El amor si funciona: Siete principios vitales para lideres eficaces

El amor si funciona: Siete principios vitales para lideres eficaces

by Joel Manby

Paperback(Translatio)

$10.24 $10.99 Save 7% Current price is $10.24, Original price is $10.99. You Save 7%.
Usually ships within 6 days

Product Details

ISBN-13: 9780829764215
Publisher: Zondervan
Publication date: 09/24/2013
Edition description: Translatio
Pages: 208
Product dimensions: 5.20(w) x 7.90(h) x 0.70(d)
Age Range: 18 Years

About the Author

Joel Manby es el Presidente y CEO de la Herschend Family Entertainment Corporation (HFE). Ha trabajado anteriormente para la GM, Saturn y Saab. Joel y su esposa Marki tienen cuatro hijas y viven en un barrio residencial de Atlanta.

Read an Excerpt

El amor si funciona

Siete principios vitales para líderes eficaces


By Joel Manby

ZONDERVAN

Copyright © 2013 Joel Manby
All rights reserved.
ISBN: 978-0-8297-6421-5


CHAPTER 1

LA NOCHE DE UN DURO DÍA DE TRABAJO


Ha sido la noche de un duro día de trabajo, y hemos estado trabajando como animales.

John Lennon y Paul McCartney


1.1

¿Es eso todo en la vida?


Era una helada noche de junio del 2000. Me hallaba sentado solo en un apartamento de una habitación en el norte de California, a cinco mil kilómetros de mi esposa y mis hijas en Atlanta. Mi lugar de vivienda estaba totalmente desnudo por dentro: sin fotos, sin artículos personales, sin siquiera una planta falsa para calentar el ambiente. Solo era un lugar para dormir.

Afuera, las rmes ráfagas de lluvia que caían eran una imagen perfecta de mi vida. Yo era el nuevo líder de una naciente empresa de Internet llamada GreenLight.com ... y la burbuja tecnológica acababa de explotar.

Esa noche había consumido su ciente vino como para calmar el agudo dolor emocional y la tensión que me estaban destrozando por dentro. No obstante, ¿qué iría a hacer, beber más y más cada noche? Anteriormente en mi vida había luchado con cortas temporadas de depresión, pero este episodio se estaba llevando lo mejor de mí. No sabía si podía soportar el dolor por más tiempo. No tenía idea hacia dónde acudir, y por cada gota de lluvia que salpicaba en mi ventana me venía a la mente una pregunta.

Mi carrera había sido una monotonía a toda velocidad. Después de graduarme en 1985 en Harvard Business School, mi esposa Marki y yo nos mudamos diez veces en quince años mientras yo aceptaba nuevas posiciones de liderazgo con creciente responsabilidad y presión. El constante movimiento produjo una enorme tensión en nuestra vida hogareña y en nuestras cuatro hijas.

Uno de nuestros movimientos fue la puesta en marcha de Saturn Corporation, que pasó de cero a cinco mil millones de dólares en ingresos en tres años. Ese empleo exigía innumerables horas de concentración absoluta. Mientras estaba en Saturn fui ascendido a director general de Saab USA. La división estaba perdiendo dinero, y mi trabajo era cambiar eso. Las innumerables noches trabajando hasta tarde y los constantes viajes continuaron como resultado de lo que parecía una interminable presión para cumplir las cuotas. Y lo logramos ... mi familia permaneció a mi lado a pesar de mi constante ausencia, mientras mi equipo y yo ayudábamos a lograr que la empresa volviera al segundo mejor año en la historia estadounidense de Saab.

Por desgracia no había tal cosa como una línea de llegada. Nunca «triunfé» ni obtuve una oportunidad de pasar más tiempo en casa con mi familia. En 1999, a los tres años de mi misión en Saab, me añadieron a mis responsabilidades Asia y Sur América. Así que, solo un año antes de esa noche en que me hallaba sentado en ese vacío apartamento en California, pasaba viajando más de doscientos cincuenta días al año, principalmente en Asia; e incluso cuando estaba en casa tenía constantes conferencias telefónicas a las seis de la mañana con Suecia y a las once de la noche con los mercados de Asia.

Me estaba quemando, y lo mismo pasaba con Marki.

El 13 septiembre, 1999, me hallaba en Australia para una reunión de distribuidores de Saab y llamé a mi esposa para ponerme al día. La voz se le quebrantó desde que comenzó a hablar.

—Este es el segundo año seguido que has estado lejos en mi cumpleaños. Cuando estás en casa, lo que no es muy a menudo ...

Comprendí que ella estaba esforzándose por hablar.

—Cuando estás en casa, realmente no estás en casa.

Hubo una larga pausa, y me di cuenta de que mi esposa intentaba recobrarse.

—No me casé para esto —expresó nalmente—. Creí que podría soportarlo, y lo he intentado. Pero esto no está funcionando para nuestra familia. Estás frustrado. No eres feliz, y yo tampoco. Las niñas no te conocen realmente. Algo tiene que cambiar.

Los momentos de silencio que siguieron parecieron una eternidad.

Marki tenía razón. Algo debía cambiar. El divorcio no era una opción para nosotros, pero yo sabía que si dejaba que ella «llevara la carga» en casa, nuestro matrimonio nunca llegaría a ser todo lo que estaba destinado a ser. Yo quería un gran matrimonio, y deseaba ser un buen padre. Así que le pregunté a mi jefe, el director general de Saab en todo el mundo, si yo podría regresar a ser «tan solo» director general de las operaciones estadounidenses, lo cual cortaría mis viajes a la mitad.

Se negó.

¿Has tenido alguna vez un momento en que una sola conversación cambia de modo irrevocable el curso de tu vida? Es casi como si el tiempo se detuviera tanto que puedes ver el dilema. Yo estaba decidido a tomar la decisión correcta, y esta decisión no era el sendero que conduce año tras año a cumpleaños perdidos y a hijas que poco a poco se estaban convirtiendo en extrañas.

Tomé la difícil decisión de salir de Saab en busca de lo que creí un mejor estilo de vida y una oportunidad de reencaminar mi familia. Decidí aceptar el cargo de director general de GreenLight.com, la «cuenta de autos» en Amazon.com que permitía a las personas comprar un auto con unos cuantos clics en el ratón. Estaba consciente de que el comienzo sería difícil, pero también sabía que no iba a viajar internacionalmente y que habría enormes bene cios nancieros. Eso fue lo que creí. Entonces la burbuja estalló, y me arrastró con ella.

En mi primera semana de trabajo en GeenLight.com las acciones de NASDAQ cayeron, perdiendo más de un tercio de su valor. Aún no estábamos generando dinero, y lo que era una reserva de tres años en efectivo se convirtió rápidamente en un colchón de noventa días. En otras palabras, como organización de repente solo teníamos noventa días de vida, no los tres años que pensé que teníamos cuando acepté el empleo. Al nal de mi segunda semana de trabajo me estaba deshaciendo de tres cuartas partes de mi equipo.

¿Qué tal ese mal comienzo?

Sacamos del mercado a nuestra lial de Atlanta, lo cual retrasó la reubicación de mi familia, ya que me dediqué a trabajar veinticuatro horas diarias todos los días para tratar de salvar a GreenLight.com. Alquilé un apartamento en California y volví a viajar a Atlanta solo una o dos veces al mes.

El camino que yo había creído que me llevaría de vuelta a casa con mi familia me llevó por el contrario a un apartamento vacío en California, con lluvia cayendo por fuera y una sensación de desesperanza descendiéndome por dentro. Mientras estaba sentado solo, terminando mi último vaso de vino, me seguían atacando las preguntas:

¿Para qué he estado tan motivado durante toda mi carrera?

Mientras más trabajo y más ascensos obtengo, la vida se vuelve peor. ¿Hay alguna esperanza de equilibrar los objetivos de mi profesión con los de mi familia?

Mi autoestima está ligada al rendimiento de las empresas que dirijo. ¿Quiero de veras que mis altibajos emocionales se basen en informes trimestrales de utilidades? ¿Es eso todo en la vida?

Si a esto es a lo que se debe parecer una carrera en el mundo comercial, ¿debería seguir una diferente línea de trabajo ... una en que pueda unir mis habilidades y mis valores? Sin embargo, ¿es correcto que renuncie a toda la experiencia que he adquirido?

Esa noche sentí que el mundo se cerraba alrededor de mí ... y yo quería salir. En mis momentos más sombríos quise abandonar la vida misma. Pero también estaba consciente de lo que eso le haría a mi familia, y no quería ser egoísta. No obstante, ¿qué alternativas me quedaban?

Mi celular sonó. Era Jack Herschend, presidente de la junta directiva de Herschend Family Entertainment Corporation (HFE), una de las más grandes empresas de parques temáticos en el mundo. Yo había estado en la junta de HFE por tres años, y tenía un elevado concepto de Jack y de la compañía.

—Joel, ¿cómo estás hermano?

Yo no tenía palabras, solo lágrimas, a medida que la emoción se desbordaba. Las fuertes habilidades de empatía de Jack lograban hacer eso en mí. Él siempre estaba dispuesto a escuchar, y se preocupaba en gran manera por las personas.

Tan pronto como pude me recuperé y le expliqué la situación, revelando algunas grietas que yo había mantenido ocultas durante años.

Me sorprendió lo que Jack me dijo.

—Joel, lo oportuno de esta llamada puede ser fortuito. El año entrante me voy a jubilar como presidente, y a todos en la junta nos gustaría que fueras el próximo presidente de HFE. Sentimos que la empresa necesita tus fortalezas y tu estilo de liderazgo. ¿Lo considerarías?

Me quedé sin habla.

—Joel, sé que estás lidiando con tu situación familiar, y creo que los valores y la cultura de HFE se ajustan perfectamente a ti.

¿Cultura? ¿Valores? ¿Mi familia? Hablar acerca de estos temas en el contexto de un posible empleo era tan extraño como bienvenido.

No pude hablar en ese momento. Los ojos se me volvieron a llenar de lágrimas, y la garganta se me estaba cerrando. Jack y su familia habían dirigido HFE durante más de cuatro décadas, y ahora me estaban pidiendo que me hiciera cargo de un legado que él y su hermano Peter habían levantado. ¿Por qué yo? ¿Por qué ahora?

Y las palabras de Jack no solo eran acerca de él o de la empresa, sino también acerca de mi vida personal. ¿Le preocupaba mi familia? Esa noche me hallaba tan sorprendido por la oferta como para entender la respuesta a mi propia pregunta: ¿qué clase de líder era este?

Según me di cuenta después, la respuesta es sencilla: un hombre que dirige con amor.


Liderar con amor

Mi carrera me había dejado sin ninguna preparación para hacer frente a hombres como Jack y Peter Herschend. Toda mi vida había estado viviendo por los números porque estos parecían ser lo único que a mis líderes les importaba. De haber tenido principios más profundos debí haberlos revisado en la puerta de la empresa, porque una vez en el trabajo todo giraba alrededor del rendimiento económico.

Cuando rendía bien me recompensaban y era respetado. Cuando fallaba sentía como si me fueran a tirar a la calle. Era así de simple. Por dentro anhelaba una senda mejor, una que uniera quién era como líder comercial con quién era como persona. Quería interesarme en las personas con quienes y para quienes trabajaba. Quería trabajar en algún lugar que rechazara la falsa dicotomía entre ganancias y personas, o entre dividendos y principios. En resumen, quería ser la misma persona todo el tiempo: en el trabajo, con mi familia, en mi iglesia, y cuando me hallaba solo.

Pero había estado demasiado tiempo en los negocios para saber que ese era un sueño casi imposible.

Al final resultó que esa llamada de Jack puso en acción una cadena de acontecimientos que darían respuesta a muchas de mis inquietudes. No lo comprendí en ese momento, pero mi experiencia en HFE revolucionaría la manera en que veía, y en que veo, el liderazgo.

Este libro nació de la convicción de que liderar con amor es la mejor manera de dirigir una organización.

Cualquier organización.

Comprendo que esta es una a rmación controversial, pero también ahora entiendo que es verdadera ... todo el camino hasta la esencia de quién soy como líder y como hombre. El amor no es un sentimiento sino una acción, una acción por medio de la cual líderes y organizaciones enteras pueden experimentar éxito casi inimaginable y realización personal.


El resultado final

Si crees que esta charla respecto al amor es una excusa para evitar las duras verdades acerca de guiar una organización, déjame tranquilizar tu mente.

El resultado nal es esencial.

Si no cumplimos nuestros objetivos nancieros no podemos lograr los demás objetivos que tenemos en HFE, como ser un «lugar fabuloso que trabaja para personas fabulosas». Sin embargo, obtenemos ganancias haciendo lo correcto para clientes y empleados; las ganancias no son un n en sí, son un producto de hacer lo correcto una y otra vez.

En los últimos siete años en HFE hemos expandido las ganancias operativas en más de cincuenta por ciento y hemos ganado más de catorce por ciento de retorno anual para nuestros dueños, superando claramente la grande y pequeña capitalización del mercado de valores durante épocas muy difíciles. Y lo hemos realizado mientras dirigimos conscientemente y con amor. Dos de nuestros parques han obtenido el más alto honor a la calidad: el Applause Award.

Sacri car valores para obtener bene cios es una decisión errónea.

Al mismo tiempo que hemos experimentando éxito económico también hemos crecido en amor ... y quiero expresar eso en una manera práctica y esencial. Nuestra fundación Share It Forward fue establecida para ayudar a nuestros empleados en necesidad. Las donaciones a empleados corresponden a ganancias de la compañía, y la familia Herschend agrega un regalo adicional. En solo cinco años hemos pasado de ayudar a sesenta familias por año a ayudar a más de setecientas familias anualmente, ¡y eso se debió a un programa iniciado para prestar ayuda a los empleados en medio de épocas económicas difíciles!

El resultado nal es este: hemos tenido más ganancias que nunca y disfrutamos liderar con amor más que nunca antes. Al usar activamente los siete principios de liderar con amor (ser pacientes, bondadosos, con ables, generosos, sinceros, perdonadores y dedicados) nos aseguramos de que nuestro negocio sea exible y rentable, y que nuestros empleados estén motivados y sean leales. Hacemos esto porque es un buen negocio y porque es lo que debemos hacer.


El dilema

¿Qué hay de ti?

¿Te has preguntado alguna vez si es posible maximizar las utilidades y valorar las relaciones?

¿Te está desgastando lentamente la disonancia entre los valores que muestras en casa y los que adoptas en el trabajo?

¿Te has preguntado alguna vez si tu trabajo podría ayudar a mejorar el mundo?

¿Has anhelado alguna vez que el trabajo simplemente pudiera... funcionar?

Yo he deseado todo eso, y mi experiencia en HFE me ha enseñado que eso se puede volver realidad, sin que importe dónde trabajemos o qué título laboral tengamos. Lo único que se necesita es un deseo de hacer lo correcto y mucho esfuerzo.

Algunas personas creen que liderar solo tiene que ver con resultados. Lo que he aprendido es que «solo» es la palabra errada en esa frase. Liderar tiene que ver con nanzas y ...

con amar a las personas con quienes trabajas.

con hacer de tu comunidad un mejor lugar.

con tener un sentimiento de satisfacción al nal de cada día.

con dirigir empleados que no puedan imaginarse trabajando en ninguna otra parte.


Estos aspectos no son mutuamente exclusivos. En realidad, lo opuesto es la verdad: el resultado nal se obtiene mejor cuando los líderes guían con amor. Ese es el camino ilógico al que me gustaría guiarte en los capítulos siguientes.

Si has leído hasta aquí sé que tienes sed por algo más que lo mismo de siempre, así que comencemos y transformemos la manera en que lideramos.
(Continues...)


Excerpted from El amor si funciona by Joel Manby. Copyright © 2013 Joel Manby. Excerpted by permission of ZONDERVAN.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews