Escuela Dominical el Corazon de la Iglesia: El Corazon de la Iglesia

Escuela Dominical el Corazon de la Iglesia: El Corazon de la Iglesia

by Ralph Williams

Paperback

$7.99
View All Available Formats & Editions
Choose Expedited Shipping at checkout for guaranteed delivery by Wednesday, December 19

Product Details

ISBN-13: 9780829734782
Publisher: Vida
Publication date: 07/11/2003
Pages: 90
Product dimensions: 5.40(w) x 8.20(h) x 0.30(d)
Age Range: 18 Years

Read an Excerpt

Escuela Dominical el Corazon de la Iglesia


By Ralph Williams

ZONDERVAN

Copyright © 2013 Ralph Williams
All rights reserved.
ISBN: 978-0-8297-3478-2


CHAPTER 1

LA HISTORIA DE LA ESCUELA DOMINICAL


I. La educación religiosa en el Antiguo Testamento

A. En los días de los primeros patriarcas, el padre era responsable de la enseñanza religiosa de la familia. Génesis 18:19. Los padres ejercen una profunda influencia en la vida de sus hijos. 1 Reyes 15:1,2,9,11.


B. Moisés había de enseñar la ley de Dios al pueblo, y los padres a su vez enseñarla a sus hijos. Deuteronomio 4:9, 14; 6:6, 7. La bendición de Dios dependía de la obediencia. Deuteronomio 11:8,19-21,26-28.


C. Los levitas

1. Su origen. Génesis 29:34.

2. Su deber. Levítico 10:9-11. Dedicados a servir a Dios. Deuteronomio 10:8.


D. La sinagoga. Antes de la cautividad en Babilonia, el pueblo de Dios le adoraba en Jerusalén. En Babilonia esto era imposible, así que se construían lo que se llamaban sinagogas, no para hacer en ellas los sacrificios ceremoniales, sino para la oración e instrucción.


E. La prosperidad en proporción a la fidelidad en la enseñanza. Lea la historia de Josafat en 2 Crónicas 17:9,10, 12.


F. La buena enseñanza resulta en avivamiento. Nehemías 8, 9, 10. Existía una relación estrecha entre la fidelidad de los levitas y la condición espiritual del pueblo de Dios. 2 Crónicas 15:115.


II. La educación religiosa en el Nuevo Testamento

A. La Gran Comisión que Jesús dio a sus seguidores tenía dos aspectos: predicar (haced discípulos) y enseñar. Mateo 28:19,20.


B. El ministerio de Jesús.

1. Principalmente de enseñar; Mateo 4:23; 13:54; Marcos 1:22; y Mateo 5, 6, 7.

2. Daba clases a los discípulos preparándoles para su futuro ministerio. "Discípulo" quiere decir "alumno". Marcos 9: 31; Mateo 10:1, 5, 24, 25.

3. Se le llamaba "Maestro". Juan 3:1, 2; 13:13.


C. En la nueva iglesia en Jerusalén "no cesaban de enseñar y predicar".


D. El apóstol Pablo.

1. Consideraba la enseñanza como una parte principal de su ministerio. 2 Timoteo 1:11.

2. Encargó a Timoteo que enseñara y que también preparara a otros para enseñar. 1 Timoteo 4:11; 2 Timoteo 2:2.

3. Los líderes de la iglesia primitiva habían de ser hombres preparados para enseñar. 2 Timoteo 2:24; 1 Timoteo 5:17.

4. El ministerio de enseñar es uno de los dones del Espíritu Santo mencionados en 1 Corintios 12:28.


E. La responsabilidad de los padres. Efesios 6:4; Proverbios 22:6.


III. Desde el Nuevo Testamento hasta la Reforma

Durante las edades del obscurantismo la iglesia cristiana, contaminada por el mundo, se descuidaba de la instrucción de los niños, o mejor dicho, de todos sus miembros. Después de la Reforma, bajo la influencia de Lutero y sus colaboradores, se prepararon unos catecismos. Estos empero eran enseñados por los pastores en las iglesias, en clases de adultos. Todavía no había aparecido la idea de tener clases especiales para la enseñanza religiosa de los niños.


IV. Roberto Raikes

A. Quién era.

En el año 1781 vivía en Gloucester, Inglaterra, un editor de un diario, que se llamaba Roberto Raikes. Era cristiano y un ciudadano de cultura que anhelaba servir a Dios y a su prójimo.


B. Su obra.

Los ciudadanos de Gloucester habían notado que en los barrios pobres de la ciudad se había desatado una ola de pillaje y vandalismo entre los niños. Estos ciudadanos elevaron una súplica al señor Raikes pidiéndole que por medio de su diario pusiera una buena reprimenda a los padres de esos niños malhechores. Pero Raikes vio que eso no era todo lo que se debía hacer. Dios le hizo comprender la verdadera condición moral y espiritual de estos niños. Rodeados de toda clase de vicio, no tenían nada para ayudarles a vivir una vida mejor. Raikes propuso, con la ayuda de Dios, abrir una escuela donde no solamente se les enseñara a leer y a escribir, sino principalmente la Palabra de Dios.

Lo extraño es que Roberto Raikes estuviese solo en esa empresa benévola. En lugar de simpatía, recibía burlas y oposición. Pero a pesar de todas las dificultades, este hombre de Dios seguía con sus planes. Al fin encontró una casa adecuada y abrió allí la primera escuela dominical de los tiempos modernos.


C. Los resultados.

La lucha en el principio era terrible, porque los niños no querían reformarse ni recibir instrucción; pero Raikes y sus ayudantes seguían luchando y orando, y al fin tuvieron buen éxito. La primera casa se llenó y consiguieron otras, hasta que se establecieron escuelas dominicales en todos los barrios pobres de la ciudad.

El resultado más importante era la salvación de las almas de muchísimos niños que fue efectuada por las escuelas dominicales establecidas por Raikes.

Juan Wesley fue el amigo más poderoso que encontró este nuevo plan. Wesley pronto reconoció sus méritos y escribió: "Creo en verdad que estas escuelas dominicales son las instituciones más nobles que han aparecido en Europa por siglos. Se aumentarán más y más si los maestros y los oficiales son fieles a sus deberes".

En sólo cuatro años se establecieron escuelas dominicales con dos mil quinientos alumnos, y cuando murió Roberto Raikes en 1811, la asistencia en todas las escuelas había crecido a cuatrocientos mil.


V. La Escuela Dominical hoy día

Aunque la escuela dominical tuvo su origen en Inglaterra, se desarrolló y creció con más rapidez en América. Uno de los primeros obreros en la escuela dominical, Esteban Paxson, fue convertido por medio de su hija, y ella había sido salvada en una escuela dominical. Su padre dedicó su vida a esta obra. Viajaba de una aldea a otra, en medio de peligros y penalidades indecibles, y organizó 1.314 escuelas dominicales con 83.405 alumnos y maestros. Durante todo el siglo diecinueve el crecimiento de este movimiento seguía del mismo modo. Hoy en día hay más alumnos y maestros de escuela dominical en los continentes de América que en cualquier otra parte del mundo.


VI. El plan de avance

A. Cómo se formó.

Hoy día la escuela dominical se encuentra diseminada en todas partes del mundo, gracias al esfuerzo de personas consagradas que lucharon para el desarrollo de este departamento importante de la iglesia. La América Latina cuenta con muchos movimientos evangélicos y en todos ellos se da gran énfasis a la educación religiosa y al departamento de la escuela dominical.

Durante muchos años los dirigentes de las Asambleas de Dios en las Américas han estado trabajando en colaboración para establecer un reglamento uniforme, mediante el cual el progreso de las escuelas dominicales pueda evaluarse. El plan que ha surgido a raíz de muchos estudios y mucha oración, se llama el Plan de Avance.

Los pasos del Plan de Avance fueron elegidos por una comisión de dirigentes de la escuela dominical. Esta comisión estaba compuesta de hermanos y hermanas con muchos años de experiencia en distintos países. Recibieron ideas y sugerencias de pastores y laicos de distintos puntos de la América Latina. Estudiaron la Biblia para encontrar en ella los pasos dados por la iglesia primitiva y los métodos de Cristo y de los apóstoles. Investigaron en las escuelas dominicales más prósperas para descubrir sus cualidades sobresalientes y los métodos que les rindieran los mejores resultados. Finalmente hicieron un resumen escrito de las características esenciales de una buena escuela dominical.


B. Su propósito.

El Plan de Avance es, entonces, una lista de cualidades esenciales para la prosperidad y el crecimiento de una buena escuela dominical. Su propósito es proporcionar una guía para los dirigentes en el establecimiento y mantenimiento de una escuela dominical próspera. Sirve de regla para medir y evaluar el trabajo que se lleva a cabo dentro de ella.


C. Su revisión.

Con el paso de los años, se hizo evidente que los ocho puntos del Plan de Avance necesitaban revisarse, para concordar con el adelanto en las escuelas dominicales de la América Latina. El Departamento de Misiones al Exterior de las Asambleas de Dios designó una comisión especial para que se abocara al estudio y evaluación de la situación, y sugiriera algunos planes para el futuro.

El objetivo de la Comisión consistía en ampliar el Plan de Avance, a fin de abarcar diez aspectos o pasos básicos, y fortalecerlo mediante requisitos definidos, de manera que cualquier punto débil de la escuela dominical local pueda ser puesto al descubierto y corregido, y el progreso y las mejoras conocidas y apreciadas. En el año 1965 salió de la imprenta la revisión corriente del Plan de Avance.
(Continues...)


Excerpted from Escuela Dominical el Corazon de la Iglesia by Ralph Williams. Copyright © 2013 Ralph Williams. Excerpted by permission of ZONDERVAN.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews