Larry Boy y el emperador envidioso

Larry Boy y el emperador envidioso

Paperback(Spanish-language Edition)

$4.99

Product Details

ISBN-13: 9780829737486
Publisher: Vida Publishers
Publication date: 02/01/2003
Series: Big Idea Bks.
Edition description: Spanish-language Edition
Pages: 96
Product dimensions: 5.40(w) x 8.30(h) x 0.40(d)
Age Range: 8 - 12 Years

About the Author

Sean Gaffney has worked in the Veggietales, including the King George and Ducky and he wrote the video of Larryboy. He has also written over a dozen plays that have received professional productions around the country and abroad. He lives in Burbank, California.

Sean Gaffney trabajo en los Veggietales, incluye la idea del Rey Jorge y el Ducky y escribio el nuevo video de Larryboy. Tambien ha escrito mas de una docena de dramas que recibieron reconociemientos profesionales en este pais y en el extranjero, asi como tambien, tres publicaciones directas a video. Vive en Burbank, CA.

Read an Excerpt

Larry Boy y el Emperador de la Envida


Chapter One

ALGO HUELE MAL EN LA ESCUELA DE BOMBLIBURGO

Era un día como cualquier otro en la Escuela del Valle Vegetal de Bombliburgo. Bueno, tal vez no era un día como cualquier otro. En realidad, estaba sucediendo algo muy raro. El comportamiento del profesor, el señor Esparrago, era un poco extraño.

-¿No te parece que el señor Esparrago esta actuando de forma muy extraña? -preguntó Lenny Zanahoria acerca de su profesor.

-Tienes razón -dijo Laura Zanahoria-. Y se ve gracioso, como de cartón.

-No mueve los labios cuando habla -añadió Percy Chícharo-. Eso es muy extraño.

-¿Sabes? -dijo Renata Blueberry-. Parece un cebollín visto de perfil.

-¿Qué piensas, Junior? -preguntó Laura.

Junior Esparrago no sabía qué pensar. Después de todo, el profesor era su papa. Pero su papa se estaba comportando muy raro. Y se veía muy gracioso. Casi como si tuviera una mascara de cartón dibujada con una crayola.

-Clase de matematicas -dijo medio chillando el profesor.

-¡Ya ves! -susurró Percy-. No movió los labios.

-Eso no suena como mi papa -dijo Junior.

El profesor puso una bolsa negra sobre su escritorio.

-Ahora, niños -dijo el profesor-, quiero que pongan en la bolsa el dinero que han traído para el recreo. Luego haremos un juego.

-¿Qué juego? -preguntó Junior.

-Jugaremos a las escondidas -contestó el profesor-. Ustedes deben cerrar los ojos y contar hasta un millón mientras yo me escondo. ¿No les parece divertido?

Junior se puso a pensar. Su papa sonaba chistoso, se veía como si tuviera una mascara de cartón, hablaba sin mover los labios, y ahora les pedía a los niños que le dieran el dinero que habían traído para el recreo para que jugaran a las escondidas.

-¡Oye! -gritó Junior-. No eres mi papa. ¡Eres el Bandido del Recreo!

-Pero me parezco a tu papa, ¿no te parece? -preguntó el profesor.

-Creo que te has puesto una mascara -dijo Junior.

-¡Claro que No! -dijo el profesor.

-¡Claro que Sí!

-¡Claro que No!

En ese momento, entró volando por la ventana una pompa para destapar caños y se le pegó a la cara del señor Esparrago. Después, con un fuerte ZUUP, alguien estiró de la pompa desde la ventana, dejando sin mascara al malhechor. ¡Era el Bandido del Recreo!

-¡Épale! -chilló el Bandido.

-¡Lo sabía! -exclamó Junior-. Pero, ¿de dónde vino esa pompa destapacaños?

Todos los alumnos se dieron vuelta y miraron por la ventana. ¡Era Larryboy! Una de sus orejas de super succión tenía pescada la mascara del Bandido del Recreo y estaba tratando de sacudírsela.

-¡Yo soy ese héroe! -proclamó Larryboy.

Entonces Larryboy saltó por la ventana abierta, se tropezó en la repisa y cayó al aula aterrizando de cara.

-Lo hice a propósito -dijo el héroe, levantandose de golpe-. Ahora, Bandido, ¿dónde esta el verdadero señor Esparrago? ¡Habla, si es que no quieres que te dé con la otra oreja!

Larryboy se inclinó amenazante hacia el bandido.

-¡No, no quiero mas orejas! ¡Voy a hablar! -gritó el villano-. ¡Yo sólo quería tener mas dinero!

Larryboy frunció el ceño y miró al bandido.

-¡El señor Esparrago esta en el armario! -dijo rapidamente el bandido.

Junior corrió al armario y abrió la puerta.

-¡Papa!

-¡Hijo!

El papa de Junior saltó del armario.

-De veras que estaba oscuro allí adentro -dijo el señor Esparrago-. Gracias, Junior.

El señor Esparrago le echó una mirada muy seria al Bandido del Recreo y dijo:

-Deberías estar satisfecho con el dinero que tienes.

-Luego, volviéndose hacia el superhéroe, continuó-Gracias por salvar nuestro dinero, Larryboy.

Larryboy sonrió.

-Ha sido un honor -dijo-. ¡Ahora tengo que encargarme del bandido!

Chapter Two

¡YO SOY ESE HÉROE!

Poco después, el comandante de la policía, el jefe Croswell, llegó al aula.

-Entiendo que el Bandido del Recreo esta listo para que lo lleve a la carcel -dijo.

-Tan pronto termine lo que esta escribiendo en el pizarrón -respondió Larryboy.

El bandido estaba escribiendo mil veces: "No robaré el dinero del recreo".

-Ése es un buen castigo -dijo el Jefe.

-¡Mi trabajo ha terminado! -dijo Larryboy.

Saltó por la ventana, se tropezó otra vez en la repisa y cayó al césped.

-Lo hice a próposito -dijo el héroe, apareciendo de nuevo por la ventana.

Entonces Larryboy saltó a su Larrymóvil y salió manejando a toda velocidad hacia su escondite secreto.

(Continues...)



Excerpted from Larry Boy y el Emperador de la Envida by Sean Gaffney Copyright © 2003 by Zondervan. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

iNDICE1 Algo huele a mal en la escuela de Bombliburgo . . . . . . . . .92 Yo soy ese heroe! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .133 Una noche tipica en la academia de superheroes . . . . . . . . . . .174 El Emperador del Crimen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .255 En el Diario del Valle Vegetal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .296 El llamado de Archi . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .337 l complot (y el helado) cuajan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .378 El concurso de helados para sorber . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .439 Diez minutos despues, o'No puedo creer que sorbi la tienda entera' . . . . . . . . . . . . . . .4710 El Emperador hace acto de presencia . . . . . . . . . 5111 El Bien combate al Mal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5512 Noventa y nueve botellas de helados para sorber . . . . . .5913 EL NUEVO BOMBLIBURGO DEL EMPERADOR . . . . . . . . . . . 6514 El reporte de Archibaldo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .6915 Si no resulta a la primera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7316 El blues de la carcel de Bombliburgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7717 Junior al rescate . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . .8118 Intentalo de nuevo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8519 Un final feliz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews