Siete pasos para vivir en la cuarta dimension

Siete pasos para vivir en la cuarta dimension

by David Yonggi Cho

Paperback(Spanish-language Edition)

$8.99

Product Details

ISBN-13: 9789875573093
Publisher: Peniel
Publication date: 07/07/2011
Edition description: Spanish-language Edition
Pages: 176
Product dimensions: 5.90(w) x 8.90(h) x 0.50(d)
Age Range: 18 Years

About the Author

David Yonggi Cho is the founder and pastor of the church Complete Evangelic in Seul, south of Korea. The church is known worldwide as one of the bigger churches in the world. Pastor Cho is the author of numerous books inlcluding: The Fourth Dimension vol.1 y ll, Faith in God Moves Mountains, The Three Blessings in Christ, and Change Your Mentality. SPANISH BIO: David Yonggi Cho en un ministro cristiano de origen coreano, y pastor principal y fundador de la Iglesia del Pleno Evangelio Yoido (Asambleas de Dios), la congregacion mas grande del mundo con usa membrecia de 830.000 (cifras del 2007). Cho ha dedicado mas de 44 anos a destacar la importancia del ministerio de grupos celulares. el ha sido el fundador y presidente de numerosas organizaciones entre las que figuran el Centro de Beneficencia Social Elim (Elim Welfare Town), cuya mision es la ayudar a jovenes, ancianos, desempleados e indigentes. Ademas de hablar su coreano nativo, Cho domina el idioma ingles. el ha escrito numerosos libros como La Cuarta dimension (dos volumenes); Orando con Cristo; Mucho mas que numeros; y Oracion, clave de avivamiento.

Read an Excerpt

SIETE PASOS PARA VIVIR EN LA CUARTA DIMENSIÓN


By DAVID YONGGI CHO

Zondervan

Copyright © 2011 Editorial Peniel
All right reserved.

ISBN: 978-987-557-309-3


Chapter One

La mente que debe borrar

La cuarta dimensión es el mundo espiritual que Dios sojuzga. Debido a que el hombre tiene espíritu, es un ser que pertenece al mundo de la cuarta dimensión. Y la "mente" es el lugar donde se encuentra nuestro espíritu. De manera que si hallamos un lugar donde nuestra mente pueda descansar, podemos encontrar respuestas inimaginables en la cuarta dimensión.

En la vida cotidiana escuchamos frases como: "Estoy apurado", "Siento que estoy en un callejón sin salida", "Me siento agotado", "Estoy ansioso". Ahora, ¿sabe cuál es el denominador común de estas cuatro frases? Que están estrechamente conectadas a la "mente". Y la "mente" está conectada al "cuerpo". Es decir, por causa de nuestras confesiones negativas, tanto la "mente" como el "cuerpo" no tienen un lugar donde descansar. Se dice que el medicamento que más se vende en el mundo es la pastilla que combate a la úlcera. Una empresa farmacéutica obtuvo una ganancia de 40 mil millones de dólares estadounidenses en tan solo 10 años, a partir del lanzamiento de este medicamento tan particular en el año 1986. Esto evidencia que la gente no tiene paz y padece de un extremo estrés. No podemos dejar de frustrarnos ante esta trágica realidad, ya que hemos sido arrojados en medio de este mundo. Entonces, ¿cuál es el lugar donde debemos ir para salir de la opresión y la ansiedad? Debemos vaciar nuestro corazón y tener un encuentro con el Dios que se revela en medio de la quietud.

Comencemos juntos el viaje al dichoso mundo de la mente que Dios nos muestra. El primer paso consiste en buscar un lugar donde su mente pueda descansar. Un tema que ha ganado interés en la sociedad contemporánea, es el reposo. Esto se debe a que muchos de los conflictos en los que estamos envueltos producen fatiga, tanto física como emocionalmente. La falta de trabajo, o el exceso que hace que no alcancen las 24 horas del día y terminemos exhaustos; la posibilidad de una guerra nuclear por causa de las pruebas de armas nucleares que realizan los norcoreanos en la península; la ininterrumpida guerra en el Medio Oriente que causa la destrucción de muchos países de esa región, etc., todo esto es solo una pequeña evidencia de los conflictos que nos causan daño.

¿Acaso habrá un lugar donde podamos reposar para evitar este conflicto constante? El único lugar donde nuestra mente, distraída por las circunstancias, puede obtener descanso, es en el Señor. Podemos recuperar reposo y paz en el lugar que el Señor nos dispone.

No obstante, hay una condición para que podamos ir en busca de ese sitio. Esa condición dice que debemos tener una mente que contempla solamente a Jesús, quien fue crucificado en la cruz; es decir, una mente sencilla y sincera. Este es el segundo paso que debemos dar para restaurar la mente. Al observar un mundo tan complejo, muchas veces nos preguntamos hacia dónde debemos ir.

Pero el interrogante desaparece cuando nos acercamos hacia el Señor con una mente sencilla y sincera. Fíjese en aquel barco que sale hacia el remoto mar. La fuerza centrífuga del capitán y la tripulación es el poder que puede vencer el profundo mar y la fuerte tempestad. El barco puede arribar a su destino siempre y cuando la tripulación obedezca al pie de la letra todas las órdenes del capitán. ¿Dónde se encuentra su meta? El barco de nuestra vida podrá avanzar por causa del viento, si tan solo nos acercamos al Señor con una mente sencilla y sincera.

¿Cuál es la actitud que debemos tomar, entonces, una vez que nos encontramos con el Señor con una mente sencilla y sincera? Los conflictos siguen latentes, por más que creamos en el Señor. Por tanto, el tercer paso consiste en renunciar al odio y al rencor, y abrazar cálidamente al Señor. El odio y el rencor destruyen al prójimo. Pero por causa de la caída de Adán y Eva, el agua amarga del odio y del rencor mana del corazón del hombre. De manera que no dejamos de vomitar y tomar de nuevo el agua de la fuente del odio y del rencor. Podemos saber de las causas que producen el odio y el rencor por medio de la trágica historia de nuestra península. Es fundamental que renunciemos a esa fuente de odio y rencor delante del Señor.

Pero aun cuando pensamos que lo hemos renunciado todo, existe algo más que aparece como una ráfaga, y ese elemento es la opresión. En cuarto lugar, debemos deshacernos de la opresión. En el pasado, cuando ministraba en una zona muy pobre, solía predicar condenando a la gente, criticando sus errores. Ellos estaban de acuerdo con el contenido del mensaje, pero mis predicaciones no lograban sanarlos. Hasta que un día me di cuenta que la gente ya vivía en medio de la maldición. De hecho, estaban afligidos por ellos mismos por causa de la propia opresión. Eran conscientes de que estaban bajo una situación inmejorable. Jesucristo no vino a la Tierra con el fin de condenar a la gente y de sembrar un sentido de culpabilidad. Es más, vino para que puedan tener vida, y la tengan en abundancia (Juan 10:10).

El último paso es deshacer el veneno del afán y la ansiedad. Aunque hayamos vaciado nuestro corazón y hayamos quitado el yugo de la opresión, no podemos dejar de frustrarnos ante una nueva situación de conflicto. Esto se debe a que el afán y la ansiedad no se apartan de nosotros.

En la pared de la cárcel de Auschwitz, se descubrió una frase escrita por un judío. Este era el lugar donde muchos judíos morían tras entrar a un cuarto con gas. Y dice así: "Aunque las nubes cubran el sol, creemos que el sol está por encima de las nubes; de la misma manera, creemos que Dios está con nosotros, aunque todo sea angustia y sufrimiento".

Es cierto que el afán y la ansiedad de las circunstancias nos azotan como el valle de la sombra y de la muerte. Pero no debemos atemorizarnos al observar las circunstancias, sino que debemos contemplar a Dios que siempre está con nosotros, como aquel Sol que está oculto sobre las nubes.

Practique estos cinco pasos, con el objeto de restaurar la mente perdida. Es mi oración que usted no se caiga por las cosas del mundo, sino que venza al mundo con la esperanza de los cielos en su corazón.

LUNES

Busque un lugar donde su mente pueda descansar

El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce.

–Salmo 23:1-2

Así como el ciervo brama por la corriente de las aguas, nuestra mente necesita descansar. "El día que he vivido hoy es el que anhelaba vivir ayer, y acaba de morir". Es necesario tener la suficiente sabiduría para vivir con sentido, aunque sea un solo día. Aquí, el sentido de la vida consiste en buscar un lugar donde su mente pueda descansar. El único sitio donde su mente obtiene reposo es donde el Señor le da paz. Abra su corazón y busque a Dios. El Señor le susurrará una voz de paz.

Mi mente mora en Dios, y Dios en mi mente

¿Ha oído hablar de una medicina llamada "Chung Hwa Tang"? El maestro Ee Hwang, de Corea, escribió un libro que se titula El secreto de la salud. Este libro revela el secreto de cómo recetar esta medicina tan particular, que es conocida como el "curalotodo". Esta medicina está compuesta por treinta elementos y se caracteriza por curar enfermedades que la medicina moderna no puede curar. Además, ayuda a mejorar el sistema inmune y permite vivir saludablemente.

Pero esta medicina no se adquiere en las farmacias, ya que cualquier persona puede prepararla en forma casera. Voy a revelar a mis lectores el secreto de la receta de este fabuloso medicamento. Los elementos que usted necesita son algo irónicos. Preste mucha atención. No son mis consejos, sino las palabras del propio maestro Ee Hwang.

Reduce el nivel de avaricia, no guardes celos ni envidia, no te enfades, no concibas malos pensamientos, haz lo que te ha sido concedido, guarda distancia de los deseos carnales, sé transparente y precavido, mantén tu mente limpia, ama y aprende a mantener la calma.

Estas son algunos de los componentes básicos de los treinta que integran esta medicina. Además, aclara que cuando uno toma esta medicina, puede ser curado de cualquier enfermedad.

Nuestra mente abundará de la paz del Señor si tan solo nos alejamos del pecado, del mundo, de la avaricia y nos acercamos al prójimo en servicio al Señor. La paz que Dios nos brinda en nuestro corazón viene a ser el curalotodo que puede curar cualquier tipo de enfermedades y dolencias. Dicen que la causa de la enfermedad es el estrés. Es el estrés el causante de todo tipo de enfermedades en un mundo lleno de complejidades. Pero si nuestra mente tiene paz, todas las enfermedades desaparecen y podemos gozar de buena salud.

Por tanto, debemos encomendar todas nuestras cargas al Señor en oración y súplica, para que la paz de Dios guarde nuestra mente. Ore para que su mente more en Dios, y Dios en su mente. Ciertamente, el Señor obrará para que su paz sobreabunde en su corazón.

• REFLEXIÓN •

El día está constituido por 24 horas. Pregunto: ¿cuántas horas dedica usted para caminar junto al Señor? Así como usted ofrenda el 10% de sus ingresos, también debe ofrendar a Dios su tiempo. Es en ese tiempo en el que usted obtiene paz por medio de Dios. Comience ahora mismo. Dios lo consolará y le dará un reposo genuino.

• ORACIÓN •

No puedo confiar en el hombre, porque nada hay tan engañoso como el corazón del hombre. Solo puedo confiar en ti, Dios Padre y Jesucristo. Dios Padre, concédeme paz en mi corazón. Por cuanto no hay paz en mi, todo es vanidad, vanidad de vanidades. La fama, el poder, el dinero no me pueden dar paz ni felicidad. Haz que pueda saber que solo puedo obtener paz cuando tú, Dios Padre y Jesucristo, gobiernas mi mente como Señor. En el nombre de Jesucristo, amén.

MARTES

Con una mente sencilla y sincera

¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? ¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor! En conclusión, con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios, pero mi naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.

–Romanos 7:24-25

Una de las características de aquellas personas que tienen su relación con Dios restaurada, es que tienen una mente centrada hacia Dios. Además, llevan una vida de oración diaria y viven en santidad. De manera que pueden ver a Dios aun en medio de la aflicción y la adversidad. Los que ven a Dios también mantienen armonía con el prójimo, y por consiguiente, descubren la revelación de Dios. Así como podemos ver la luz que resplandece en medio de una noche muy oscura, podemos ver a Dios si poseemos una mente sencilla y sincera.

La gracia divina que vivifica el hombre interior

La mente sencilla y sincera hacia Dios abre nuestro corazón conflictivo.

Cuando estaba en la iglesia de la carpa, vino a la iglesia una hermana que había quedado viuda. La mujer oyó el Evangelio y recibió al Señor. Venía todos los días a orar temprano por la madrugada, y nunca faltaba a un culto dominical. Pero un día esta hermana se acercó a mí y me dijo:

–Pastor, voy a seguir creyendo luego de jubilarme.

Estas palabras me tomaron por sorpresa, entonces, le pregunté cuál era la causa. Me replicó, diciendo:

–Es que no puedo seguir vendiendo como antes, luego de haber nacido de nuevo. Todo vendedor ambulante vende sus productos mintiendo un poco el precio, pero cada vez que lo hago, mi conciencia me dice que estoy actuando mal, y no puedo evitar el conflicto interno, considero que es imposible trabajar como vendedor ambulante y creer en Jesucristo al mismo tiempo. Tras haber creído en Jesús, no soy feliz, sino todo lo contrario, siento un conflicto de día y de noche, así que voy a abandonar la fe por un tiempo.

Todo cristiano sufre de un conflicto como este, sea grande o pequeño, entre Dios y el mundo. ¿Cómo podemos solucionar este dilema?

El hecho de que haya un conflicto interno implica que usted es un hombre de Dios. Si no hubiera creído en Jesucristo y no hubiera recibido salvación, entonces, tampoco habría por qué preocuparse. Los que viven de acuerdo al hombre exterior, que es sojuzgado por el diablo y el pecado, tienen su conciencia muerta; por consiguiente, no sienten ningún conflicto. El hecho de que haya conflicto en su corazón significa que usted es una persona que ha sido resucitada entre los muertos, que tiene una conciencia limpia, y que su hombre interior ha sido vivificado.

Los que no tienen salvación no sienten este conflicto interno, y pueden hacer cualquier cosa. Esto se debe a que no tienen una conciencia sencilla y sincera, y una Palabra y un Espíritu Santo que los reprenda en el tribunal de su mente. Debemos saber que este conflicto seguirá hasta el día de nuestra muerte. Desde el momento que creemos en Jesús, la lucha entre el bien y el mal seguirá hasta que seamos enterrados.

El problema se agiganta cuando nuestra mente se divide y pensamos: "¿Lo creo o no lo creo?", porque es ahí cuando el nivel de duda se incrementa. Dios no contesta si nuestra mente está dividida y tambalea como las fuertes olas del mar. Solo aquellos que guarden su corazón unánime podrán experimentar la respuesta de Dios.

Contemple el cielo alto y azul. Cuando uno levanta su mirada al cielo, puede oír aquella voz de Dios, que dice: "No te ates a las posesiones, sino sé fiel en lo que eres". Dios transformará nuestro corazón conflictivo y nos dará un corazón sencillo y sincero.

• REFLEXIÓN •

¿Usted vive contemplando a Dios con una mente sencilla y sincera? Así como la perla que se encuentra debajo del barro pierde brillo, la perla de nuestro corazón pierde luz en medio del mundo. Por tanto, recupere el brillo de la luz, anhele a Dios con una mente sencilla y sincera. Dios resplandecerá su luz en su vida, y permitirá que recupere el calor del corazón que le ha sido quitado.

El alma nuestra se encuentra en constante conflicto interno, y nuestra vida también está en medio de una batalla cotidiana. Es una lucha entre el hombre exterior y el hombre interior, entre la conciencia y el mundo.

• ORACIÓN •

Dios Padre, por cuanto he sido salvo, no pudo dejar de luchar con el mundo. Permite que mi hombre interior y la conciencia venzan al mundo mediante La Palabra de Dios, la ayuda del Espíritu Santo y la oración, para que pueda vivir acorde a la gloriosa salvación que tú me has concedido.

Permite que pueda dirigirme hacia ti con una mente sencilla y sincera. En el nombre de Jesús, amén.

(Continues...)



Excerpted from SIETE PASOS PARA VIVIR EN LA CUARTA DIMENSIÓN by DAVID YONGGI CHO Copyright © 2011 by Editorial Peniel. Excerpted by permission of Zondervan. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

La mente que debe borrar....................13
Lunes. Busque un lugar donde su mente pueda descansar....................16
Martes. Con una mente sencilla y sincera....................19
Miércoles. Renuncie al odio y el rencor....................22
Jueves. Quite el yugo de la opresión....................25
Viernes. Deshaga el veneno del afán y la ansiedad....................28
La mentalidad que llama al éxito....................33
Lunes. El Dios bueno en mí....................37
Martes. La cruz es positivo....................40
Miércoles. Piense en grande....................43
Jueves. Del prejuicio al desafío....................46
Viernes. Edifique una imagen propia sana....................49
La fe que se edifica con La Palabra....................55
Lunes. Descubra la palabra rhema....................59
Martes. Utilice el principio de la visualización....................62
Miércoles. Fe es decisión....................65
Jueves. Experimente el milagro por la fe....................68
Viernes. Confiese: "Lo creo ahora"....................71
El sueño que uno debe proyectar en su corazón....................77
Lunes. Proyecte un sueño y una visión clara....................81
Martes. Comience con lo poco ahora mismo....................84
Miércoles. Yo sueño, Dios trabaja....................87
Jueves. Tenemos un sueño....................90
Viernes. Sea un líder que siembra sueño en la gente....................94
La palabra positiva que decimos con la boca....................99
Lunes. Hable el lenguaje de la cuarta dimensión....................105
Martes. Elogie el punto fuerte del prójimo....................108
Miércoles. Hable un lenguaje creativo....................111
Jueves. Exprese un sincero lenguaje de amor....................114
Viernes. Confiese lo positivo....................117
Una vida que busca el rostro de Dios....................123
Lunes. Avance hacia el objetivo en oración....................128
Martes. Proyecte al orar el mapa en su corazón....................131
Miércoles. Lea La Palabra con estos cuatro principios....................134
Jueves. Beba el agua del Espíritu Santo....................138
Viernes. El amor se engrandece a medida que lo brindamos....................141
Administración propia de la espiritualidad de la cuarta dimensión....................147
Lunes. Establezca una meta clara....................153
Martes. Sea un experto en el manejo del tiempo....................156
Miércoles. Invierta sin reservas....................160
Jueves. No tema a la aflicción....................163
Viernes. Deje que su punto fuerte se destaque....................166

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews