Del caos emocional a la paz interior: Como lograr una sanacion integral

Del caos emocional a la paz interior: Como lograr una sanacion integral

by David Sola

Paperback

$12.42 $12.99 Save 4% Current price is $12.42, Original price is $12.99. You Save 4%.
View All Available Formats & Editions
Eligible for FREE SHIPPING
  • Want it by Friday, October 26  Order now and choose Expedited Shipping during checkout.

Overview

Del caos emocional a la paz interior: Como lograr una sanacion integral by David Sola

Cuando no somos capaces de entender ni de gestionar lo que sentimos, nos encontramos en una situación de caos emocional. Nuestra capacidad y coherencia entre la razón, las emociones y la acción desaparece, perdemos el control, nos enfermamos, sufrimos y hacemos sufrir.

La paz interior, en cambio, es más que la ausencia de conflicto o inquietud; es el retorno al equilibrio, a sentirse completo, a la armonía con la vida y todo lo que en ella hay. Hay diversas razones por las que podemos llegar a ser víctimas de nuestras propias emociones. Pero hay un camino fácil y seguro que disuelve el caos emocional, sana nuestro interior y nos devuelve la paz perdida transformándonos en la persona que realmente podemos ser.

A través de los diferentes capítulos el lector puede encontrar e identificar numerosos trastornos emocionales con ejemplos de casos resueltos, junto con una metodología sencilla de aplicar y eficaz para todos los casos.

When we are not able to understand or manage what we feel, we are in emotional chaos. Our capacity for reason, emotion, and action disappears; our interior coherence disappears, and we lose control, get sick, suffer, and make others suffer.

On the other hand, inner peace is more than just the absence of conflict or concern: it’s the return to balance, to feeling complete, to harmony with life and everything in it.

There are various reasons why we can become victims of our own emotions. But there is a safe and easy path that dissolves the emotional chaos, heals our hearts, and brings the lost peace back to us, allowing us to become the person that we can really be. Various chapters describe many emotional disorders with examples of cases solved and provide the reader with a methodology that is easy to apply and effective.

Product Details

ISBN-13: 9781496413079
Publisher: Tyndale House Publishers
Publication date: 03/01/2016
Pages: 208
Product dimensions: 5.90(w) x 8.80(h) x 0.90(d)

Read an Excerpt

Del Caos Emocional a La Paz Interior

Cómo Lograr Una Sanación Integral


By David Solá

Tyndale House Publishers

Copyright © 2016 David Solá
All rights reserved.
ISBN: 978-1-4964-1307-9



CHAPTER 1

LAS EMOCIONES Y SUS FUNCIONES

La mayoría de nuestras equivocaciones en la vida nacen de que cuando debemos pensar, sentimos, y cuando debemos sentir, pensamos.

J. Churton Collins (Crítico literario)


Desde la perspectiva etimológica, la emoción es energía en movimiento, y nos trae información sobre cómo nos sentimos con lo que estamos viviendo en un determinado momento y qué tipo de acción necesitamos realizar.

Una emoción es una reacción subjetiva al ambiente que experimentamos como un estado afectivo y viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, e influidos por la experiencia.

Básicamente, las emociones tienen una función adaptativa de nuestro organismo a su entorno. Con apenas unos meses de vida adquirimos emociones básicas como el miedo, el enfado o la alegría. Más tarde se irán haciendo más complejas gracias al lenguaje que dotará de significado las diferentes experiencias que vive la persona.

Cada uno experimenta las emociones de forma particular dependiendo de sus experiencias anteriores, del aprendizaje que ha realizado, de su propio carácter y de la situación concreta que vive. En el ser humano la experiencia de una emoción generalmente involucra un conjunto de ideas, actitudes y creencias sobre el mundo que utilizamos para valorar una situación concreta y, por lo tanto, influyen en el modo en el que esta situación es percibida.

Generalmente se activan en nuestro cuerpo de manera involuntaria y nos impulsan esencialmente a preservar la vida. Los mecanismos instintivos emocionales como la lucha, la huida o la reproducción han tenido una función social y adaptativa en la supervivencia de nuestra especie y siguen motivando nuestro comportamiento hoy en día.


Tres tipos de sistemas de respuestas

En las emociones intervienen tres tipos de sistemas de respuestas: el neurofisiológico/bioquímico, el conductual y el experiencial.

La respuesta neurofisiológica/bioquímica produciría un gran número de cambios corporales destinados a preparar el organismo para hacer frente a las demandas exigidas por el medio. En el caso de sentir miedo, habrá un aumento de la frecuencia cardíaca, la respiración se acelerará, se dilatarán las pupilas, las manos sudarán, se tensará la musculatura, aumentarán los niveles de adrenalina y de glucosa en la sangre.

La respuesta conductual la observaríamos en las expresiones faciales, los movimientos corporales, las conductas de aproximación o de evitación, los cambios en la expresión verbal, tales como la entonación de la voz o su intensidad.

En esta respuesta puede observarse cómo influye por una parte el desarrollo personal ejerciéndose un mayor control emocional en la edad adulta y, por otra parte, los factores socioculturales que influyen en la expresión emocional facilitando o inhibiendo su manifestación según el contexto en que se encuentre la persona. Por ejemplo, el comportamiento que una misma persona pueda tener en un campo de fútbol o en un funeral se encuentra claramente influido por el entorno.

La respuesta experiencial hace referencia a los estados subjetivos calificados por la persona como agradables o desagradables, positivos o negativos cuando tiene una emoción. A su vez, también se relaciona con el reconocimiento consciente que hace del estado emocional. Por ejemplo, cuando expresa que está airado o se siente feliz.


Tres grupos de emociones

Existen tres grupos diferenciados de emociones: las emociones primarias, las secundarias y las instrumentales.

Las emociones primarias son los verdaderos sentimientos. Algunas de estas emociones son adaptativas, porque representan la respuesta que está directamente relacionada con la situación. Por ejemplo, el miedo frente a la amenaza. Evidentemente, este tipo de emociones son necesarias para la supervivencia.

Pero dentro de este grupo también se encuentran las emociones desadaptativas que reflejan un sentimiento de malestar crónico y surgen cuando el sistema emocional funciona mal. No se relacionan directamente con la situación presente sino con alguna del pasado. Por ejemplo, cuando una persona siente soledad sin encontrarse sola.

Muchos autores coinciden en señalar que las emociones primarias básicamente son cuatro: la cólera, la alegría, el miedo y la tristeza.

Las emociones secundarias son emociones defensivas que oscurecen el sentimiento primario. A menudo ocultan lo que la persona está sintiendo en lo más profundo. Por ejemplo, si un niño ha crecido escuchando que tiene que ser fuerte, es muy posible que no esté dispuesto a admitir el miedo y en su lugar mostrará enfado. Este tipo de sentimientos son los primeros responsables del caos emocional.

Como emociones secundarias básicas se relacionan las siguientes: amor, sorpresa, vergüenza y aversión.

Las emociones instrumentales se usan con el propósito consciente o inconsciente de obtener algo que se desea, y para conseguirlo manipulan o influencian a los demás. Es común que ni la misma persona que las experimenta sea capaz de identificarlas. De este tipo de emociones sale el concepto de los beneficios secundarios que la persona obtiene al sufrir determinadas enfermedades y trastornos emocionales.


Funciones de las emociones

En todo caso, las emociones siempre reflejarán nuestro mundo interno, la manera en que juzgamos y evaluamos cada situación, y realizarán una función informativa sobre cómo vivimos y experimentamos aquello que ocurre en el exterior que nos rodea. A su vez, la energía que las emociones desarrollan nos impulsa a pasar a la acción para satisfacer nuestras necesidades y deseos, facilitando nuestra adaptación al medio.

Como ejemplo de las funciones de las emociones a continuación mencionamos algunas:

La alegría se asocia al logro y a las situaciones que nos producen placer y nos son beneficiosas, facilita la realización de lazos afectivos y nos impulsa a buscar otras situaciones similares.

La tristeza se asocia a los hechos dolorosos, nos informa que hemos perdido algo realmente importante, sea un ser querido o que nuestra necesidad de afecto no está siendo atendida. Nos ayuda a valorar lo que nos importa genuinamente y aquello que da sentido a nuestra vida.

La cólera nos da consciencia de que nuestros límites han sido violados o de que algo nos está molestando y, a su vez, nos da la sensación de fuerza y nos activa para defender nuestra integridad al sentirla amenazada o resolver la molestia.

El miedo nos indica la existencia de peligros y activa los mecanismos naturales de lucha, de huida o de alerta ante una situación de riesgo o de emergencia. Nos ayuda a protegernos de aquel entorno que puede resultar amenazante.

La sorpresa nos impacta con algo nuevo y nos estimula a seguir investigando.

El asco nos informa que lo que experimentamos es malo para nosotros y debemos expulsarlo.

La vergüenza nos muestra que nos hemos expuesto en exceso y necesitamos escondernos.

Muchas veces se usan indistintamente los términos sentimientos y emociones como si fueran sinónimos, pero son conceptos cualitativamente diferentes.

Aunque los dos términos provienen del latín, sus raíces son diferentes:

Emoción viene de la palabra «emotio» que significa mover de un lugar a otro.

Sentimiento procede de la palabra «sentire» y tiene un significado complejo; designa un acto perceptivo-reflexivo concebido como una acción inseparable.


Sentimientos y emociones

Las emociones son un conjunto complejo de respuestas producidas por el cerebro de forma automática ante un estímulo con base química y neuronal. En cambio, los sentimientos surgen de la evaluación consciente que hacemos de la percepción de nuestro estado corporal durante una respuesta emocional. Así pues, los sentimientos son conscientes mientras que las emociones son inconscientes. Por ejemplo, si en un momento dado notamos mariposas en el estómago (emoción), posiblemente etiquetaremos esta sensación como alegría (sentimiento).

Otro factor diferenciador hace referencia a la duración: la emoción es menos duradera que el sentimiento.

Las emociones son estados de excitación o perturbación más o menos espontáneos que pueden durar desde segundos hasta horas; necesitan un estímulo disparador que puede ser interno o externo. En el caso de que este estímulo desaparezca, también suelen hacerlo las emociones.

A diferencia de las emociones, los sentimientos son un componente subjetivo de las emociones; por esta razón, la duración de los sentimientos es proporcional al tiempo en que nuestra conciencia piensa en ellos. Por ejemplo, sentimos tristeza mientras nuestra mente se enfoca en un tema triste, pero si alguien viene y descentra nuestra atención a otra circunstancia, seguramente cambiará nuestro sentimiento.


Estados de ánimo

Relacionados directamente con los sentimientos y las emociones se encuentran los estados de ánimo. Generalmente apenas los percibimos y los podríamos calificar como sensaciones de fondo más persistentes que las emociones y de menor intensidad, aunque algunas veces pueden ganar fuerza y llegar a volverse insoportables.

En los estados de ánimo muchas veces no parece existir una causa clara que los provoque, y resulta difícil establecer una relación causa-efecto entre estos y las situaciones que vivimos.

Muchos pueden pensar que el origen de los estados de ánimo se encuentra relacionado con las actividades, las relaciones personales y lo que suceda con nuestras expectativas. Pero además, también influyen en los estados de ánimo nuestra salud, el ejercicio, el descanso, los ritmos corporales y los estilos de pensamiento. Por esta razón tienen una función informativa como indicadores generales tanto del funcionamiento fisiológico de nuestro organismo como de nuestra experiencia psicológica.

Además, los estados de ánimo también suelen condicionar nuestra respuesta emocional ante una determinada circunstancia; por ejemplo, en un estado de ánimo apático estaremos menos predispuestos a sentir ira que en un estado activo. De la misma manera, este factor condicionante de los estados de ánimo afectará también a nuestras conductas, predisponiéndonos a unas con preferencia a otras.

Durante mucho tiempo las emociones han sido consideradas poco importantes y siempre se le ha dado más relevancia a la parte racional del ser humano. Pero las emociones, al ser estados afectivos, indican estados internos personales tales como las motivaciones, los deseos, las necesidades y demás estados anímicos.

Una misma emoción puede desencadenar diferentes reacciones en la misma persona dependiendo de otros factores, por eso es difícil saber, a partir de la emoción, cuál será la conducta futura de la persona, aunque muchas veces puede ayudar a intuirla. Por ejemplo, una persona que en un momento dado siente miedo puede reaccionar de forma agresiva, pero si siente mucho miedo, seguramente quedará paralizada.


(Continues...)

Excerpted from Del Caos Emocional a La Paz Interior by David Solá. Copyright © 2016 David Solá. Excerpted by permission of Tyndale House Publishers.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

Prólogo, ix,
Prefacio, xi,
Introducción, xiii,
LAS EMOCIONES Y SUS FUNCIONES, 1,
GUIONES Y CREENCIAS LIMITANTES, 7,
IDENTIFICACIÓN DE ESTRATEGIAS NEGATIVAS, 19,
LA SOMBRA, 33,
CAOS EMOCIONAL Y ENFERMEDAD, 37,
QUÉ NECESITAMOS LIBERAR Y CÓMO DESCUBRIRLO, 43,
LIBERACIÓN DE EMOCIONES REPRIMIDAS, 59,
LIBERACIÓN DE CREENCIAS Y GUIONES NEGATIVOS, 69,
LIBERACIÓN DE LAS NECESIDADES ESENCIALES, 79,
LIBERACIÓN DE LAS INTERPRETACIONES, JUICIOS Y PREJUICIOS, 87,
LIBERACIÓN DE LAS DEPENDENCIAS, SUSTITUTOS Y ADICCIONES, 99,
LIBERACIÓN DE LOS CONFLICTOS, 113,
LIBERACIÓN DEL DOLOR Y DEL TRAUMA DE LA PÉRDIDA, 123,
LIBERACIÓN DE LAS CRISIS EXISTENCIALES Y ESPIRITUALES, 133,
LIBERACIÓN DE LAS CARGAS FAMILIARES, 143,
TRABAJAR EL SÍNTOMA Y LA ENFERMEDAD, 157,
CÓMO TRABAJAR EN LA PROPIA LIBERACIÓN, 167,
SEGUIR EN LA PAZ INTERIOR, 177,
Conclusión, 187,
Bibliografía, 189,

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews