Esperanza del cielo: 8 mensajes divinos de seguridad a un padre en aflicción

Esperanza del cielo: 8 mensajes divinos de seguridad a un padre en aflicción

Paperback

$11.69 $12.99 Save 10% Current price is $11.69, Original price is $12.99. You Save 10%.
View All Available Formats & Editions
Eligible for FREE SHIPPING
  • Want it by Tuesday, October 23?   Order by 12:00 PM Eastern and choose Expedited Shipping at checkout.

Overview

Esperanza del cielo: 8 mensajes divinos de seguridad a un padre en aflicción by Alan Hallene, Jr., Erin Keeley Marshall, Alan M Hallene Jr.

Este es un libro muy diferente sobre el cielo. En Esperanza del cielo, un padre recibe la seguridad de volver a reunirse en el cielo con su hijo, mientras el hombre acuna el cuerpo de su hijo después de su suicidio.

Al Hallene descubrió el cuerpo de su hijo, estudiante universitario, después de que Alex se hubiera ahorcado. Mientras Al esperaba a que llegasen las autoridades, tuvo diez minutos a solas con Alex. Durante ese tiempo desgarrador, Dios le dio a Al ocho«visiones» de consuelo y seguridad del cielo, donde padre e hijo se reunirían algún día. A medida que Al relata esos alentadores momentos, a los lectores se les recuerda la dulce esperanza del cielo que todos compartimos.

Product Details

ISBN-13: 9780718021375
Publisher: Grupo Nelson
Publication date: 05/26/2015
Pages: 176
Product dimensions: 5.20(w) x 7.90(h) x 0.60(d)

About the Author

Erin Keeley Marshall is the author of Navigating Route 20-Something (Harvest House 2008) and The Daily God Book (Tyndale House 2009). She spent the early years of her career as an editor at Tyndale House Publishers and has edited and written for several Christian publishing companies throughout the United States. She lives in Arkansas with her husband, Steve, and their two children.

Read an Excerpt

Esperanza

Ocho Mensajes Reconfortantes De Dios A Un Padre Afligido


By Alan M. Hallene Hijo, Erin Keeley Marshall, Graciela Lelli

Grupo Nelson

Copyright © 2015 Alan Hallene Jr.
All rights reserved.
ISBN: 978-0-7180-2139-9



CHAPTER 1

De aquellos días a este

Pero tú, Señor, me rodeas cual escudo; tú eres mi gloria; ¡tú mantienes en alto mi cabeza! Clamo al SEÑOR a voz en cuello, y desde su monte santo él me responde.

Salmos 3.3–4


En las tempranas y oscuras horas del 2 de octubre de 2008 mi hijo mayor, Alex, dejó un mensaje en mi celular. Muy pocas palabras, pero que cambiaron mi vida para siempre.

Perdí la llamada, la última suya para mí, porque mi teléfono estaba cargándose en la sala.

Él había dejado un mensaje en mi teléfono dos días antes, diciéndome cuán orgulloso se sentía de mí, y que yo era su héroe. Ese me pareció demasiado cariñoso, pero este me hizo temblar al oírlo más tarde esa mañana.

«Papá, te quiero. Lamento defraudarte a ti y a mamá. Adiós ...».

Sus palabras y su tono hicieron que un cúmulo de temores me estrujaran el corazón. Frenéticamente, traté varias veces de hablar con él por teléfono. Incluso llamé a mis otros dos hijos, Bryan y Jimmy, pero ellos no habían oído nada de él. Así que corrí al coche y conduje las tres horas de mi casa en Moline a nuestro condominio en Champaign, en donde Alex vivía mientras estudiaba su último año en la Universidad de Illinois.

Cubrí la distancia en dos horas, casi ni podía respirar mientras me apuraba para ayudar a Alex. Era un trayecto familiar. Había recorrido esas carreteras incontables veces, muchas de ellas en meses recientes. Durante todo ese semestre y el año escolar anterior, hice el hábito de ir a ver a Alex cada dos semanas o algo así, para comprarle víveres y llenar su todoterreno con gasolina; en realidad, simplemente, para ver cómo estaba. Sabía que él había estado batallando con las presiones de los estudios, pero parecía que estaba saliendo avante después de un tiempo difícil.

Nunca el camino había pasado tan rápido, sin embargo me pareció tan largo. Aunque en realidad no lo sabía, para mis adentros supe que ya se había ido. Quería estar allí con todo mi ser, ver su sonrisa y mostrarle que mis instintos estaban errados, oírle reírse, oírle decir en son de broma: «Tranquilízate, Al. ¿Qué mosca te picó?». Esta vez, me prometí a mí mismo, ni siquiera le reprocharía por el cigarrillo que me imaginaba que colgaría de sus labios al decirlo. Con todo mi ser quería hacer que el reloj diera marcha atrás y exigir que lo hicieran de nuevo, para espantar el tenebroso tornado que me carcomía.

Finalmente llegué al complejo multifamiliar, detuve el coche en la rampa de acceso, y corrí a la puerta. Estaba con llave, pero pegada allí había una nota de Alex escrita con su puño y letra. ¡No entrar! Llamen a Al Hallene. Había añadido el número de mi celular.

Con el corazón encogido, corrí toda la distancia de los jardines del complejo y doblé por el más lejano, regresando por los patios traseros hasta el de nuestra vivienda. Mis emociones deben haberme enviado a una confusión frenética para correr todo el largo de una cancha de fútbol, cuando bien habría podido haber tomado un atajo entre dos edificios.

Al fin me detuve mirando el ventanal trasero. Las persianas estaban abiertas y mis temores se confirmaron. Estaba contemplando el escenario de muerte de mi hijo. Su cuerpo estaba colgando de una cuerda, obviamente sin vida.

Las rodillas me fallaron y caí.

Luché para pararme y busqué alrededor un macetero o algo pesado para romper la ventana. Pero entonces tuve la corazonada de que Alex hubiese dejado la puerta sin llave. Así fue, entré a la carrera y —de alguna manera— lo alcé y le quité la horca antes de que cayéramos juntos al piso.

Mientras temblaba llorando, sentí la dureza del cuerpo de Alex. Era evidente por la rigidez y lo frío de su piel que ya se había ido. Sin embargo, traté de darle respiración artificial. Había fallecido horas antes, probablemente poco después de dejarme aquel mensaje grabado a altas horas de la noche.

Lo abracé y lo mecí. Fue todo lo que pude hacer en ese instante. Discutí con Dios para que me dejara cambiar de lugar con mi hijo, ese chico con pelo negro y rasgos como los míos. Sus hermosos ojos, con los que me clavó su mirada en los primeros momentos de su vida, no me dijeron nada cuando los miré.

Pasaron los minutos y entonces, por entre mis lágrimas, vi un sobre pequeño en una mesita cercana. Me las arreglé para tomarlo y me esforcé por leer las últimas palabras de Alex, garrapateadas con la letra manuscrita por la que los miembros de la familia siempre le habían hecho bromas. Lo lamento, por todos, especialmente por mi familia. Ustedes, todos, son excelentes personas. Por favor, traten de perdonarme. Los quiero a todos.

Esas pocas y penetrantes palabras revelan la esencia de lo que era Alex: un gran hijo y un excelente hermano mayor que amaba a su familia y se preocupaba tanto por los demás que lamentaba que su acción nos causara tanta af licción.

Decir que ese momento no tenía sentido para mí, era subestimar aquello de manera enfermiza y ridícula. Casi veintitrés años de aprendizaje y crecimiento, risas y disciplinas, conversaciones acerca de acontecimientos al azar y de grandes asuntos de la vida, vacaciones y días feriados, incontables partidos deportivos, risas y triunfos —todas las cosas que disfrutamos con nuestros seres queridos, minuciosidades relacionales que vivimos sin notarlas— todo había desaparecido. El dolor de la aflicción casi me atragantó en esos primeros minutos.

Ese hijo al que abrazaba era el mismo muchacho intrépido que había salido disparado por encima del manubrio de su bicicleta, sacándose dos dientes frontales antes de empezar el prescolar. Era el muchacho que cayó de cabeza desde la parte más alta de los aparatos del patio de recreo y se rompió ambos brazos en el segundo grado. Esos brazos que se habían vuelto sólidos y musculosos conforme crecía; y que ahora no se movían.

Alex había batallado en la cancha de fútbol estadounidense, en la de tenis, en el campo de golf, en la cancha de béisbol y en la piscina; ganando una vez tras otra. Se suponía que debía ganar esta batalla. Había nacido para ganar. Lo había hecho una y otra vez, desde sus primeros momentos al salir del vientre, con pasión, gracia y risa. Alex nunca se rindió en nada ni tampoco retrocedió ante un reto. Su decidido avance por la vida hacía incluso más increíble el que se hubiera ido.

Qué habría dado por verlo sentarse, oírle echarme en cara mi actitud con un: «¿Qué húbole, Al?».

Él sabía que recibiría el doble de mí cada vez, y que yo le respondería: «¡Un momento, Alex! ¡Yo soy tu papá!».

Al fin la cruda realidad se hizo patente e hice de tripas corazón para llamar al que fue mi compañero de dormitorio en Illinois y amigo íntimo —Jim— para que me ayudara llamando a las autoridades. Rogué que Jim, exitoso hombre de negocios que viajaba por todo el estado, estuviera en la ciudad. Como siempre, que estaba conmigo en el momento en que más lo necesitaba, contestó su teléfono.

Tartamudeé:

—Jim, estoy en nuestro condominio. Alex tuvo... un terrible accidente. Está muerto, y ... necesito que llames a las autoridades.

—Las llamo enseguida. Jani y yo estaremos allí pronto.

Él debe haber sabido que yo no podía responder preguntas en ese instante.

Sabía que, en breve, el tiempo con mi hijo se acabaría. No tenía ni idea de cómo se suponía que me apartara de él cuando llegara la policía. ¿Cómo deja uno que un hijo se le vaya? ¿Podría gritar esa pregunta tan alto como para recibir respuesta?

No hay en mi vida muchos momentos que la alteren singularmente, pero ese fue uno de ellos. Sin advertencia, todos mis sueños con Alex se desvanecieron. Cuando él era pequeño, yo fui su protector. Hasta cierto punto yo, junto con su madre —mi exesposa Mindy—, teníamos bajo control la mayoría de las cosas que le afectaban. El poder de mi influencia en su vida me había sido arrancado y no sabía cómo hacerle frente. Un acto redefine tanto. Todo lo que pude hacer fue abrazarlo y afligirme por todo lo que él, su familia, sus amigos, el mundo y yo habíamos perdido dado que Alexander Montgomery Hallene había muerto. Los pensamientos se precipitaban en caóticas olas.

Todo lo que en realidad sabía era cuánto necesitaba a Dios para mi próxima respiración, que brotaba tan difícilmente de mi pesado corazón. Lo necesité en las próximas horas mientras buscaba cómo decírselo a la madre de Alex y a sus hermanos.

Entonces, en esos diez minutos antes de que llegaran Jim y las autoridades, una serie de imágenes se desplegaron en mi mente, tanto que me aturdieron por su claridad y su poder. Aparecieron en forma ordenada a pesar de la devastación. Sin duda yo estaba perplejo y, sin embargo, siempre pensé que era una persona sensata, como cualquier ingeniero aburrido, nada proclive a imaginaciones dramáticas.

Pero en ese, el peor día de mi vida, experimenté una serie de milagros, o percepciones, o sentimientos, todos de naturaleza espiritual, que me ayudaron a lidiar con la pérdida de mi hijo. Por naturaleza soy una persona extrovertida, pero no tiendo a hablar acerca de algo tan personal como esa experiencia. Con todo, desde poco después de ese día, me he sentido compelido a hacer precisamente eso, aun cuando escarbar los recuerdos evoca gran dolor.

Por un tiempo vacilé en cuanto a expresar los ochos mensajes que recibí en esos diez minutos a solas con el cuerpo de Alex. Temía que la gente no los tomara en serio o que los viera como invenciones mentales inducidas por el trauma. Pero desde esa tarde no ha variado mi firme certeza de que Alex está feliz y seguro, por lo que quiero que otros tengan la misma certeza de lo que les espera a ellos y a sus seres queridos después de la muerte.

Este escrito no tiene la intención de ser una especie de guía para enfrentar las pérdidas humanas. Mi propósito es sencillamente contar la confirmación de Dios a un individuo normal, no ostentoso, de un cielo real y un Salvador vivo, que ama.

Hoy, con varios años inmerso en esta tristeza, puedo reflexionar y reconocer cuánto necesitaba al Señor siempre presente, no en la manera tan distante que siempre concebí al Creador del universo.

Esos ocho mensajes siguen vívidos en mí, todavía me confortan, todavía me recuerdan que todos anhelamos abrazar la esperanza del cielo para nuestros seres queridos y para nosotros mismos.

¿Son ocho imágenes visuales suficientes para consolar mi corazón? No; pero lo son para darme una vislumbre de lo que Dios ha preparado para cada uno de nosotros. Son suficientes por ahora.

CHAPTER 2

Cíclelo en Minnesota

El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce; me infunde nuevas fuerzas.

Salmos 23.1–2


Conforme la aflicción y el aturdimiento me sobrecogían CC mientras abrazaba a mi muchacho, un cuadro sorprendentemente real me vino a la mente. Como si un vídeo se reprodujera, vi a Alex y a mi finado padre («Papa», para sus nietos), en el bote de pesca de papá en nuestra casa de verano en Walker, Minnesota. Llevaban puestos sus chalecos salvavidas, y se reían, alejándose del muelle con sus aparejos de pesca, esperando que picara «el grande».

Reconocí el hermoso cielo azul y las voluminosas nubes que cubrían nuestra cabaña de vacaciones en el Lago May. Con el correr de las décadas, pasamos allí incontables días; para nuestra familia, todavía es nuestro cielo en la tierra.

Con las lágrimas surcándome el rostro, pensé brevemente que era un grato recuerdo de nuestros días más felices en lo que papá siempre llamó «la tierra de Dios». También le gustaba decir: «No importa lo mal que se pongan las cosas, siempre puedes ir al lago, echar un anzuelo al agua y arreglarlas». Pensé en lo bondadoso que era Dios para darme ese don en mi aflicción, hasta que me di cuenta de que la escena no era un recuerdo para nada. Seguía repitiéndose, como si fuera en tiempo real, con audio.

Las suaves olas acariciaban al bote, y oí las risas de mi padre y de mi hijo. No puedo describir la magnitud del entusiasmo y la felicidad que sentí. Recuerdo, eso sí, que fue más poderoso que la aflicción por un breve momento. Y entonces, casi tan rápido como la imagen me vino a la mente, se desvaneció.

Pero entonces sucedió otra cosa asombrosa. En vez de volver a desesperarme, entendí que había recibido un don de lo más inesperado y maravilloso. Se me había permitido ver y oír de nuevo a mis dos héroes, felices y sanos, disfrutando de su actividad favorita: la pesca. Había tenido una vislumbre de un suceso actual, justo en ese instante. Pero, ¿en dónde estaba sucediendo eso?

Creo que estaban en el cielo, no encima de unas nubes gigantes tocando arpas, sino actuando como las personas vivas, gozosas, que habían sido gran parte de su tiempo en la tierra.

Sin embargo, tan importante como el mensaje que Dios envió fue el hecho de que creo firmemente que él me dio la inteligencia y la fe para entender la certeza del mismo. Yo no habría tenido tal poder sin la capacidad de captarlo. No soy tan ingenioso ni tan creativo como para inventarme eso, ni tengo poderes especiales para encontrarme con la única posible piedra angular en mi vida que pudiera, aunque sea momentáneamente, amortiguar los sentimientos trágicos que atravesaba. Cuán vívida sigue siendo esa escena para mí años después. La claridad de mi «vídeo» sigue asombrándome. No fue un sueño ni un suceso inventado, ilusorio. Sucedió. Fue como si Jesús me hubiera dado una sutil vislumbre de las cosas buenas por venir.

Esa escena de nuestra casa del lago fue la más efectiva que Dios pudo haber escogido para comunicarme su paz. Dios siempre me ha bendecido con ese retiro en Minnesota, escenario de miles de felices eventos familiares a través de los años. Es nuestra herencia, un lugar donde hay vida, donde se pasa el legado de generación en generación. Mi abuelo y mi abuela Hallene empezaron a ir allá en la década de los treinta y mi madre me dijo que yo había estado allí todos los años desde que tenía pocos meses. Así que continué la misma tradición con mis hijos.

Alex y mi padre tenían un vínculo especial, lo que hizo el verlos juntos en esa visión mucho más significativo. Recuerdo una mañana cuando Alex tenía un mes de nacido. En ese tiempo vivíamos en Texas, pero habíamos viajado a Quad Cities y estábamos quedándonos con mis padres por Navidad. Me desperté a las seis de la mañana para cumplir con mi turno de dar de comer a mi muchacho. Mi padre ya se había levantado y las lágrimas le llenaron los ojos mientras tenía en sus brazos a su nieto. Cuando le pregunté si algo andaba mal, afirmó: «Cuando tu propio hijo tiene su hijo, sabes que la vida continúa».

Alex fue el primer nieto de ese lado de la familia y, en honor a esa posición, mi padre le regaló un bote de pesca color rojo al que todos todavía nos referimos cómo «el bote de Alex». En la imagen que recibí en el condominio, Papa y Alex estaban en el bote de papá, pero el de Alex sigue todavía en la cabaña.

Cada año desde que Bryan y Jimmy eran pequeños hasta que papá falleció, le preguntaban: «Papa, ¿cuándo vamos a recibir un bote?». Finalmente se convirtió en broma de familia cuando ellos siguieron haciendo la pregunta siendo adolescentes.

Alex tenía un corazón tierno que creció incluso más que él. Después de varias horas de pesca un día, mi papá trajo a la casa los pescados para limpiarlos. El pequeño Alex estaba entusiasmado al ser parte de la acción, seguro de que podía ayudar con los pescados que coleteaban al prepararlos para comerlos. Pero tan pronto como papá cercenó la cabeza de uno e hizo el primer corte con el cuchillo, Alex frunció el ceño y bajó la cabeza: «Papa, ¿lloran los peces?».

Papá había pasado muchas horas ayudando a mis muchachos a que aprendieran a pescar. Un día de verano llevó a Bryan en el bote. Al poco tiempo Bryan estaba batallando por capturar un grandote. Estaba sacando al enorme lucioperca del agua junto al bote cuando el pez coleteó una vez más, se libró y cayó de nuevo al agua. Bryan quedó devastado.

Para llover sobre mojado, al día siguiente mi padre salió a pescar y atrapó un pez enorme que, encima de eso, tenía en la boca un sedal y un anzuelo familiares. Era el pez de Bryan que se había escapado. Pero papá fue el que lo trajo a casa, así que el pescado era de papá. Lo montó sobre la chimenea como su trofeo de pesca, una vista que aturde a Bryan cada vez que la ve. Es bastante comprensible; es un pescado hermoso.

Ningún otro lugar como el Lago May tiene para mí tanto significado e historias. En los tiempos difíciles, voy allá, me recupero y me siento otra vez yo mismo, en mis cabales.

Como familia celebramos allí muchos días de la Independencia, que es un gran evento en Walker. Durante el desfile anual por el Día de la Independencia, mis hijos y sus primos atrapan confites en nuestro lugar acostumbrado en las aceras, junto a la esquina de la heladería. Mi padre a menudo conducía su modelo A 1931 junto con los demás coches antiguos por la ruta del desfile. Algo así como un millar de personas asistían al festival de carros alegóricos y exhibiciones, pero la multitud parecía más bien como si fueran diez mil.

Mi hermano y mis dos hermanas a menudo venían al lago con sus familias, por lo que la atmósfera se llenaba de diversión, pesca y golf en el club campestre. Los dueños del club incluso podaban un sendero para que pudiéramos conducir nuestro viejo coche de golf de 1960 desde nuestra cabaña hasta el punto de salida del primer hoyo.

Walker es un lugar gozoso y familiar, donde la vida es sencilla; donde evitábamos los restaurantes y preferíamos asar carne a la parrilla —o la pesca del día— en nuestro patio mientras contemplábamos el sol reflejándose en las olas que nos daban otra vez las buenas noches.


(Continues...)

Excerpted from Esperanza by Alan M. Hallene Hijo, Erin Keeley Marshall, Graciela Lelli. Copyright © 2015 Alan Hallene Jr.. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

1. De aquellos días a este, 1,
2. El cielo en Minnesota, 11,
3. Nuestro tiempo ... su tiempo, 21,
4. El don de la vida, 33,
5. Cosas de la vida, 55,
6. Dios también es Papá, 73,
7. Al otro lado del puente, 85,
8. Razón para la esperanza, 97,
9. La devolución de Alex, 109,
10. Esperanza más allá de la depresión, 121,
11. Hasta que nos volvamos a ver, 139,
Notas, 161,
Acerca de los autores, 163,

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews