La Novela De Mi Vida

La Novela De Mi Vida

by Jorge Zanvettor

Paperback

$14.99
View All Available Formats & Editions
Eligible for FREE SHIPPING
  • Want it by Tuesday, September 25?   Order by 12:00 PM Eastern and choose Expedited Shipping at checkout.

Product Details

ISBN-13: 9781426972898
Publisher: Trafford Publishing
Publication date: 09/23/2011
Pages: 300
Product dimensions: 6.00(w) x 9.00(h) x 0.67(d)

Read an Excerpt

LA NOVELA DE MI VIDA

Buenos Aires, New Jersey
By Jorge Zanvettor

Trafford Publishing

Copyright © 2011 Dr. Jorge Zanvettor
All right reserved.

ISBN: 978-1-4269-7289-8


Chapter One

MI INFANCIA

Me llamo Jorge Zanvettor; soy natural de la ciudad de Buenos Aires.

Nací el 31 de Julio de 1935.

Mi madre se llamaba Idelma Veronesi, había nacido en un pequeno pueblo llamado Lugo, en la ciudad de Verona, el 19 de septiembre de 1906.

La razón de mi nacimiento y del porqué y como nací, obedece a 2 causas distintas. Una el hecho natural de la decisión de mis padres de procrearme.

La segunda razón obedece a las circunstancias fortuitas de una complicación obstétrica que mi madre sufriera.

Durante el embarazo ella enfermó de pleuresía purulenta.

La pleura es una membrana que envuelve a los pulmones.

Por aquel entonces no existían en el armamentarium farmacológico

ni sulfamidas, ni antibióticos.

De manera obvia, que el resultado final del tratamiento a que fuera sometida, dependía de la suerte, la Voluntad Divina, la eficacia del drenaje de la cavidad pleural, la resistencia de su debilitado organismo, y la maldita agresividad de los gérmenes responsables de esta cruenta enfermedad.

A medida que avanzaba su embarazo, su condición física desmejoraba.

El deterioro de su salud obligó a los médicos tratantes a proponerle a Mamá, como recurso extremo, para salvarle la vida, la realización de un aborto terapeútico.

Aquí hago un alto en el camino y me permito la clarificación del concepto de SUPER MADRE o MADRAZA, como conocemos en Argentina, a aquellas madres que en tan triste disyuntiva, priorizan la vida de su hijo antes que la suya.

LOS DOS....O NINGUNO, fue su lacónica respuesta.

Supongo que el Supremo Hacedor, desde el Cielo, hizo un guino favorable.........y un día, nací yo.

Cuando tuve edad de comprender, mi madre solía describir mi condición de neonato, como un recién nacido flaquito, negrito y arrugado.

De donde deduzco que yo fuí un bebé prematuro; o un bebé con retardo de desarrollo intrauterino, o una combinación de ambos factores. Mi padre se llamaba Juan Zanvettor.

El era oriundo de la ciudad de Treviso, Italia, ciudad que se caracteriza entre otras cosas por el buen humor de sus gentes; y la calidad de su GRAPPA, una de las mejores del mundo.

No puedo asegurarlo, pero el buen humor de los habitantes de Treviso. puede guardar estrecha relación........con la calidad de su GRAPPA.

Ja, ja,ja..........

El era de profesión albail.

Emigró a la Argentina siendo muy joven, después que concluyera la Primera Guerra Mundial..

Allí en la Argentina, conoció a mi madre.....se enamoraron, para finalmente contraer matrimonio Fue un gran trabajador, capaz y responsable.

Por ese entonces, se trabajaba de sol a sol.

No existían leyes laborales que protegieran al trabajador.

Ante la carencia circunstancial de trabajo, debió marchar a la provincia del Chaco durante un largo tiempo, para así sustentar las necesidades de nuestra familia, o sea Mamá, mi hermano Walter y yo.

QUE ENTEREZA, QUE ESPÍRITU DE SACRIFICIO EL DE MI PADRE..

Una trágica jugarreta del destino, su inesperado fallecimiento, me privó de su companía, de su guía, que tanta falta me hacían en esos dorados anos de mi infancia.

Ahora paso a relatarles el como y el porqué, de tan humana tragedia.

A pesar de sus largas jornadas de trabajo, él encontraba siempre tiempo y ganas para el logro concreto de su más ambicionado sueno......LA CASA PROPIA.

Trabajaba en ella sin desmayos, hasta que la luz natural del sol se apagaba. Restaba poco tiempo para que su sueno se convirtiera en realidad.

Un día cuando caía la noche, el estaba lustrando un piso de mosaicos, con la ayuda de mi abuelo materno.

Lo primero fué conectar la máquina de lustrar al toma de corriente, y al alargar el cable de la máquina con la mano, no advirtió que este carecía en un tramo de la capa externa aislante.

La descarga de corriente(220 voltios), lo arrojó a un par de metros de distancia, cayendo fulminado.

Mi madre que estaba cebando mates, y me tenía a mi en brazos, pudo ver a través de una ventana que comunicaba con el patio donde mi padre trabajaba, la totalidad del drama..

Corrió presurosa y angustiada al grito de GIOVANNI, GIOVANNI.......

Se abrazó a su cuerpo inerte, y le dijo ADIÓS, en el lenguaje mudo de la desolación infinita........

Por ese entonces los vecinos concurrieron presurosos a prestar su ayuda.

Sin embargo, debido a la falta de conocimientos sobre resucitación cardiorespiratoria, una vida que pudo ser salvada, no lo fué.

Ano 1939; todavía se hacían sentir en el mundo entero los efectos devastadores de la Gran Depresión del ano 30.

Mi familia quedaba reducida a mi Madre, mi Hermano Walter y yo.

Mi madre, que por ese entonces sufría de asma, asumió con empeno y sacrificio el doble rol de madre y padre al mismo tiempo.

Para procurar el sustento de nuestra familia le era necesario la compra de una máquina de tejer Rectilínea.

En aquel entonces no existían Líneas de Crédito, o préstamos personales a través de algún ente gubernamental, como ocurre hoy en día.

Dentro de los miembros de la incipiente Sociedad Italiana de Inmigrantes, existía uno, cuyo nombre no recuerdo, que vivía enamorado de mamá, según ella me confesara siendo yo, ya mayor.

El senor era amigo de nuestra familia.

Mi Madre necesitaba 10.000 pesos de los de entonces para la compra de la máquina en cuestión.

Un día se armó de valor, y se acercó a este su amigo explicándole lo precario de nuestra situación y la urgencia de la compra de la susodicha máquina a efecto de poder trabajar y asi poder mantenernos.

También dejó bien en claro, que ello no presuponía ningún tipo de favores sexuales a cambio.

También mi Madre sugirió la forma de devolución del préstamo, obviamente de acuerdo a sus posibilidades.

Mamá ofreció firmar un documento reconociendo la obligatoriedad del pago de la deuda.

A lo cual este noble caballero se opuso de manera terminante.

Andá tranquila Idelma; se bien quien sos y más aun como sos.

Un apretón de manos selló el compromiso.

Por ese entonces no existían el interés mensual o anual, ni la obtención de garantes, etc, etc, etc.

La palabra empeada, y el honor de las personas, eran más que suficientes.

Que todo tiempo pasado fué mejor, no es un mero aforismo, sinó en mi concepto, una absoluta realidad.

SALUD, para este noble caballero, y mi reconocimiento eterno.

Debo agregar que para ese entonces mi hermano Walter cooperaba vendiendo helados, bombones y caramelos en un cine de barrio.

A tan tierna edad, 10 aos, la vida ya le mostraba el duro derrotero que sería una constante en la existencia de nuestra familia.

Y eso más que un castigo resultó una bendición.

Tal vez esta afirmación requiera una explicación.

Alguien, alguna vez, me preguntó que epitafio quisiera yo ver escrito en la cabecera de mi tumba.

Sin hesitar, le respondí.

EL GRAN FORJADOR DEL CARÁCTER Y LA TEMPLANZA DEL SER HUMANO ES EL SUFRIMIENTO..

Mis experiencias de vida, que son muchas, asi lo confirman.

Ud estimado lector, se ha de preguntar, si yo permanecí ajeno al esfuerzo de mi madre y mi hermano.

Simplemente, no.

Promediaba el mes de Septiembre de 1945, contando yo a la sazón con 10 anos

de edad, cuando comenzé a trabajar en casa, ayudando con mi nuevo oficio de devanador, a mi madre.

Mi madre fué quien me enseara, este mi nuevo metier.

Mi primer día laboral coincidió con el cese de la segunda guerra mundial., cuando Japón capituló ante EE. UU.

Mi nueva tarea consistía en pasar las madejas de lana a unos conos de madera llamados carreteles, con los cuales mamá tejía toda clase de pullovers, sweaters, etc. etc. etc.

Con antelación a mi, mamá pegaba doblete (devanaba y luego tejía).

Luego de esta primera experiencia laboral, pasé por muchas otras;

fuí devanador en 3 diferentes fábricas.

Amén de haber trabajado en una fábrica de corchos, vender helados, ser marcador en el Tiro Federal los fines de semana y ser operario en una empresa que fabricaba ejes para bicicletas, cuyo dueo era el padre de un compañero de estudios..

Y a fuerza de ser sincero, no reniego en lo más mínimo de mi antiguo pasado laboral..

Por el contrario, me he sentido hasta hoy, muy orgulloso de él.

Chapter Two

COLEGIO PRIMARIO

Para comenzar un breve repaso de mi ingreso a la escuela primaria.

El mismo coincide con la inauguración de la escuela San Rafael Arcángel.

Ello fué posible por la generosa acción de la Sra Devoto, viuda por ese entonces.

Ella, un alma caritativa, de profunda fe cristiana, resuelve donar una importante suma de dinero, a los efectos de ver concretado su sueno.

En 1.942 se procede a la inauguración del colegio.

Era un colegio privado, que educaba gratuitamente a los chicos pobres de la zona.

Justamente lo opuesto a lo que hoy sucede.

Al frente del equipo educador se encontraban LOS HERMANOS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, secundados por maestros regulares argentinos, bajo la supervisión de los religiosos.

La calidad de la enseanza, vistos los resultados, era muy superior a las ensenanza de las escuelas del estado.

Como Director se nombra al hermano Ciriaco Vallejos, quien tuviera una importancia decisiva en la orientación de mi futura carrera profesional.

Era tanta su entrega y su vocación de maestro (con todo lo que ello significaba)

que en más de una ocasión se allegó a nuestra humilde casa, aun sin ser requerido, a los efectos de monitorear mi grado de aprendizaje primario.

Por ese entonces, la responsabilidad y el deseo de aprender, corrían a una velocidad exagerada en lo que a mi atane. Un deseo instintivo de perfeccionamiento me sumían en un estado de nerviosismo creciente, altamente perjudicial..

Y el Hermano Ciriaco, me hizo hacer la pausa donde antes había solo apuro y lenta y progresivamente, mis dificultades se fueron subsanando.

El consejo final de este bondadoso ser humano para mi madre, fue conciso y tajante.

Jorge deberá estudiar una carrera profesional en el futuro.

Mi Madre entristecida, solo atinó a responder.

Hermano, nosotros somos una familia muy pobre; carecemos de recursos económicos para tal logro.

A lo cual el respondió.

No se preocupe Sra. Idelma; Dios nos va a ayudar.

Sea a través de becas, o de alguna otra manera, lo habremos de lograr.

Aquí la memoria me juega una mala pasada, y no recuerdo con precisión si existió esa supuesta ayuda.

No hubiese sido de extraar que la mano generosa de la Sra. Devoto, se hubiera extendido hacia mi.

Lo que si puedo afirmar con absoluta certeza, fué el hecho que mi Madre redobló esfuerzos (aun a pesar de su enfermedad) trabajando sin descanso, y quitándole horas al sueno.

Así pudo decirme, el 1 de marzo de 1.962 , día de mi graduación como médico

HIJO, MISIÓN CUMPLIDA.

Ahora podrá Ud. comprender, estimado lector, en toda su dimensíón el significado de la palabra MADRAZA.

Respecto del Hermano Ciriaco, al cumplirse el 30 aniversario de la inauguración de la escuela, se celebró un acto recordatorio.

Me encontraba entonces cursando mi segundo ano de la Residencia Tocoginecológica en EE. UU., y providencialmente me hallaba de vacaciones en Buenos Aires.

Al enterarme de la celebración, concurrí a la fiesta.

Allí pude rememorar junto a mis ex compaeros de estudios y algunos maestros, tantos hechos y anécdotas de nuestro pasado infantil..

Por supuesto, que la mayor emoción la experimenté, al saludar al Hermano Ciriaco.

Más canas en su frondosa cabellera, conservando aun la gravedad, firmeza y resonancia de su voz, me confesó que su destino actual, era Colombia.

2 anos antes, había sido sometido a una intervención quirúrgica por sufrir cáncer de recto.

Se lo veía entero.

Nos despedimos con un apretón de manos y un fuerte abrazo.

GRATITUDIS IN ETERNUM, Hermano Ciriaco

Un carinoso recuerdo para mis maestros de entonces 1er. GRADO INFERIOR, Sr. PAZ

1er. GRADO SUPERIOR, SR. LIENDO

2 do. GRADO, SR. NIETO

3er GRADO , SR. GUZZO

4to. GRADO, SR. SANTORO

5to. GRADO, SR. LEMKE

6to. GRADO, SR. ESPOZ SAAVEDRA, quien fuera reemplazado por enfermedad, por el SR. GONZALEZ BORREGA.

Para finalizar, y como reconocimiento al esfuerzo y aptitud del alumnado, se organizaban las famosas fiestas de fin de curso con una extraordinaria participación del vecindario.

Entre los concurrentes se contaban padres , hermanos, tíos, primos, sobrinos y amigos.

En dichas fiestas se distinguía al mejor alumno de cada grado, con el otorgamiento de una medalla recordatoria.

Tuve la fortuna de recibir 7 medallas, como premio a mi dedicación y empeno.

A esto debia agregársele lo que constituía el summun de nuestras aspiraciones, el ser designado abanderado,.

Se designaba para ello al alumno que hubiese obtenido el puntaje más alto durante el ano lectivo.

El segundo y tercer puntaje eran los escoltas del abanderado.

Durante mi escolaridad fuí abanderado por 7 anos consecutivos.

A pesar de mi corta edad, recuerdo con una emoción indescriptible la salva de aplausos de los presentes, al desfilar portando en mis manos la ensena patria..

Además supongo que mis maestros habrán visto en mi, incipientes dotes histriónicas, pues me designaban para el recitado de los muchos poemas, que ellos mismos componían.

Quiero creer que mi aficción por la lectura, se debió en gran parte , a que en ese entonces no contábamos con la televisión, LA GRAN MÁQUINA IDIOTIZANTE del siglo 20., dado lo irrelevante y decididamente mediocre de su actual programación..

Por eso, devorábamos libros y revistas a nuestro alcance.

Patoruzú, El Tony, El Gráfico eran mis favoritos.

El beneficio de leer tanto, explica porqué redactábamos casi sin errores ortográficos.

Recuerdo que en tercer grado solo cometí 3 errores durante las clases de dictado.

Cualquier semejanza con la actualidad escolar argentina......... no es más que pura ficción.

Cuando concluí mis estudios primarios, el clan Zanvettor(o sea mi mamá) debió decidir el curso futuro de mis estudios.

En el debate familiar (les recuerdo que la mía era una familia numerosa, compuesta por los abuelos maternos, tíos, primos, etc. etc. etc.) era consenso general, que dada nuestra pobreza, lo mejor sería mandarme a aprender algn oficio, y olvidarme de mis sueos de estudiante.

Pero en el debate familiar, se alzó una voz disidente.

Como pueden imaginar........era la de mi Madre.

Firme y resoluta, decidi que yo debía estudiar.

Y cuando mi madre tomaba una decisión.......nada ni nadies, la hacían retroceder.

El siguiente problema era decidir que carrera escoger.

Existían por ese entonces 3 grandes opciones.

Carrera industrial, Carrera comercial y Colegio Nacional.

De acuerdo a mi capacidad y a mis inclinaciones, opté por el Colegio Nacional.

Por ese entonces se debía tomar examen de ingreso a todos los que aspirabamos a seguir cursando estudios.

Creo que en las escuelas de la capital federal se presentaron más de 1.000 alumnos.

El puntaje máximo era de 45 puntos.

Me tocó en suerte ser uno de los 5 alumnos que obtuvieramoa el puntaje ideal.

Ello me otorgaba la posibilidad de escoger el colegio que yo quisiera.

Por aquel entonces, el colegio de mayor prestigio docente, era el Nacional Buenos Aires.

Pero......siempre hay alguna razón de peso, que se opone a nuestros más caros deseos.

En mi caso particular no era de peso.....sino....de PESOS

La gente que cursaba estudios en el Nacional Buenos Aires, era de posición desahogada.

Mientras que la mía por el contrario, era tirando más bien a......AHOGADA.

No tenia más que un solo traje, de color beige,un solo par de zapatos hartos de los reparos de media suela y tacos a que los tenía acostumbrados; además para completar el cuadro de situación, les confieso que el traje beige era de.....lana.

De manera que era dable imaginar, que en los meses de invierno luciese como un DANDY.

Pero llegado el verano, me convertía en un bano turco viviente y caminante.

(Continues...)



Excerpted from LA NOVELA DE MI VIDA by Jorge Zanvettor Copyright © 2011 by Dr. Jorge Zanvettor. Excerpted by permission of Trafford Publishing. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

PRÓLOGO....................v
CAPÍTULO PRIMERO MI INFANCIA....................1
CAPÍTULO SEGUNDO COLEGIO PRIMARIO....................9
CAPÍTULO TERCERO DEPORTES....................21
CAPÍTULO CUARTO ADOLESCENCIA....................31
CAPÍTULO QUINTO AGENTE DE POLICÍA, EL HIPÓDROMO....................49
CAPÍTULO SEXTO UNIVERSIDAD....................73
CAPÍTULO SÉPTIMO EL HOSPITAL....................105
CAPÍTULO OCTAVO VIDA SENTIMENTAL....................115
CASAMIENTO....................123
PARTIDA EL EXILIO EN EE UU....................123
CAPÍTULO DÉCIMO RESIDENCIA MÉDICAAMERICANA....................147
CAPÍTULO UNDÉCIMO PRÁCTICA PRIVADA....................199
CAPÍTULO DUODÉCIMO CASOS INTERESANTESí....................229
CAPÍTULO DECIMOTERCERO OTROS CASOS INTERESANTES....................249
CAPÍTULO DECIMOCUARTO AMERICA Y LOS AMERICANOS....................257
POEMA PARA MI MADRE....................279
SOY PORTENO....................281
ADIÓS....................283
GLOSARIO PORTENO....................287

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews