Una pequena locura llamada matrimonio: 12 secretos para un romance perdurable

Una pequena locura llamada matrimonio: 12 secretos para un romance perdurable

Paperback

$12.59 $13.99 Save 10% Current price is $12.59, Original price is $13.99. You Save 10%.
View All Available Formats & Editions
Eligible for FREE SHIPPING
  • Want it by Wednesday, September 26  Order now and choose Expedited Shipping during checkout.
    Same Day shipping in Manhattan. 
    See Details

Overview

Una pequena locura llamada matrimonio: 12 secretos para un romance perdurable by Greg Smalley, Erin Smalley

Cada pareja que quiere un matrimonio feliz apreciará los secretos revitalizantes en Una pequeña locura llamada matrimonio. Allí, el doctor Greg y Erin Smalley exploran las características de un matrimonio saludable y próspero. Basados en una investigación de miles de parejas fuertes, los doce elementos esenciales delineados están arraigados en fundamentos bíblicos y trazan el curso para una relación romántica que durará toda la vida. Con consejos prácticos y anécdotas de su propio matrimonio y experiencias de consejería, Greg y Erin guían a las parejas a descubrir maneras para superar los obstáculos en su relación actual y a intencionalmente crear patrones de comunicación que los llevarán a lugares emocionalmente seguros. Sí, el matrimonio puede tener sus giros y vueltas. Pero los desvíos no necesariamente tienen que llevar a las parejas fuera de curso. Greg y Erin ayudan a las parejas a delinear un viaje para sus matrimonios de manera que puedan disfrutar de la relación apasionada e íntima que Dios ha prometido.

Every couple who wants a happy marriage will appreciate the revitalizing secrets in Crazy Little Thing Called Marriage. In it, Dr. Greg and Erin Smalley explore the traits of a healthy and thriving marriage. Based on research that looked at thousands of strong couples across the country, the twelve essential elements outlined are biblically based and chart a course for a romantic adventure that will last a lifetime. With practical advice and stories from their own marriage and counseling experiences, Greg and Erin guide couples to find ways to work around roadblocks in their current relationship and to intentionally create communication patterns that will take them to emotionally safe places. Yes, marriage can have its twists and turns. But the detours don’t necessarily have to lead couples off course. Greg and Erin help couples map out a journey for their marriage so that they can enjoy the passionate and intimate relationship that God has promised.

Product Details

ISBN-13: 9781496428493
Publisher: Tyndale House Publishers
Publication date: 04/17/2018
Pages: 320
Sales rank: 1,200,988
Product dimensions: 5.40(w) x 7.80(h) x 0.90(d)

Read an Excerpt

CHAPTER 1

EL AMOR VERDADERO SE COMPROMETE

Hay tres cosas que me asombran; no, son cuatro las que no comprendo: cómo planea el águila por el cielo, cómo se desliza la serpiente sobre la roca, cómo navega el barco en el océano, y cómo ama el hombre a la mujer.

Proverbios 30:18-19

Escondido detrás de la ostentación matrimonial de los años noventa, como se grabó en el DVD de nuestra boda, había un segundo concepto transformador.

Allí estábamos, vestidos con galas casi dignas de la realeza. Ella llevaba el acostumbrado vestido blanco, acentuado por una diadema con cuentas y un estallido de tul por atrás. Yo llevaba un esmoquin gris claro, y mi boca esbozaba una sonrisa ingenuamente entusiasta.

Después de hacer los votos con solemnidad y sinceridad, el pensamiento de estar dedicado hasta que la muerte nos separe fue superado por el remolino de las celebraciones. Se hicieron los brindis, se partió el pastel, se lanzó la liga y la preocupación por el compromiso fue lanzada con ella.

La forma en que yo lo veía entonces era que había encontrado a una chica y que me había casado. Marqué eso como completado en mi listado de cosas que hacer en la vida y fijé mi mente en otras metas. Por supuesto que sabía que tendría que comprarle un regalo de aniversario (¿los diamantes son el regalo del quinto aniversario? ¿o del décimo?) y pensaba que tendría problemas con Erin si no se me ocurría algo romántico para el Día de San Valentín. Pero esos dos acontecimientos ocurrían una vez al año, con parámetros claramente def inidos. De forma egoísta, sabía que, si jugaba bien mis cartas y hacía feliz a Erin en esos días de celebraciones, probablemente yo también sería feliz ... ya saben a qué me refiero.

Me avergüenza admitirlo, pero pensaba en el mantenimiento del matrimonio como algo simple y rutinario, como adelantar los relojes una hora o reemplazar las baterías de los detectores de humo. La promesa de valorar a mi esposa se relegó a un par de citas en el calendario.

Yo iba a cosechar pronto las tristes consecuencias de mi ignorancia y de mi actitud arrogante en cuanto al compromiso matrimonial.

El huracán N

Adelantémonos dos semanas después de la boda. Aparentemente, Erin y yo nos habíamos esforzado más en prepararnos para el día perfecto en lugar de trabajar en la relación perfecta. Aunque nuestra boda transcurrió sin ninguna dif icultad, «se acabó la luna de miel» incluso antes de que se acabara la luna de miel.

¿El escenario? Hawái. ¿El problema? Def initivamente Erin. O eso pensé en ese entonces. Así fue como ocurrió ...

En el último día de nuestro viaje, queríamos visitar unas cataratas tropicales. Ya sabe, las que la agencia de viajes pone en los anuncios: agua burbujeante cortando a través de torres de granito gris y que luego cae en un estanque inmaculado azul, rodeado de follaje exuberante que explota con brotes de grandes flores rojas. Yo había trazado una ruta, y alegremente caminamos hacia el lugar.

Al llegar, me quité la ropa que llevaba encima de mi traje de baño y salté directo al agua refrescante, esperando que mi bella esposa se me uniera. Sería un chapuzón para recordar.

Hice señales con los brazos extendidos y con una mirada irresistiblemente invitadora en mis ojos.

Pero Erin se quedó parada en la orilla, totalmente vestida y, por alguna razón inexplicable, se resistía.

«Entra», le dije, haciéndole señas.

Ella sacudió la cabeza y simplemente apuntó a una señal que decía: «PROHIBIDO NADAR».

El clima emocional cambió tan pronto como una tormenta tropical. El huracán N había entrado en escena ... N por Nuestra Primera Gran Pelea.

Pasamos discutiendo los siguientes minutos, y después de que finalmente me di cuenta de que ella no iba a moverse, grité: «¡Acabas de arruinar la luna de miel!».

Entonces la vi introducirse a la vegetación de la jungla y desaparecer.

Parecía que el escenario majestuoso se burlaba de mí. Por fuera, mi mundo era perfecto. Por dentro, se derrumbaba. (Nos enteraremos de la versión de Erin de esta historia en el «Secreto romántico #4: El amor verdadero lucha por la paz». No se pierda cómo aprendimos el secreto de no solo reconciliar argumentos como este, sino de acercarnos aún más como pareja a lo largo del proceso).

De alguna manera, suavizamos las cosas en una f iesta hawaiana, silenciosamente acordando evitar el tema. Pero durante los siguientes meses, varias olas de tensión nos inundaron. La corriente se las llevaba antes de que pudiéramos resolverlas. Discutíamos acerca de la familia política, los quehaceres y el dinero. Parecía que la tensión de nuestros trabajos y mi horario de posgrado nos iban a ahogar.

Yo me preguntaba: ¿Qué salió mal? ¿Elegí a la persona equivocada?

Se suponía que este asunto del matrimonio sería fácil. Después de todo, yo era el hijo de Gary Smalley, experto en relaciones y gurú del matrimonio. Sin duda yo sabía cómo llegar a Erin con amor y recuperar su corazón. Pero en lugar de que se me ocurrieran ideas para tranquilizar las tormentas emocionales, mis esfuerzos de comunicación empeoraban las cosas aún más.

Este hombre y esta mujer, que habían estado tan enamorados, ahora estaban totalmente miserables.

Un cimiento sólido

Erin y yo sufríamos la devastación del huracán N y de las tormentas subsiguientes. Muchos días, sentía que la base de nuestro matrimonio se derrumbaba.

Pero se mantuvo firme.

¿Por qué? Porque habíamos tenido un comienzo «rocoso».

Y en el contexto de la Biblia, ¡eso es algo bueno!

Erin y yo teníamos uno de los ingredientes esenciales para una relación firme. Habíamos construido la casa de nuestro matrimonio sobre una roca, como se describe en la parábola de Jesús (vea Mateo 7). El poder de Dios nos mantuvo unidos.

Antes de comprometernos, Erin y yo, individualmente, habíamos dedicado nuestra vida a servir a Dios y a seguir Sus enseñanzas de la Biblia.

De manera intencional, había estado dándole seguimiento a mi fe desde la secundaria. Cuando nos casamos, yo estaba en el seminario, estudiando teología sistemática hasta muy tarde en la noche. Cuando estaba en la universidad, Erin había hecho el compromiso de crecer espiritualmente de manera intencional. Como pareja, estábamos decidiendo si asistir a una iglesia católica o a una evangélica, pero por lo menos sabíamos que estar de acuerdo en lo espiritual era esencial. Ese compromiso con Dios nos sostuvo (y todavía nos sostiene) durante nuestros tiempos tormentosos.

Tu tesoro: Tu corazón

Me encanta la frase de todo corazón. Erin y yo la hemos usado para el título de varios de nuestros libros sobre el matrimonio. «De todo corazón» implica un serio compromiso total. Total, serio: estas son las palabras que quiero que definan mi compromiso con Erin.

Un compromiso de todo corazón con el matrimonio comienza al reconocer su valor increíble. Mateo 6:21 dice: «Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón» (nvi). El compromiso, el invertir total y seriamente todo su corazón, fluye de lo que usted atesora. En otras palabras, usted va a invertir únicamente en lo que estima. Y mientras más comprometido esté con eso, más invertirá.

¿Ha pensado alguna vez en lo que le gusta de su matrimonio, o por qué Hebreos 13:4 (nvi) dice: «Tengan todos en alta estima el matrimonio»? Es porque usted debe tratar a su matrimonio con gran respeto.

Aunque teníamos dif icultades, Erin y yo todavía valorábamos algunas cosas. Este es el listado como estaba entonces:

• divertirnos y reír juntos

• hacer viajes misioneros juntos

• tener a alguien con quien celebrar

• tener relaciones sexuales

• estar con nuestro mejor amigo

• ser parte de un equipo

¿Qué le encanta de su matrimonio? Atesorar y tener en alta estima a su matrimonio es vital, pero no es suf iciente para un matrimonio para toda la vida. En algún momento, el esposo y la esposa tienen que decidir permanecer casados en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte los separe.

El voto de una viuda

Un pasaje bíblico que frecuentemente se cita en las bodas refleja este compromiso con Dios de una manera poderosa. Viene de la historia de Rut del Antiguo Testamento.

A primera vista, es posible que el pasaje no parezca tener mucho que ver con el matrimonio; sin embargo, el compromiso inicial de una viuda moabita con Dios y Su pueblo establece la base para, más adelante, una de las historias de amor más grandes de la Biblia. Rut hace un voto sencillo pero profundo con su suegra, una israelita desplazada llamada Noemí. El fundamento formativo de ese amor está en el juramento de Rut de seguir al Señor. Como lo veremos, el compromiso de honrar a Dios es el primer paso para desarrollar un matrimonio que pueda sustentar una pasión de por vida.

La tensión de la historia de Rut se desarrolla después de la muerte de su esposo, Mahlón, quien le proveía f inancieramente a ella y a Noemí cuando vivían en Moab. Después de la muerte de Mahlón, Noemí decide regresar a su tierra natal, Belén. Ella le prohíbe a Rut regresar con ella y la anima a buscar otro esposo entre los moabitas. La historia se desarrolla en Rut 1:16:

Pero Rut respondió [a Noemí]: — No me pidas que te deje y regrese a mi pueblo. A donde tú vayas, yo iré; dondequiera que tú vivas, yo viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios.

Rut hace esta promesa, en esencia, dedicando su vida para servir al Dios vivo.

Apague su vela

Rut claramente da el primer paso de preparación para el matrimonio al dedicar su vida al Dios de los israelitas. Después, ella jura dejar atrás su vida con los moabitas. Renuncia a su antigua religión politeísta, su país natal y sus vínculos emocionales y f inancieros con sus parientes. Rut nunca más mira hacia atrás, jurando servir a Dios y a Noemí hasta que ella muera.

Donde tú mueras, allí moriré y allí me enterrarán. ¡Que el Señor me castigue severamente si permito que algo nos separe, aparte de la muerte! (v. 17)

Rut deja ver que su compromiso con Dios y su pueblo es hasta la muerte, así como lo es el pacto del matrimonio.

Pero hay dos clases de muerte. Una se lleva a cabo antes de la muerte física: la muerte al yo. Solo hay dos pasajes en la Biblia que nos dicen que hagamos algo «cada día». Uno es «anímense unos a otros cada día» (Hebreos 3:13, nvi); el otro es «[tomen] su cruz cada día» (Lucas 9:23). Tomar nuestra cruz se refiere a la forma en que Cristo hizo el sacrif icio supremo: dio Su vida. De igual manera, yo debo dejar mi vida, mis deseos egoístas, y servir a mi esposa de manera sacrificial.

«Morir al yo» cada día es clave no solo para la vida cristiana, sino para el amor y el romance perdurable con su cónyuge. Parte de esa «muerte» signif ica dejar su vida pasada de adulto soltero y crear una cultura nueva con base en la unión de un hombre con una mujer. Un segundo aspecto esencial del éxito matrimonial es que las personas deben dejar atrás su vida anterior y comprometerse a un futuro con su cónyuge.

El día de nuestra boda, Erin y yo, de igual manera, juramos dejar atrás nuestra vida de solteros y formar un vínculo nuevo, una vida como pareja. Decidimos simbolizar este aspecto del matrimonio utilizando una vela de unidad en nuestra boda.

Las velas mágicas

Desafortunadamente, las circunstancias que rodeaban mi vida de casado no eran un paralelo con la tradición de las velas de unidad. En mi alma, yo tenía una de esas velas mágicas que se vuelven a encender, porque los deseos de mi vida antigua seguían ardiendo.

Yo sabía que debía «dejar» mi vida antigua y «unirme» solamente a mi esposa, como Génesis le ordena al hombre. Pero bajo la presión de los primeros meses de nuestro matrimonio, yo estaba indeciso. Los recuerdos de mis prioridades independientes, de solo Greg, animaban mis pensamientos y me hacían querer reavivar mi forma de vida soltera (es decir: egocéntrica).

Yo quería gastar dinero en mis CDs, y Erin quería pagar las cuentas. Yo quería jugar básquetbol cinco días a la semana o ver televisión hasta altas horas de la noche. Erin tenía otros planes para mí, como lavar platos. Yo pensaba que vivir como un cavernícola estaba bien; no tenía ganas de aceptar sus estándares de Martha Stewart.

Mientras batallaba con las realidades difíciles del matrimonio, dejé que el descontento agobiara mi alma.

(Continues…)



Excerpted from "Una Pequeña Locura Llamada Matrimonio"
by .
Copyright © 2018 Greg y Erin Smalley.
Excerpted by permission of Tyndale House Publishers, Inc..
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Prólogo por el Dr. Gary Chapman, ix,
Esta cosa llamada amor, 1,
SECRETO ROMÁNTICO #1 El amor verdadero se compromete, 13,
SECRETO ROMÁNTICO #2 El amor verdadero busca a Dios, 29,
SECRETO ROMÁNTICO #3 El amor verdadero se esfuerza por conocer y ser conocido, 59,
SECRETO ROMÁNTICO #4 El amor verdadero lucha por la paz, 87,
SECRETO ROMÁNTICO #5 El amor verdadero honra, 111,
SECRETO ROMÁNTICO #6 El amor verdadero nutre, 133,
SECRETO ROMÁNTICO #7 El amor verdadero requiere de tiempo para crecer, 155,
SECRETO ROMÁNTICO #8 El amor verdadero abraza, 175,
SECRETO ROMÁNTICO #9 El amor verdadero sirve, 195,
SECRETO ROMÁNTICO #10 El amor verdadero perdura, 215,
SECRETO ROMÁNTICO #11 El amor verdadero se autoevalúa, 237,
SECRETO ROMÁNTICO #12 El amor verdadero busca una comunidad, 257,
La tierra prometida del matrimonio, 281,
Reconocimientos, 285,
Notas, 289,

What People are Saying About This

Dr. Tony Evans

Si usted está dispuesto a ir más allá de preguntar: “¿Qué gano yo?”, este libro transformará su matrimonio en la relación de sus sueños . . . y en una fuerza que el enemigo teme.

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews