Las Huellas De Un Ngel

Las Huellas De Un Ngel

by Mar A Elena Carri N Cu Llar

Paperback

$18.99
View All Available Formats & Editions
Choose Expedited Shipping at checkout for guaranteed delivery by Thursday, October 24

Overview

"Canalizar es un acto de amor. Todos ustedes mis queridos hermanos son un acto de amor, porque fueron creados para canalizar el amor divino. Para ser un canal puro, un canal limpio, un canal claro, se requiere de un trabajo personal, un trabajo de conciencia. Todo aquel que quiera ser un canal, tiene que comenzar por purificar su cuerpo, su conciencia, su alma y su corazón." Arcángel Miguel.

Cuando canalizamos hay un encuentro alquímico entre el cielo y la tierra que se produce en nuestro corazón. En esa conjunción se abren portales que al cruzarlos, nos permiten conectarnos conscientemente con el mundo superior, facilitándonos el contacto con los seres de luz y el Ser Divino.

En este libro, el Arcángel Miguel generosamente ofrece varias técnicas y meditaciones, con la idea de que desarrolles tu capacidad para canalizar. Este acto amoroso de canalizar te traerá beneficios que repercutirán directamente en tu vida personal, dándote fortaleza interior, enfoque espiritual, alegría, autoestima, equilibrio mental, balance emocional, salud y la abundancia que te corresponde por destino.

Este libro te permite:

Acceder a la fuente misma del conocimiento con claridad, pureza y unidad.

Conocer los diferentes niveles de canalización.

Canalizar tu linaje Arcangélico, recibir, su guía y tu símbolo de luz.

Alcanzar frecuencias elevadas de luz.

Activar el ADN espiritual y la glándula pineal.

Desarrollar capacidades de percepción elevada.

Liberarse de cualquier bloqueo que impida asentir libremente a tu propósito individual y colectivo.

Expandir tu conciencia y tu energía.

Conectarte con tu luz y sabiduría interna.

Encontrarás también el relato de un viaje místico, en las legendarias tierras del Tibet, La India y Nepal, con experiencias ricas en sabiduría que revelan códigos espirituales plasmados en sus monasterios y stupas, las cuales serán fuente de inspiración en tu camino hacia la canalización.

Product Details

ISBN-13: 9781452548456
Publisher: Balboa Press
Publication date: 03/30/2012
Pages: 290
Product dimensions: 6.00(w) x 9.00(h) x 0.65(d)

Read an Excerpt

LAS HUELLAS DE UN ÁNGEL

Guía práctica para canalizar a los Arcángeles y descubrir tu linaje divino.
By María Elena Carrión Cuéllar

BALBOA PRESS

Copyright © 2012 María Elena Carrión Cuéllar
All right reserved.

ISBN: 978-1-4525-4845-6


Chapter One

Conectándose con la luz

1. Abriéndose a ser un canal de luz.

Comencé a escuchar a estos maravillosos y enigmáticos seres alados, cuando yo era aún muy pequeña. Conforme fui creciendo, me di cuenta que yo percibía una realidad muy distinta al común de las personas. Mi primer y vívido recuerdo es en la primaria a la hora del recreo. Mi juego favorito era hacer una rueda sólo con mis amigas y en una absoluta complicidad secreta, nos mirábamos a los ojos en silencio y susurrábamos en voz baja para que nadie nos escuchara. Cada una me hacía su petición del día, una especie de lectura espiritual a la carta. Adivinarles aquello que me pedían era bastante fácil para mí, era como navegar en un mar calmado y suave. Sus preguntas eran bastante triviales, como: ¿me quiere mi novio? ¿El chico que me gusta se me va a declarar? Otras veces traían objetos para escanearlos y descubrir dentro de ellos sus secretos más ocultos. Yo me sentía como Aladino, ellas frotaban la lámpara mágica y aparecía el mago, respondiéndoles todas sus preguntas. Entre risas, expresiones de sorpresa y su insaciable curiosidad, mis amigas continuaban bombardeándome con sus inquietudes y dudas sobre sus vidas amorosas, sus padres, el futuro y demás.

Para mí era un simple juego. Desde mi inocencia, les respondía lo primero que se me venía a la mente. Poco a poco, me fui dando cuenta al mirar sus caras de sorpresa, que lo que yo les decía era verdadero, pues sus ojos se abrían tan grandes, como el gran patio de cemento de la escuela. Sus rostros enrojecían de excitación, como si se encontraran frente a una adivina con todo y su bola de cristal, preguntándole por su fortuna.

Fue entonces cuando descubrí que yo venía equipada con ciertos dones que me permitían vislumbrar al mundo con una percepción diferente a la de los demás. Inquieta y llena de interrogantes, comencé a leer todo tipo de libros buscando respuestas a mí capacidad de ver más allá de los cinco sentidos. Quería entender lo que me sucedía y posteriormente, usarlo para algo más elevado. Bueno, eso era lo que yo pensaba. Si tenía esta habilidad sería bueno usarla correctamente y con más cuidado, ya que en el fondo me daba miedo, sobre todo cuando lo que veía no era simplemente los colores de una casa o si el anillo que leía era de una mujer morena y joven, sino cuando veía dolor, enfermedad o incluso muerte.

En esta búsqueda de respuestas a todas mis incógnitas, encontré varios libros que hablaban sobre espiritualidad y esoterismo. Mi mente se fue inundando con estos conocimientos recién descubiertos. Entre ellos se encontraba: la colección de Lobsang Rampa - escritor británico que aseguró ser el canal de un lama tibetano que le dio los dones de la clarividencia y le dictó su más famoso libro El tercer ojo -; Hermann Hesse y sus conocidos libros El lobo estepario, Demián y El juego de abalorios; Juan Salvador Gaviota de Richard Bach; El principito de Antonie de Saint Exupery; Las enseñanzas de Don Juan de Castaneda; Conversaciones con Dios de Neale Donald Walsch, entre otros.

No satisfecha con esa información me di a la búsqueda de talleres esotéricos y tuve la fortuna de encontrarme a un maestro esenio llamado Beto Méndez. Tomé su curso completo de control mental combinado con losofía esenia. A través de este seminario me di cuenta que a mis cortos dieciséis años era clarividente y clariaudiente, que estos dones me permitían estar en contacto con ese mundo sobrenatural tan fascinante y a la vez sobrecogedor. Recuerdo que durante las noches, cuando me levantaba al baño, en cuanto abría la puerta de mi habitación era como entrar a otra dimensión.

Podía percibir seres etéreos, que se la pasaban gravitando en largos ropajes blancos, suspendidos en el aire. Para fortuna mía, ellos no se percataban de mi presencia, ya que se encontraban muy ocupados en resolver su propio destino, como para ocuparse de mi existencia. Cada vez que yo los percibía, me sentía muy asustada y toda mi carne se enchinaba de miedo, incluso cerraba mis ojos deseando y pidiendo que cuando los abriera, ellos ya se hubieran ido. En mi inocencia, yo contaba hasta tres y de pronto, abría los ojos y ¡sorpresa! continuaban ahí, dando vueltas y vueltas sin parar, alrededor de ese barandal de madera tallada con olor a español antiguo, que enmarcaba el vestíbulo tan oscuro como la noche, de la casa de mis padres.

Yo no le daba mucha importancia al asunto en ese entonces, ya que tenía su cientes cosas de que preocuparme en mi experiencia humana. Crecí en una familia muy disfuncional, violenta e intensa. En ella experimenté toda clase de sentimientos, desde aquellos que opacaban mi alma y encogían mi corazón haciéndome sentir sin libertad y sin paz interior; hasta aquellos otros en los que recuperaba mi libertad y poder perdidos, como cuando montaba mi yegua "La güera", un corcel veloz que mi padre me había regalado a mis siete años y que en cuanto yo la montaba, ella no corría, sino que volaba con el viento a toda carrera sintiendo cómo, con cada pisada al aire de mi yegua, se llenaba mi ser de un bienestar indescriptible.

En medio de estos contrastes tan abruptos e intensos, las cuerdas de mi alma se fueron templando irremediablemente con toda esta gama de emociones, que iban desde las noches más obscuras, parecidas a la boca de la ballena de Jonás, llenas de vacío y soledad; hasta los amaneceres más sublimes que se llenaban de fragancias dulces y pétalos multicolores de las orquídeas exóticas, provenientes de los invernaderos de ores de la hacienda de mi padre, lugar donde crecí inmersa en la naturaleza, acompañada de pájaros exóticos, venados, cascadas y ríos. Todas estas experiencias vívidas fueron puliendo y forjando mi alma. A veces el bruñido era tan intenso y producía tanto dolor, que yo creía que iba a desmoronarme en mil pedazos y desaparecer de la faz de la Tierra hecha polvo. En uno de esos momentos en los que fui recuperando los pedacitos de mí misma, desesperada me preguntaba sí no habría otra manera de percibir la vida. De pronto vi y sentí algo frente a mí, a la altura del entrecejo. Era como un relámpago que estallaba en medio de una tormenta eléctrica, que me transportó inevitablemente en caída libre, sin paracaídas, hacía un remolino de luz muy brillante color violeta, mientras perdía más y más el sentido del equilibrio, el espacio y el tiempo. Me fui zambullendo hacia un espacio que parecía ser un lugar muy dentro de mí. De pronto y sin control alguno, me encontré sumergida en las profundidades de mi ser. Como un buzo principiante, comencé a tratar de aclarar mi visión para poder mirar más de cerca ese espacio recién descubierto inundado de colores, texturas y formas que se encontraban en mi interior.

Mientras seguía explorando ese lugar intangible, percibí una luz muy brillante que me invitaba a encontrar ese tesoro interno que disolvería, al n, todo sufrimiento y dolor que se encontrara pegado en mi piel. En esa inmensidad del océano de mi alma, descubrí un mundo interno fascinante, que se encontraba sumergido y con luz propia, de belleza infinita, que emanaba una fresca y suave paz interior. Fascinada, observé varios pasadizos de luz multicolor que, al mirarlos, supuse que me llevarían a algún lado. Con gran valor y determinación, me aventuré a experimentar y a atravesar esas capas cristalinas internas que, conforme las recorría, me llevaban sorpresivamente hacia un torbellino que me iba devorando sin remedio hacia su interior. Conforme me fundía, sentí una sensación de ser llevada hacia un espacio superior elevado, profundo y lejos, muy lejos del dolor y la aniquilación. Desde ese día, ese lugar se convirtió en mi refugio secreto y cada vez que yo me sentía en riesgo de perderme en el caos y la turbulencia del mundo emocional, me sumergía en este lugar tan conocido y explorado, en donde claramente podía experimentar esa fusión de ambos mundos: el tangible y el intangible. En ese espacio donde convergen esos dos estados de conciencia aparentemente tan distintos y lejanos, el sutil y el terrenal.

Fue entonces cuando comenzaron las revelaciones y los encuentros con los seres de luz quienes con amorosa delicadeza, compasión y profunda paciencia, me iban ayudando a sobrepasar toda esa intensidad familiar en la que yo me encontraba, cuidando de mí cuerpo y de mí alma para que no se rompieran y por el contrario, iban amalgamando, templando y moldeando mi esencia, con diferentes aleaciones de amor, llevándola cuidadosamente hacia el siguiente movimiento en mi viaje interior.

Todavía recuerdo aquella noche obscura del alma, cuando irremediablemente salí, una vez más de mí misma, buscando escapar y trascender de tan brutal experiencia, que casi aniquila mi cuerpo, mi psique y mi espíritu. Sentí de nuevo un destello brillante y luminoso que me cobijaba con suavidad y calmaba mis aguas turbulentas, aquietándolas y sanando mis heridas, al mismo tiempo que emanaba una dulzura, que olía a miel y rosas. Mientras me sentía acogida y arrullada por esta dulce y amorosa presencia, atisbé un portal luminoso, que este ser sutil me mostraba, en donde se veía otra realidad, que como un velo vaporoso me abría las puertas hacia lo Divino, mostrándome ese camino de luz y claridad, que me llevaría hacia mi crecimiento y evolución. Este fue el comienzo de múltiples viajes que hizo mi ser, hacia el encuentro de ese mundo tenue, ese otro lado del velo, esa otra realidad, donde se me iba indicando paso a paso, por dónde caminar y cómo continuar avanzando e ir recuperando poco a poco la conciencia y el sentido espiritual de mi presencia en esta Tierra.

Cada capa de dolor, de protección e inconciencia, que yo había consMaría truido alrededor mío, como un traje medieval metálico, para resguardarme de todas las batallas y de sus heridas, se iban desprendiendo de mi piel. A cambio, se revelaban las piezas de un mapa de luz con un plan dibujado, en el que mi conciencia como una experta en las artes de armar, iba construyendo un viejo rompecabezas de navegación, una ruta personal y única. La con guración de sus trazos me iba despertando de un sueño profundo y me ayudaban a recordar, cómo los había plasmado. ¿Cuándo y cómo? no lo recuerdo claramente. Sin embargo, tengo una vaga sensación de haber construido mi plan divino antes de descender a este maravilloso planeta, con ayuda de alguien superior, quien me había mostrado varias rutas y caminos a seguir en el mar de la vida, puertos a llegar y lugares a explorar, en esta memoria celular que iba recuperando con cada desprendimiento de energías de inconsciencia. Me di cuenta de qué manera yo misma había elegido cada una de las experiencias vividas como parte de un acuerdo espiritual, que me ayudaría a forjar mi esencia y a concretar la misión elegida. Dándole sentido a mi arribo en cada puerto, donde mi esencia tranquilamente se iba anclando para aprender las lecciones acordadas previamente, con mis hermanos de sangre y mis hermanos espirituales. Así mi vehículo de luz otaba cada vez más ligero, sobre las aguas cristalinas de la conciencia adquirida, llevándome con la suave fuerza del viento matutino del Creador a cubrir los múltiples objetivos previamente planeados.

Cuando decidí experimentar valientemente esta encarnación, antes de descender, los guías kármicos me dieron un mapa, una brújula y me mostraron el sendero a seguir, junto con la misión que en conjunto habíamos proyectado. Una vez que comencé a andar por este camino multidimensional, apareció toda la fuerza inmensurable de la vida, a través de una cantidad de rutas y caminos in nitos, que me llevaron hacia una serie de experiencias y maestros cuyas indicaciones y enseñanzas fueron puri cando y templando las cuerdas nas de mi violín interior, con el que iba creando, plasmando y descubriendo una pieza musical en la que se agregaban día a día nuevas notas, de una partitura que resultaba exquisitamente inspiradora. Y mientras me enseñaban las artes del servicio y el amor a los demás, fueron preparándome para ser un vehículo de luz al servicio de una misión superior.

En mi mapa vislumbré claramente el camino de la canalización como parte de mi andar en este plano; y la forma en que sería preparada como trabajadora de la luz, para la luz y para el servicio a mis semejantes. Intrigada me preguntaba ¿cuándo pisaría esa ruta tan enigmática y desconocida para mí? En respuesta el mapa sólo brillaba en esa vena de luz con mayor intensidad.

Comencé a canalizar clara y de manera más coherente, después de la pérdida de mi amado padre. Aún recuerdo con inmenso dolor el día en que su generoso y gran corazón dejo de latir abrupta y repentinamente. Y cómo, en resonancia el mío, se derretía en una profunda pena, que se convirtió en un vacío cada vez más grande e insostenible. Mi dolor fue tan grande, que sentí que me ahogaba su ausencia, mi corazón hervía hasta diluirse y rendirse. Mi gran anhelo por saber en dónde se encontraba en su viaje de regreso al Creador, me llevó a abrirme a esa sensibilidad que surge inevitablemente después de la pérdida de un ser amado. Y fue así como empecé a buscar su esencia, explorando en diferentes espacios, señales que me llevaran hacia lo que yo buscaba. A veces lo sentía presente en mis meditaciones, otras veces lo veía claramente en mis sueños, en otras ocasiones lo vibraba en el día a día cotidiano y me detenía a sentirlo o a escucharlo. En algún momento su presencia llegó a ser tan de nida que podía sentirlo y ver claramente que mi colchón se sumía en la orilla de la cama, mientras su fragancia "Old spice" que tanto me gustaba inundaba mis sentidos. Él acariciaba con dulzura y amor suavemente mi cabeza.

En otra ocasión, lo vi claramente en un sueño lúcido en nuestra casa de campo en Atlíxco, Puebla. Ese cálido y familiar lugar que él creó con el n de mantenernos unidos y en donde todos sus hijos, nietos y amigos disfrutábamos de ese paraje lleno de belleza, vida y aroma familiar. Se encontraba en medio de una variedad de ores multicolores con exquisitos aromas, bosques de árboles frondosos y plenos dándole sombra y hogar a un ciento de venados, aves exóticas, abundantes comidas típicas mexicanas, con aroma a mole y sabor a barbacoa, al calor de tortillas de maíz recién hechas, mientras yo saboreaba estos deliciosos recuerdos que nutrían de nuevo mi ser. Él me miraba amorosa y dulcemente, expresándome el amor incondicional que brinda un padre a su hija. Me mostraba lo bien que se encontraba en ese lugar que ahora lucía diferente, más luminoso y cristalino. Su sonrisa era tan brillante como el sol y sus ojos tan luminosos como un par de estrellas, mientras yo lo miraba extasiada, agradecida y en paz, le sonreía.

Mi segundo llamado espiritual ocurrió cuando estaba tomando un curso llamado "Técnica de liberación emocional", lo impartía un maestro regordete, simpático y de fuerte presencia. A través de un trance hipnótico, nos llevaba en una regresión al pasado, a la infancia, para encontrar el trauma, que había quedado anclado en la memoria celular. Cuando nos encontrábamos en ese instante traumático del pasado, él golpeteaba suavemente con sus dedos el entrecejo y decía frases claras, de nidas, y a rmativas, cambiando la energía negativa en positiva y liberando esa energía vieja de tu sistema energético. Era algo así como un borrador automático que eliminaba esas memorias arcaicas, liberándonos y recuperando a cambio la fuerza interior. Parecía magia y en un sentido lo era; verlo trabajar era como estar frente a un Merlín del Siglo Veinte.

En uno de los descansos del taller estábamos todos disfrutando de unos ricos pastelillos y café, cuando de pronto, sentí una mirada que taladraba mi cabeza. Esta sensación me incomodó sobremanera, voltee para descubrir quién me estaba causando tal incomodidad y para mí sorpresa, eran los ojos profundos y enigmáticos como el mar del maestro, quien no paraba de mirarme. Sin titubeos, me dijo:

- Malena tienes una la de seres de luz que quieren canalizar a través de ti, déjalos entrar.

Yo abiertamente asustada le respondí:

- ¿Quieren entrar en mí? ¡No! ¡Nunca!

Él rió a carcajadas y me dijo:

- ¿Por qué no quieres escuchar a los seres de luz? Es un regalo del cual no te puedes privar, ni tampoco evitar, ya que es un obsequio para la humanidad. Relájate, suéltate y confía. Ábrete a recibir. Algún día te vas acordar de mis palabras y me lo agradecerás profundamente.

Esta fue la primera, de varias ocasiones, en que diferentes maestros me indicaban lo mismo. Era como un recordatorio para mí, para que no me olvidara de mi compromiso y mi misión previamente acordados.

Después vinieron sueños recurrentes en los que veía que una la de seres alados me invitaban a abrirme para recibirlos. Hasta que por n me entregué y un buen día, le hablé al mundo espiritual y dije:

- Bien, sí, ¡acepto! siempre y cuando no entren en mí; que yo no pierda mi vida privada y que pueda hacerlo cada vez que yo quiera.

Por supuesto me negaba a soltar el control, me resistía a entregarme y perderme en la nada, porque yo no tenía la menor idea de cómo sería canalizar. Sentía miedo a lo desconocido y continuaba resistiéndome. Cada noche mis ojos se abrían automáticamente a la misma hora y yo sin entender qué pasaba, me obligaba a cerrarlos y a regresar a mi sueño cotidiano, pretendiendo negar lo que me estaba sucediendo. Y así transcurrieron varias noches, hasta que un día, que no podía conciliar el sueño, mientras miraba otra vez el reloj -en el cual siempre se dibujaba las tres de la mañana-, llegué a la conclusión de que lo que estaba sucediéndome no era una coincidencia. Y pensé, algo adormilada: todos los días me despiertan a las tres de la mañana, está bien, ¿qué es lo que me quieren decir? Entonces me solté, me relajé y me abrí a recibirlos.

2. Cómo volverte un canal de luz puro, para recibir el lenguaje de la luz.

Abrirte a recibir, se dice fácil, pero no es así. Hay que hacer un trabajo previo de puri cación y de apertura interior, que requiere de gran disciplina y amor para servir a la luz y ser sólo un conductor por donde la luz pueda ser trasmitida. Metafóricamente podríamos compararlo al cable conductor de energía que se encuentra sumergido entre los muros de nuestra casa. Éste conduce la luz a donde se requiere su presencia y al encenderlo, ilumina todos aquellos espacios requeridos en cada área de nuestro hogar.

(Continues...)



Excerpted from LAS HUELLAS DE UN ÁNGEL by María Elena Carrión Cuéllar Copyright © 2012 by María Elena Carrión Cuéllar. Excerpted by permission of BALBOA PRESS. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

Agradecimientos....................8
Introducción de los Arcángeles....................9
Las huellas de un ángel....................20
Conectándose con la luz....................27
1. Abriéndose a ser un canal de luz....................27
2. Cómo volverte un canal de luz puro....................34
3. Primer contacto con un "guía" de luz....................37
4. Conexión con el aspecto femenino de Dios, la Shejiná....................43
5. Mi primer encuentro con el Arcángel Miguel....................45
6. Viaje a Asia y Europa al encuentro con la misión individual y colectiva....................48
7. Limpieza y activación de monasterios....................53
8. La puri cación del Potala....................60
9. La activación de las stupas en Katmandú....................64
10. La re-unión con el asceta hindú Milk Baba....................68
11. Re-uni cando y activando las montañas del Himalaya y Los Andes....................73
12. De regreso en Paris....................78
13. Retornando a los ángeles caídos a las esferas de la luz....................79
14. El viaje a Francia al encuentro del Grial Interior....................82
1. Canalizar es un acto de amor. Arcángel Miguel de la luz divina....................84
2. La maravillosa experiencia de canalizar....................87
3. Todos tenemos la capacidad de canalizar....................88
4. Sentimientos y sensaciones que surgen al canalizar....................90
5. Diferentes guías de luz....................91
6. Diferenciando a los guías de luz elevada de los que no lo son....................91
7. Bene cios que se obtienen al canalizar....................93
8. Cambia tus creencias y abre tu corazón....................95
Limpiando y sanando. Técnicas básicas....................101
1. Niveles de conciencia....................101
2. La percepción de la conciencia superior....................103
3. Mantenerse en un estado superior de conciencia....................106
4. Niveles de la mente....................108
5. Neumoplasma: energía de alta frecuencia proveniente de la octava dimensión....................110
6. Técnica de auto trance....................111
7. Técnicas de respiración....................113
8. Chacras y glándulas endócrinas....................115
9. El corazón ventana de percepción elevada....................121
10. La importancia del corazón en el proceso de canalización....................122
11. Cómo puri car tus emociones negativas y elevar tu frecuencia de vibración....................125
12. Rutina diaria recomendada....................126
13. Los doce pasos para incrementar tu vibración....................127
Prácticas y técnicas de activación....................142
1. Eje Divino....................142
2. Cómo acceder a la octava dimensión....................144
3. La técnica del pilar de luz de la verdad divina....................146
4. Prácticas diarias para abrir tus circuitos de luz para canalizar....................148
5. Presentación de la familia espiritual. Meditación de la or sagrada del corazón....................153
6. Invocaciones....................155
7. Las leyes espirituales....................156
1. La creación y las dimensiones de la luz....................164
2. Cualidades terrenales de los cuatro Arcángeles de la luz divina....................172
3. Canalización sobre las cualidades divinas de los cuatro Arcángeles....................175
4. Los Símbolos Sagrados Familiares....................180
5. Meditación para reconocer y recibir a tu familia espiritual. Canalización del Arcángel Miguel....................183
6. Canalización de los códigos genéticos de luz de cada Arcángel....................185
7. Ubicación de los códigos genéticos de luz....................190
8. Encendiendo y activando los códigos de luz....................192
Puri cando espacios internos y externos....................194
1. Qué son los mudras....................194
2. Mudra del Arcángel Miguel de la luz divina....................195
3. Mudra del Arcángel Gabriel de la luz divina....................196
4. Mudra del Arcángel Rafael de la luz divina....................198
5. Mudra del Arcángel Uriel de la luz divina....................199
Usando la energía angelical para transformar nuestro mundo....................202
1. Cualidades de los cuarzos aromas y colores....................202
2. Programación y activación de los cuarzos....................204
3. Los colores y sus propiedades angelicales....................208
4. Meditaciones, colores, cuarzos, aromaterapia, y aceites esenciales de cada familia espiritual....................211
Alquimia sagrada....................239
1. Cambios básicos en tu alimentación y rutina diarias....................239
2. Tu nueva percepción corporal y de los espacios....................242
3. Preparando el espacio para canalizar....................244
4. Sesión angelical individual o grupal....................245
5. Cómo llevar a cabo una sesión angelical individual....................246
6. Canalizaciones grupales....................248
7. Recomendaciones para canalizar adecuadamente....................249
8. Cómo establecer conexión con otras familias de luz y trabajar en equipo....................249
1. Bienvenidos sean a ser trasmisores y canales de la luz divina!....................252
2. Momentos de cambios planetarios....................254
3. La transformación de la Tierra hacia el 2012....................256
4. El salto cuántico 9-9-9....................259
5. Mensajes Individuales....................262
6. Mensaje sobre lo sagrado femenino....................266
7. Mensaje de aliento para canalizar....................267
8. Canalización grupal en Bogotá, Colombia....................269
9. !El milagro del amor eres tú!....................281
Testimonios....................283

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews