Cadáver de impecable apariencia: Todos valemos mucho más que el peor error que hayamos cometido /A Good Looking Corpse: We are all worth more

Cadáver de impecable apariencia: Todos valemos mucho más que el peor error que hayamos cometido /A Good Looking Corpse: We are all worth more

by Jose Luis Navajo

Paperback

$14.99
View All Available Formats & Editions
Choose Expedited Shipping at checkout for delivery by Wednesday, December 8

Overview

¿Qué hacer cuando cometiste un error pero tienes miedo de perder tu buena imagen frente a los demás? Algunos errores dejan graves secuelas y provocan severos daños colaterales.

José Luis Navajo, con su forma magistral de contar historias, ofrece un camino de esperanza a los líderes que están aislados y encadenados por sus pecados ocultos. Basado en un versiculo del Libro de Santiago 5:16 -"Confiésense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados. La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos". (NTV)- a todos nos demuestra que, incluso el más justo, es capaz de fallar y eso no debería ser motivo de vergúenza o condena, porque errar es de humanos. 

¿De qué sirve ser conocido y reconocido si no hay sosiego en el alma?


Los líderes de hoy temen que, si cuentan su pecado o problema, corran el riesgo de perder su trabajo e influencia. Así, en lugar de buscar ayuda, se aíslan e intentan superar estos desafíos por sí mismos, lo que solo los conduce a un fracaso más profundo, más frustración y vergüenza. En estas páginas, los lectores encontrarán un personaje con el que podrán identificarse y lo acompañarán a superar sus miedos y adicciones cuando encuentre a un grupo de personas en quienes puede confiar y comenzar, finalmente, su proceso de curación.

ENGLISH DESCRIPTION

In his latest book, Jose Luis Navajo shows us how confession can be liberating and how we can be transparent through accountability.

Through his masterful art of storytelling, Jose Luis offers a path of hope and resolution to leaders who are isolated and feel bound by their hidden sins.

Today's leaders, whether it be community leaders, business leaders, or local church leaders, are considered to have all the answers. The pressures to be a role model for the community soon drives them to create a mock facade that they put up when in public, only to live a different life that no one else knows about in their private lives. Today's leaders fear that if they tell someone about their sins or their demons, they risk losing their job and influence.
 
Through this story, readers will find someone they can identify with and follow in their actions as they overcome their demons when they find people they can trust and confide in, which is where their healing process begins. The book is divided in 2 parts: the story and how to apply the lessons.
 
Based on the verse in the book of James 5:16: “So then, make a statement of your sins to one another, and say prayers for one another so that you may be made well. The prayer of a good man is full of power in its working.”


Related collections and offers

Product Details

ISBN-13: 9781644733233
Publisher: PRH Grupo Editorial
Publication date: 04/20/2021
Pages: 256
Sales rank: 350,546
Product dimensions: 5.40(w) x 8.50(h) x 1.00(d)

About the Author

JOSÉ LUIS NAVAJO comenzó a ejercer funciones pastorales siendo muy joven, a los 17 años. En la actualidad forma parte del cuerpo pastoral de la Iglesia Buen Pastor, en Madrid, y compagina esas actividades con un servicio intereclesial mediante el que imparte conferencias y ministra en el ámbito nacional e internacional.

También es un reconocido escritor con veinticinco títulos publicados por diversos sellos editoriales.

José Luis y su esposa, Gene, llevan 38 años casados. Tienen dos hijas, Querit y Miriam, y tres nietos: Emma, Ethan y Oliver.

Read an Excerpt

LARGUÍSIMA PERO ESENCIAL DEDICATORIA

Hoy escribo en el jardín. Delante de mí, tengo un vaso con rosas amarillas. Al cortarlas hace un momento, me invadió
la sensación de estar amputando a un ser vivo. Tuve que recordarme que ya llevaban cuatro días coronando el tallo, y seguramente la brisa hoy las deshojaría: las amarillas son mis flores preferidas, pero también las más efímeras de la rosaleda.
A mi derecha se alza la adelfa cuajada de flores blancas.
Bajo una capa de exótica belleza oculta su toxicidad, igual que muchas personas. Si giro la silla hacia la izquierda, mi vista se relaja con el espeso tapiz de césped; la tierra no se ve,
solo la mullida y verde alfombra punteada de amarillo.
Ningún ruido llega hasta aquí; ni el canto de las aves que parecen haber hecho un pacto de silencio. La tarde es un remanso. Tan perfecta es que produce la impresión de que se hará perpetua y hoy no anochecerá, pero la luna, ya crecida,
comparece en el lugar debido reclamando su turno. Se adivina que la noche también va a ser hermosa.
Y aquí estoy, distraído con tanta belleza. Retrasando el momento de enfrentar el folio en blanco que aguarda sobre la mesa, aunque sé que finalmente volcaré sobre él mi alma y lo emborronaré con la tinta que destila mi corazón.
¿A quién escribo? ¿A quiénes dedico este libro? A gente muy semejante a mí: sencilla, hasta ordinaria… Pero con una vocación extraordinaria. A los que salieron de sí mismos,
decididos a tender la mano a quien lo necesita y, aun enfrentando sus guerras, deciden convertir el dolor propio en sonrisa ajena. A ellos dedico esta historia.
Este mensaje es para ti, que lanzas con ilusión la red,
esperando extraerla rebosante de vida. Y también para ti, que la arrojaste ya mil veces y, muy pocas, la extrajiste cargada... Una red vacía pesa tanto... La vaciedad es un lastre que nos puede aplastar. Es para ti, que miras al cielo y suplicas que se abran sus fuentes para regar los surcos que cavaste con entusiasmo y ahora contemplas con desilusión. ¡No desmayes, por favor!
¡Alza la mirada! ¡Mira el horizonte! ¿Puedes ver el sol redondo y rojo que ya escala por el este? ¡Se acerca el alba! ¡Te saluda un nuevo día!
Es mi oración que estas humildes páginas se conviertan en abrazo que conforte tu ánimo o, mejor aún, en dedo índice que apunte a Su Corazón, allí se disuelve la ansiedad en vapores de paz. ¿Reservarás un momento para adentrar tus ojos hasta el fondo de mis palabras? Será este mi parto literario número veinticinco y de sobra sé que, como mis anteriores hijos, también llevará mi sangre y la genética mía.
Ahora bien, dado que he acostumbrado a mis lectores a verme en cada línea que escribo, me parece prudente advertir que lo ocurido al protagonista en esta historia —real, por cierto—, NO me ocurrió a mí y ruego a Dios que jamás me ocurra. Podrás ver, eso sí, retazos de mi vida en la periferia de la narración; quiera el Señor que llegues a encontrar esa porción de José Luis que yace entre las líneas.
Es para ti este libro lleno de honestidad y que, sin ser autobiográfico,
contiene la historia de cientos que se quebraron hasta el límite, pero tuvieron el acierto de llevar sus pedazos al taller del Alfarero. Siempre el excelso Artesano convierte las ruinas en obras de arte y los escombros en un palacio.
¿Te rompiste? ¿Te hiciste pedazos? ¿Arruinaste tu red de pescador o quemaste tu barca? Él te aguarda. En su mirada no hay ápice de juicio, sino amor en estado puro. Sus manos no sostienen un látigo, sino que portan heridas, y cada una te grita: Ven a m., yo te amo. Te har. descansar.
Es para ti este libro.
Y la gloria… toda ella, por supuesto, es para Él.

INTRODUCCIÓN
Fui cordialmente invitado por la muerte y acepté la cita.
Debo decir, en mi defensa, que no sabía que ella era mi anfitriona,
pues se camufla de forma tan prodigiosa que aparenta ser la misma vida y ejerce un magnetismo irresistible. No son excusas. La culpa fue solo mía y mías fueron también las consecuencias, aunque he de reconocer que no solo yo fui afectado. Algunos errores dejan graves secuelas y provocan severos daños colaterales.
Toda transgresión es nociva, pero hay pecados que viajan acompañados de un siniestro cortejo fúnebre y provocan sismos capaces de desmoronar la familia y demoler el círculo próximo. Ahora estoy muerto, pero solo yo lo sé. Me desplazo en un sepulcro de lujo, soy un cadáver de impecable apariencia.

Customer Reviews