Días de gloria (Glory Days - Spanish Edition): Disfruta tu vida en la tierra prometida ahora

Días de gloria (Glory Days - Spanish Edition): Disfruta tu vida en la tierra prometida ahora

by Max Lucado

NOOK Book(eBook)

$1.99
View All Available Formats & Editions

Available on Compatible NOOK Devices and the free NOOK Apps.
WANT A NOOK?  Explore Now

Overview

El desierto. Tal vez tú loconoces bien. Los israelitas ciertamente si lo conocieron. Después de todo, pasaron cuarenta años vagando por el desierto. Victorias eran pocas. El progreso era lento. Estaban libres del Faraón, pero no libres del temor.

DIOS TIENE UNA TIERRA PROMETIDA PARA QUE LA RECLAMES.

Este, bien podría ser el secreto mejor guardado en la iglesia. Max Lucado dice que muchas personas subestiman lo que les ha sucedido después de su conversión. Confiar en Cristo es más que una eliminación del pecado. Es un depósito de poder. ¡Estás totalmente equipado!

Tal vez te sientas estancado, atrapado en la rutina. Luchas las mismas batallas y enfrentas las mismas tentaciones. Te preguntas, ¿Es esto lo mejor que la vida cristiana llega a ser? Hay buenas noticias. Fuiste hecho para mucho más. Fuiste hecho para Días de gloria. Una nueva época de logro, descubrimiento y fortaleza. Deja atrás los «no puedo». Pon el «Dios puede» delante de ti. Es el momento de entrar a la Tierra Prometida.

• Deja atrás el miedo y la preocupación, mientras peleas desde la victoria, no por la victoria.

• Deja de vivir por vivir y atrévete a creer que tus mejores días están por venir.

• Supera el rechazo al convencerte profundamente de que eres un hijo de Dios para siempre.

• Enfrenta la duda al reconocer la Palabra de Dios como la autoridad final.

• Recupérate de tus errores y pon tu pasado en el pasado.

TIENES TODO LO QUE NECESITAS PARA SER TODO LO QUE DIOS DESEA

Product Details

ISBN-13: 9780718034580
Publisher: Grupo Nelson
Publication date: 09/15/2015
Sold by: HarperCollins Publishing
Format: NOOK Book
Pages: 256
File size: 716 KB

About the Author

Desde su inicio en el Ministerio en 1978, Max Lucado ha servido a iglesias en Miami, Florida; Río de Janeiro, Brasil y San Antonio, Texas. Actualmente funge como ministro superior en la Iglesia de Oak Hills en San Antonio. Es el autor inspiracional más vendido de Estados Unidos con más de 130 millones de libros impresos.

Siga su sitio web en MaxLucado.com

Facebook.com/Max Lucado

Twitter.com/MaxLucado

Read an Excerpt

Días De Gloria

Disfruta Tu Vida En La Tierra Prometida Ahora


By Max Lucado

Grupo Nelson

Copyright © 2015 Grupo Nelson
All rights reserved.
ISBN: 978-0-7180-3458-0



CHAPTER 1

DÍAS DE GLOR IA


Durante siete años fueron prácticamente intocables.

Siete naciones conquistadas. Treinta y un reyes derrotados. Unos mil seiscientos kilómetros cuadrados de tierras de primera reclamados.

Siete años de éxito desenfrenado.

Fueron superados en número pero no en poder. En armamento, pero no en victorias. Contra todas las probabilidades, vencieron a algunos de los ejércitos más bárbaros de la historia. Si la confrontación militar hubiera sido una pelea por el título mundial, el árbitro la habría detenido en el primer round.

A los hebreos no los paraba nadie.

Pero no siempre había sido así. La Biblia no deja de mencionar las cosas negativas del pueblo escogido de Dios. Abraham tuvo demasiadas esposas. Jacob dijo demasiadas mentiras. Esaú vendió su primogenitura. Los hermanos de José lo vendieron. Cuatro siglos de esclavitud egipcia fueron seguidos por cuarenta años de peregrinación por el desierto. Y luego, setenta años de exilio en Babilonia.

Construyeron dos templos para terminar perdiéndolos. Se les dio el arca del pacto y también la perdieron. Babilonia edificó sus ciudades. Grecia exhibió su poderío. Roma expandió su imperio. ¿E Israel? En el aula de las sociedades antiguas, era el niño con el ojo morado, intimidado y maltrecho.

Excepto por aquellos siete años. Los Días de Gloria de Israel. En la cronología de tu Biblia, la era resplandece entre los días difíciles del Éxodo y el periodo oscuro de los Jueces. Moisés acababa de morir, y los hebreos estaban comenzando su quinta década como beduinos en el desierto. Y en algún momento, cerca del 1400 a.c., Dios habló, Josué escuchó y los Días de Gloria comenzaron. El río Jordán se dividió. Los muros de Jericó cayeron. El sol se detuvo y los reyes de Canaán tuvieron que acogerse a una jubilación anticipada. La maldad fue derrotada y renació la esperanza. Para el final de la campaña, los nómadas sin hogar se habían convertido en colonos llenos de esperanza. Una nación de pastores comenzaba a forjarse un futuro en los montes cananeos. Construyeron granjas, aldeas y viñedos. Los logros fueron tan completos que el historiador escribió:

De esta manera dio Jehová a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella. Y Jehová les dio reposo alrededor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres; y ninguno de todos sus enemigos pudo hacerles frente, porque Jehová entregó en sus manos a todos sus enemigos. No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió. (Jos 21.43–45)


¡Qué declaraciones tan contundentes! «Dio Jehová [...] toda la tierra». «Jehová les dio reposo». «Ninguno de todos sus enemigos pudo hacerles frente». «Todo se cumplió». El frío invernal dio paso al deshielo primaveral, y nació una nueva temporada.

Quizás tú también necesitas una nueva temporada. No necesitas cruzar el río Jordán, pero necesitas llegar al final de la semana. No estás enfrentando a Jericó, pero estás enfrentando rechazo y aflicción. Los cananeos no te acechan, ¿pero la enfermedad, el desaliento y el peligro? Rampantes. Te preguntas si tienes lo que hace falta para enfrentar el mañana.

Quizás te puedas identificar con el pequeñín que vi en la terminal de un aeropuerto. Él y su familia estaban en sus vacaciones de verano. Por lo menos, eso dedujo mi instinto de Sherlock Holmes por su forma de vestir. Chancletas, gorras de béisbol y sombreros de paja. Se encaminaban a una semana de playa, arena y sol.

Todo en la expresión del papá gritaba: «¡Apúrense! ¡Tenemos que correr si queremos alcanzar la conexión!». La terminal era su campo de fútbol y la puerta de embarque su zona de anotación. Y él estaba decidido a anotar un gol.

¿Podrá el pequeñín mantener el paso? me preguntaba. Mamá podía. Ella caminaba al lado de su esposo zancada a zancada. Los hermanos mayores también. Se acomodaron sus mochilas y se inclinaron hacia adelante para de alguna manera beneficiarse de la protección que les ofrecía el cuerpo de sus padres.

¿Pero el pequeñín? Solo tenía cinco años, seis como mucho. Se veía decisión en su mirada; sin embargo, sus piernas eran muy cortas. Y tampoco ayudaba el que estuviera arrastrando su maletita de Mickey Mouse. Tampoco el que todo el mundo civilizado formara una muchedumbre en el aeropuerto. Trataba de mantener el paso de sus padres, pero simplemente no podía.

Así que se detuvo. Justo en medio del caos, se dio por vencido. Soltó su maleta, se sentó en ella y gritó en dirección a su familia, que desaparecía a la distancia: «¡No puedo mantener el paso!».

¿Puedes identificarte con esto?

A veces, el reto es simplemente demasiado. Quieres mantener el paso. Lo intentas. No es que no trates. Simplemente te quedas sin fuerzas. La vida tiene su forma de arrancarnos la existencia.

El libro de Josué está en la Biblia para esos momentos. Nos reta a creer que nuestros mejores días están por delante. Dios tiene una Tierra Prometida para que la conquistemos.

La Tierra Prometida era la tercera parada en el itinerario icónico de los hebreos. Su peregrinación había comenzado en Egipto, continuado a través del desierto y concluido en Canaán. Cada estación representa una condición de vida distinta. Geografía hecha teología. En Egipto, los hebreos habían sido esclavos de Faraón. En el desierto, se habían liberado de Faraón pero seguían esclavizados, ahora por el miedo. Rehusaron entrar a la Tierra Prometida y languidecieron en el desierto. Solo en Canaán descubrieron la victoria. Egipto, el desierto y Canaán. Esclavos de Faraón, esclavos del miedo y, finalmente, el pueblo de la promesa.

Nosotros, también, hemos hecho este itinerario. Egipto representa nuestros días antes de la salvación. Éramos esclavos del pecado. Llevábamos los grilletes de la culpa y de la muerte. Pero entonces llegó nuestro Libertador, Jesucristo. Por su gracia y en su poder, cruzamos el Mar Rojo. Él nos libertó de la vieja vida y nos ofreció una vida nueva en Canaán.

Nuestra Tierra Prometida no es un territorio físico; es una realidad espiritual. No es un bien raíz, sino un bien de corazón y mente.

Una vida en la Tierra Prometida en la que «somos más que vencedores por medio de [Cristo] que nos amó» (Ro 8.37).

Una vida en la que «nunca nos damos por vencidos» (2 Co 4.16 NTV).

Una vida en la que «el amor de Cristo se ha apoderado de nosotros» (2 Co 5.14 DHH).

Una vida en la que «en medio de todas nuestras aflicciones se desborda mi alegría» (2 Co 7.4 NVI).

Una vida en la que «por nada [estamos] afanosos» (Fil 4.6), en la que estamos «orando en todo tiempo» (Ef 6.18), en la que hacemos «todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él» (Col 3.17).

Canaán es una vida definida por la gracia, refinada por el reto y ratificada con un llamado divino. En el plan de Dios, en la tierra de Dios, con frecuencia ganamos más de lo que perdemos, perdonamos tan pronto como nos ofenden, y damos tan abundantemente como recibimos. Servimos según nuestros talentos y nos deleitamos en nuestra misión. Es posible que tropecemos, pero no nos desplomamos. Tal vez pasamos apuros, pero desafiamos a la desesperanza. Presumimos solo en Cristo, confiamos solo en Dios, y nos apoyamos enteramente en su poder. Disfrutamos de fruto abundante y fe creciente.

Canaán simboliza la victoria que podemos alcanzar hoy. A pesar de lo que sugiere el himno «A la tierra de Canaán me encamino, donde el alma del hombre nunca muere»,3 Canaán no es una metáfora para cielo. La idea es hermosa, pero el simbolismo no funciona. El cielo no tendrá enemigos; Canaán tuvo por lo menos siete naciones enemi- gas. En el cielo no habrá batallas. Josué y sus hombres pelearon por lo menos treinta y una (Jos 12.9–24). En el cielo no habrá tropiezos ni luchas. Este no fue el caso de los hombres de Josué. Ellos tropezaron y lucharon, pero sus victorias sobrepasaron por mucho a sus derrotas.

Por lo tanto, Canaán no representa la vida por venir. ¡Canaán representa la vida que podemos vivir ahora!

Dios nos invita a entrar a Canaán. Solo existe una condición. Tenemos que darle la espalda al desierto.

De la misma forma que Canaán representa la vida cristiana victoriosa, el desierto representa la derrotada. Allí, el pueblo hebreo era libre de la esclavitud egipcia, pero si los hubieses escuchado, no te habrías dado cuenta. A solo tres días de su liberación «el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber?» (Éx 15.24).

Unos pocos días después «toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto [...] "Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto [...] pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud"» (16.2–3).

«Y altercó el pueblo con Moisés» (17.2), y «murmuró contra Moisés» (v. 3). Inhalaban ansiedad como si fuera oxígeno. Se quejaron hasta el punto que Moisés oró: «¿Qué haré con este pueblo? De aquí a un poco me apedrearán» (v. 4).

¿Cómo llegaron los hebreos hasta este extremo? No fue por falta de milagros. Ellos vieron el poder de Dios en alta definición. Vieron langostas devorar cultivos, úlceras devorar piel, mosquitos invadir las cortes de Faraón. Dios convirtió a egipcios que se daban golpes de pecho en cebo para tiburones justo delante de sus ojos. Sin embargo, cuando Dios los mandó a entrar a Canaán, diez de los doce espías que regresaron de reconocer la tierra, dijeron que la misión era imposible. Los gigantes eran demasiado grandes para ellos. «Comparados con ellos, parecíamos langostas», dijeron (Nm 13.33 nvi). Éramos como insectos pequeños, pequeñitos. Nos aplastarían.

Así que Dios les dio tiempo para reflexionar. Puso a la nación completa en espera, nada menos que por casi cuarenta años. Caminaron en círculos. Comieron la misma comida todos los días. La vida se les hizo una rutina interminable: las mismas piedras, las mismas lagartijas, las mismas serpientes. Las victorias escaseaban. El progreso era lento. Estaban a salvo, pero no eran fuertes. Redimidos, pero no liberados. Estaban a salvo de Faraón, pero atascados en el desierto. Monotonía. Rutina. Aburrimiento. Cuatro décadas de tedio.

¡Horrible!

Tal vez te suene familiar.

Hoy me senté a almorzar con alguien que vive en una miserable mediana edad. Me describió su vida con palabras como atascado, esclavo de la rutina y atrapado.

Es creyente. Te puede decir el día cuando escapó de Egipto. Pero no te puede decir cuándo fue la última vez que venció una tentación o experimentó una oración contestada. Veinte años en la fe y todavía pelea las mismas batallas que estaba peleando el día que vino a Cristo. Está fuera de Egipto, pero Egipto no está fuera de él.

No lo dijo con palabras, pero pude sentirlo: «Pensaba que la vida cristiana sería mejor que esto». Se siente desconectado y desalentado. Es como si la puerta hacia el crecimiento espiritual tuviera una cerradura y todo el mundo tuviera la llave, menos él. No sabe a quién culpar. ¿A él mismo? ¿A la iglesia? ¿A Dios? No sabe qué hacer. ¿Cambiar de congregación? ¿Leer otra traducción de la Biblia? ¿Reducir el paso y reflexionar? ¿Involucrarse más y trabajar?

Mi amigo no está solo en el desierto. El Proyecto REVEAL se dio a la tarea de buscar a unos Josué. En 2007 comenzaron a entrevistar a creyentes de más de mil iglesias. Querían saber a cuántos de ellos los impulsaba su fe para amar a Dios y a su prójimo con todo el corazón.

¿Cuántos describirían sus días como Días de Gloria?

¿La respuesta? Once por ciento.

¡Once por ciento! En otras palabras, ¡casi nueve de cada diez creyentes languidecen en el desierto! ¿Salvos? Sí. ¿Dotados con poder? No. Desperdiciando sus vidas en la peor de las maneras: en la Tierra del Vamos-a-ver-qué-pasa. Fuera de Egipto pero sin haber llegado a Canaán.

¡Once por ciento! Si una escuela solo graduara al once por ciento de sus estudiantes, si un hospital sanara solo al once por ciento de sus pacientes, si un equipo de béisbol solo ganara el once por ciento de sus juegos, si un constructor de casas solo completara el once por ciento de sus proyectos, ¿no crees que habría que hacer algo? La iglesia tiene una seria deficiencia.

También tenemos una oportunidad extraordinaria. Cerca de 2,2 billones de personas en nuestro planeta dicen ser cristianos. Esto representa aproximadamente una tercera parte de la población mundial. Si los datos de REVEAL son un indicativo, quiere decir que cerca de dos billones de esos 2.2 de cristianos avanzan dando resoplidos y usando una fracción de sus caballos de fuerza. Ese letargo solo puede producir iglesias débiles y ministerios indiferentes. ¿Qué pasaría si se les ajustara el motor? ¿Cómo cambiaría el mundo si dos billones de personas salieran del desierto? ¿Cuánta alegría se liberaría a la atmósfera? ¿Cuánta sabiduría se podría extraer y compartir? ¿Cuántos matrimonios se salvarían?

¿Cuántas guerras podrían prevenirse? ¿Cuánta hambre podría erradicarse? ¿Cuántos orfanatos se construirían? Si cada cristiano comenzara a vivir la vida de la Tierra Prometida, ¿cómo cambiaría el mundo?

Si tú comenzaras a vivir la vida de la Tierra Prometida, ¿cómo cambiarías? ¿Sientes alguna desconexión entre las promesas de la Biblia y la realidad de tu vida? Jesús ofrece alegría abundante. No obstante, vives con una pena agobiante. Las epístolas hablan de gracia, pero cargas muchísima culpa. Somos «más que vencedores» (Ro 8.37), sin embargo, somos frecuentemente conquistados por tentaciones o debilidades.

Estamos atrapados entre Egipto y Canaán.

Piensa en el cristiano que anhelas ser. ¿Qué cualidades quieres tener? ¿Más compasión? ¿Más convicción? ¿Más valor? ¿Qué actitudes quieres descontinuar? ¿Avaricia? ¿Culpa? ¿Negativismo interminable? ¿Un espíritu crítico?

He aquí la buena noticia. Puedes hacerlo. Con la ayuda de Dios, puedes cerrar la brecha entre la persona que eres y la persona que quieres ser; de hecho, la persona que Dios siempre ha querido que seas. Puedes vivir «de gloria en gloria» (2 Co 3.18). Los muros de Jericó ya han sido declarados en ruinas. Los gigantes ya están huyendo. Las escrituras para tu nueva vida en Canaán ya han sido firmadas. Solo depende de ti el poseer la tierra.

Josué y sus hombres lo hicieron. Pasaron de una tierra estéril a la Tierra Prometida, de maná a banquetes, de desiertos áridos a campos fértiles. Heredaron su herencia. Su epitafio merece que vuelva a leerse.

De esta manera dio Jehová a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella. Y Jehová les dio reposo alrededor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres; y ninguno de todos sus enemigos pudo hacerles frente, porque Jehová entregó en sus manos a todos sus enemigos. No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió. (Jos 21.43–45)


Personaliza esa promesa. Escribe tu nombre en los espacios en blanco.

De esta manera dio Jehová a ___________ toda __________ la tierra que había jurado dar. Y ___________ la poseyó y habitó en ella. Y Jehová le dio a ___________ reposo alrededor ... y ninguno de todos sus enemigos pudo hacerle frente. No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a ___________; todo se cumplió.


Esta es la visión de Dios para tu vida. Imagínalo. Tú a toda máquina. Tú como se supone que fueras. Tú como vencedor sobre los Jericó y los gigantes.

Tú y tu vida en la Tierra Prometida.

Y está ahí para que la poseas.

Habrá confrontación. El enemigo no se dará por vencido sin pelear. Sin embargo, espera un gran progreso. La vida es distinta al otro lado del Jordán. Los logros superan los fracasos. Las promesas de Dios superan los problemas personales. La victoria se convierte — si nos atrevemos a imaginarlo —, en una forma de vida. ¿No crees que ya es tiempo de cambiar tu dirección postal del desierto a la Tierra Prometida? Tus Días de Gloria te esperan. ¿Estás listo para marchar?


(Continues...)

Excerpted from Días De Gloria by Max Lucado. Copyright © 2015 Grupo Nelson. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

Reconocimientos, ix,
1. Días de Gloria, 1,
2. Hereda tu herencia, 13,
3. Presta atención a la voz que escuchas, 25,
4. Está bien si no estás bien, 37,
5. Desempaca, 47,
6. No te olvides de recordar, 57,
7. Acude a tu Comandante, 69,
8. Marcha alrededor de Jericó, 83,
9. No confíes en las cosas, 95,
10. Ningún fracaso es fatal, 107,
11. Voces, decisiones y consecuencias, 119,
12. Haz oraciones audaces, 131,
13. Tú eres tú, 143,
14. Una mente empapada en Dios, 155,
15. Palabras que no fallan, 167,
16. Dios pelea por ti, 177,
Epílogo, 189,
Notas, 194,
Preguntas para ref lexionar, 199,
Acerca del autor, 255,

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews