El libro de la vida: La novelización (The Book of Life Movie Novelization)

El libro de la vida: La novelización (The Book of Life Movie Novelization)

Paperback

$6.99
View All Available Formats & Editions
Choose Expedited Shipping at checkout for guaranteed delivery by Friday, December 14

Product Details

ISBN-13: 9781481426947
Publisher: Libros Para Ninos
Publication date: 09/09/2014
Series: Book of Life Series
Pages: 144
Sales rank: 1,201,896
Product dimensions: 5.10(w) x 7.60(h) x 0.50(d)
Age Range: 8 - 12 Years

About the Author

Stacia Deutsch is the author of more than fifty children’s books, including the eight-book, award-winning chapter book series Blast to the Past. She has also written the tween novel Mean Ghouls as well as books for the Nancy Drew and the Clue Crew and The Boxcar Children series. Stacia has been on the New York Times bestseller list for the novelizations of the Cloudy with a Chance of Meatballs and The Smurfs movies. For new releases and school visit information visit StaciaDeutsch.com.

Read an Excerpt

El Libro de la Vida: La Novelización

  • Era una mañana tranquila en el vasto museo. El área de parqueo estaba llena de autobuses escolares. Los niños en el interior del edificio estaban ocupados mirando las detalladas exhibiciones históricas y escuchando anécdotas sobre el pasado.

    Thomas, un experimentado guía del museo, esperaba afuera sosteniendo un cartel. Le echó una ojeada a su reloj de bolsillo y luego miró a la calle. El grupo no había llegado aún.

    Caminando hacia el frente de la escalinata de entrada al museo, Thomas levantó su cartel que indicaba que era un guía y silbó por un tiempo hasta ver una borrosa mancha amarilla que se le venía encima. Pasó zumbando a la vuelta de la esquina con los neumáticos chillando.

    —La última visita dirigida del día —se dijo a sí mismo—. Me pregunto por qué nadie quiere usarlas . . . —El autobús escolar frenó de tal manera que Thomas dio un salto atrás—. Ay . . . —murmuró Thomas dándose cuenta de que una de las ventanillas del autobús estaba cubierta de escupitajos. Un escupitajo le cayó en la cara.

    —¡En el blanco! —dijo un chico gótico vestido de negro de pies a cabeza.

    Horrorizado, Thomas se limpió la cara.

    Los chicos se reían de él mientras desembarcaban en la acera.

    Thomas dio un paso atrás. Estos chicos lucían problemáticos. El chico gótico los encabezaba con su desaliñado cabello morado y muñequeras de pinchos, seguido de una chica con pelo negro llamada Jane, que se deslizó rápidamente sobre la acera en sus patines de ruedas. Sanjay, un chico de buen aspecto y seguro de sí mismo, fue el siguiente en salir del autobús y al hacerlo exhaló un suspiro de aburrimiento, junto con Joao, un chico rubio con una rara chistera. Tras ellos casi se arrastraba Sasha, quien no lucía amenazadora para nada con su cabello rubio lleno de lazos, pero de cuyo aspecto inocente Thomas sospechaba.

    —¡Holaaa! —dijo Sasha con una risita infantil.

    —¿Un estúpido museo otra vez? —se quejó Sanjay.

    —Lo odio todo —dijo el chico gótico.

    —Sí y yo también —dijo Jane. El resto asintió en acuerdo con ellos.

    Thomas suspiró profundamente. Iba a ser uno de esos días difíciles.

    De repente, como de la nada, una mujer apareció a su lado. Se llamaba Mary Beth y era joven, bonita y estaba dispuesta a ayudar: “Está bien, Thomas, me encargo de este grupo”. Mary Beth le dio una mirada al grupo con una sonrisa pícara.

    Thomas la miró de reojo: “Jum, ¿estás segura de eso? Estos son los chicos que están de castigo”. De repente, un escupitajo le dio en la cara. Se decidió entonces, si ella los quería, eran todo suyos.

    Mary Beth sonrió: “No te preocupes, yo me encargo de ellos. Ve y toma tu descanso”.

    —¡Gracias! —dijo Thomas con una sonrisa de gratitud al mismo tiempo que corría hacia el interior del museo.

    El chico gótico les hizo un guiño a sus amigos y le lanzó tres escupitajos a ella.

    Mary Beth hizo una pose y rápidamente los evitó con su cartel de guía del museo. Sonriendo confiada, volteó el cartel. El otro lado decía “SÍGAME”.

    —Síganme, chicos —les dijo.

    —¿Qué? —dijeron ellos al unísono.

    Se miraron entre sí, se encogieron de hombros y reticentes comenzaron a subir la escalinata rumbo a las puertas del museo, pero Mary Beth les hizo ir en sentido contrario.

    Sanjay dijo: “Ey, señorita, la entrada al museo está en esta dirección”.

    —Sí que lo está —le respondió Mary Beth—. Pero ustedes no son los otros chicos. No, no, no. Ustedes necesitan ver algo especial —les hizo acercarse más y señaló a la pared—. Justo tras esa puerta.

    Los chicos se quedaron mirando a la pared vacía. “¿Qué?”.

    Jane dio un paso adelante: “Está alucinando, señorita”.

    —¿Lo estoy? —le preguntó Mary Beth—. ¿O son ustedes los que no ven? —dio un paso hacia adelante y desapareció a través de la pared.

    —¡Guao! —dijeron en shock los chicos.

    —¡Vamos! —reapareció Mary Beth. Extendió su mano y una pequeña y ornada puerta apareció en la pared.

    Los chicos miraron con interés los relieves aztecas en la madera y entonces siguieron a Mary Beth al interior.

  • Customer Reviews

    Most Helpful Customer Reviews

    See All Customer Reviews