, Cuesta MultiCultural Consulting, Sacramento, CA
From the Publisher
"El libro de María Celeste es una lectura fascinante que me ha dado más motivos para admirarla y sentirme aun más afortunada de poder llamarla mi amiga. En este libro ella comparte maneras de obtener enseñanzas de las experiencias y momentos difíciles de la vida. Sé que este libro será el regalo perfecto para todos sus fans." -- Gloria Estefan

"Este libro demuestra que cuando vivimos de acuerdo a nuestros principios el Cosmos se encarga de recompensarnos." -- Ricky Martin

"He tenido el gran placer de trabajar junto a María Celeste y ser testigo de su excepcional talento, pasión, sabiduría y compasión. Las extraordinarias experiencias de su vida la han convertido en la persona que es hoy: una mujer comprometida a utilizar el poder de los medios de comunicación para informar e inspirar a nuestra comunidad. Mediante este libro, millones de personas podrán conocer mejor a la persona con quien yo he tenido el privilegio de compartir cada día." -- Don Browne, Presidente de la cadena Telemundo

"Vive tu vida al rojo vivo tiene la misma energía que María Celeste. Ella es una mujer honesta y luchadora que ha logrado todo con una voluntad de hierro. Estoy seguro que su historia le va a servir de inspiración a muchos jóvenes y los va ayudar para que tomen las riendas de su vida y de sus carreras." -- Enrique Iglesias

"María Celeste revela el secreto para alcanzar el éxito de una forma amena y entretenida. ¡Disfruté cada página!" -- Queen Latifah, actriz ganadora del premio Golden Globe y cantante ganadora de un Grammy

"En este libro ella comparte los sube y bajas de su vida y provee un mapa para vivir la vida con alegría y dignidad." -- Meredith Vieira, presentadora del Today show de NBC

"María Celeste es una persona dispuesta a aprender de todas las experiencias que le pone la vida. En este libro las comparte de una forma sencilla pero llena de sabiduría. ¡Todos podemos aprender algo de este libro!" -- Rachael Ray, The Rachael Ray Show

Product Details

ISBN-13:
9781439165751
Publisher:
Atria Books
Publication date:
04/28/2009
Series:
Atria Espanol
Sold by:
SIMON & SCHUSTER
Format:
NOOK Book
Pages:
272
File size:
670 KB

Read an Excerpt

1

El amor no debe ser el dueño de tu destino

Es posible aprender de los errores ajenos.

Mi mamá es una mujer extraordinaria que habla tres idiomas, toca el piano como una concertista, se graduó de la universidad con un título en química y puede hablar con autoridad de cualquier tema. Pero cuando se trata del corazón, ella misma admite que es bastante tonta, pues sacrificó sus sueños y aspiraciones en nombre del amor, una y otra vez.

Algo que hizo bien, fue asegurarse de que yo no hiciera lo mismo. Gracias a ella, nunca lo he hecho.

Mi mamá se casó con mi papá dos meses después de graduarse magna cum laude de la universidad con un título en química. Aunque le habían otorgado una beca para que continuara sus estudios en Bélgica, para sorpresa de todos ella siguió el consejo de su mamá y se marchó con mi papá a Inglaterra, donde él había recibido una beca para continuar sus estudios. En ese entonces, cuando una mujer se casaba, la expectativa era que se quedara en casa criando a los niños.

Como esposa, mi mamá se convirtió en el complemento perfecto para mi papá, quien años después fue nombrado rector de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüéz, donde mi hermana y yo nacimos. Todas las tardes, después de clases, ella invitaba a varios profesores a nuestra casa en el recinto y pasaban largas horas discutiendo sobre temas de filosofía, arte y literatura. Vivíamos bien y disfrutábamos de los beneficios que nos brindaba la posición de mi papá: una cocinera, un chofer y una niñera.

Pero el divorcio de mis padres lo cambió todo. Mi papá dejó la universidad por la política y mi mamá, mi hermana y yo nos mudamos al apartamento de mi abuela en San Juan. Fueron años difíciles. Mi papá se había postulado para la alcaldía de San Juan y como no tenía ingresos, se le hacía difícil pagarnos el colegio privado y enviar la pensión de $500 mensuales. A mi mamá no le quedó otra alternativa que buscar un trabajo. Fue un brusco despertar. Le tocó competir con profesionales mucho más jóvenes que ella, que tenían maestrías y doctorados. Y después de pasar más de una década desvinculada de su profesión, mucho de lo que había aprendido ya era obsoleto por los avances de la tecnología.

Era una ama de casa sin casa ni marido.

Vi cómo su mundo cambió drásticamente. La vida llena de privilegios que antes tenía como esposa del rector de la universidad se convirtió en una vida llena de incertidumbre y sacrificios. Le tocó empezar de abajo para salir a flote y para redescubrir quién era como persona. En el proceso, mi mamá se aseguró de que su ejemplo me sirviera de enseñanza. Siempre me decía: "La inteligencia es más importante que la belleza, Mari. Estudiar mucho y tener una carrera es la única garantía que tenemos en la vida".

A los trece años comencé a trabajar cuidando a los niños de mis vecinos para poder comprarme la ropa de moda que yo, adolescente al fin, quería lucir. Nunca olvidaré el día en que entré a una tienda Lerner's y con el billete de $20 que me había ganado compré una camisa roja que decía en letras blancas "paz y amor". Se convirtió en mi más preciada posesión.

Mi mamá consiguió un empleo en la Estación Experimental Agrícola de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, donde conoció al hombre que luego se convertiría en su segundo esposo, un médico peruano al que poco después se le presentó la oportunidad de hacer su residencia como médico en New Jersey.

Una vez más, mi mamá sacrificó su carrera por el amor. Decidió seguir a su marido y más tarde tuvieron dos hijos. Como mi hermana y yo estábamos a la mitad del semestre escolar, se decidió que nos iríamos a vivir con mi papá y su nueva esposa.

En New Jersey, mi mamá volvió a ser ama de casa y a cuidar de sus hijos, uno de los cuales desarrolló un severo retraso mental y autismo, a consecuencia de una deficiencia de la tiroides que no fue diagnosticada a tiempo. Su esposo no pudo con la carga de tener un hijo discapacitado y después de ocho años de matrimonio, la abandonó. Unos meses más tarde, dejó de pagar la manutención de sus hijos.

En esa época, mi madre siempre me recalcaba: "Nunca pongas tu vida en las manos de un hombre. Asegúrate de ser autosuficiente y económicamente independiente para que no tengas que pasar por lo que yo estoy pasando".

Sin embargo, más que sus consejos, lo que dejó fue una gran huella en mí fue ver cómo ella, la mujer que más respeto en el mundo entero, se levantó y rehízo su vida por segunda vez.

Aun teniendo una mayor desventaja, pues estaba en el extranjero y era una mujer mayor, salió adelante. Gracias a su preparación académica y a su conocimiento de varios idiomas, consiguió empleo en una compañía farmacéutica internacional y con mucho esfuerzo ascendió al puesto de administradora.

Su trabajo quedaba a cuarenta millas de la casa, de manera que debía levantarse a las cuatro de la mañana para preparar el desayuno de mis hermanos, ducharse y salir a toda prisa. Como no tenía tiempo de secarse el cabello, durante el invierno éste se le congelaba caminando de la casa al auto. Fueron muchas las veces en que manejando de regreso a casa tras un largo día de trabajo, se quedaba dormida al volante. Por suerte, nunca sufrió un accidente. Mi mamá tiene la convicción de que un ángel guardián siempre la acompañó porque los ángeles protegen a las mamás que crían solas a sus hijos. Ella cree firmemente en que cuando uno se sacrifica por los demás, Dios se encarga del resto.

Mi mamá pasó dieciséis años trabajando arduamente y criando a mis hermanos. El mayor se graduó de la escuela superior con honores y, a insistencia de ella, después de la universidad continuó sus estudios para obtener una maestría.

Profesionalmente, mi mamá nunca alcanzó su potencial, pero su sacrificio fue recompensado cuando trabajando en la empresa farmacéutica conoció a un científico soltero y sin hijos que se enamoró de su gran corazón y alma luchadora. Un tiempo después se casaron, y desde ese momento, él se convirtió en un verdadero padre para mi hermano discapacitado.

Presenciar lo que pasó mi mamá me marcó tanto que me juré a mí misma que estudiar y tener una carrera serían mi prioridad y que nunca pondría mi destino en las manos de un hombre. Claro que nunca descarté la idea de enamorarme, casarme y tener hijos. Simplemente desde muy joven me propuse que siempre sería la dueña de mis propias decisiones y que no me arriesgaría a perderlo todo por amor.

Con un préstamo estudiantil, asistí a la Universidad Loyola en Nueva Orleáns, Luisiana, y en mi tiempo libre hice diferentes trabajos para cubrir mis gastos. Fue así como logré comprar mi primer auto, un Volkswagen Karmann Ghia usado, por el que pagué seiscientos dólares. Cuando no tenía clases, pasaba el día entero sirviendo helados en Häagen-Dazs y terminaba con tanto dolor en las muñecas de servir helado, que antes de acostarme tenía que tomar aspirinas para aliviarlo. También trabajé en un restaurante donde para entrar al congelador donde guardábamos los bananos cubiertos de chocolate, tenía que usar un traje parecido al de los astronautas en el espacio. Además, fui mesera, servía hamburguesas y pizza por pequeñas propinas y en más de una ocasión tuve que soportar las groserías de algún que otro cliente. Para colmo, a la hora de cerrar el restaurante me tocaba limpiar el piso.

Me gradué con un título en comunicaciones, al igual que mi novio, un chico del estado de Virginia. Pero en vez de seguirlo a él, como mi mamá hizo con mi papá, él me siguió a mí. Aunque no hablaba ni una palabra de español, se mudó a Puerto Rico con tal de estar a mi lado. Una vez en la isla, se nos hizo evidente que por nuestras diferencias culturales no éramos el uno para el otro, y terminamos nuestra relación.

Ni estando casada perdí la perspectiva. Durante mi primer matrimonio me ofrecieron la oportunidad de mi vida: un trabajo que me permitiría entrar al mercado hispano de televisión como presentadora de noticias en una importante estación en Nueva York. Guiado por su amor incondicional, mi esposo me dejó ir. Pero vivir en diferentes ciudades hizo que nos fuéramos distanciando y con el tiempo nos divorciamos.

En un período de cinco años, mi carrera me llevó de San Juan a Nueva York, Los Ángeles y Miami. Me sentía como una gitana. Me volví a enamorar, pero cada vez que me lo exigía mi trabajo, no vacilaba en mudarme. Mis sentimientos eran fuertes, pero el temor de terminar como mi mamá era más fuerte aun.

Conocí a mi segundo esposo después de vivir varios años en Miami. En ese momento, me sentía lista para establecerme y formar un hogar. Juntos vivimos una linda historia de amor y tuvimos tres hijos. Pero no niego que fue difícil tratar de conciliar el tener una familia y mantener una carrera exitosa. Estaba tan decidida a ser la esposa, mamá y profesional perfecta, que no vi lo que se avecinaba: él había comenzado a salir con otra.

La noche en que me enteré no pude pegar los ojos. Así, exhausta y ansiosa como estaba, abordé un avión al amanecer rumbo a Nueva York, donde tenía programada una reunión con el presidente de la cadena de televisión de habla inglesa NBC. Tuve que sacar fuerzas de donde no tenía para mantener mi concentración y no desperdiciar ese encuentro tan crucial para mi carrera, que podría abrirme las puertas del mercado anglosajón. No iba a permitir que nada interfiriera con mis metas, ni siquiera una de las decepciones más dolorosas de toda mi vida.

He aprendido que es posible encontrar el amor, el verdadero, apasionado y trascendente, en más de una ocasión. Pero hay una gran diferencia entre entregarle nuestro amor a alguien y perdernos en el laberinto del amor. Sé que si no hubiera sabido distinguir entre ambas cosas, mi segundo divorcio además de devastarme emocionalmente me hubiera llevado a la ruina económica.

Durante diez años esa relación enriqueció mi vida, pero nunca definió la persona que soy porque tras ser testigo de lo que pasó mi mamá, aprendí a establecerme y a forjar una carrera independientemente de mi ex esposo. Antes y después de esa relación, sigo teniendo mi propia identidad. Creo que la única persona que debe marcar el rumbo de nuestra vida es uno mismo.

Eso no significa que sea fácil. No hace mucho estaba a punto de salir de viaje al África con alguien a quien quería muchísimo, cuando me llamaron del programa matutino Today de la cadena NBC. Poco antes había participado en el show como copresentadora invitada y ahora querían que volara a Nueva York para hacerlo una vez más. Desafortunadamente, reclamaban mi presencia justamente el mismo día en que mi pareja y yo nos íbamos de vacaciones. Aceptar la oferta significaba que tendría que reorganizar todos los planes y arriesgarme a que no hubiese vuelos disponibles. Así que me encontraba entre la espada y la pared. Por supuesto, a mi compañero le disgustó la idea de tener que cambiarlo todo a último minuto y me amenazó con irse al viaje por su cuenta. "Yo me voy como lo programado y tú te vas cuando quieras", concluyó molesto. Por primera vez en mi vida, me pregunté si era hora de hacer lo que me dictaba mi corazón.

Cuando llamé a mi agente y amigo Raúl Mateu para explicarle mi dilema, él no titubeó: "El que quiera que tú desperdicies una oportunidad tan importante como esta, no merece estar contigo", me dijo. "Te lo digo yo, que soy el otro hombre de tu vida. Cuando te vean en Today, ¡todos los hombres de Estados Unidos se van a volver locos por ti!"

Finalmente, mi compañero entendió, porque en el fondo, es un hombre comprensivo. Y no sólo trabajé en el programa, sino que conseguimos otro vuelo y al día siguiente partimos rumbo al África.

Es posible que algunos piensen que soy calculadora y poco romántica, pero se equivocan. Para poder dar lo mejor de sí en una relación, hay que ser una persona íntegra. De lo contrario, no hay nada que ofrecer. Y eso sólo podemos lograrlo cuando alcanzamos nuestras metas como individuos. Sólo entonces tendremos la capacidad de escoger a una pareja por sus cualidades como ser humano, sin dejarnos llevar por nuestras inseguridades y necesidades económicas. Así, cuando finalmente entreguemos nuestro corazón, esa persona sabrá que se lo ganó por sus propios méritos. Copyright © 2009 por Moconoco, LLC

Meet the Author

María Celeste Arrarás is an Emmy–award winning veteran television presenter of news programs on Telemundo, Al Rojo Vivo con María Celeste, and Noticiero Telemundo. Occasionally a guest cohost of the Today show on NBC, she was selected by Newsweek to appear on the cover of its issue devoted to the “20 Most Powerful Women of the Next Generation.” María Celeste is also the author of an inspirational autobiography, Make Your Life Prime Time: How to Have It All Without Losing Your Soul, and the children’s book The Magic Cane.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >