Escuadron guillotina (Guillontine Squad)

Escuadron guillotina (Guillontine Squad)

Paperback

$11.70 $13.00 Save 10% Current price is $11.7, Original price is $13. You Save 10%.
View All Available Formats & Editions
Choose Expedited Shipping at checkout for guaranteed delivery by Thursday, July 25

Overview

Un abogado, Feliciano Velasco y Borbolla de la Fuente, perfecciona el famoso invento de la guillotina y se la va a vender a Pancho Villa, el conocido general insurgente de la Revolución mexicana. A Pancho Villa no solo la idea le parece bien, sino que, en un gesto de humor, decide pagarle al abogado de una manera sorprendente: obligándole a alistarse en su ejército de insurgentes.

A partir de aquí, el abogado nos va contando sus experiencias con la tropa de Villa y cómo poco a poco se introduce en la lógica de ese mundo disparatado, heroico y cruel al mismo tiempo.

Una novela llena de humor e ironía que nos transporta a una de las épocas más atractivas de la historia contemporánea: la Revolución mexicana.

Product Details

ISBN-13: 9780743296823
Publisher: Atria Books
Publication date: 05/15/2007
Pages: 144
Product dimensions: 5.31(w) x 8.25(h) x 0.50(d)

About the Author

Guillermo Arriaga es un escritor mexicano que ha alcanzado la fama mundial como guionista de la película Amores perros, de gran éxito internacional, y de las películas 21 Gramos, Las tres muertes de Melquiades Estrada, y Babel. Arriaga es también el autor de las novelas: El Búfalo de la noche y Escuadrón guillotina.

Read an Excerpt

Escuadrón Guillotina (Guillotine Squad)


By Guillermo Arriaga

Atria

Copyright © 2007 Guillermo Arriaga
All right reserved.

ISBN: 9780743296823

La batalla de Torreón fue una de las más difíciles y duras de cuantas libró la División del Norte. Después de la toma de la ciudad, el general Francisco Villa decidió situar el campamento en un llano próximo, justo en medio de un macizo de sauces cuyas sombras resguardaban del sol inclemente a los guerrilleros. Hasta ese lugar llegaban a diario un sinnúmero de comerciantes que iban a ofrecer sus productos a los revolucionarios. Pululaban los vendedores por entre la tropa, y aquello, más que parecer una guarnición militar, parecía un tianguis dominical.

El general, como era su costumbre, atendía sus asuntos lejos del bullicio, acompañado únicamente de sus hombres de más confianza y protegido por los más temibles miembros de su escolta privada. Despachaba Villa algunas cuestiones bélicas con el coronel Santiago Rojas cuando llegó el sargento Teodomiro Ortiz a decirle que lo buscaba un comerciante, un tipo muy catrín que insistía en verlo. El general ya estaba harto de tratar con vendedores; tan sólo esa mañana había tenido que lidiar con tres: uno que le quería vender bicicletas y que afirmaba que era más eficiente una carga ciclista que una carga de caballería; el segundo leofreció armaduras españolas y el tercero traía en venta sombreros charros ribeteados en hilo de oro y plata. Fastidiado, Villa los había corrido del lugar, no sin antes advertirles que les rellenaría la barriga con plomo si no se largaban de inmediato. Villa miró a Ortiz:

-- Dile que no estoy para recibir a nadie -- le dijo.

-- Ya se lo dije cien veces mi general, pero está necio en que quiere verlo. Dice que trae algo muy importante que enseñarle y que a usted le va a interesar.

El general Villa se quedó pensativo unos instantes y con los ojos le ordenó a Ortiz que trajera al comerciante.

Salió el sargento a buscarlo y regresó a los pocos minutos. Venía con él un hombre chaparro, calvo, bien vestido y muy perfumado. Con propiedad saludó:

-- Buenas tardes general Villa. Buenas tardes coronel Rojas. Soy el licenciado en Derecho, Feliciano Velasco y Borbolla de la Fuente a sus órdenes -- y extendió su mano hacia Villa, pero Villa sólo lo miró. El hombrecito no supo qué hacer. Retiró lentamente su mano, se limpió el sudor de la frente con la manga de su saco, tragó saliva y sonrió.

-- General Villa -- dijo parsimonioso -- he venido a usted a mostrarle un invento formidable que será de gran provecho para la Revolución. Con este invento, señor general, tenga la seguridad de que creará terror entre las tropas enemigas. Cualquiera que se atreva a enfrentar a la División del Norte lo pensará dos veces.

-- Ya lo piensan dos veces -- terció enérgico el sargento Ortiz.

El licenciado se quedó callado y sólo atinó a sonreír estúpidamente. Respiró y continuó con su perorata:

-- Tiene usted toda la razón, pero este invento sirve como ayuda para ajusticiar a los prisioneros sin necesidad de andar gastando parque, el cual, como ustedes saben, está rete escaso y no vale la pena desperdiciarlo en otros menesteres que no sean los de la guerra misma...Con este aparato que traigo ya no se precisa fusilar al enemigo...

-- Si por eso mismo los ahorcamos... -- interrumpió de nuevo el sargento Ortiz.

-- Sí, lo sé -- dijo el chaparro -- ¿pero qué hacen cuando no encuentran un palo alto?

-- Pos los quemamos vivos o los agarramos a machetazos...eso es lo de menos -- le contestó el coronel Rojas.

-- Pero mire mi coronel -- continuó Velasco -- con este invento que les vengo a mostrar se ejecuta a los prisioneros sin la menor preocupación. ¿Por qué no vienen a verlo y si quieren lo probamos?

Los llevó el hombre aquél hasta un carromato en donde lo esperaban sus ayudantes: uno, un tipo alto y desgarbado, de nariz grande y ojos sumidos pero vivaces, y el otro un mocetón de estatura regular, cachetes abultados y cabeza grande. El licenciado Velasco solicitó a sus invitados que aguardaran unos minutos y dio una orden sonora:

-- ¡Ármenla!

Los asistentes, presurosos, se dedicaron a armar el aparato. Sacaron vigas, cuerdas, poleas, clavos, martillo, soleras. Con rapidez montaron una estructura en cuya parte superior se encontraba colocada una plancha de hierro.

El licenciado Velasco caminaba de un lado a otro, nervioso, frotándose continuamente las manos. Una vez que todo estuvo listo se detuvo frente al general y sus acompañantes y empezó a hablar.

-- Esto, señores, se llama...guillotina. Es un instrumento extraordinario, capaz de segar la vida en un instante.

El hombrecillo miró sonriente a Villa y caminó hacia el aparato. Tomó en sus manos un cordón que remataba en una polea y jaló. Desde arriba se desprendió la enorme plancha metálica produciendo en su caída un golpe seco y fuerte. El general y sus compañeros se quedaron asombrados. El comerciante alzó los brazos como si hubiese terminado un acto de magia. Hizo que uno de sus ayudantes volviera a alzar la cuchilla, fue por un leño grueso y pesado, lo metió en la base del aparato y tiró de nuevo del cordón. El leño salió partido en dos con tal facilidad que parecía que lo que se hubiese partido fuera una ramita.

-- ¿Para qué sirve eso? -- le preguntó pasmado el coronel Rojas, sin entender del todo en qué podía utilizarse el mentado aparato.

-- Ahhh -- exclamó el hombrecito -- eso me gustaría demostrárselo, claro, siempre y cuando nos lo permita mi general Villa ¿es eso posible?

Villa asintió.

-- Pero para ello requiero de algunos prisioneros de los que usted haya dispuesto ajusticiar. Necesito de unos cuantos...¿Podríamos traer algunos mi general?

Villa, con una seña de su mano, mandó a Ortiz por ellos.

-- Este invento -- continuó el comerciante -- sirvió de mucho en la Revolución francesa, la cual se realizó hace casi dos siglos y por ello he pensado que puede ser de gran utilidad en esta Revolución que es la nuestra -- dijo enfatizando la palabra «nuestra».

El general Villa miró con recelo al catrín: no le inspiraba mucha confianza, pero se quedó callado.

El sargento Ortiz llegó con los presos. Los traía de todo tipo: gordos, flacos, altos, bajitos. Se cuadró ante Villa.

-- Orden cumplida mi general.

Los prisioneros, ignorantes de lo que les iba a suceder, pero con la certeza de que pronto llegaría su hora final, se amontonaban entre sí como se amontonan las reses en los mataderos. El general revisó con detenimiento a los cautivos, uno por uno, de arriba abajo. Clavó sus ojos en uno alto y flaco.

-- Ése -- dijo señalándolo con la cabeza.

-- Muy bien -- dijo el hombrecillo y ordenó a sus ayudantes ir por él. El tipo alto y flaco no supo qué hacer y se dejó llevar mansamente hasta la guillotina. Los asistentes lo obligaron a arrodillarse y colocaron su cabeza en una cuenca redonda que se encontraba en la base del aparato. La gente, que empezaba a notar que algo extraño sucedía, rodeó el lugar, silenciosa. Villa, impaciente, esperaba con los brazos cruzados.

Terminados los preparativos, Velasco ofreció al general tirar del cordón. Villa caminó con lentitud y tomó la cuerda que le ofrecían ansiosas las manos del licenciado.

-- Ahora jale general.

Villa accionó el mecanismo y la cuchilla cayó instantáneamente sobre el cuello del condenado, cortándole la cabeza de tajo. Una mujer de entre el público gritó con horror y se desmayó. El hombrecito sonrió feliz por la demostración de suma eficacia de su aparato. Villa, por su parte, contemplaba absorto los últimos estertores del cuerpo decapitado.

Los demás prisioneros, sobrecogidos por el terror, miraron paralizados el macabro espectáculo que les tocaba continuar. Con los ojos desorbitados y el rostro demudado imploraban al cielo para no ser los próximos.

Villa, todo él salpicado de sangre, parecía no creer lo que veía. Sin embargo en su mirada se reflejaba ese peculiar brillo que poseían sus pupilas cuando algo le agradaba de verdad. El licenciado Velasco, a sabiendas de su éxito, se puso enfrente del general y empezó a hablar como merolico:

-- Como uuustedes haabraaán poodiidoo nootaar, la guiiillootiina teerminó ráapidaamente coon laa existeenciiaa de este individuooo... -- señaló el cuerpo descabezado de la víctima que temblaba ligeramente y continuó -- , loo haa heecho de taal maaneera que cauusa eentree loos demaaás uun sentiimieento de mieedoo y respeetoo...

Un verdadero tumulto se había formado alrededor de la escena. La mayoría miraba consternada. Villa, con notorio interés, preguntó.

-- ¿Y cuánto le dura el filo a la hoja?

-- Para miles de ejecuciones mi general -- contestó el chaparro -- . Este producto está absolutamente garantizado. Si quiere lo probamos de nuevo.

Villa asintió.

Los presos, que habían escuchado la conversación, se arremolinaron entre sí para no hacerse notar, tratando de esconderse unos detrás de los otros. La gente, expectante, aguardaba la designación del siguiente condenado. Tocó su turno a un prisionero moreno de cabello chino.

Los asistentes fueron por él, pero el moreno se resistió, pidiendo clemencia a gritos:

-- Mejor fusílenme, mátenme a balazos, pero así no -- gimió desaforado.

Fue necesario que varios soldados ayudaran a llevarlo al cadalso. Sin embargo, el preso se alzaba con fuerza y sacaba su cabeza de la cuenca cada vez que ahí la colocaban. La lucha desigual parecía no tener fin hasta que al sargento Ortiz se le ocurrió dar la vuelta y jalarlo de los ensortijados cabellos. Por fin se logró inmovilizar al sentenciado.

El comerciante jaló del cordón y la cuchilla homicida cumplió de nuevo su cometido. La cabeza del moreno quedó suelta entre las manos de Ortiz, quien la alzó victorioso.

Villa, visiblemente emocionado, hizo que el procedimiento se llevara a cabo varias veces. En todas, la guillotina hizo rodar las cabezas entre el polvo. Uno a uno los prisioneros fueron ejecutados y hubo necesidad de traer a más para que el general quedara realmente convencido.

Después de cuatro horas de sangrientas demostraciones, el lugar quedó cubierto por una masa informe de cuerpos decapitados. Los curiosos, satisfecha su morbosidad (incluida por supuesto la mujer que se había desmayado en un principio) regresaron a sus actividades cotidianas, platicando animadamente sobre el suceso. Quedaron solos el general Villa, el sargento Ortiz, el coronel Rojas y el comerciante. Este último, aunque feliz, se acercó a Villa con timidez.

-- Ya vio mi general cómo mi invento sirve a las mil maravillas. ¿No se lo había dicho yo a usted?

-- Pues sí -- dijo Villa -- está muy bueno.

-- Déjeme decirle además que la guillotina se puede armar y desarmar en un momento. Eso hace que sea fácil de transportar y de maniobrar.

-- Muy bien.

El licenciado Velasco, con un definitivo aire de triunfo, sonreía alegre. Los demás, Villa entre ellos, también sonreían. De pronto el comerciante se puso serio y empezó a hablar con cara de «voy a hacer negocio».

-- Bueno, mi general...si no es mucha molestia...me gustaría, claro, si ello fuera posible y si a usted le interesa mi producto...que habláramos sobre el precio...

-- ¿El precio? -- preguntó Villa con extrañamiento.

-- Sí mi general, es que construir una guillotina es una empresa muy cara y como la hemos fabricado con componentes importados...

-- ¿Cuánto quiere? -- interrumpió el coronel Rojas.

-- Nada más treinta pesitos -- contestó Velasco.

-- ¿No se le hace mucho? -- lo increpó el coronel.

-- Le ruego que entienda que está construida con los mejores materiales: madera de nogal, hierro forjado, poleas holandesas, cuerdas de yute...

Villa intervino.

-- Señor licenciado -- dijo -- tengo algo mejor con qué pagarle.

El hombrecito volvió su vista hacia él. Villa le dirigió una sonrisa complaciente.

-- Le voy a pagar con algo que vale mucho más que cincuenta mil pesos.

El vendedor se sonrojó, apenado y contento a la vez.

-- Se lo voy a agradecer infinitamente mi general.

Villa se volvió hacia el sargento Ortiz.

-- Sargento...

-- Sí mi general.

-- Hágame el favor de dar de alta en la División del Norte al capitán primero Feliciano Velasco y Borbolla de la no sé cuánto, e integrarlo de inmediato a la brigada «Guadalupe Victoria».

La expresión de gusto que se había formado en el rostro del comerciante se empezó a desdibujar.

-- No entiendo general -- dijo.

-- ¿Cómo que no entiende amiguito? Le acabo de hacer el honor de darle un grado militar en el ejército de la Revolución.

-- Se lo agradezco en el alma mi general, pero la verdad, prefiero que me pague aunque sea unos veinte pesitos...es que entienda mi general...yo para la guerra soy requetebruto...

-- Se le nota enseguida licenciado, se le nota, pero no se preocupe que lo bruto se le va a quitar al paso.

-- No es eso general, es que la verdad yo creo que es mejor que me dé los veinte pesos y...

-- ¿Quiere usted decir que desaira el nombramiento que le acabo de dar? -- rugió Villa.

Velasco se dio cuenta de que acababa de provocar la legendaria furia de Villa.

-- No mi general, no me mal entienda, es que...

Villa le clavó su mirada de fuego.

-- ¿Es que qué? -- preguntó acentuando su indignación en el último «qué». El hombrecito tragó saliva: sabía que no tenía escapatoria alguna.

-- ¿Es que qué? -- repitió Villa colérico.

Como pudo el licenciado Velasco empezó a articular frases con la esperanza de suavizar el enojo del jefe revolucionario.

-- Es que mire usted, a mí la verdad me apena que, sin méritos en el campo de batalla, me dé usted, así nomás, un grado tan alto, y yo, en serio, que para esto de la guerra soy...

Velasco se quedó callado cuando sintió que los ojos de fiera de Villa lo recorrían de arriba abajo y de abajo arriba. Presentía que con seguridad una tormenta de injurias se desataría sobre sí y que su sentencia de muerte se dictaría de un segundo a otro, haciendo que su cabeza fuese a rodar entre las de los demás. Pero no, el general sonrió, le dio una palmada en la espalda que casi lo derriba y le dijo con voz pausada:

-- Tiene usted razón amiguito, si lo hago capitán así porque sí se hablaría mal de eso entre mi gente y eso no me gustaría nada ¿verdad? Mejor le vamos a dar el grado de sargento y si se porta bien a la hora de los chingadazos me lo retacho a capitán. Ahora hágame el favor de acompañar al sargento Ortiz que lo va a proveer de uniforme y lo necesario y lo va a reportar con el coronel González que es el jefe de su brigada. Y usted Ortiz, me cuida bien a nuestro nuevo compañero.

-- Sí mi general.

A los dos ayudantes de Feliciano Velasco y Borbolla de la Fuente también se les incorporó a la División del Norte. A la postre resultaron ser el cabo Juan Álvarez, el larguirucho de mirada vivaz, y el soldado raso Julio Belmonte, el mocetón mofletudo, quienes bajo las órdenes directas del sargento Feliciano Velasco integraron el «Escuadrón Guillotina de Torreón», nombrado así en honor de la ciudad recién tomada y cuyos únicos miembros eran sólo ellos tres.

El sargento Ortiz los proveyó de uniformes y demás enseres militares, como botas, municiones, cantimploras (objeto que se otorgaba únicamente a los oficiales de más alto rango, pero que, dada la importancia que la guillotina tenía dentro de los planes futuros de la Revolución, les era entregada con honores al licenciado Velasco y sus asistentes), cuchillo, pistolas (la del sargento Velasco era una Smith and Wesson con cachas nacaradas, un honor reservado a los oficiales, etcétera), rifles de repetición Winchester, así como sus respectivas insignias.

Los uniformes, que eran de una sola medida y que parecían ser confeccionados para ser portados por tipos de la estatura de Villa, les sentaron de maravilla al cabo Álvarez y al soldado Belmonte, que, de una forma u otra, arremangando por aquí, recortando por allá, habían logrado que les quedaran. No así al sargento Velasco, a quien la camisola le quedaba como abrigo y los pantalones como alberca. Hubo necesidad de confeccionarle un uniforme especial.

El sargento Ortiz los presentó al coronel González, jefe militar de la brigada «Guadalupe Victoria», quien los recibió con sumo agrado. El coronel ordenó a filas, y enfrente de la brigada completa resaltó el valor, la enjundia y la fe revolucionaria de los nuevos compañeros de armas (y eso que no tenía ni cinco minutos de haberlos conocido). Un abrazo fuerte y prolongado del coronel González al sargento Velasco y un saludo de manos afectuoso y cordial al cabo Álvarez y al soldado Belmonte sellaron el ingreso de los tres nuevos miembros de la brigada «Guadalupe Victoria». Terminado el acto y después de disparar salvas en su honor, se les asignó una tienda de campaña para ellos tres con sus respectivos catres (un honor reservado a los oficiales de más alto rango, etcétera).

Copyright © 1991 por Guillermo Arriaga



Continues...


Excerpted from Escuadrón Guillotina (Guillotine Squad) by Guillermo Arriaga Copyright © 2007 by Guillermo Arriaga. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews