Teologia y practica de la Oracion

Teologia y practica de la Oracion

by Fernando A. Mosquera

Paperback

$14.99
Want it by Monday, December 17 Order now and choose Expedited Shipping during checkout.

Product Details

ISBN-13: 9788482675732
Publisher: CLIE
Publication date: 01/25/2011
Pages: 231
Product dimensions: 5.40(w) x 8.20(h) x 0.90(d)
Age Range: 18 Years

About the Author

Fernando A. Mosquera nació en Chocó, Colombia en 1953. Ha sido pastor por cinco años, es profesor titular de la Fundación Universitaria Seminario Bíblico de Colombia y es catedrático de la Universidad Pontificia Boliviana en Medellín y de la Universidad FLET. Es autor de varios libros, entre ellos Teología y practica de la oración. Él y su esposa Delia, tienen un hijo.

Read an Excerpt

LA ORACIÓN teología y práctica


Zondervan

Copyright © 2010 Editorial CLIE
All right reserved.

ISBN: 978-84-8267-573-2


Chapter One

DIOS COMO POSIBILITADOR DE TODO ACTO DE COMUNICACIÓN

Varias imágenes acerca de Dios han circulado por la imaginación del hombre, lo cual ha privilegiado el hecho de que existan ideas distorsionadas acerca del Creador. Hay quienes lo visualizan como un ser escondido al género humano (Deus absconditus de los latinos, los griegos lo contemplaron como agnóstos Theós, [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.], Hch 17:23), y también hay imágenes corruptas acerca de Él, tales como las que ofrecen el Deísmo, la Teología del Proceso, la Teología de la Secularización, el Teísmo Abierto, el panteísmo y el monismo, estas dos últimas posiciones confunden la naturaleza con Dios.

Las Escrituras enseñan que Dios se ha comunicado con el hombre. Esa comunicación se conoce con el nombre técnico de Revelación. La única deidad plenamente revelada en todos los tiempos es Dios, Padre del Señor Jesucristo, quien se ha revelado al hombre (como Dios Trino) en la historia a través de dos instancias:

a) La revelación natural. Esta revelación se encuentra en la naturaleza y en las leyes que la rigen, las cuales manifiestan dos cualidades divinas: el poder eterno y la deidad de nuestro Dios. Pablo presenta esta verdad de la siguiente manera: "Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa" (Ro 1:19, 20).

La revelación natural está acompañada de las leyes de la naturaleza, las cuales se encuentran consignadas en la conciencia del hombre y en la misma naturaleza. Dios ha puesto parte de sus leyes naturales en el cosmos para que éste se rija por ellas, y otra parte la ubicó en la conciencia del hombre para que todos los seres humanos tuviéramos una noción primaria acerca de Dios, y de los principios básicos que rigen la vida moral de los individuos.

b) La revelación especial. Esta revelación Dios la entregó a los hombres a través de profetas, reyes, campesinos, pescadores, sabios, apóstoles y del mismo Cristo. La revelación especial contiene aquellas verdades eternas que la creación no puede revelar y que ni la conciencia ni el intelecto humano pueden descubrir intuitivamente (a priori), ni mediante elaboración racional (a posteriori).

La revelación ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII.] —apokálypsis) desde la perspectiva teológica connota auto-desvelamiento de Dios, es decir, se refiere al acto a través del cual Dios se quita el velo que lo mantiene oculto a la experiencia humana. El Dios escondido, el Dios desconocido, se hace visible al hombre, se da a conocer al ser humano a través del proceso comunicativo denominado revelación.

Cuando Dios se revela manifiesta cuatro grandes verdades: naturaleza de Dios y existencia de seres espirituales, la eternidad como realidad ultramundana (cielo, infierno/lago de fuego), naturaleza y destino del hombre y el sentido de la historia.

Cuando Dios se revela, manifiesta quién es Él, sus atributos, sus decretos, su voluntad, las exigencias que le hace al hombre, es decir, todo lo que éste necesita y está en condiciones de saber acerca de Dios. Tal conocimiento es suficiente para que el ser humano entre en comunión con Él y alcance la vida eterna.

Cuando Dios revela la naturaleza, procedencia, esencia y destino del hombre lo hace para que el ser humano conozca su devenir, sus fortalezas, sus profundas debilidades y contradicciones, para que descubra cuáles son las razones por las que el género humano lleva una vida miserable y cuáles son los dos posibles destinos que le espera a cada individuo en particular, y para que el hombre sepa qué provisiones Dios ha diseñado para redimir al género humano.

Cuando Dios revela el sentido de la historia lo hace para que el hombre conozca el origen del universo, contemple su grandiosidad y belleza, comprenda la honrosa participación que Dios le ha conferido al hombre en el decurso de la historia y cuál es la teleología de la misma.

EL PRIMER GRAN EVENTO DE COMUNICACIÓN DE DIOS

La Creación es un evento majestuoso y sublime, a través del cual Dios se da a conocer como Omnipotente. El Gran Fiat Divino, la portentosa obra de Dios, trae consigo un profundo sentido teológico, estético, ético, sublime, poderoso y eterno. Dios, al crear el cosmos, el tiempo y la historia se revela como Dios comunicable. Crea al hombre con capacidad comunicativa, pues le otorga el lenguaje como la expresión más elevada tanto de la racionalidad humana como de comunicación interpersonal no sólo del ser humano, sino de todos los seres que tienen la facultad de ser persona.

Dios dota al hombre de lenguaje, de razón, de sentimientos, de emociones, de afectos y de capacidad para confiar. Esta última le permite al hombre comunicarse con su prójimo, con los animales y con los elementos de la naturaleza. La expresión más sublime de comunicación la expresa el hombre en su relación con Dios, por medio de la oración.

COMUNICACIÓN EN LA REVELACIÓN DIVINA

Dios crea al hombre y se comunica con él y le confiere la gran responsabilidad de ser mayordomo y administrador de los recursos renovables y no renovables del planeta Tierra, y esto como una de las facultades del lenguaje. Esta tarea apunta, de suyo, a la epiméleia ecológica: nos comunicamos con la creación a través del trabajo y del cuidado ecológico que le prodigamos a la naturaleza.

Dios, como ser comunicativo y comunicable, entregó instrucciones precisas al hombre para su desempeño como administrador y mayordomo de la creación. Esas instrucciones aludían a las relaciones interpersonales, familiares, espirituales, morales, sociales y políticas del hombre. Ahora bien, como quiera que Dios "necesitaba" canales humanos de comunicación aptos, llamó a un grupo de hombres, quienes recibieron el apelativo genérico de profetas y apóstoles.

Hay dos textos que señalan el respeto que Dios siente por el ser humano, por lo cual le comunica sus decisiones:

Dios toma la determinación de destruir Sodoma y Gomorra. Pero antes de hacerlo, decide comunicarlo a Abraham: "Y Jehová dijo:

'¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer, habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra?'" (Gen 18:17, 18).

El profeta Amós muestra el carácter comunicativo de Dios al expresar: "Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas" (Am 3:7).

Dios como soberano toma sus decisiones unilateralmente, sin embargo, las comunica al hombre antes de que su decisión se ejecute. Dios no consulta sus decisiones, pero este hecho no lo convierte en un ser arbitrario en la aplicación de las mismas, ya que las comunica previamente al hombre para que éste sepa lo que hará, y para darle la oportunidad de arrepentirse y evitar así el castigo si la decisión tiene que ver con acciones punitivas de parte de Dios.

Cada vez que nuestro Eterno Padre tomaba una decisión la comunicaba inmediatamente al pueblo hebreo a través de sus profetas para darle a la nación hebrea la oportunidad de arrepentirse y revocar, así, la determinación tomada. Esto se ve en toda la historia de Israel y en todos los libros proféticos.

Tanto Jesús como los apóstoles tenían un sistema eficiente de comunicación: no había secretos, no había mensajes a medias, no había mensajes confusos. En cierta ocasión Jesús declaró a sus discípulos: "Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer" (Jn 15:14, 15).

Chapter Two

RECURSOS LINGÜÍSTICOS UTILIZADOS EN LA COMUNICACIÓN BÍBLICA

Tanto el Antiguo Testamento (AT) como el Nuevo Testamento (NT) utilizan diferentes recursos estilísticos para comunicar las verdades eternas. Dios ha demostrado ser un excelente comunicador, ya que siempre parte de lo conocido para enseñar lo desconocido. Las verdades eternas son ilustradas con escenas de la cotidianidad para que de manera simple podamos comprender lo que Él quiere enseñarnos. Con frecuencia Jesús usaba la parábola y la alegoría como recurso literario para expresar las verdades eternas del evangelio. Parábolas como la "Oveja Perdida" y el "Hijo Pródigo" ilustran el profundo amor de Dios a favor del hombre perdido. La parábola del "Buen Samaritano" enseña las responsabilidades sociales que tiene el hombre. Así, cada parábola toma una escena de la vida real para ilustrar una verdad eterna que Jesús quería enseñar.

Entre los recursos lingüísticos que la Biblia utiliza se encuentran: simbología, modismos, símil, pleonasmo, metáfora, metonimia, sinécdoque, paralelismo, alegoría, parábola, personificación y paradoja. No obstante hay dos figuras literarias privilegiadas por las Escrituras. La Biblia está escrita prioritariamente en metáforas y paradojas.

Una metáfora es una figura literaria consistente en expresar en lenguaje figurado una idea de analogía o semejanza. Hay verdades que sólo pueden ser expresadas a través de metáforas. Verdades como Dios es luz, Dios es amor, Jesús es el camino, y la verdad y la vida, Jesús el pan de vida, Jesús el buen Pastor, Jesús la puerta de las ovejas, etc., sólo pueden ser expresadas a través de metáforas para poder ser entendidas plenamente.

Una paradoja es una figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones en las que hay una aparente contradicción. Un ejemplo de paradoja lo constituyen las siguientes palabras de Cristo: "El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará" (Mt 10:39). Metáfora y paradoja son dos figuras literarias eje alrededor de las cuales gira toda la revelación bíblica.

Todo lo dicho hasta aquí constituye un paradigma para el cristiano: si Dios es un ser que mantiene excelente comunicación con sus criaturas, nosotros debemos mantener un canal abierto de comunicación con Dios, con el otro, con la familia, con las instituciones y con la sociedad. El hombre es un ser abierto, lo que trae como implicación que siempre que establecemos contacto con otros, somos modificados por aquellos con quienes nos hemos relacionado. Ésta es una dinámica social establecida por Dios: el hombre se forma en sociedad, no en soledad. Nuestro ser fue constituido de tal manera que sólo tiene sentido cuando entramos en relación con Dios, con el otro y con lo otro.

La discusión que hemos presentado hasta ahora constituye el fundamento de la oración: oramos a Dios porque Él es un ser comunicable, eternamente amoroso, extraordinariamente comunicativo, ama el hecho de que sus hijos se le acerquen para dialogar francamente con Él. Por su parte, el hombre también es un ser comunicativo, abierto, modificable. Por tanto, cada vez que el cristiano ora, su ser es poderosamente modificado, transformado, transfigurado por Dios.

(Continues...)



Excerpted from LA ORACIÓN teología y práctica Copyright © 2010 by Editorial CLIE. Excerpted by permission of Zondervan. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

Reconocimiento....................9
Agradecimientos....................11
Introducción....................13
DIOS COMO POSIBILITADOR DE TODO ACTO DE COMUNICACIÓN....................15
RECURSOS LINGÜÍSTICOS UTILIZADOS EN LA COMUNICACIÓN BÍBLICA....................19
REFLEXIONES ACERCA DE LA ORACIÓN....................23
LA PARADOJA DE LA ORACIÓN....................27
CONDICIONES EXIGIDAS AL ORANTE....................47
SIETE MODELOS DE ORACIÓN EN LA BIBLIA....................55
EXPLORACIÓN DEL CAMPO SEMÁNTICO NEOTESTAMENTARIO....................75
ORACIONES SOLIDARIAS....................89
LA ORACIÓN EN LOS SALMOS....................101
LA OBEDIENCIA COMO CONDITIO SINE QUANON DE LA ORACIÓN....................115
ORANDO EN EL ESPÍRITU Y CON EL ENTENDIMIENTO....................125
TENDENCIAS CONTEMPORÁNEAS....................135
MOVIMIENTO DE LA FE (TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD)....................149
ORACIÓN FUERTE AL ESPÍRITU SANTO....................171
LA LEY DE LA COSECHA....................185
LOSPACTOS....................197
CONCLUSIÓN....................219
BIBLIOGRAFÍA....................225

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews